Home » Deportes » Baloncesto » Lo importante es llegar al destino

Lo importante es llegar al destino

España pasa como segunda y estará en cuartos tras batir a Argentina en un partido vibrante, y firmar una primera fase tan complicada como exitosa.

Logo Juegos

Juegos Olímpicos

Primera Fase

Grupo B

Resultados:

1ª Jornada: Croacia – España (72-70)

2ª Jornada: España – Brasil (65-66)

3ª Jornada: Nigeria – España (87-96)

4ª Jornada: España – Lituania (109-59)

5ª Jornada: España – Argentina (92-73)

Estamos a mediados de agosto, mes vacacional por excelencia, y en el cual se refuerzan de manera importante todas la medidas destinadas a concienciar a la población sobre la seguridad en la carretera. Siempre se dice, sea cual sea el origen de cualquier tipo de la persona que lo pronuncia, que lo importante es llegar, da igual lo que se tarde en el trayecto, lo vital es llegar sanos y salvos a la meta. Y eso mismo es lo que ha hecho España durante esta fase de la competición. Se pinchó una de las ruedas del potente vehículo español, y en la reparación se quedó sin batería, pero una vez solucionados estos problemas, el rojo coche del equipo nacional llegó a meta adelantando a casi todos.

Las pequeñas alarmas que sonaron a lo largo y ancho de nuestro país durante la preparación del combinado entrenado por el italiano Sergio Scariolo, terminaron por concretarse en el estreno del campeonato ante Croacia. Es verdad que la baja final de Marc Gasol en estos JJ.OO de Río de Janeiro fue un golpe de consecuencias múltiples, pero el turbulento río ya sonaba desde hacías semanas. Aunque también estaban aquellos que decían a bombo y platillo que esta selección no se podía conformar con la plata.

No obstante, el inicio ante Croacia fue motivador. La calidad del mejor jugador de la historia del baloncesto patrio, Pau Gasol, sumada al acierto exterior de su ya ex-compañero en los Bulls de Chicago, Nikola Mirotic, parecía ser suficiente para batir al equipo croata. Con ventajas cercanas a la decena, los discípulos de Aleksandar Petrovic vivían de arreones que eran contenidos por España, pero en uno de ellos, tal vez en el momento preciso, en forma de parcial de 10-2, todo se tambaleaba (57-56). Las sensaciones habían cambiado de bando y en un agónico final, ni Gasol ni los demás, pudieron evitar la dolorosa derrota.

Foto: FIBA
Foto: FIBA

Menos de 48 horas después, la selección volvió a caer, ésta vez vez frente a la anfitriona, Brasil, en un encuentro muy irregular e igualado y que Marquinhos Vieira desniveló a falta de 5 segundos para que sonara la bocina de final de partido.

Foto: FIBA
Foto: FIBA

La selección española se había desubicado y las críticas provenientes tanto de los medios como de los aficionados empezaban a ser feroces. Pese a estar en fase de grupos ya no se podía fallar, cada partido era una eliminatoria. Y la contienda ante la “débil” Nigeria parecía ser el momento idóneo para cambiar el rumbo en el torneo, como al final resultó ser, pero lo cierto es que fue un auténtico vía crucis.

Foto: FIBA
Foto: FIBA

Pese a la victoria casi nadie de los medios profesionales deportivos daba un duro por España, digamos que sólo una persona de cada cinco creía en el combinado nacional. Por delante quedaban dos encuentros ante los, a priori, rivales más potentes del Grupo B, Lituania y Argentina. Pero justo en ese preciso instante, España apareció en Río de Janeíro.

El rodillo hispano trituró de principio a fin al potente equipo lituano, que en ese momento era el líder del grupo. España se encontró consigo misma y realizó uno de los mejores baloncestos vistos en Río durante estos días. Con un sideral Gasol que metió los cinco triples que intentó, nuestra selección dio un golpe sobre la mesa cuando más falta hacía.

Foto: FIBA
Foto: FIBA

España había dado un paso de gigante de cara a su clasificación pero todo quedaba pendiente para la última jornada. Pese a las múltiples opciones existentes, Brasil había ganado a Nigeria antes de que los nuestros saltasen a la pista. Ellos sabían que había que ganar, o ganar, para estar en los cuartos de final.

Y llegó la hora de la verdad. Con más nervios y presión, si cabe, que ante el partido ante Lituania, a la selección le costó encontrar su sitio en el partido ante la férrea defensa albiceleste. Ni siquiera los tres triples de “Manudona” Ginobili impedían que tras los primeros cinco minutos de contienda España ya ganara por 5 (16-11). Sólo los fallos de España permitían a Argentina respirar un poco, y al cierre del primer periodo los nuestros abrían hueco (25-15). Navarro se abría paso entre los brazos rivales para asistir a sus compañeros o bien lanzar sus tradicionales bombas y la selección entranada por Sergio Hernández no conseguía restañar la ventaja española. Quedaban cinco minutos para el descanso y todo continuaba de la misma manera (35-25). Scola y sus compañeros empezaban perder los nervios debido a la honda impotencia causada por Gasol, Navarro, Rudy y el resto de guerreros hispanos que volvían loca a la numerosa afición de los pibes. Estábamos en el descanso y España lo tenía todo en su mano para estar en los cruces (48-35).

Foto: FIBA
Foto: FIBA

Las sensaciones eran muy positivas, había que seguir así costase lo que costase. Argentina quería endurecer el partido pero España mantenía su equilibrio entre el juego interior y exterior con un alto contenido rítmico. En un visto y no visto la ventaja era ya de 20 puntos (55-35), los cuartos se tocaban con la yema de los dedos. Sólo Ginobili parecía estar a la altura de las circunstancias y en el ecuador del tercer acto todo parecía estar sentenciado (62-42). Y es que los argentinos lo intentaban pero no aprovechaban las oportunidades que les brindaba una relajada España. Sólo dudosas decisiones arbitrales que terminaron con Navarro descalificado por dos técnicas, permitieron tomar vida a Argentina a falta de los últimos y decisivos diez minutos (71-57). El tiempo pasaba de manera veloz y ninguno de los dos equipos veía aro con facilidad, todo ello beneficiaba a una selección española que pese a las embestidas albicelestes no dejaba que la oquedad bajase de los diez. Sólo quedaban cinco minutos para que sonara la bocina final y el equipo de todos rozaba los cuartos (79-64). Argentina ya no pudo hacer más, su esfuerzo no había servido de nada y España, nuestra España, estará entre los ocho mejores de los Juegos Olímpicos.

El Mejor: Pau Gasol demuestra en cada partido lo que se espera de él. En lo que llevamos de torneo el barcelonés ha sido el mejor jugador español con diferencia, estando además entre los 5 mejores jugadores de los 144 que disputan los Juegos. Gasol ha anotado un total de 97 puntos (19.4 por partido), ha capturado 44 rebotes (8.8 por encuentro) y ha repartido un total de 11 asistencias (2.2 por contienda). Además, a lo largo de estos juegos Pau Gasol se ha convertido en el tercer máximo reboteador de toda la historia de los Juegos Olímpicos, teniendo ya sólo por delante a los míticos Dino Meneghin y Arvydas Sabonis.

La situación final del Grupo B queda de la siguiente manera:

Grupo B

España llega a cuartos, donde se enfrentará a la siempre difícil Francia, el miércoles a las 19:30.

Brack

 

 

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

Acerca de fernando

fernando

Check Also

El Real Madrid ¡Campeón de la Liga ACB!

Los de Pablo Laso conquistan el campeonato después de ganar tres partidos seguidos, dos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.