Breaking News
Home » Deportes » Mas Deportes » Ciclismo » El Tour de Geraint
Geraint Thomas en el pódium de París / AFP

El Tour de Geraint

21 etapas y dos jornadas de descanso después, el Tour de France 2018 llega a su fin. Una edición bastante intensa en la que ha habido sustos (especialmente en la peligrosa primera semana), batalla y, como no podía ser de otra manera, dominio del Team Sky.

No obstante, los pronósticos anteriores al inicio de la Grande Boucle no se han cumplido del todo y no es Chris Froome el que se ha alzado con el maillot amarillo en los Campos Elíseos, sino quien a priori era su lugarteniente, Geraint Thomas.

El británico nacido en Nairobi y hasta ahora vigente campeón del Tour venía de ganar un Giro d’Italia al ataque, ya que en las primeras semanas había perdido minutos en la general. El esfuerzo realizado entonces parece haberle pasado factura ahora, especialmente en una tercera semana en cuyas etapas de montaña en los Pirineos mostró debilidad y donde en algunos momentos se descolgó del grupo de los mejores.

Sin embargo, Geraint Thomas, vencedor del Critérium du Dauphiné el pasado mes de junio de forma impresionante, llegaba en un buen nivel de forma a Noirmoutier el 7 de julio, y desde el principio de la carrera llegó a meta en el grupo cabecero, de forma que fue cogiendo buena posición en la clasificación general.

Un Sky todopoderoso tiraba del pelotón fueran etapas de montaña u otras más llanas, imponiendo un ritmo que hacía tambalearse a la mayoría de las fugas y que dejaba al final de las etapas a gran parte de los equipos con poco más que su jefe de filas en el reducido grupo de los favoritos (a excepción del propio Sky, que perfectamente llegaba a los puertos finales con Kwiatkowski, Bernal, Thomas y Froome). Nadie ha sido capaz de toserle en ningún momento de la carrera, si bien algún equipo -Movistar, Lotto NL-Jumbo- lo intentó sin demasiado éxito.

Cuando apareció la oportunidad de vestirse de amarillo, Thomas no lo dudó. Atacó y, sin dificultades, se llevó la victoria en dos de las tres etapas disputadas en los Alpes. De esta forma, la escuadra británica, cuyos corredores parecen tocados por una varita mágica, jugaba con dos bazas, manteniendo protegido al tetracampeón del Tour.

Triunfo de Geraint Thomas en Alpe d’Huez / Marco Bertorello (AFP Photo)

 

La carrera eligió al líder

Aunque todas las voces -incluido un humilde Thomas- afirmaban que el único líder del equipo era Froome (en un caso contrario al del Movistar y con un resultado bien diferente también al de los telefónicos), a medida que avanzaban los días el galés se iba perfilando como más que posible vencedor de la ronda gala. Sin mostrar flaqueza en ningún momento y con el plus de no haber sufrido ninguna caída o inconveniente fruto de la mala suerte, Thomas llegó a la tercera semana como un líder sólido de la carrera.

Fue precisamente después de la segunda jornada de descanso cuando Chris Froome empezó a acusar con mayor claridad el cansancio y la fatiga del segundo esfuerzo. Los Pirineos se le hicieron largos al de Nairobi, donde perdió algo de tiempo frente a su compañero y otros rivales el día que ganó Nairo Quintana y también el viernes en la última etapa de montaña, cuando llegó junto a los favoritos gracias al trabajo del jovencísimo Egan Bernal tras haberse descolgado un par de veces en el Aubisque.

A sus 32 años, Thomas, siempre fresco, siempre atento, no falló en las tres semanas y se ha llevado la recompensa a su trabajo y al excepcional rendimiento tanto individual como del conjunto que lo ha arropado en todo momento, como acostumbra. Dumoulin volvió a chutar al palo en un año en el que el gigante blanco es lo único que se ha interpuesto entre él y la victoria en Giro y Tour. Lotto NL-Jumbo sorprendió sin amenazar el primer puesto y la tricefalia del Movistar se desinfló a pesar de los intentos por dar la vuelta a la carrera.

Thomas, celebrando la victoria en el Tour tras la contrarreloj del sábado / Team Sky

 

Los galones del Sky

Tras el Tour, en Sky se abre la duda sobre si Froome va a seguir siendo el jefe de filas indiscutible, si se repartirá los galones con Thomas acudiendo cada uno a una gran vuelta o si este último decidirá marcharse a otro equipo -ofertas no le faltarían-. La carta de Egan Bernal, de 21 años, sigue bajo la manga del Sky, donde tras su importante papel en su debut en la ronda gala no dudan que más pronto que tarde peleará -y ganará- el Tour de Francia.

Sea como fuere, y volviendo al presente, no hay una sola etapa en la que Geraint Thomas haya entrado en meta detrás del grupo de los mejores. Su victoria, asegurada tras un gran desempeño en la contrarreloj de la penúltima jornada, es merecida y reflejo de un Tour en el que ganó el más fuerte, el más constante, pero no el más esperado. Ni siquiera dentro de su propio equipo.

Acerca de Pepe Trashorras

Pepe Trashorras
Andaluz. Estudiante de 2º de Periodismo en la Universidad de Sevilla. Cofrade. Aficionado al ciclismo y la cultura.

Check Also

Alaphilippe suma y sigue en la Clásica de San Sebastián

Apenas una semana después de la llegada a los Campos Elíseos en el Tour de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.