Últimas noticias
Inicio » Archivos del Autor: Alván

Archivos del Autor: Alván

Alván
Aficionado al baloncesto desde que aprendí a escribir y analista de laboratorio. Cuando escribo busco enfocar la información desde un punto de vista neutral, objetivo, lo más fiel a la realidad posible; así como encontrar el enfoque más alejado de las grandes editoriales de prensa. Mi objetivo: acercar la mayor cantidad de gente posible a la parte más apasionante del baloncesto y divertirme haciéndolo.

La nueva era trae de vuelta la defensa al All-Star de Los Ángeles. Harden y D´Antoni regalan el partido en el último minuto. James MVP por insistencia

Acierto absoluto de la NBA entendiendo que lo que mueve el espectáculo en la NBA es… el dinero.

Y cuando se habla de dinero, quien manda en la NBA es James, heredero de Jordan como adalid del capital en el mundo del basket.

Partido igualado y competido durante los 48 minutos, que se decidió al final, más por el acierto defensivo y los errores en ataque, que por la brillantez. Y ahí, entre los dólares y el músculo, reina King James.

Echamos en falta unos minutos finales entrenados por parte del equipo perdedor, que sucumbió ante el más que dudoso criterio de su entrenador, y el jugador que tomó las últimas decisiones. Sin embargo, el sabor de boca es mucho más auténtico.

El partido ha sido mucho más competido, pero ha dejado muchísimos menos highlights. 81 puntos menos que el año anterior, pero aún así una gran anotación. Buen giro argumental de la liga, que ha recuperado el partido para el público más purista.

 

 

Arranque frenético de primer cuarto con una característica clave. Los dos equipos tienen voluntad de defender. Los 5 primeros puntos del encuentro los anota Embiid, pero el equipo de James pronto reacciona y se pone por delante. No les va a durar mucho la alegría. Se encadenan los errores y se marca una tendencia; defensas que no van a permitir canastas fáciles, y ataques ultra rápidos. Al final del primero cuarto el marcador refleja un 31 a 42 a favor del team Curry. Karl-Anthony Towns con 11 puntos está siendo el mejor jugador de largo. LeBron, Davis, un de momento desacertado Klay Thompson, Lillard, Lowry…. hay varios jugadores que muestran muy buena actividad.

El segundo cuarto comienza con Kemba Walker anotando para acercar al equipo de LeBron, pero es el propio James el que certificará la remontada a base de triples y la primera gran jugada del encuentro, un alley oop culminado de espaldas con la cabeza muy arriba. El partido está precioso. Irving nos dejaba por el camino un gesto técnico excelente botándose el balón por detrás de la espalda.

La dinámica la corta Joel Embiid, su vuelta a cancha coincide con varias acciones positivas. Un triplazo muy lejano, un tapón a Westbrook y entra en el Team Curry Klay Thompson. De ahí al final del encuentro, el jugador del partido. Sin embargo la ventaja, que vuelve a rozar la decena se reduce hasta el 74 a 78 final. Paul George y los fallos de Harden y Curry, lo más notable. LeBron lleva 15 puntos y 8 rebotes. Thompson otros 15 con 5 de 9 en triples. Anthony-Towns 13 y 5 rebotes; Embiid 10 y 6; Antetokounmpo 11 y 6. Westbrook 3 puntos 3 rebotes y 7 asistencias; Durant 9 con 3 rebotes y 4 asistencias, Irving 9 con 3 y 3. MVP muy abierto por el resultado y la dinámica del encuentro. Harden y Curry se combinan para 2 de 16 en triples.

Tras una actuación del descanso ciertamente muy decepcionante, arranca por fin la segunda mitad. Los 6 primeros minutos trascurren en un suspiro, los titulares no se respetan y tenemos sobre cancha quintetos extraños sobre todo en el Team Curry, con el propio Curry y Harden en el banco. Jimmy Butler sigue sin debutar, y Lillard, DeRozan y Embiid se unen para tratar de contrarrestar a un James (19-10-5) que está en la labor de ganar el encuentro y el MVP.

El partido se nos queda un poco flojo. Hay defensa, pero falta chispa en ataque. Oladipo entre tanto nos deja un mate digno de concurso. Las interrupciones no están dejando un tercer cuarto que raya el aburrimiento.

El último tiempo muerto nos deja un final de cuarto más esperanzador. Oladipo toma el mando de las transiciones y Bradley <Beal aparece en las alas para anotar varios tiros lejanos. El Team James se pone por delante, pero es el momento de Harden y Curry, ambos anotan sus triples en el cuarto y varias acciones positivas de Curry recuperan y mantienen la ventaja. 109 a 112 para el Team Curry, y el último cuarto ofrece esperanzas de batalla.

Buenos minutos en el arranque de DeRozan y Lillard que hacen que salten a pista James y Durant. La reacción no termina de llegar. 120 a 133 y el equipo de Curry amenaza sin dejarnos sin el deseado final igualado. Les ha ido mejor a los de James con jugadores grises como Drummond (14 puntos y 3 rebotes con 7 de 7 en tiro, qué jugador tan infravalorado). DeRozan con 20 y Lillard con 21 sobresalen en este tramo, y se destacan como posibles MVPs con DeRozan además triunfando en su casa….veremos si se mantiene en cancha o deja su sitio a los titulares. Mucho trabajo sucio de Lowry (4 puntos pero 7 rebotes y 11 asistencias).

Paul George, Irving y por fin Westbrook, meten al equipo de James en el encuentro, con muchísima intensidad por parte del equipo al completo. D´Antoni mete a los jugadores locales, con Thompson y DeRozan junto con Embiid, Curry, harden o Antetokounmpo. Harden va haciendo partido, pero su 5 de 17 en tiros ha sido más un lastre que un aval. 141 a 142 para el Team Curry a 2:14 y momento para que los dueños de los Lakers y Clippers le cedan el balón al propietario del equipo que será anfitrión del siguiente All-Star, un Michael Jordan que acaba de cumplir 55 años y que es ampliamente ovacionado.

Minutos decisivos: jugada polémica que el re arbitraje da al Team Curry, 9 segundos que Harden decide malgastar para lanzarse una piedra insoportable y ya va 5 de 18….tener a su técnico en el banquillo nos está costando seguramente disfrutar de Thompson o Lillard, dos de los mejores jugadores del encuentro.

Casi anotan en 0.3 segundos, pero Embiid pierde finalmente el rebote de ataque. Buscan al par de Embiid, que es mucho más lento que cualquier otro jugador en cancha, pero George no consigue superar la defensa del pívot de los Sixers. DeRozan es frenado inmediatamente en falta, pero sólo es capaz de anotar uno de los dos tiros libres. 145 a 144 para el equipo de Curry, balón para el de James y 40.2 segundos.

D´Antoni saca a ¿Lowry y Green? y James anota. En la jugada siguiente, con uno abajo. James falla su tiro número 9000. Los Rockets tiran el partido, y Curry y Embiid en el banquillo. 148 a 145 en el marcador tras canasta de Westbrook y el Team Curry no juega a nada, incapaces de tirar siquiera en la última posesión. Lamentable final a lo que pudo ser un buen partido. LeBron MVP con 29-10-8 y 31 minutos en cancha. Y Harden (5 de 19 en tiros y 3 pérdidas) y D´Antoni como protagonistas.

Devin Booker se lleva los triples con récord en la final, Donovan Mitchell vuela en unos mates discretos y Dinwiddie se cuela en la fiesta con las habilidades

La segunda noche del All-Star es probablemente la más entretenida, si bien el plato fuerte es el partido del domingo, el impacto de lo que ocurre hoy suele marcar lo que se habla del evento fuera del mundo del basket. La actividad comenzó con (no)puntualidad americana.

Las habilidades se han asentado como un buen entrante y rindieron sobre lo esperado. Más tarde los triples dejaron muy mal sabor de boca hasta que apareció la muñeca de Devin Booker para establecer un nuevo récord desde que el formato de los triples cambiase. 28 puntos que dejaron la única otra buena actuación del concurso, la de Klay Thompson, en un estéril 25 que ya estaba derrotado a un carro del final.

En los mates, nos quedamos sin Dennis Smith Jr demasiado pronto, hizo el mejor mate del concurso, y dejó sitio en la final, penalizado por su conservadurismo en el primer intento, a Nance Jr. que acabó siendo un más que digno participante, y un Donovan Mitchell, que no siendo purista, es un saltador de élite.

 

El primer duelo dejaba fuera a Horford al que se le atragantó el triple, pero que lo había hecho mejor que Embiid antes. Joel se mostraba bastante metido en concurso, aunque el dominicano no estaba muy lejos en actitud, finalmente el de los Sixers fue más rápido lanzando y acertó tras dos fallos. Dejaba con su despiste la anécdota de la noche.

https://twitter.com/ESPNNBA/status/965039198993514496

Markkanen terminó su ronda como un rayo, cada parte del circuito a la primera. Lo sorprendente es que el torpe Andre Drummond terminaba un poco después anotando el triple ¡en su primer intento! Mala suerte en el emparejamiento para Andre.

Dinwiddie recuperaba terreno a un fallón Buddy Hield, que ha estado muy motivado en el evento, pero que ha fallado demasiados tiros. Le costó el MVP del partido del viernes, y el pase en el de habilidades.

Jamaal Murray salió mucho mejor que Lou Williams, y eso le permitió tres tiros de tres, cuando Williams lanzó el suyo, ya era demasiado tarde. Teníamos semifinales.

Markkanen y Embiid nos dejó el duelo de lo que iba de noche.

Dinwiddie dejó fuera a Murray siendo el triple la clave del concurso de nuevo. Esta vez Murray sólo tuvo una opción, porque Spencer llegó y anotó a la primera. La final Markkanen Vs Dinwiddie. Justa.

Y en la final, terminó decidiendo el pase, el primer obstáculo. Markkanen se quedó atrapado y Dinwiddie se mostró de nuevo muy sobrio… no en vano ya nos fue presentado como el base que menos balones pierde por cada asistencia.

Los triples comenzaban fríos. De mal en peor, Tobias Harris decepcionaba su propia salida, Wayne Ellington no entraba en calor en ningún momento, Paul George hacía el ridículo y Devin Booker apenas hacía lo justo para quedar por encima de todos los anteriores. Llegaba el primer parón del concurso, circunstancia que mucho años ha decantado el resultado dejando fríos a los participantes.

La segunda mano de la primera ronda fue aún más decepcionante, y sólo Klay Thompson hizo un concurso digno mínimamente. La noche de Los Ángeles comenzaba a planear como causante de tanto jugador errático. Por el camino confirmamos un dato cada vez menos subjetivo. Las camisetas de la NBA son preciosas. Miami con su estilo Miami Vice, el logo barrio chino de los Warriors, … En el descanso entre primera ronda y final, soprendía el número de cambio de ropa del dueto de artistas Quick Change.

Harris repetiría en la final su mal final de serie y dejaba todo en un duelo entre Booker y Thompson….esta vez no defraudarían. Booker batía el récord de Thompson y Curry con 28 puntazos. Klay Thompson no haría nada mala serie….pero sus 25 puntos pese a ser una gran marca no esconde que en el anteúltimo cuarto Klay ya era segundo. Merecido vencedor Devin Booker, que inscribe su nombre entre los grandes.

Donovan Mitchell inaugura el concurso de mates con un 48 usando una canasta adicional.

Víctor Oladipo insiste con su intento de mate y falla los tres intentos. Con un 31 se pone en serios problemas.

Dennis Smith Jr. del que se dice que tiene el mayor salto vertical medido en la historia de la NBA con 1,22m anota un mate a la segunda. Le castigan por su actitud conservadora y su mate al segundo intento con un 39 demasiado duro.

Larry Nance recurre a los “chicos” del Quick Change para vestirse como su padre y realizar a la segunda un clásico. Curricane.

Víctor Oladipo se confabula con Chadwick Boseman para recoger la máscara del propio Black Panther. Termina a la segunda. Es penalizado con un 40. Jurado poco técnico, la emotividad está valorando más alto en lo que llevamos de concurso.

Dennis Smith Jr. nos deja el primer matazo del concurso….expectación porque fue a en el último intento y….¡50!

Larry Nance Jr emula esta vez los clásicos de Chandler Thompson. Sobrevalorado 49 y nos podemos quedar sin Smith Jr…

Maniobra extraña de Donovan Mitchell que falla y cambia por completo el mate dejando el segundo 50 con un mate sobre tres personas. Dennis Smith fuera de la final. Mitchell grandísimo favorito.

Larry Nance Jr arranca la final con un molino a la tercera a pase de su padre. Se lleva un 46. Parece que es uno de los favoritos del jurado.

Mitchell también hace un mate discreto a tabla. Poca creatividad, aunque mucha potencia en los mates en el concurso. Se lleva uno de los peores 50 de la historia.

Larry nance Jr se gana el 50 en el segundo mate con un original mate, versionando el que hiciese Alberto Miguel en un concurso ACB pero soltando el balón hacia tabla…dos veces. 50 merecido.

Donovan Mitchel emula a Vince Carter en su segundo mate. Camiseta de Toronto puesta, lo finaliza a la segunda. Se lleva un 48 y se proclama ganador. Nos ha dejado un poco frios el concurso, pero nos vamos con mejor sensación de la que teníamos al principio.

Bogdanovic se lleva el MVP, USA una paliza y Jaylen Brown pone el espectáculo del Rising Stars

El Al-Star arrancaba con el partido de las celebridades, un formato que pierde trascendencia a medida que uno se aleja de USA y empieza a no saber quien es ese Quavo MVP. Su highlight, este tapón a Rachel DeMita… Nótese la ironía.

Sorpresa a medias antes de lanzar la primera canasta del encuentro. Lonzo Ball está vestido con uniforme de juego…. Sin embargo no jugará finalmente pese a haberse dejado ver incluso por el calentamiento.

Los internacionales empiezan afinados en el tiro, con Embiid y Murray, curiosamente como jugadores menos acertados. La reacción de los jugadores nacionales llega en forma de mates, con el auto pase a tabla de Donovan Mitchell como punto culminante. Llegamos al primer tiempo muerto con Jaylen Brown y Simmons los más activos de momento.

Salen los suplentes, y Bogdanovic, Markkanen y Brooks, con triple y canasta por cabeza, lanzan el encuentro hasta el 34 a 25. Segundo tiempo muerto.

El cierre al primer cuarto lo pone un triplazo de Kyle Kuzma… Markkanen responde en 0.2 décimas, que finalmente no cuenta.

Al ecuador del segundo cuarto (este año se jugará en el formato de 4×10 minutos) llegamos con el resto del mundo 59 a 47 y sólidamente por delante. Mala noticia, Embiid no repite en la rotación entre los titulares. Y deseo claro de Hield (14 puntos) y Brown (16 y 5 rebotes) como claros aspirantes a MVPs.

La salida de Bogdan Bogdanovic revienta el encuentro. Tres triples seguidos, el último desde muy lejos. Markkanen, el beneficiado por la ausencia de Embiid con 11 puntos, y Dillon Brooks, el sustituto en cuanto a querencia por el protagonismo de Buddy Hield con otros 11 los otros puntales de la diferencia final. 78 a 59. Factor clave, un aplicado Domantas Sabonis en la parte de atrás. 8 puntos y 8 rebotes que condicionan el marcador porque Domantas defiende en el partido sin defensa.

https://twitter.com/NBA/status/964693227214376960

Jaylen Brown es el único jugador del Team USA en destacar con su 14-5. Bogdan ya suma 14 puntos, 3 rebotes y 4 asistencias.

La salida de la segunda parte terminará de confirmar la realidad palmaria; el equipo del resto del mundo es muy superior. Embiid deja su impronta en el encuentro, anota su triple a la tercera, y estrenado como anotador finta en la jugada siguiente para penetrar, hacer reverso y terminar en mate contundente colgado del aro la jugada del encuentro. Kamaal Murray ha empezado a hacer el encuentro por su cuenta y su casillero de puntos se llena a toda velocidad. Jaylen Brown ya lleva 22, pero es el único jugador acertado (¿motivado?) del equipo. 96 a 70 y el TEAM World ya lleva 16 de 33 en triples.

La salida del banquillo coincidió de nuevo con los triples de Bogdan Bogdanovic. El serbio se convertía en el protagonista del encuentro con dos triples más, para acumular 6 de 7 en ese momento. El partido quedaba roto, y hasta Sabonis se animaba desde le larga distancia. 23 puntos 4 rebotes y 6 asistencias de Bogdan, aunque seguimos diciendo, Sabonis, que lleva ya 11 puntos y 11 rebotes, ha decantado el marcador con su actitud atrás.

Kyle Kuzma se suma a Jaylen Brown como jugador metido en el encuentro, pero se sienta en el siguiente tiempo muerto con 20-7 y su equipo 34 puntos abajo. Hield 20, Murray 21, y Simmons que ya acumula 11-6-13 y 4 robos…. Repaso histórico. Los USA intentan defender con muy poco éxito.

Bogdanovic quiere el MVP y lanza con la misma frecuencia que antes pero menos éxito, y Jaylen Brown sobre todo, con la ayuda de Tatum, nos dejan tres mates de concurso.

Jaylen Brown era el mejor del partido con 35 puntos y 10 rebotes; mientras en el TEAM World brillaron muchos jugadores. Markkanen con 15 y 6 rebotes, Saric con 18 y 5 asistencias, Simmons con 11-6-13-4, Murray copn 21 6 rebotes y 7 asistencias, Hield 29 puntos (pero 5 de 14 en triples), 13 y 11 rebotes de Sabonis y el MVP Bogdan Bogdanovic con 26 puntos 4 rebotes 6 asistencias y 7 de 13 en triples.

Previa All-Star Los Ángeles 2018.

 

Como todos los años, febrero nos acerca a las estrellas de la NBA a través del All-Star. Nosotros no seremos infieles a la cita con nuestra previa.

Los Ángeles desplegará todo su encanto de cartón piedra en un fin de semana que no defraudará, seguro.

Un viernes de palomitas y guiños, curiosidades y muchas niñerías.

Un sábado de concursos, con un nudo en el estómago hasta que veamos los tres primeros mates, pero con la esperanza de que los triples nos hagan llegar con la sensación de no haber perdido ilusión por el All-Star.

Y el domingo todos pendientes de quien quiere ser el MVP, de cómo afectarán las nuevas condiciones (premios) a la competitividad del All-Star. Con Fergie (Black eyed peas) cantando el himno y Pharrell Williams en el descanso. Con muchos jugadores locales, o casi locales. Y a buen seguro con muchísimos famosos acercándose al Stapples.

(((Los tres días de eventos serán emitidos en España en directo por Movistar Deportes 1, M+ y League Pass.))) 

 

 

Viernes 16.

1:00 Partido de las celebridades.

En el formato de Team Clippers Vs Team Lakers, y con la presencia entre los primeros de Paul Pierce, uno de los hombres del momento, o de Jason “Chocolate Blanco” Williams, por parte de los ex jugadores, y de Jaime Foxx o el atleta Andre De Grasse entre los famosos, que contarán con un habitual como Win Butler (Arcade Fire); y por parte de los segundos con T-Mac y Nate Robinson (que el año pasado estaba jugando y puede ser el mejor jugador sobre la cancha) además de la estelar Candance Parker, la encantadora (y buena tiradora) Rachel De Mita (a la que conocemos del NBA 2k) y la (para quien escribe) presencia estelar de Caleb McLaughlin, el Lucas de Stranger Things. Se estrenará, como nota de color, una línea de 4 puntos que Ruffles convertirá en donativos.

3:00 Partido de las estrellas emergentes.

Como cada año, y dependiendo del patrocinador, este año recibe el nombre de “Mtn Dew Kickstart Rising Stars”. El formato de este año enfrenta a jugadores locales frente a extrangeros, algo que a nadie se le escapa, está probando la liga como previo paso al partido del domingo. Toda vez que la competición y el All-Star se ahogan con el viejo concepto Este Vs Oeste. 

El equipo USA estará formado por jugadores exteriores en su mayoría, aunque sabemos que esto no tiene porqué marcar el devenir de un encuentro que suele ser un intercambio obsceno de canastas y mates sin apenas oposición. De´Aron Fox substituye a Lonzo Ball, la atracción local de este All-Star, y uno de los alicientes del encuentro. Pese a todo, la explosividad de los jugadores de este equipo asegura una buena cantidad de vuelos hacia el aro. Ver a Tatum desatado, sin el corsé de los Celtics, o la posible toma de protagonismo de Ingram y Kuzma en loor de un público entregado a sus chicos. Puntos destacados. Taurean Prince, de los Hawks, acompañará a John Collins al substituir a Malcolm Brogdon.

 

 

El equipo del resto del mundo ofrece un perfil diferente y algunos nombres propios dignos de tener en cuenta desde ya….pero sobre todos ellos, la presencia de Joel Embiid, un jugador que no sabe pasar desapercibido, se nos antoja deliciosa. Muchos jugadores a los que no hay que perder de vista. Ntikilina no ha dicho aún nada en la liga, pero tenemos ganas de verle desatado; Markkanen no es el típico europeo, sí por juego, no por formación y carácter; y Bogdan Bogdanovic, en caso de estar motivado por un partido que no le va, puede ser espectacular. La versatilidad de Saric y sobre todo Simmons (rozará en triple doble) y la pulsión anotadora de Jamal Murray (en un partido así, se va a 40 puntos sin sudar), otros puntos de atención.

 

 

 

Sábado 17.

2:00 Hora oficial del comienzo de los tres eventos que componen el sábado de All-Star.

Concurso de habilidades. (Taco Bell Skills Challenge).

Se vuelve a apostar por el concepto de jugadores grandes Vs jugadores pequeños, con Andre Drummond substituyendo a última hora al vigente campeón, Kristaps Porzingis. La única presencia local es un Louis Williams, que casi se merecía estar en el partido al día siguiente, y que probablemente se encuentre un poco fuera de lugar, sin embargo, la naturaleza imprevisible del evento asegurará sorpresas y pronósticos rotos.

Hasta cuatro jugadores repiten del encuentro del viernes de estrellas emergentes, con Embiid metido en todos los saraos. Por caracterísiticas, Jamal Murray puede ser el favorito, pero si el año pasado Porzingis nos cerró la boca, este año no nos fiamos ni de la torpeza proverbial de Drummond.

 

 

Concurso de Triples. (JBL Three-Point Contest)

Es desde hace muchas temporadas, el evento del All-Star que más competitividad y nivel atrae. Si bien chirrían las presencias de Tobias Harris, el representante local (deberían haber probado con Lou Williams), que está por encima del 40% en triples, pero no es un tirador fiable; o de Kyle Lowry (sexto que más triples anota de la liga), un tirador dudoso; la nómina de participantes es excelente.  Eric Gordon es el vigente campeón, y un tirador compulsivo. Este año está fallando muchísimos tiros, pero se adapta perfectamente al concurso. Paul George tiene una mecánica tal vez un poco lenta y apoyada en demasía en sus suspensión, pero es un gran tirador, segundo que más triples mete con el 7º mejor porcentaje de la liga….brutal. Bradley Beal tiene una de las mecánicas más fluidas de la liga, Devin Booker iguala el preciosismo de Beal, y añade mucha facilidad para armar y soltar el tiro. Y cierran la nómina un Wayne Ellington que no sólo es un tirador reputado, sino que está en su mejor temporada en el tiro, y un Klay Thompson que será siempre favorito.

Concurso de mates. (Verizon Slam Dunk).

Cerrará el sábado de concurso, el plato más esperado, y el que más tensión genera por lo que pueda ofrecer. Cada año la capacidad de sorprender se reduce, los mates ya han sido vistos, los jugadores ya han mostrado su repertorio, y la propia capacidad de sorprenderse del público ha disminuido. Pero las últimas ediciones nos invitan a no desanimarnos. Cuatro participantes con un favorito claro, Aaron Gordon, que probablemente tenía en Dennis Smith Jr y Oladipo a sus rivales, toda vez que parece que la presencia de Larry nance Jr. se debe por partida doble al romanticismo de ver a su padre redivivo y tener un representante, que hasta hace poco fue local. Todo parece puesto en bandeja para la victoria de Gordon, pero las lesiones nos privarán del espectáculo volador del potentísimo alero de los Magic. Donovan Mitchell, que andaba por allí, metido en el partido del viernes, será el substituto y outsider, toda vez que tiene condiciones de sobra para machacar el aro. Concurso muy abierto este año.

 

 

Domingo 18.

2:00 Partido de la Estrellas. (67th NBA All-Star Game).

Vamos a meternos directamente en harina. Este año el formato del All-Star ha cambiado, votaciones sí, pero la configuración de los equipos ha llegado desde las elecciones personales de los dos capitanes. LeBron James y Stephen Curry.

Team James.

  • LeBron James. (26,5ppp 8,1rpp 8,9app) Una leyenda viviente que fagocita récords como quien come palomitas en el cine. Promedia tope de carrera en asistencias mientras trata de mantener sus opciones al anillo en una temporada convulsa. Números de MVP.
  • Anthony Davis. (27,4ppp 10,7rpp 2,1tpp). La baja de Cousins ha incrementado aún más unos números ya de por si tremendos. Metido muy de lleno en la carrera por los play-offs con unos Pelicans que no terminan de despegar, y que han perdido muchas opciones sin Cousins; Davis está realizando una de sus mejores temporadas, y el año pasado ya demostró que el evento no le queda ni mucho menos grande.
  • Kevin Durant. (26,0ppp 6,8rpp 5,5app 1,9tpp). Mimetizado entre las estrella de los Warriors, no está haciendo un ruido tan ensordecedor como en otras temporadas, pero ha dado la enésima vuelta de tuerca a su juego, y ya es un defensor notable, y un taponador de élite. Brilla en cada lugar de la cancha en el que le sitúes y es candidato al MVP a pesar de jugar con Curry. LeBron ha dado la nota con su elección, rompiendo de esta manera la unión de los Warriors.
  • Kyrie Irving. (24,7ppp 3,6rpp 5,0app). Vuelve a la “sombra” de LeBron, que ha querido despejar dudas sobre su relación con él, agregándole a su equipo. Gran temporada en los Celtics, aunque en los últimos tiempos ha visto como el equipo sufría un bajón. Siempre está a la altura de cualquier desafío.
  • LaMarcus Aldridge. (22,4ppp 8,4rpp 2,0app). Renacido con la lesión de Leonard, Aldridge ha recuperado su mejor versión, la de los Blazers, tras el error (en sus propias palabras) de Popovich, haciendo que jugase como no sabe hacerlo. Líder de un equipo que juega muy bien, pero que es muy veterano y tiene una plantilla llena de jugadores de dudosa calidad. Mucho mérito en su temporada.
  • Bradley Beal. (23,6ppp 4,5rpp 4,2app). Sin Wall ha tenido que dar un paso adelante en liderazgo, y trata de mantener a los Wizards en el camino de la victoria. ya está asentado como estrella de la liga, y ha olvidado las lesiones que le lastraron en el pasado. Uno de los jugadores más técnicos de la liga, académico y elegante a partes iguales, y un anotador compulsivo cuando entra en racha.
  • Victor Oladipo. (24,4ppp 5,3rpp 4,1app). Menos tirador, pero del mismo corte que Beal, Oladipo es la sorpresa de la temporada. Sus números y su juego son brutales, y llegan acompañados de una buena cantidad de victorias del equipo. Presencia totalmente merecida de la que puede ser una de las nuevas estrellas de la liga.
  • Russell Westbrook. (25,4ppp 9,4rpp 10,4app). La inclusión en plantilla de Carmelo Anthony y Paul George no ha frenado la vorágine de acaparación de juego de Westbrook, que vuelve a coquetear con el triple doble de media a medida que va tratando de encontrar el punto de juego a los nuevos Thunder. Siempre está dispuesto a asumir el protagonismo, y es natural de Long Beach…. cuenten con él.
  • Paul George. (22,5ppp 5,1rpp 3,1app 2,2ropp). Candidato a mejor defensor del año, está dando una versión diferente de su juego completo al lado de Westbrook. Aun no han cogido marcha de súper equipo, pero la temporada de George era digna de estar en el All-star, y no como suplente de un lesionado.
  • Andre Drummond. (15,1ppp 15,7rpp 3,6app). Merecida presencia, aunque sea por lesión. Temporada decente de los Pistons, que crecen en torno al poder reboteador de un Drummond que ha hecho lo que muchos de los jugadores de su perfil no supieron hacer. Trabajar los tiros libres (ha mejorado mucho su % aunque no es fiable) y la capacidad de pase, en donde sí que está siendo bastante brillante. Lidera la liga en rebotes.
  • Goran Dragic. (17,4ppp 4,0rpp 4,7app). Este es su año, tras la exhibición en el Eurobasket, ha llegado su primer All-Star. Premio a la buena marcha de su equipo, no es menos cierto que Dragic es el líder. Sin embargo dos datos empañan su presencia. La temporada pasada jugó muchísimo mejor y no fue All-star, y Miami se está desinflando en las últimas semanas.
  • Kemba Walker. (22,9ppp 3,4rpp 5,8app). Los Hornets no funcionan, pero no será por el nivel de juego de Walker. Asentado como uno de los mejores bases anotadores de la liga, jugará, como Drummond, su segundo All-Star.
  • Son baja por lesión: DeMarcus Cousins (25,2ppp 12,9rpp 5,4app), John Wall (19,4ppp 3,6rppp 9,3app 1,1tapp), Kevin Love (17,9ppp 9,4rpp 1,6app) y Kristaps Porzingis (22,7ppp 6,6rpp 2,4tapp).

 

Team Curry.

  • Stephen Curry. (26,6ppp 5,2rpp 6,5app). Es el líder del mejor equipo del planeta. Está de nuevo a niveles de MVP y da la impresión de tener un par de marchas más listas para entrar en juego. Algo irregular aún en el tiro y en el juego, pero a un nivel superior al del último año. Alterna momentos discretos de juego con partidos brutales, como si hiciese lo que le da la gana en cuanto le da la gana…. o puede que así sea.
  • Giannis Antetokounmpo. (27,6ppp 10,4rpp 4,7app). Firma promedios dignos del mejor Larry Bird, sin tener bien trabajado su tiro de media y larga distancia. Juego completísimo con algunas armas ofensivas de primer nivel histórico y enorme presencia en ambos lados de la cancha. Su crecimiento asusta, y de sumar un tiro realmente regular a su repertorio de juego, podría ser MVP más pronto que tarde, si es capaz de traducir sus números en temporadas de más de 50 victorias.
  • Demarr DeRozan. (23,7ppp 3,9rpp 5,2app). A nivel individual rinde menos que el año pasado, pero tiene a los Raptors en el primer puesto del Este y sin perspectivas de que eso vaya a cambiar. Con más banquillo que otros años, menos Lowry y más Valanciunas, los Raptors siguen apostando por él como líder. Natural de Compton, California, podría tener cierta motivación como jugador local.
  • Joel Embiid. (23,7ppp 11,1rpp 3,1app 1,8tapp). Una de las sensaciones de la liga en su gran presentación. ya estaremos acostumbrados a él con sus presencias en los eventos del Viernes y el sábado. Cuando miren sus números, traten de entender que sólo juega 31,4 minutos por precauciones con su físico. Promedia 29-11 cuando juega más de 35 minutos. Estas restricciones podrían dejarnos con una presencia efímera de Embiid en cancha, algo tan sensato como poco deseable.
  • James Harden. (31,3ppp 5,1rpp 9,0app). El principal candidato al MVP, hasta el punto de que ahora mismo podría ser el único candidato real. Tiene a los Rockets en órbita, liderando la NBA por encima incluso de los Warriors y con 10 victorias consecutivas. Un acaparador de juego que reparte a su vez como no lo ha hecho ningún no-base en la historia de la liga. Ahhh y el Californiano.
  • Jimmy Butler. (22,4ppp 5,5rpp 5,0app). Los Wolves ganan partidos y Butler es el líder en ataque. Buenos números y un juego completo que sin embargo dejan el regusto amargo de ver a Anthony-Towns frenado en su progresión. Habrá que juzgarlo todo a final de temporada, pero no cabe duda de que Butler es uno de los favoritos de los entrenadores, y eso es por algo….aunque hablemos del inefable Thibodeau.
  • Draymond Green. (11,4ppp 8,0rpp 7,3app). Claro All-star anotando apenas 11 puntos por encuentro. Un ala pívot que hace jugar mejor a su equipo como pívot y es el verdadero base en ataque. Defensor de élite, competidor brutal, polémico, intenso, espectacular… Odiado y amado a partes iguales, a veces por las mismas personas. Jugará su tercer All-Star sin haber sido nunca una de las dos primeras opciones ofensivas de su equipo.
  • Al Horford. (13,3ppp 7,7rpp 5,1app). Un poco lastrado en su imagen por la mala racha que atraviesan ahora mismo los Celtics, la realidad es que el juego de Horford es brillante. Hace todo lo que el equipo le pide, y si llegó a la liga como un cinco clásico con buen movimiento de pies, buena posición en el rebote y tiro fiable, se ha convertido en un pívot moderno con una capacidad de pase y tiro de larga distancia notables. Números discretos que esconden que lidera al segundo mejor equipo del Este en rebotes, asistencias, tapones y % de triples (5º de la liga).
  • Damian Lillard. (26,1ppp 4,5rppp 6,6app). Lleva 133 puntos en los últimos 3 partidos (44,3 por encuentro)….¿está calentando para su primer All-Star “legítimo”? Una bestia anotadora con rango total de tiro, su sociedad con McCollum le da muchas victorias a unos Blazers que suelen estar acostumbrados al olvido.
  • Kyle Lowry. (16,6ppp 5,7rpp 6,5app). Ha dado un paso a un lado por el bien del equipo. No tan anotador como en otras temporadas, Lowry sigue siendo un base de élite, rebotea más que nunca y se ha convertido año a año en un tirador y un pasador más que fiable. Será ya su cuarto All Star.
  • Klay Thompson. (20,0ppp 3,9rpp 2,5app). Cuarto All-Star para uno de los jugadores más silenciosos de la liga. Tirador letal y defensor soberbio. Klay es natural de Los Ángeles, donde su padre fue pieza clave de los mejores años de la franquicia de los Lakers. Su carrera discurre por el camino de una discreción a la que obligan los niveles de juego de compañeros como Curry o Durant, pero haber sido cuatro veces elegido para este partido con esos dos compañeros mas Draymond Green habla a las claras del nivel de Klay. Sólo Durant está en cancha más tiempo que él en Golden State.
  • Karl Anthony-Towns. (20,4ppp 12,1rpp 2,4app). Ha dejado mucho sitio en ataque para Butler e incluso Teague, frenando de golpe su progresión, al menos en lo que a números se refiere, pero ganando muchos más partidos que antes. Pese a ser uno de los damnificados de estos nuevos Wolves (el otro es Wiggins, que ha quedado relegado a tercera opción en ataque) se ha ganado su primera presencia en el All-Star anotando 5 puntos menos por encuentro que la temporada pasada. Sus % de tiro son increíbles: 55,0-42,5-85,5.

 

La sombra del trueno

El precedente.

La temporada 2006-2007 Ray Allen jugaría por última vez en Seattle cuajando posiblemente su mejor temporada a nivel individual con 26,4 puntos, y siendo escudado por un Rashard Lewis que hizo 22,4. Los escasos éxitos deportivos cuajaron en la salida del propio Allen, el traspaso por nada de Lewis y un número 2 del draft que valía para elegir a Kevin Durant, un alero demasiado delgado, que pese a ser el mayor talento del draft, tenía menos hype que un Greg Oden que impresionaba en Ohio St.

La temporada 2007-2008 los Seattle Supersonics se despedirían del estado de Washington para convertirse en los Oklahoma City Thunder. Aquel último año en Seattle, la franquicia fue testigo de la llegada a la liga de Kevin Durant. 20,3 puntos pero apenas 20 victorias. El traslado dejaría Seattle aún más triste.

Los Thunder debutarían en la NBA un año más tarde ya con el flamante número 4 del draft en sus filas, un Russell Westbrook muy hecho físicamente pero con lagunas en cada apartado ofensivo del juego. Pérdidas, tiro, dirección… Apenas tres victorias más, pero Durant y Westbrook ya firmaban 40 puntos entre ambos. Ese escaso aumento en victorias traería consigo una nueva elección alta de draft. Un número 3 que iría a Oklahoma para elegir a James Harden. No sólo habían tenido tres elecciones altas consecutivas, habían acertado en todas, y a la larga, se habían hecho con 3 de los 5 mejores jugadores de los próximos 10-15 años. Podemos decir que los Thunder crearon el germen del primer Super Equipo sin invertir nada en traspasos. Para más inri los tres jugarían juntos bajo contrato de novatos.

Harden jugó bien en su temporada rookie, pero si miramos hacia atrás, desde lo que ya sabemos, 76 partidos como suplente y 9,9 puntos sabe a poco. Durant ya era un hombre de 30 por partido, y Westbrook, aunque no anotaba más (16 por los 15 de su temporada de novato) se marchaba a la 8 asistencias por encuentro. El chico sabía encontrar su camino. 50 victorias llevarían la firma de este trío. En play offs caerían 4-2 ante Lakers con Westbrook haciendo 20,5 puntos 6 rebotes y 6 asistencias, y dejando detalles de jugador brutal.

 

 

Aquello pudo haber sido el inicio de una franquicia ganadora. Durant continuó mejorando su juego, haciéndose más completo. Westbrook subió un peldaño en la liga en cada temporada, pasando de complemento a discutir el papel de jugador franquicia de Durant. Y Harden…

…con Harden empieza el artículo.

 

La influencia de ambos jugadores condicionará el devenir de los Thunder, lo cual es obvio que tuvo que ocurrir así, pero… ¿lo hizo para bien?. La cantidad de victorias, las finales, las candidaturas… Pero el anillo nunca llegaría. Y lo que estamos a punto de analizar. Los demás jugadores que pasaron por el equipo…. nunca dieron lo mejor de sí mismos, se vieron encerrados, y acabaron saliendo del equipo para triunfar.

 

Caso #1 James Harden.

El escolta llegó a los Thunder vía draft y tuvo una carrera de menos a más en OKC hasta que resultó obvio que necesitaba un escenario diferente para desatar su talento. Progresó desde los 9,9 a los 16,8 puntos. No parecen números de estrella, pero conseguirlos en un ambiente en el que los balones terminaban casi siempre en las manos de Durant o Westbrook parece otra cosa. Salió del equipo hacia Houston buscando protagonismo, y en su primera temporada ya demostró que todo lo que se esperaba de él era poco. Ha hecho de los Rockets su casa, ha convertido al equipo en un contendiente relativamente serio al anillo y ha firmado temporadas escandalosamente buenas. A día de hoy firma mejores números que Durant o Westbrook, dos de sus rivales más directos por el MVP.

Equipo Min Pt Rb As
Thunder 26,7 12,7 3,4 2,5
Rockets 37,4 27,6 5,9 7,7

Caso #2 Reggie Jackson.

Base drafteado en la zona media de la primera ronda que llega con poca proyección por la presencia de Westbrook, pero que se hace primero un hueco en la rotación, y más tarde una buena reputación en los partidos en los que Westbrook está de baja. Sale del equipo en mitad de la temporada buscando minutos y dólares en los Pistons. Esa misma temporada deja claro que es un base titular NBA. Su carrera ha ido perdiendo protagonismo individual, pero su equipo se está consolidando con él como titular indiscutible.

Equipo Min Pt Rb As
OKC 19,3 8,0 2,7 2,7
1/2 OKC 28,0 12,8 4,0 4,3
1/2 Detroit 32,2 17,6 4,7 9,2
Detroit 29,2 16,9 2,8 5,8

Caso #3. Kevin Martin.

Un escolta que tardó en encontrar su sitio en la liga, pero que terminó siendo un anotador muy fiable. Superó los 20 puntos en 5 de sus primeras 8 temporadas, y en las 6 que preceden su fichaje por los Thunder brilla sobremanera. Tras una temporada en la que no juega mal, pero pierde mucho protagonismo, sale hacia Minesotta donde cuaja dos muy buenas temporadas antes de terminar su carrera con 32 años hostigado por las lesiones.

Equipo Min Pt Rb As
6 previas Kings+Rockets 34,9 21,8 3,7 2,4
Thunder 27,7 14,0 2,3 1,4
2 siguientes en T-Wolves 32,5 20,3 3,2 2,0

Caso #4 Jeremy Lamb.

Jugador con buen pedigree universitario, apenas se desarrolla perdido entre los exteriores de los Thunder. Deja pinceladas de buen anotador y sale rumbo a los Hornets. En tres temporadas ha ido de menos a más, y este año está siendo uno de los mejores reservas (y en ocasiones ha salido como titular) de la liga. Muestra un juego completo que en absoluto se adivinaba en los Thunder. Hasta el momento promedia 15,9 puntos 5,3 rebotes y 3,4 asistencias. Candidato a mejor sexto hombre y jugador más mejorado.

Equipo Min Pt Rb As
Thunder 15,7 7,0 2,1 1,1
Charlotte 19,9 10,1 4,2 1,5

Caso #5 Dion Waiters.

Los problemas que generó en los Cavs le llevaron a los Thunder a media campaña. Unas decentes dos primeras temporadas se convirtieron en una muy decepcionante tercera en la que Oklahoma no fue la tabla de salvación que muchos esperábamos. Salió por la puerta de atrás rumbo a unos Heat donde ha encontrado un sitio. La remontada del equipo el año pasado fue en parte responsabilidad de su buen rendimiento. este año mantiene su nivel. Su supuesto egoísmo ha quedado a un lado y ahora compone junto a Dragic y james Johnson el extraño trío de pasadores de los Heat.

Etapa Min Pt Rb As
Cavs 29,2 15,3 2,6 3,0
Cavs-Thunder 27,6 11,8 2,4 2,0
Heat 30,4 15,7 3,2 4,1

Caso #6 D.J. Augustine.

Un base que se ha labrado una carrera en la NBA apagando fuegos en forma de lesiones de bases titulares. Sobrio y con buena capacidad para anotar, sabe aguantar en los equipos y en los partidos hasta que llega su momento. Su carrera tuvo un bajón precisamente coincidente con su paso por los Thunder, donde fue usado en el mismo papel de siempre…con menos oportunidades que nunca. Cuando su carrera parecía acabada, tras dos medias temporadas en los Thunder, fue traspasado a los Nuggets y llegaron nuevas oportunidades; aunque no tan bien como en sus primeras temporadas, ha vuelto a recuperar su buen nivel en Orlando.

Etapa Min Pt Rb As
Pre-Thunder 25,0 10,1 1,8 4,0
Media temporada Thunder 24,2 7,3 2,2 2,1
Segunda media Thunder 15,3 4,2 1,3 1,9
Llegada a Denver 23,5 11,6 1,9 4,7

Caso #7 Ishmael Smith.

Ish llegó a los Thunder como a cualquier otro equipo en su atribulada carrera, para cubrir un hueco con contratos temporales. Sin embargo es destacable que fuese precisamente en los Thunder donde jugase su último baloncesto gris en la NBA. A partir de ahí se consagraría en la liga como un muy buen base a caballo entre la titularidad y la suplencia. Nunca jugó menos ni peor que en los Thunder.

Etapa Min Pt Rb As
30 partidos con los Thunder 5,2 1,2 0,9 0,9
25 siguientes con los Sixers 27,1 12,0 2,9 6,1
Hasta hoy 25,8 10,3 3,3 5,6

Caso #8 Taj Gibson.

Llegó a los Thunder desde unos Bulls donde estaba haciendo una carrera sólida pero discreta. En Oklahoma no terminó de jugar a su nivel de siempre y esta temporada ha fichado por unos Wolves que sí le están viendo jugar de manera brillante pese a que es claramente el menos importante de sus titulares.

Etapa Min Pt Rb As
Bulls 7 primeras temporadas 25,0 9,2 6,3 1,0
Thunder 21,2 9,0 4,5 0,6
Timberwolves 31,8 10,6 8,1 1,5

Caso #9 Ersan Ilyasova.

Se trata de un jugador que no termina de encontrar su sitio en la liga lastrado por su irregularidad, pero que ha dejado destellos de calidad en todos los equipos…. Si obviamos su mal inicio de temporada, saliendo de una lesión, nunca tiró tan mal ni dió un rendimiento tan bajo como en los Thunder, donde sólo jugó 3 partidos y prescindieron de él a las primera de cambio. Esa temporada jugó en Atlanta y Philadelphia a un gran nivel. Válido para cada equipo salvo para los Thunder.

Etapa Min Pt Rb As
Pre Oklahoma 25,5 11,3 6,4 1,1
Oklahoma 3 partidos 20,7 5,0 5,3 0,3
Philly (53) Atlanta (26) 27,3/24,3 14,8/10,4 5,9/5,8 1,8/1,7

Caso #10 Víctor Oladipo.

Consolidado como jugador de clase media en la liga, su llegada a los Thunder, a la vez que se producía la salida de Durant presagiaba una explosión que no se produjo. Fue incluído en el traspaso por Paul George, y su versión en los Pacers mejora a la del propio Paul… y mejora la de los Pacers.

Etapa Min Pt Rb As
Orlando 33,2 15,9 4,4 4,0
Thunder año pasado 33,2 15,9 4,3 2,6
Paul George año pasado 35,9 23,7 6,6 3,3
Temporada actual 33,0 22,8 5,0 3,7

Caso #11 Domantas Sabonis.

Debutó en la NBA con los Thunder con los que consiguió una rápida titularidad, pero con los que terminó decepcionando. Errático en el tiro, cohibido y de más a menos. La otra pieza clave del traspaso por George, está realizando una temporada tremenda en los Pacers. Como su compañero Oladipo es candidato a jugador más mejorado.

Etapa Min Pt Rb As
Oklahoma 20,1 5,9 3,6 1,0
Indiana 25,7 12,9 8,9 2,3

 

He aquí 11 pinceladas de lo que ocurre con los jugadores que se acercan a la sombra del trueno, un trueno que responde al nombre de Russell Westbrook, alfa y omega del juego de los Thunder desde hace mucho tiempo. Ya sea responsabilidad directa de Westbrook (o antes de Durant), de la ciudad, la franquicia, el sistema, consecuencia lógica de una dinámica de carrera inflexiva…. la cantidad de jugadores que han salido de Oklahoma por la puerta de atrás para terminar cuajando buenas temporadas lejos de las grandes llanuras. Cada caso tiene sus connotaciones individuales particulares, pero lo cierto es que desde hace tiempo el coto de caza del equipo tiene un único dueño, que decide quien dispara y cuando.

Esta temporada la llegada de Carmelo Anthony y Paul George ha significado un hito en esta vorágine. Westbrook, el Maelstrom que se ha tragado todos esos años de juego de sus compañeros por la propia violencia de su impacto en el juego (estamos hablando de un jugador que es capaz de ensombrecer al resto de las estrellas de la liga en un All-Star haciendo parecer que juega con niños), ha dado un paso a un lado. En lo que va de temporada ha bajado su número de lanzamientos, su anotación, y ha creado el espacio para que las dos estrellas llegadas desde NYC e Indiana se integren en el equipo. Un hecho sin precedentes que sin embargo ha tenido como resultado un balance victorias derrotas negativo.

Y es que esa es la otra cara de la moneda. Con Westbrook acaparando todo el juego del equipo, la dinámica es vencedora, incluido un año pasado en el que la plantilla era notablemente limitada.  31-22 (58,4%) sin él en el campo por, 418-270 (60,75%) con él. ¿Es la franquicia o el propio Westbrook consciente de esto?. ¿Realmente se puede culpar al mejor jugador de un equipo ganador del mal rendimiento individual de algunos compañeros?. ¿Hay algún criterio colectivo objetivo de rendimiento que permita cuestionar las decisiones de Thunder o Westbrook?.

Por eso, recordemos…

…un rayo es luz, y un trueno sonido.

Las únicas sombras que producen son la de tu miedo atávico y tu propia sombra tras el estallido.

¿Quién estará a la altura cuando estalle la tormenta?

 

Fenotipo basket

Fenotipo. Expresión de la información genética en función de un determinado ambiente. Procede del griego phainein, «aparecer», y typhos, «huella». Lo cual significa las manifestaciones aparentes del patrimonio hereditario del individuo más o menos modificado por el medio ambiente.

En el mundo hay 7500 millones de habitantes, hay más de 100 millones de jugadores federados y 450 millones de casuales, las finales de la NBA fueron vistas por más de 30 millones de telespectadores sólo en USA… pero Rick Barry, estrella de la NBA en los 70, ha tenido tres hijos profesionales del deporte, dos de los cuales jugaron en la NBA. 

 

El baloncesto es un deporte moderno, como casi todos los deportes, al menos tal y como los entendemos hoy en día. Hacer una trazabilidad genética de cómo nuestra predisposición a ser buenos jugadores puede influir en nuestros resultados finales, debería ser científicamente poco riguroso con un muestreo tan pequeño. Demasiado pocas generaciones.

Sin embargo la realidad es que entre la élite mundial, el número de jugadores que proceden de sagas baloncestistas crece de manera exponencial y sin visos de dejar de hacerlo.

Hay una serie de aspectos que determinan lo que podemos pensar sobre porqué ocurre esto.

Uno es la altura, pero esto no responde a la realidad, no todos los hombres altos jugaron al basket, y la altura que alcanza un jugador medio de basket, es, cada día, menos extrema con respecto a la media poblacional. Incluso, a veces, la altura no ha sido transmitida de manera muy directa.

Otro es el medio en el que los hijos de los jugadores se desarrollan. Los ambiente cargados de referentes en los que crecen estos niños harán que se interesen por un deporte para el que física y mentalmente podrían estar muy bien definidos. Y sin embargo no siempre las cosas van en esta dirección. Hay hijos bases de padres pívots, y grandes tiradores de padres que no metían una a dos metros del aro.

El caso es que son legión.

 

Voy a hacer un ligero repaso a algunas de estas sagas, tratando de concentrarlas en estereotipos y exclusividades.

Para empezar a hablar de las sagas de basket, un 7 de noviembre de 2017 uno tiene que dirigir sus ojos hacia San Francisco, y un poco a la derecha hacia Oackland. Ahí juega el equipo de la época, los Golden State Warriors. La base del equipo la lideran desde hace tiempo Stephen Curry y Klay Thompson. Ambos son dos tiradores de élite con una capacidad ofensiva brutal que han cambiado la manera de jugar al basket en su época. Hubo un momento de sus carreras en el que ambos batían el récord de triples anotados en una temporada jugando juntos. El más discreto de ellos, Klay, es hijo de un doble campeón de la NBA (condición que ahora comparte con su hijo) con los Lakers, un pívot de 2,08m que fue el número uno del draft de 1978. Steph, que tiene ahora mismo a su hermano Seth en el roster de los Mavs (aún no ha debutado esta temporada por lesión); es a su vez hijo de Dell Curry (al que Andrés Montes apodaba “muñequita linda”), un tirador que jugó más de 1000 partidos en la liga gozando de una gran reputación. Si Dell Curry terminó su carrera anotando más de 1 triple por partido y por encima del 40% de acierto, viendo en sus dos hijos las mismas características de enfoque hacia el lanzamiento exterior; Mychal Thompson vivió una carrera en la que triunfó como complemento en unos Lakers demasiado buenos para su talento, pero que en Portland llegaría a los 20,8 puntos 11,7 rebotes y 4 asistencias en una temporada. En 935 partidos hizo 1 de 12 en triples.

Si seguimos en la NBA la tendencia llega a ser abrumadora. El pujante Devin Booker es hijo de Melvin Booker, un jugador mucho más discreto que su hijo, pero que se labró una buena carrera profesional, sobre todo en Europa, aunque jugaría para tres equipos en la NBA. El hijo del espectacular Larry Nance, del mismo nombre, juega con éxito en los Lakers, las similitudes entre ambos son notables, comparten casi idéntica altura y tendencia por saltar demasiado para ser tan altos. Justise Winslow es hijo del legendario Rickey Winslow, uno de los americanos más espectaculares que han jugado en España, y una auténtica leyenda en el Estudiantes, de momento, su hijo, es un jugador discreto en una liga más potente. Por la ACB pasó Corey Crowder, un escolta duro que dejó buenos partidos en el Barcelona, y padre del alero de los Mavs Jae Crowder, más grande y tan duro o más que su padre. El padre de Al Horford, Tito, fue un pionero, siendo el primer dominicano en jugar en la NBA, aunque con un impacto limitado. Glen Robinson y Glenn Rice fueron dos anotadores compulsivos en los 90, sus hijos, del mismo nombre de momento no han tenido el impacto de sus padres. El legendario Dominique Wilkins eclipsó una más que decente carrera de Gerald Wilkins, sin embargo ha sido el hijo de Gerald el que ha acabado en la NBA, Damien, un jugador más discreto que su padre y mucho más que su tío, que se ha labrado una carrera en la NBA a base de defensa y trabajo sucio. Otra ex estrella como Gary Payton sigue las evoluciones de su hijo, un enorme atleta que de momento no encuentra demasiado hueco en la NBA, el es compañero de Payton en los SSonics, Shawn Kemp, también tiene un hijo (de entre muchos) que promete una gran carrera. Tim Hardaway Junior no hará la carrera de su padre, pero el otro día le metió 34 puntos a LeBron. También los hijos de Jason “Chocolate Blanco” Williams, Shaquille O´Neal o LeBron James hacen sus pinitos en el instituto (con más presencia en YouTube que en rankings). Quincy Pondexter, Ed Davis, o Kevin Love son hijos de jugadores que no dejaron una gran huella, pero al menos la dejaron pequeña en la NBA. El Scavolini de Pésaro se granjeó una imagen indeleble con el equipo que en los 90 lideraron dos americanos exteriores, Darren Daye, padre de Austin Daye, y Larry Drew, que comparte nombre con su hijo; el primero ya no está en la liga mientras el segundo sigue luchando por ganarse la vida en la NBA.

Los entrenadores, que también fueron jugadores, han dejado también su huella genética en la liga. Glenn “Doc” Rivers entrena a su hijo en los Clippers. George Karl haría lo mismo, aunque con menor presencia, con Koby Karl. Mike Dunbleay fue mucho mejor entrenador que jugador, su hijo, de momento, le ha superado de corto. El hijo de Fred Hoiberg ha conseguido entrar en el roster de la poderosa universidad de Michigan State, aunque no parece tener demasiado recorrido como profesional.

Y es que en la NCAA la presencia genética de anteriores generaciones es proporcional. Gary Trent, Lamond Murray… comparten nombre y cierta parte de talento con sus padres. Alex Schrempf o Nolan Smith (hijo de Dereck Smith) parecen acusar las alargadas sombras de sus padres. Y no se escapan los europeos de esta tendencia en NCAA. El hijo de Stojan Vrankovic juega poco, pero tiene presencia en la poderosa Duke. Domantas Sabonis, pasó por Gonzaga y está realizando un gran inicio de temporada en la NBA. El hijo de Antúnez, base que acompañaba a Arvydas Sabonis en el Real Madrid, también ha cruzado el charco…

Y es que en España la huella genética es notable. Tenemos en la NBA a dos parejas de hermanos, los Gasol, que fueron los primeros en ser titulares en un All-Star dejando imágenes para la historia. Y los Hernangómez, que son hijos de un ex jugador ACB y una ex jugadora que cuajó una carrera sensacional en España, Margarita Wonny Geuer. Tenemos en la NBA a Alex Abrines, otro hijo de ex jugador. Ambos padres pasaron por la cantera del Real Madrid, dándose la circunstancia de que Guillermo Hernangomez jugó tanto en la cantera del equipo blanco como en el Estudiantes, equipos en los que se formaron sus dos hijos. Aún en la ACB, Alberto Abalde presenta un enorme futuro, se da la circunstancia de que su padre jugaría en la ACB, y su hermana sería una jugadora estelar en Europa y con la selección. Por la ACB andan los hijos de Geert Hammink, Shane, jugador muy diferente a su tosco padre; no se parecen como sí lo hacen los Tim Kempton, padre e hijo, pívots de similares características y carreras, que han coincidido en Bilbao viendo a sus hijos. Javier Beirán es hijo del mítico tirador del Real Madrid. Phil Pressey, base del Barcelona, es hijo de un base que se labró una enorme carrera en la NBA de los 80 con unos Bucks por los que pasó Jack Sikma, padre de Luke, que ganó la ACB con el valencia el año pasado y ahora juega para Aíto en Alemania.

Jayson Granger pertenece a otro tipo de jugador al que genéticamente su padres le han beneficiado. Su padre fue un americano que hizo carrera en Uruguay hasta conseguir la nacionalidad. Su madre, ultrafondista. Jayson es uno de los bases con un motor más impresionantes de Europa. El número uno del draft y estrella de los Timberwolves, Andrew Wiggings, es hijo de Mithell Wiggings, un ex jugador de la NBA, pero su madre Marita Payne, ex atleta, también puso de su parte. La madre de JaVale McGee tuvo una carrera en la WNBA que ya querría su hijo. Se dice de Yao Ming que el gobierno chino “impulsó” el matrimonio de sus padres pensando en las características físicas que podrían llegar a tener sus hijos. Su padre, Yao Zhiyuan, mide 2.08 metros, y su madre, Fengdi Fang, 1.88 metros fue capitana de la selección de China. Yao se ha casado con un ex jugadora de la selección China.

El caso es que podemos extendernos sobre este tema todo lo que queramos, hemos dejado por el camino bastantes casos más o menos conocidos de jugadores con padres jugadores. Darjo Saric, Sergey Karassev, Danillo Gallinari, Andrea Meneghin, Andy Rautins, Gerald Henderson, Wesley Matthews… y los que se habrán perdido en nuestra memoria, así como a las hijas de jugadores, que también son numerosas; o el extremo caso de padres e hijos que coincidieron jugando . Si la tendencia continúa, podríamos ver en pocos años a nietos de ex estrellas NBA dominando el basket mundial, y esto en una era de globalización sin precedentes, sería algo a tener en cuenta, porque deja en nuestra mente la pregunta clave:

¿Existe el fenotipo basket?

 

P.D. Dejamos para el final, y a modo de post data, a unos de los casos más curiosos. Tanto Jerami Grant, alero de los Thunder, como Jerian Grant, base de los Bulls son hijos de Harvey Grant. Jugador con una carrera muy sólida en la NBA, que era hermano gemelo del mítico Horace Grant, que fue All-Star y varias veces campeón de la NBA con Bulls (3) y Lakers (1). Tienen un tercer hermano que se desempeña ahora mismo en la liga lituana. Rafael y Tomás Jofresa fueron los bases del Joventut durante años, triunfaron como jugadores, David Jofresa no pudo hacerlo aunque debutó en ACB, y este año hemos visto en la supercopa de la ACB tirar en el concurso de triples a Gerard, ambos hijos de Rafael… pero es que su abuelo, Josep María, ya fue internacional con la selección española.

Previa NBA 2017-18

La era de los súper equipos.

Así ha sido bautizada esta nueva etapa que vive la NBA a la sombra del enfrentamiento entre los equipazos que reúne LeBron (que nunca ha ganado sin varios All-Star en su mejor momento a su lado) y los Warriors de Curry….y Durant. La configuración de plantillas que aglutinan estrellas es la nueva tendencia en la Liga, es lo que hemos visto en Boston con la llegada a la vez de Hayward e Irving, o en los Thunder con la incorporación de George y Anthony. Además, Paul se une a Harden en los Rockets, un equipo que ya funcionaba muy bien. El resultado sin embargo es el Statu Quo, aquí, quien manda, son los Warriors.

Otra tendencia acusada de la liga, y que no es flor de un día, sino que viene precedida de muchas temporadas en la misma línea, es la polarización del talento hacia la conferencia Oeste. La liga ha cambiado las reglas de configuración de equipos para el All-Star, y lo hará en el futuro con los Play-Offs si la tendencia no se revierte. 

Más talento hacia el oeste, más talento hacia los mismos equipos.

Muchas temporadas de tanking han provocado que la propia liga haya decidido penalizar esta conducta reduciendo las probabilidades de obtener buenos puestos de draft dejándose llevar… no sabemos qué pensarán los que pujaron en traspasos por esas plazas… pero en el fondo, asumían este tipo de riesgo.

La otra consecuencia es la lenta configuración de equipos con mucho talento joven reunido junto. Hablamos sobre todos, de Philadelphia 76ers y Los Ángeles Lakers. Dos equipazos que no tienen rival en cuanto a potencial, ni en cuanto a inexperiencia; y que suponen el segundo foco de la temporada.

Entre los españoles, en general, estabilidad y no demasiado buenas noticias, ninguno de ellos parece estar a las puertas de su mejor temporada, y algunos como Paul o Abrines, tienen en sus propios sistemas de juego un enemigo. La temporada es larga, y nunca sabemos cómo ni dónde acabarán todos los jugadores, pero de momento, lo mejor en el horizonte podría ser una final NBA con Calderón como pieza importante de los Cavs.

 

Conferencia Este:

Tierra yerma para el talento, donde los Cavs de James han dominado de manera tan rotunda en los últimos años que tendemos a dar por supuesto que estarán en la final. Y es lo más previsible, pero esta vez tendrán que vérselas, con mucha seguridad, con unos Celtics que les han robado parte de su corazón en el traspaso de Kyrie Irving…Irving se ha ido porque se siente mejor jugador de lo que ya nos parecía, y ha entendido que su contribución al anillo de los Cavs ha sido ninguneada, eso asegura hambre, y a su alrededor tendrá un equipo notable, aunque demasiado joven. El resto están lejos, con los Wizards, quizá un peldaño por encima. Tan lejos que da la sensación de que quitando a los 5 primeros, y con reservas, ningún equipo más entraría en play off en la otra conferencia. Tan claro está el desequilibrio de poder, que la propia liga ha tenido que cambiar las normas del All-Star, y plantearse hacerlo con las de los cruces de play offs.

 

Cleveland Cavaliers. LeBron James ante una temporada en la que no se le va a exigir nada. La adición de Isiah Thomas, sobre el que recaen muchas dudas acerca de su salud, no parece haberle sentado bien a una franquicia que vive amarrada a la desesperante aproximación de la pérdida de su jugador franquicia. Nombre por hombre son una buena plantilla y sabrán a lo que juegan. Love, Wade, Korver, Tristan Th., Frye, J.R.Smith….son jugadores veteranos jugando al lado de James; y las adiciones, Jae Crowder, Jeff Green (¿atiende a algún tipo de táctica el fortalecimiento de la posición de alero? ¿liberar a James de defender a Durant en una hipotética final o desplazar a LeBron hacia otra posición en el campo?), Calderón, Isiah Thomas…son jugadores con rodaje en la liga. Su mayor hándicap serán las lesiones, Love, Thomas y Rose se han perdido partidos en las últimas temporadas, o bien arrastran problemas físicos, y nada hace presagiar nada mejor. Nos quedaremos sin ver el verdadero potencial de Zizic u Osman, dos jugadores de mucho talento y buenas condiciones físicas que difícilmente encajarán en el juego de los Cavs.

 

Boston Celtics Los Celtics son la savia nueva del Este, el nuevo superequipo en ciernes que se postula como relevo natural de los Cavs de James, lo que está por ver es su nivel de competitividad esta temporada. Los Celtics se han construido de tal modo que pueden rendir a alto nivel esta temporada a la vez que tienen asegurado el futuro de la franquicia a varios años vista. Las llegadas de Hayward, Irving, y el rookie Jayson Tatum, dan a su plantilla una dimensión totalmente nueva. Serán un equipo atípico, pero actualizado, con jugadores capaces de anotar de 3 en cada posición y buenos pasadores desde puntos alternativos de la pista (mejores condiciones de Hayward o Horford para el pase que de los propios bases). Deberán luchar contra ciertas carencias en el rebote, y están a una torcedura de tobillo de quedarse sin juego interior. Precisamente todos estos argumentos generan todas las dudas. Tienen posiciones sobrecargadas, con prácticamente 5 aleros y 5 bases, pero sin escoltas, y apenas dos pívots, de los cuales uno se ha ido adaptando a una posición mucho más parecida al 4 moderno. Con todo, la cantidad de talento es enorme, y, sobre todo, lo es más si tenemos en cuenta que todos son jugadores en plena progresión, es decir, esta temporada prácticamente todos los jugadores de los Celtics están a las puertas de la que puede ser temporada de su vida en caso de salir bien las cosas.

 

Washington Wizards. ¿Cómo de cerca están de los dos equipos anteriores?. Esta temporada será un largo camino con el objetivo claro de contestar a esa pregunta. Presumiblemente tendrán que eliminar a ambos en su camino hacia la final, y lo harán con el aliento de los rodados Raptors y los emergentes Bucks en el cogote. Al menos dos jugadores útiles por posición, pero con el claro aroma de que son el equipo de Beal y Wall. Podemos suponer que Wall ha llegado a su tope, al menos en cuanto a números, pero en el caso de Beal, esta temporada puede dar el salto hacia la élite de la liga; es un jugador fino que dejó destellos de crack en los pasados play offs, y que casa con Wall como anillo al dedo. La progresión de Otto Porter y Kelly Oubre (un prospecto que ha empezado despacio en la liga, pero que tiene un umbral muy alto, en la misma línea que Porter) puede terminar de dar forma a un juego exterior muy completo. La desaceleración de la carrera de Satoransky, que no es capaz de brillar en un equipo que ya tiene en sus filas a un base muy mal tirador, es uno de los aspectos que llevan a los Wizards a dejar al público un poco frio. Por dentro hay buenos mimbres, pero falta el talento que sí tienen por fuera, con todo la plantilla es redonda, y las victorias deberían caer, esta vez sí, con regularidad mecánica. Les falta un poco de casi todo, en la era de los superequipos, saben a poco.

 

Toronto Raptors. Un equipo que ya está terminado de hacer, pero al que no le ha bastando con lo que tienen. Hay varios jugadores en los Raptors que van a tener que dar un paso a delante si quieren hacer algo notable esta temporada. Podemos suponer que van a ganar una buena cantidad de encuentros a hombros de Lowry y DeRozan, dos jugadores en el mejor momento de sus carreras; pero la plantilla no se ha visto reforzada y esta vez Ibaka y Valanciunas tendrán que dar más de sí mismos. Han perdido algo de profundidad, sobre todo con la salida de Joseph, y la consecuencia es que Poeltl o Powell van a tener que llenar un vacío de puntos que Anunoby, VanVleet o Wiltjer, seguramente no sepan llenar. En la línea de los cavs, los Raptors son un equipo que va hacia atrás, pero que conserva una buena tendencia y aún tiene buenos mimbres… siempre y cuando Ibaka y Valanciunas ya estén en su techo, porque si ambos son capaces de saltar al siguiente nivel, Toronto sería temible.

 

Milwaukee Bucks. Hasta ahora han rendido siempre por debajo de su potencial, siempre lastrados por lesiones que en este momento no amenazarían a ningún más allá de la correcta progresiónd e Jabari Parker. Muchos esperamos de Antetokounmpo una temporada brutal, incluso con candidatura al MVP, y de la mano de esas esperanzas va el techo de estos Bucks. Brogdon, el soprendente ROY del año pasado, tendrá que demostrar sus buenas sensaciones, y debe dar un poco más en todos los aspectos del juego. Middleton, otro hombre de cristal, es la mayor novedad con respecto a una temporada pasada en la que apenas pudo jugar; la capacidad para jugar en equipo de Giannis, Dellavedova o Brogdon favorecen sus condiciones innatas para la anotación. Por dentro, el atípico Thon Maker podría ser titular, y no necesitará demasiado para mejorar sus números, pero sí sus sensaciones. El tiro de Snell, o Teletovic, el rebote y la intimidación de Henson… tienen herramientas en muchas posiciones. Hay quien postula ya a Greg Monroe como mejor sexto hombre del año.

 

Miami Heat. Su final te temporada pasada fue tan bueno, que de mantener ese nivel, podrían optar incluso a factor cancha favorable en los play offs. Y visto lo que Dragic ha hecho con el europeo… Pero con los pies en el suelo, Miami sigue siendo un equipo con limitaciones y sin opciones de presentar mucha batalla en play offs. Si Whiteside mantiene o eleva su nivel, y Dragic da en la NBA lo que ha dado en Eslovenia, tendrán una temporada tranquila, y llegarán a PO´s con toda la ilusión del que tiene la oportunidad y no la obligación. Tyler Johnson (aquí listado como base, posición de la que andan un poco cojos) o Dion Waiters prometen grandes temporadas, y la adición de Olynik puede ser un acierto, Adebayo está dando muy buen rendimiento en pretemporada, pero en el horizonte pesa mucho la posibilidad de que el equipo sea carne de traspasos… siempre hay jugadores con talento dispuestos a irse a los Heat.

 

Detroit Pistons. La continuidad siempre ha dado réditos en la NBA, y los Pistons son un equipo continuísta esta temporada. Tienen un quinteto con 5 jugadores al borde de su explosión, en pleno ascenso deportivo. Esperan mucho de un Avery Bradley, que ha dado un gran rendimiento en un equipo ganador como han sido los Celtics, y que sabe lo que es trabajar con plantillas en progresión. Drummond es una bestia físicamente, y si es capaz de progresar un poco en su juego, que ya sabemos que probablemente nunca sea más que una versión calcada del jóven Dwight Howard (y en ese techo, casi nada), y acercarse a los 15 puntos y a los 2 tapones, tendremos un juego completo. Los minutos que deja los ocupa el mastodóntico Marjanovic, que con una buena regulación de su tiempo en cancha es un jugador muy válido (si este chico aguantase 36 minutos en pista…). Desde el banco aportarán Ishmael Smith, Jon Leuer, que hizo una gran temporada 16-17 y lo que puedan dar Ellenson (decepcionante como novato) o Kennard (de momento muy gris).

 

Charlotte Bobcats. Varios jugadores propensos a lesionarse, desde el ya lesionado Batum, a Carter-Williams, un jugador que parecía que podía comerse la liga y que se ha quedado en agua de borrajas. Al final, la apuesta de Kemba walker les ha salido bien, pero el base parece haber tocado techo. Por dentro, son presos de sus propias virtudes, y la presencia en zona de Dwight Howard apenas servirá para quitar minutos a jugadores más interesante como Cu¡ody zeller (no termina de explotar) o Frank Kaminsy, verdadero depositario de las esperanzas de crecimiento del equipo. Pendientes de la progresión de Lamb, la salud de Kidd-Gilchrist y la llegada fulgurante de un Malik Monk, con gran pedigree y mucha responsabilidad en pretemporada, la plantilla, para el este, parece muy larga.

 

Philadelphia 76ers. Con toda la ilusión del mundo y un nudo en la garganta cada vez que uno de sus jóvenes proyectos caiga al suelo o se duela del más mínimo golpe. J.J.Redick ha sido una incorporación tremenda, y se une a Amir Johnson o Bayless como veteranos a cargo de un equipo jovencísimo, pero con muchísimo talento. Querremos verles muchas veces esta temporada, sobre todo por la previsible afirmación de Embiid como pívot del futuro, pero también por ver como evoluciona Saric, que se ha adaptado muy bien a la NBA, de ver lo que son capaces de dar desde ya Simmons o Fultz, dos candidatos a ROY en el mismo equipo, e incluso ver si los europeos Luwawu-Cabarrot o Korkmaz, son capaces de asentarse en la liga dentro de un equipo al que no se le pedirán victorias, pero que podría conseguir bastantes. Pese a todo lo que se espera de ellos, no hay que olvidar que apenas cuentan con experiencia… podría llevarles a encadenar derrotas en rachas largas.

 

Indiana Pacers. Han dejado salir por casi nada a un Paul George, al que no podían renovar, y del que sabían que por sí sólo no les iba a llevar a cotas altas en esta temporada. Liberados de su contrato, ha recibido a cambio a Oladipo, que vuelve al estado en el que se formó, y que será el líder exterior de un equipo que basa muchas esperanzas en el crecimiento de un Myles Turner que tiene un potencial tremendo. Presentan dos jugadores útiles pero de perfil bajo en cada posición, y tienen una dinámica de juego que hasta ahora les ha bastado para coquetear o entrar en un play off, que no lo olvidemos, en el Este está muy barato. Parece que Sabonis ha empezado muy bien la temporada, y esto puede marcar un poco el umbral del equipo. No se prevee de todas formas ninguna sorpresa en forma de gran temporada colectiva o destacado rendimiento individual. Van con lo justo para ser medianamente competitivos.

 

Orlando Magic. Plantilla de jugadores que no funcionan. La defensa de Vucevic, la cabeza de Hezonja, la regularidad de Payton… demasiadas incógnitas, demasiados puntos negros en el juego de unos Magic, que de funcionar al máximo de sus posibilidades, serían un equipo de play-off. Presentan hasta 8 jugadores en posiciones exteriores con capacidad para asumir la titularidad y muchos tiros en determinados momentos de la temporada o los encuentros. Tienen buenos defensores, jugadores veteranos, anotadores consistentes y tiradores, pero no tienen estrellas. Vucevic empezó el año pasado a sufrir un deterioro notable en sus números, y el equipo lo ha notado. Si Biyombo recupera su juego de aquella serie contra los Cavs, Speights da su rendimiento habitual desde el banco y en minutos limitados, Aaron Gordon continúa con su progresión y Jonathan Isaac es todo lo que parece… los números de Vucevic no mejorarán, pero llegarán muchas más victorias.

 

New York Knicks. Algo más agradables de ver que en otras temporadas, y liberados ya de un proceso de reconstrucción que no iba a ninguna parte. Hasta tres jugadores que podrían ser titulares pueden tener un buen futuro en la liga. Porzingis es casi una estrella, y este año se espera de él que de el salto definitivo en anotación a la vez que va complementando su juego. Ya es más descarado, tiene confianza y sabe asumir galones… ahora hace falta que gane presencia como stopper defensivo a la vez que asegura más rebotes y mejora sus condiciones como pasador. Todo entra dentro de su rango de posibilidades cercanas. A su lado deberán crecer rápido Willy Hernangómez, que presenta un techo altísimo, con una mejora impresionante en sus fundamentos al poste, en el pase e incluso en el tiro; y si la presencia de Kanter limita el crecimiento de Porzingis.. entonces Willy tendrá minutos. Y por último un Ntilikina que podría ser un nuevo Schröder, y que de serlo dará a los Knicks un salto de calidad notable. En el resto, esta temporada contarán con muchos puntos en las manos de Hardaway Jr., Courtney Lee, Michael Beasley y sobre todo un Enes Kanter que de nuevo contará con un número de tiros limitado, pero volverá a sacar numerazos.

 

Brooklyn Nets. Mínima exigencia para una plantilla extraña. Titularidad para Mozgov o Crabbe, y muchos minutos y balones para Lin, Russell, Kilpatrick, Hollis-Jefferson, Booker, LeVert… una pléyade de jugadores de segunda fila con calidad justa para quedarse a las puertas del siguiente paso. Si el año pasado Kilpatrick hizo la temporada de su vida, este año queremos ver lo mejor de un D´Angelo Russell que si cumple con lo que promete, podría ser un jugador franquicia. De su rendimiento (que debe rondar desde ya los 20 ppp y aproximarse a las 6 app), dependerá que queden algo mejor que en la cola de la liga. La libertad con la que jugarán, y una previsible explosión de talento de jugadores como Russell o LeVert, podría hacer que ganen algún partido más de lo esperado.

 

Chicago Bulls. La oscuridad al final del túnel. Se avecinan nuevos malos tiempos para una franquicia que apenas ha vivido en su historia dos momentos realmente buenos. Jugadores “franquicia” tan limitados a la hora de recordar como Elton Brand, o Jimmy Butler (falló en su intento de liderar un equipo) nunca terminaron de cuajar en equipos realmente ganadores. Queda muy atrás la época de Jordan, y los mejores años de Rose supieron a muy poco. La progresión que se adivina en jugadores como Valentine, Cameron Payne o Zipster, uno de los atractivos de un franquicia que sobre todo ofrece ala pívots bisoños en pre madurez. Markkanen, Mirotic (mismo corte de jugador con un techo altísimo en el caso del finés) y un Bobby Portis que con minutos es una máquina de sumar estadísticas. Su líder desde ya debería ser un La Vine que el año pasado mostró dotes de anotador compulsivo que lanzan su dimensión como escolta hacia otro nivel, veremos con más balones si es capaz de mantener el ritmo anotador… All-Star si consigue que Chicago rompa pronósticos y opte a play off.

 

Atlanta Hawks. Deslumbraron hace unos años, y desde entonces han iniciado un desmantelamiento con poco sentido. Primero apostaron por Schröder en lugar de Teague, a priori parece una apuesta acertada, pero el alemán ya suena como posible moneda de cambio. Han perdido progresivamente a todos sus All-Star de aquella temporada fulgurante, y a cambio no ha llegado nada. Se esperan buenas temporadas de Prince y Bazemore, y una temporada sensacional de Schröder, pero nada más. Su nómina de interiores está liderada por Ilyasova, y con eso lo decimos casi todo. Un vistazo a su plantilla da miedo. Candidatos serios a peor equipo de la liga, lo que más desesperanza crea es el poco aval que ofrecen sus jóvenes.

 

 

Conferencia Oeste:

Los Warriors mandan en esta era, y o hacen a su manera forzando al mundo del basket a evolucionar hacia su propio modelo. Equipos super ofensivos llenos de estrellas, jugadores pequeños en posiciones interiores y poco uso del poste bajo. Es la era de los super equipos, y el órdago ya se ha recogido en Oklahoma City, Houston (a medias) o Minesotta. Tanto talento junto en tan pocos equipos es algo que hacía tiempo que no se veía….y en el pasado concurrió por la menor cantidad de equipos de la liga. (Es más fácil una conjunción de estrellas en el mismo equipo cuando sólo hay 20 franquicias que con las 30 actuales….). Pese a que hay un dominador claro, y se habla incluso de nueva temporada con récord de victorias, la realidad es que los posibles cruces antes de la final, les conceden todo el mérito del mundo, son los favoritos, pero sus rivales son notables. Entre todos destacan unos Timberwolves para los que puede ser demasiado pronto, pero que han juntado una cantidad de talento sensacional, mientras esperamos a ver cómo funcionan dos proyectos más heterodoxos como Rockets y sobre todo Thunder…Westbrook se ha llevado a George y Carmelo para casa….a la vez que sus posibilidades de repetir MVP. ¿Tiempo para Leonard?.

Golden State Warriors. Son algo más que el equipo a batir, han cambiado la configuración de toda la liga y el estilo de juego. Están llamados a marcar una época, y hay voces reconocidas de la liga, que han dicho que pueden dominar la NBA por más de 6 años. Parece demasiado, y tras ganar su primer anillo demostraron que era un equipo que necesitaba de retos para motivarse, el exceso de relajación pudo haberlos privado de un threepeat histórico. Mantienen el equipo, con Durant más integrado aún, y con Curry, Green y Thompson que ya tienen la ventaja de saber lo que es perder un anillo tras haberle ganado… más que suficiente para aterrorizar a cada equipo de la NBA. Pero es que además han llegado algunas piezas interesantes, como Nick Young, un jugador que ha evolucionado en su tiro de tres, y que si está centrado es un arma ofensiva a tener muy en cuenta, o un Omri Casspi, que les permitirá minutos de asueto a Iguodala o Durant. Uno que casi cuenta como fichaje es Pat McCaw, que el año pasado dejó un sabor de boca excelente, este año se espera que Jordan Bell sea un caso parecido. Equipo prácticamente imposible de mejorar en un mercado NBA realista, claros favoritos a repetir.

 

Houston Rockets. Eran una máquina muy bien engrasada, y han cedido pequeños engranajes de esa maquinaria fina en busca de un motor de lujo, Chris Paul. Si el movimiento ha sido en falso, y se quedan sin Paul y sin posibilidades de anillo el año que viene, o por el contrario son competitivos desde ya, y consiguen atraer algún agente libre “gordo” el año que viene, habrá que verlo con el tiempo. Es un puzzle complicado el que conforman los estilos de juego de Harden y Paul en un mismo equipo, la cantidad de botes por posesión exigen casi dos balones o partidos de 100 minutos, pero se trata de dos jugadores muy inteligentes, y sobre todo en el caso de Paul, muy capaces de dar el paso a un lado necesario. Dos llegadas silenciosas, las de P.J.Tucker y Mbah a Moute, pueden ser claves en la plantilla, por su capacidad de trabajo sin necesidad de anotar. Si Anderson descansa y necesitan un cuatro abierto, Tucker, Mbah a Moute o Ariza pueden ocupar esa posición, y tanto Harden como paul pueden ejercer de play makers. Interesante será también comprobar la progresión de Capela. Buen trabajo renovando a Hilario. Tienen una cita con los Warriors.

 

San Antonio Spurs. Margen de confianza hay que darles, pero lo cierto es que hay algo que últimamente no ha funcionado en los Spurs. La tan esperada explosión de Patty Mills, o Kyle Anderson, no se ha producido, y el impacto de Aldridge o sobre todo un extrañamente mal aprovechado Pau Gasol, han dejado en nosotros un regusto amargo. Parecían un súper equipo más, pero si se descuidan, tanto Thunder como Timberwolves podrían dejarles fuera de la lucha demasiado pronto. Kawhi Leonard es el máximo favorito a MVP, toda vez que se les supone un gran número de victorias, y a él muy poca ayuda. Hay quien aventura que tratarán de traspasar a Aldridge, lo que terminaría de hundir sus posibilidades… en función de lo que saquen a cambio. Pese a todo, no han perdido armas, y han añadido a un Rudy Gay que busca su oportunidad entre la élite, con condiciones de sobra para ser una pieza clave en el equipo.

 

Oklahoma City Thunder. Han dado los dos campanazos del mercado de agentes libres. Primero se llevan a Paul George deshaciéndose de los jugadores que les sobraban, y después se quedan con Carmelo Anthony. Quizá el precio sea quedarse sin los tres jugadores el año que viene, pero mientras, los seguidores de los Thunder pueden soñar con hacer algo importante. Tendrán que jugar con Carmelo de cuatro, pero hoy en día esta sería la configuración natural durante la mayor parte del encuentro. Por ahí han llegado algunos jugadores interesantes, como Patterson o Felton, dos reservas de garantías, o el rookie Terrance Ferguson. Quizá sean un equipo demasiado under sized, pero desde luego, opciones en ataque nos les van a faltar. Sabemos que Westbrook solo es capaz de meter al equipo en play offs, en caso de encajar bien con sus tres compañeros, las finales de conferencia deberían ser objetivo obligatorio….y de ahí, en función del grado de compenetración que tengan… su techo es realmente incierto. Miren a la plantilla: no les faltan tiradores, defensores, reboteadores….pues eso.

 

Minnesota Timberwolves. Han cometido un error trágico en la búsqueda de la plantilla perfecta, nunca fue Rubio tan necesario, nunca encajó tan mal Teague en el proyecto ( y le han dado 19 millones además de tres años), nos quedaremos con la duda. Son el núevo gérmen de súper equipo que está llamado a ser candidato al anillo. Tienen un gran futuro…. pero no están preparados. Han perdido a dos de sus mejores jugadores, Rubio (por nada) y LaVine (por poco), pero han añadido a jugadores de gran calibre, Teague no es el base ideal para el equipo, pero es un buen jugador, y Jimmy Butler les coloca en una dimensión superior desde el minuto uno. Por ahí ha llegado un Taj Gibson que ha revivido sus mejores momentos en pretemporada. Quedarse con mohammad por muy poco dinero, y adquirir a un veterano como Aaron Brooks son dos movimientos muy buenos, pero la adición para el banquillo de un seguro de vida como Jamaal Crawford ha supuesto la guinda a una plantilla soberbia…. para la que ahora es demasiado pronto.

 

Denver Nuggets. Un equipo que está dando el siguiente paso. Muy buenos movimientos en el mercado que les han permitido adquirir jugadores clave, como Paul Millsap, su nueva estrella y un jugador en plena madurez. Y que también les han valido para hacer sitio a otros como Jokic, el que es ahora mismo el pívot más prometedor del mundo, y que puede ser jugador franquicia desde ya mismo. Mason Plumlee es un center muy válido en defensa y rebote, y con buena capacidad de pase y sacrificio; Trey Lyles tiene margen de crecimiento y Faried es una máquina reboteadora con excelente ética de trabajo. Sobrados por dentro, y también en la posición de alero, donde pese a perder a Gallinari, tienen a Wilson Chandler y Hernangómez, dos swingman con rachas excelentes en ataque, compitiendo con un Will Burton que rinde muy por encima de su repercusión en la liga….como Gary Harris, un jugador de pedigree e impacto lento, que está progresando a pasos acelerados desde la temporada pasada. Jamal Murray es su mejor aval en un puesto de base en el que tienen a Jameer Nelson para complementar la inexperiencia y precipitación con la que juegan el propio Murray y un Mudiay que aún tienen que encontrar su juego al completo. Son también carne de traspaso, toda vez que reúnen en su plantilla a muchos jugadores interesantes, y tienen el éxito negado por la dureza de su división.

 

Portland Trail Blazers. Lillard y McCollum forman uno de los back courts más dinámicos de la NBA, cuando encadenan tiros consecutivos, son capaces de ganar a cualquier equipo en la liga, y han demostrado que son compatibles en cancha. Ha sabido Portland rodear a ambos de jugadores que complementan sus características, buenos reboteadores que trabajan mucho en defensa y son capaces de mantenerse en movimiento en ataque esperando su oportunidad. Nurkic ha encontrado su hueco una vez dejada la competencia con Jokic en los Nuggets, y su rendimiento el año pasado fue muy bueno. Aminu, Turner o harkless son aleros intercambiables con muy buenas condiciones para la defensa y el juego colectivo. Y además, de momento, Zach Collins ha dejado unas sensaciones muy buenas en la pretemporada, y puede comerse los minutos de Leonard (que aportará muy buen tiro exterior y centímetros), Davis (rebote y poco más) o un Vonleh que no termina de explotar. Swanigan, uno de los posibles robos de draft, ya aporta, aunque aún no ha encontrado su toque en ataque…. para quien escribe, un potencial caso Draymond Green, crecimiento lento y umbral muy alto.

 

New Orleans Pelicans. Se concentra en NOLA la mayor cantidad de talento interior en muchos años de NBA. Probablemente desde Robinson y Duncan no hubiese en la liga una pareja interior como ésta, y parece que, por potencial, podrían rendir como aquella. Sin embargo, los Pelicans son un equipo que se ha empezado a construir por el tejado. Han traído un par de piezas interesantes, el dudosos Rondo, que puede ser un problema en el vestuario y parece que arrastra lesiones, pero que puede darle al equipo el ajuste defensivo definitivo en compañía de un Tony Allen que no llega sino para terminar de completar una plantilla hecha para que el equipo contrario no anote. En otra línea, han tratado de ganar anotación y tiro exterior con Jordan Crawford, que retorna a la NBA tras darse un atracón en China, y un Ian Clarck, del que se espera que anote de fuera, y mucho. Por ahí queda por nombrar a un J´Rue Holiday al que sería injusto defenestrar por la lesiones recientes, el eficiente y sobrio E´Twan Moore o los rocosos Ajinca y Asik. Una plantilla polar, pero utilizable. Terminado de definir el estado de los Pelicans, todo a punta a que o Cousins (sobre todo) o Davis, saldrán del equipo, dejando las aspiraciones de los Pelicans de lado.

 

Los Ángeles Clippers. Lugar y momento perfecto para el aterrizaje en la NBA de Milos Teodosic… pero la poca paciencia de la NBA con los bases europeos, y el ambiente general de la franquicia con respecto a sus estrellas (se ha sondeado mercado para Griffin o Jordan), amargan el debut. Han llegado unos cuantos jugadores interesantes al equipo, Harrell, Beverley, o Dekker hicieron buenas temporadas en los Rockets como complementos; y destacan sobre todo las incorporaciones de Louis Williams (lleva dos años soberbios) y Gallinari, aseguran puntos a raudales. De momento, todo está en veremos, ninguna de las piezas que hemos nombrado ha brillado demasiado, dando la impresión de que el acoplamiento será lento; pero el aval desde el banco de un ganador como Doc Rivers debería colocarles en disposición de luchar por el play off. ¿Explotará por fin Blake Griffin? En pretemporada le hemos visto muy acertado en el tiro de tres, y lleva años siendo un pasador muy productivo…. pero es en defensa donde podría dar el salto que le convierta en estrella más allá de los high lights.

 

Utah Jazz. El equipo ideal para Ricky Rubio, hasta que llegó Ricky Rubio. El base del El masnou dirigirá una plantilla llena de jugadores de nivel medio y con vocación colectiva. Buen ambiente para el juego de Rubio, aunque viendo el lugar del que ha salido, no podemos sino pensar en que la oportunidad de su carrera acaba de pasar de largo. Muchas esperanzas puestas en Donovan Mitchell, un novato que está dejando grandes sensaciones. Dos de sus mejores hombres, Favors y Burks, han salido mal de lesiones en momento claves de sus carreras, si esta temporada recuperan su nivel de antaño (y de momento luces en Burks, sombras en Favors), las victorias les acercarán a puestos de play off, si no, se encomendarán a las condiciones de una de las mejores plantillas defensivas de la liga. Sefolosha, Udoh, … tienen buenos defensores, pero sobre todo, sus dos estrella, el propio Rubio y el francés Gobert, tienen en la defensa su mayor talento. Ingles, Joe Johnson y Hood deberán poner los puntos ( y los tiros de tres) que al resto del equipo les puede costar más conseguir. Una pena la lesión (de nuevo) de Dante Exum.

 

Los Ángeles Lakers. Vuelve la ilusión a los Lakers, aunque tampoco será ne forma de muchas victorias. Todas las miradas en Lonzo Ball, del que se espera que triunfe nada más llegar, lidere la reconstrucción del equipo, gane el ROY, devuelva la franquicia a la senda ganadora y atraiga con su estilo de juego a las estrellas que deben venir en el futuro. ¿Demasiado?. Para conseguirlo tendrá al lado una combinación de talento joven: Brandon Ingram de hacer una temporada notable, se aprecia que es un jugador de crecimiento lento, pero 10 puntos por partido han sido un poco decepcionantes; Julius Randle por su parte es un jugador con muy buenas condiciones para la liga y el equipo, pero que deja el aroma de no estar dando todo lo que puede, y ser algo irregular; Kyle Kuzma, no ha empezado la temporada y ya hablamos de robo del draft, de momento rinde a nivel de veterano; Ivica Zubac, pívot rocoso que deja habitualmente unas cuantas jugadas buenas por encuentro, al lado de Bogut debe aprender, sobre todo en el pase…. y algún jugador interesante como un Larry Nance Jr. que no termina de explotar, el underrated Thomas Bryant, que lo tendrá complicado para encontrar minutos; y por otro lado veteranos con batallas que harán de mentores; Luol Deng, al que no se le exigirá lo que cobra en números, Bogut que ha llegado casi como entrenador, o un Brewer que cuando juega, lo hace bien, y que da un poco de defensa junto con los otros dos veteranos a un equipo que fue ridículo en este aspecto. Quedan tres jugadores que son interesantes esta temporada y pueden tener su futuro lejos de California, López, previsible líder anotador del equipo, Caldwell-Pope y Clarkson, dos escoltas buenos anotando y con más de 500 partidos en liga pese a su juventud. Piensan en otras cosas, y por eso este no será su año.

 

Memphis Grizzlies. Marc Gasol se ha despertado encerrado en su propio ataud. Tanto su contrati como el de Mike Conley representan lo que es esta plantilla. Un balance inexistente entre jugadores que rinden muchísimo a las victorias colectivas como son sus dos estrellas, mejores aún de lo que sus números (que son buenos) dicen; y una colección de almas en pena difíciles de digerir por cualquier sistema. Tienen a JaMychal Green, un cuatro que está haciendo carrera al lado de Marc, rebote, tiro necesitado de demasiada fortuna y actitud. Han traído vía draft a un Ivan Rabb que tampoco ha rendido como se esperaba de él, y en el mercado han pescado a McLemore o Tyreke Evans; si del primero se epsera que de un salto de calidad, el que debería haber dado ya, del segundo nos conformamos ya con que esté sano la mayor parte de la temporada. Todo talento, mala suerte con las lesiones. Quítale el balón a sus dos estrellas y este puede ser el equipo que peor tira de fuera en la historia de la NBA.

 

Dallas Maverics. La razón de colocar a los Mavs tan “arriba” se debe únicamente al carácter competitivo de su plantilla, con varios ex campeones NBA y un dueño al que no le gusta el tanking. Pendientes del impacto de Dennis Smith Jr. un base con cuerpo 100% NBA, que ha sido escogido para liderar un proyecto complicado en el que se espera una versión superior de Harrison Barnes. El ex de los Warriors es un jugador con mucha clase en ataque, pero probablemente no la estrella que llegó a parecer en sus temporadas a la sombra de muchos en los Warriors. Nowitzki, Matthews, Barea… tienen veteranos anotadores que saben jugar y ganar en la NBA, y aún presentan en plantilla alguna esperanza más como Nerlens Noel, uno de los prospectos de cristal del receptáculo sixer; Dwight Powell, un cuatro interesante por físico y capacidad de tiro; o el hermano pequeño de Steph Curry, que el año pasado comenzó a labrarse su propia carrera, una que le llevó a la ACB no hace tanto. No es el único ex ACB de los Mavs, esta temporada cuentan con un Max Kleber que dejó por aquí grandes impresiones, pero que puede ser poco atlético para la NBA.

 

Phoenix Suns. Al menos un jugador interesante por posición, pero nulas posibilidades de éxito en el salvaje Oeste. Las miradas estarán puestas en Devin Booker, mientras a su sombra, nombres como Marques Chriss, Dragan Bender (alguna pincelada de su talento por fin….), Josh Jackson (gran pretemporada), Alex Len (otro que vaya pretemporada ha hecho), Tyler Ulis…. tratan de crecer desde una situación cómoda. T.J.Warren es un jugador hecho que podría, en caso de despejarse la rotación por alguna lesión, dar un salto de calidad que le coloque en los 18 millones por temporada. En el puesto de base, dos jugadores en tela de juicia acompañarán al oportunista Ulis. Bledsoe suena en muchos rumores de traspaso, mientras Brandon Knight lucha consigo mismo y con su propio físico por tener la carrera que prometía en la NBA. La razón de que uno de los dos se quede, será el traspaso del otro.

 

Sacramento Kings. Un equipo que ofrece ninguna garantía, pero sí unos cuantos avales sueltos. George Hill ha demostrado ser un jugador absolutamente válido para la liga, viene de hacer su mejor temporada profesional y compartirá puesto con uno de los bases más prometedores, De´Aaron Fox. Tienen hasta tres jugadores con pasado en los Grizzlies, lo cual ha sido siempre un aval de victorias, Randolph es un veterano que ya ha visto pasar sus mejores temporadas, pero que tiene clase para regalar; Vince Carter está en la misma línea, aunque con algunos años más, y Kosta Koufos es un pívot perfectamente asentado. En cuanto a juego interior, van sobrados de kilos, centímetros, músculo y más centímetros. Papagiannis y Cauley-Stein son dos grandes jugadores defensivos, sobre todo en el caso del segundo, y aún pueden presentar al renacido Labissiere (fracaso universitario que está reencontrando su camino en la NBA) y un Harry Giles que iba para Top5 del draft….y se quedó en nada. Por fuera, acompañando a su buena pareja de bases, Malachi Richardson (tiene recorrido en la liga si encuentra su sitio) lo tendrá difícil ante la competencia de un Buddy Hield al que veremos con más responsabilidad (y que tiene talento y recursos para ser el referente anotador del equipo), y que compartirá tiros con Justin Jackson y un Bogdan Bogdanovic que es lo mejor que podía darle Europa a la NBA en este momento. Ni una estrella…pero plantilla profunda.

 

España se cuelga el Bronce en un bonito partido ante Rusia. Navarro se va de la selección con 10 medallas

En un campeonato en el que ganar el oro era una obligación, han fallado en un mal momento, aunque quizá, en el mejor (duele más perder la final que ganar el bronce, aunque luego se olvide). Pau con 21 y Marc con 18,2 han liderado la clasificación del efficiency en la selección, hemos promediado 111 una auténtica barbaridad. Estos números reflejan lo que ha sido en líneas generales el Eurobasket, una competición dominada por España… pero en la que nos tendremos que conformar con el bronce y el mejor récord (8-1). Motivos para estar felices, motivos para haber querido más.

Se retira Navarro, una leyenda que va a dejar tanto vacío como legado; y presumiblemente en los próximos años le seguirán otros; quizá no veamos a Pau como un jugador secundario, y Marc ya es un veterano de 32 años, Sergio tiene 31 y hasta San Emeterio (33) está en la recta final de su carrera (con la boca pequeña, últimamente los españoles alargamos mucho nuestro retiro). Aroma de cambio generacional, uno que duele menos con medallas de por medio, y que da poco vértigo con jugadores que ya están rindiendo como Juancho, Willy, Sastre… más los que llegarán, cuando vuelvan Mirotic o Ibaka, un Vives más protagonista, Abrines sin lesiones, y cuajen talentos, que los hay de sobra.

 

 

España 93-85 Rusia

España entró en el partido como un elefante en una cacharrería. A los pocos minutos ya mandaba por 11 a 3 y prolongó la sensación durante el primer cuarto, de que Rusia sólo se agarraba al partido a base de acciones individuales y fortuna. Shved era perseguido por todo el campo con éxito y quedaba relegado a mero triplista, labor para la que tiene más intención que talento. El marcador final era de 21 a 13 y no reflejaba la diferencia real entre ambos equipos. Marc Gasol, con 10 puntos, estaba dominando por dentro, su juego con Gasol era más productivo que hándicap, y el resto ponían ese poco (como los 5 puntitos de San Emeterio) que siempre hace falta para ser superior.

Lejos de relajarse, los Españoles harían del primer cuarto un referente moral, y volverían en el segundo a dominar a Rusia con más de lo mismo. La defensa como argumento fundamental, y la presencia interior de los Gasol como medio.

El marcador al descanso reflejaría un contundente 45 a 28.

Pero si algo ha sido Rusia en este campeonato, ha sido difícil de evitar. Es un equipo que se agarra al partido con todo lo que tiene….y piensen, hoy en día, que equipo no tiene ese carácter, porque desde hace años exhibo ante mis conocidos el proverbial don de adivinar remontadas cada vez que hay una diferencia dura demasiado pronto. Siempre ocurre.

Y la primera parte, con 20 minutos por jugarse….es demasiado pronto para vender la piel del oso ruso.

Los relevos por dentro no funcionaron, Oriola, un nuevo chico favorito de nuestro coach, hizo más con la voluntad que con la cabeza, y se mostró tan activo e incisivo, como desacertado. En ese revuelo produjo, y afeó. ¿Porqué fue importante? Porque Marc se había torcido el tobillo en la primera parte y Willy hoy no contaba.

Pese a que volvió en la segunda, el mal partido hoy de los Oriola, Willy (¿malo? más bien, corto….3 minutos), Sastre (necesitamos descaro en el tiro para el jugador que ocupe su rol, está muy cerca de aportar lo que Rudy, un jugador que siempre fue mucho mejor de lo que nos dió….y nos dió muchísimo) o Juancho (claramente de más a menos en el campeonato, otro con buena actitud, pero muy por hacer)… nos produjo un desequilibrio claro ante una segunda unidad rusa, que puso lo que Bazarevich interpretó como necesario, con el extra de mantener en el banco a un Shved al que nos habíamos acostumbrado a defender desde una gran preparación de partido (y es que repetiré siempre hasta la saciedad, los entrenadores de súper élite saben tomar decisiones durante los encuentros, Scariolo no es de esos, su el plan A falla…).

Por ahí llegarían unos cuantos triples de los rusos, un equipo que mete mejor que lanza, y que hoy nos haría 14 de 31, bravo. Y en mitad un par de antideportivas que nos dejaron sin Ricky; y recordemos que nuestra mejor versión se ha dado con Sergio y Ricky juntos; excelente trabajo y predisposición de dos jugadores que hace 5 años eran absolutamente incompatibles sobre la cancha. Rubio se fue airado al banco con 4 puntos y 7 asistencias… ahora sus malos partidos son como los buenos de antes.

Kulagin (10 puntos y 7 asistencias) o Khvostov (8 puntos y 9 asistencias) asumieron en el juego ruso, la trascendencia que suele ofrecer Shved, y lo hicieron con éxito. Estos dos chicos fueron muy importantes en basket de base (sobre todo Kulagin) y si nos suenan menos que otros jugadores del campeonato es porque juegan en la lejana liga rusa… pero están en grandes plantillas cobrando buenos sueldos, no lo duden. Por ahí anda siempre Mozgov, un pívot que se defiende a sí mismo, o resulta imparable. Les pongo en perspectiva, este chico hace dos años firmó en una final de la NBA 14 puntos 7,5 rebotes y 1,5 tapones, con techo de 28 puntos y 10 rebotes en el cuarto, a los Warriors de Bogut o Green. Palabras mayores.

Pero las dos estrellas de este equipo han de ser Shved, que se quedó en 18 puntos y 25 minutos con 1 sólo lanzamiento de dos puntos. ¿Recuerdan cómo penetró a canasta ante cada rival de este campeonato? Pues a nosotros nos ha lanzado ¡una vez de 2 en 25 minutos! Ese es nuestro techo defensivo, no lo que vimos ante Eslovenia. Y la otra un Vorontshevich que hoy no jugó mal, pero hizo 10 puntos y 5 rebotes (cierto, muy efectivo en la segunda mitad) ante dos jugadores a los que no puede parar.

Ninguno de los dos pudo ser él mismo. Por ahí ganó España, y por los triples, el marcador fue igualado, y el partido bonito.

Y entre los nuestros, partidazo de Sergio (¡qué falta nos hizo su inspiración en las semis!), con 16 puntos, 9 asistencias, y 3 robos. Con Ricky a su lado duele menos que pase los bloqueos por detrás, manía que comparte con su tocayo Llull y que a veces nos hace daño, pero en este campeonato nos permitió ver al mejor Sergio, el liberado. Y partidazo de los dos Gasol, a los que pondré a sus ojos un poco más adelante.

Al final, algún apuro, Pau y un San Emeterio que eligió el principio y el final del partido para poner a los Rusos lejos del bronce.

El dato: Juan Carlos Navarro se retira de la selección siendo más protagonista de lo que todos intuimos que era en el plan inicial (ese en el que entran en la convocatoria Abrines y Llull, dos que juego donde él lo hace) y con una medalla que le hace sumar 10. Es una leyenda viva, al que desde España no se está sabiendo respetar como suele suceder con cada deportista de éxito, quizá la medida en que se le critica, y la coletilla (fue muy bueno, pero ….) que acompaña la bilis sean el perfecto síntoma de lo grandísimo jugador que es. Han hecho falta 33 puntos 8 rebotes y 17 asistencias suyas para ganar este bronce. Tres oros, 4 platas y 3 bronces jugando en 5 olimpiadas.

La clave: Ya lo hemos dicho, los Gasol mandaron (+11 en rebotes) y Rusia tuvo que tirar de plan B. Lo hicieron muy bien los rusos (28 asistencias y 14 triples), pero jugar a lo que nosotros hemos querido nos ha dado el encuentro. Sobrecarga de la zona para terminar con un 62% en tiros de dos, dejando el triple para recurso de última hora (3 de 13) a la vista de que estábamos desafinados últimamente.

MVP. Pau Gasol: En 32 minutos, 26 puntos 10 rebotes 3 asistencias y 3 tapones. Marc Gasol: En 25 minutos 26 puntos, 4 rebotes y 12 de 12 en tiros libres. Han sido los mejores de la selección, ninguna sorpresa, y hemos necesita su mejor partido combinado para ganar medalla.

Rusia derrota a una Grecia desfondada, y ya está en semifinales.

 

Ya se conoce al tercer semifinalista del eurobasket, y será una Rusia que se deshizo de Grecia por agotamiento. El seleccionador griego planteó el encuentro como un duelo épico entre sus cinco mejores jugadores y el equipo contrario, pero el planteamiento de Rusia de usar apenas dos hombres más acabó siendo clave. Sólo un poco más de rotación sentenció a favor de Rusia.

Mucho mejores en defensa que en ataque, ambos equipos nos ofrecieron un duelo más en la línea del de España, que del de Eslovenia. Veremos que estilo se impone en este campeonato, pero con el paso de los partidos, parece que las cosas van a decirse “bajando el culo”.

 

 

Grecia 69-74 Rusia.

 

Primer cuarto de ida y vuelta, con Rusia tomando las primeras ventajas pero Grecia mandando al final de los diez minutos. Calathes como argumento fundamental, mientras que en Rusia, Shved, absolutamente básico, no entraba en juego. Se pasó de un 9 a 13 para Rusia al 24 a 17 final, parcial rotundo de 15 a 4. Grecia ya había mostrado síntomas de estar engrasada en los octavos, pero su nivel de juego había alcanzado en estos diez minutos cotas dignas de medalla. El segundo cuarto cambió un poco la cara del partido, Grecia era incapaz de romper el encuentro en sucesivas ocasiones, y aunque Rusia no mejoraba (de hecho anotó aún menos) en defensa conseguía maniatar a los Griegos. A 7 minutos del final de la primera parte, Calathes llevaba 10 puntos y 6 asistencias…exactamente los mismos números con que acabó los 20 primeros minutos. Su equipo acumularía más de 5 minutos sin anotar un tiro de campo; entrabamos en el terreno de la intendencia. La presencia interior de Mozgov era el pobre bagaje ofensivo de una Rusia que luchaba desesperada por sobrevivir…y que se fue con buen botín al vestuario. El 37 a 31 para Grecia se nos antojaba corto. Alexey Shved llevaba 1 de 7 en tiros de campo y en los mejores minutos de Rusia, estaba en el banquillo. Objetivo, para Grecia recuperar en ataque su backcourt (con Calathes frenado, Sloukas apenas aporta 5 puntos); y en el caso de Rusia, sacar algo de rendimiento a Shved, manteniendo el protagonismo de Mozgov, y mejorando su horrible 2 de 13 en triples.

Los aleros griegos Printezis y Papannikolau, eran dos factores clave, el primero haciendo muchísimo daño con 12 puntos y dominando a un jugador tan complicado de enfrentar como Vorontsevich, y el segundo con una serie de intervenciones en defensa providenciales.

La segunda parte de arranque supuso el último arreón griego para romper el encuentro. Un triple fallado por Sloukas les habría colocado 14 arriba. Pero los condicionales en las crónicas deportivas siempre dan paso al cambio de signo. Shved entraba poco a poco en juego, un triple, más tarde otro, encontraba a Vorontsevich para otro más….y Rusia había remontado. Quedaba muy patente que la segunda unidad Griega era un fiasco….y por ahí empezó a morir el equipo heleno. Porque Bouroussis, Sloukas y Calathes tenían que sumar minutos por encima de sus posibilidades, y un fresco (reservado por su segunda falta, y con unas piernas sensacionales) Shved se hacía grande entre jadeos.

53 a 51 al final del tercer cuarto, Grecia sobrevive, e incluso coquetea con volver a coger alguna ventaja seria….pero Rusia hace tiempo que le tiene tomada la medida. Shved ya no parará de buscar la canasta hasta ver a su equipo 7 arriba. Momento en el que el genial e imprevisible escolta se vuelve loco y comienza a tomar una mala decisión en ataque tras otra. Mozgov, Vorontsevich y la defensa, se encargarán de frenar esa vía de agua y asegurar los rebotes. Grecia exhausta, ya no puede con el alma. La heroica final de Calathes sólo vale para engrandecer su encuentro (25 puntos, 5 rebotes, 7 asistencias y 3 robos). A su lado sólo brillaron Papanikolaou, que anotó sólo 6 puntos pero se fue a 15 de valoración con su trabajo de mantenimiento, y el irregular Printezis, que terminó con 19 puntos y 5 rebotes, pero llevaba 18 mediado el tercer cuarto.

El dato: Entre el quinto y el sexto anotadores de la selección griega en el eurobasket, jugaron 11 minutos (promediaban 27 entre ambos)… falta total de confianza en el banquillo.

La clave: Calathes 36 minutos, Bouroussis 32:33, Sloukas 35:49, Printezis 33:51, y hasta los 37:24 de Papanikolaou. Los griegos murieron con 5 jugadores agotados sobre en parquet. La sobre explotación de sus 5 jugadores clave, terminó reflejándose en la falta de frescura de piernas para ir a por los rebotes (sólo 5 rebotes de ataque) y fallos en tiros claros (10 de 20 en libres). Rusia utilizó dos jugadores más en la rotación, y terminó siendo la clave.

MVP. Andrei Vorontsevich. Shved se fue a 25 (pero su 2 de 11 en triples y sus 7 pérdidas le desmerecen como MVP) y significó la remontada, pero el trabajo silencioso de Vorontsevich se tradujo en 8 puntos, 12 rebotes, 3 asistencias y 3 robos, para 20 de valoración. Sus triples fueron los que remataron la remontada, al más puro estilo de su ex compañero Khryapa. Muy bien también Mozgov, que sin estar especialmente brillante, hizo daño con 15 puntos y 10 rebotes, liderando con 25 de valoración a su equipo.

Hungría hace sufrir a Serbia, pero los de Djordjevic ya están en cuartos

El guión preveía una paliza de Serbia, y al poco de empezar todo indicaba que así sería. Pero Hungría destapo un tarro de unas esencias que apenas habíamos catado. Nombres tan poco sonados (lo serán más a partir de ahora, si hay justicia en este deporte) como Perl (del Universo Treviso) o Ferencz (Egis Kormend) nos dieron lo mejor de un encuentro que Djordjevic vio como un duelo entre gigantes y hombres. Hay que darle la razón al técnico Serbio, pero ante Italia, con Datome y Melli lanzando de fuera con éxito, deberán dar más de sí. 

Sobrecarga de minutos en los exteriores Serbios (realmente Jovic y Bogdanovic son todo el juego exterior de un equipo que saca muy poco de Lucic o Milosavljevic), que ahora rentabilizarán su lunes y martes de descanso.

 

 

Serbia 86-78 Hungría

La salida de encuentro de Serbia parecía que nos iba a dejar sin partido a las primeras de cambio, 16 a 3 de parcial y todo ¿solucionado?. Pues no, Hungría nos tenía preparada una sorpresa en forma de partidazo. Sin su estrella (Adam Hanga) en buena forma, claramente lastrado en lo físico (y aún así aportando), el equipo magiar se tuvo que apoyar en el bloque, y nombres de tan poco calado internacional como Zoltan Perl (¿qué hace este chico en la segunda italiana?), que hizo el partido de su vida con 22 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias y hasta 2 taponazos, saltaron a la palestra. No es que Serbia jugase fatal, pero si este es el máximo nivel de concentración que puede ofrecer la selección de Shasha Djordjevic, tendrán poco recorrido. A base de puro talento y una cantidad ingente de balones a la zona (zona, nombre de una infracción que esta tarde los árbitros dejaron en el vestuario) los Serbios hicieron la goma, coquetearon con la rotura del encuentro…y se dejaron balones claves para la remontada Húngara. Serbia atacaba los tableros y dominaba el rebote (+14) con superioridad total; pero Hungría encontró la manera de hacer daño, penetración y balón hacia afuera, donde los “tonelados” pívots Serbios nunca eran capaces de llegar. Los ramalazos de genio de Macvan, Bogdanovic, Jovic o Lucic eran el punto extra que daría la victoria, pero el partido se movió en esa dicotomía entre el valor de los kilos en el avance hacia el aro, y la penalización a la hora de moverse en defensa. Y a todo esto, los triples de Hungría entraron, y la remontada estuvo ahí, a un suspiro. Como en la salida del último cuarto, donde Hungría defendió bien y encadenó tres triples consecutivos (12 de 28 total)… Pero cada vez, aparecía una réplica salvadora en Serbia. Y como en un combate de pesos pesados, en que los rivales se atizan sin levantar la guardia, transcurrió el encuentro hasta el desenlace previsible…que no de la manera prevista. Por medio muchas grandes acciones, y la sensación de que esta Hungría nos ha dejado lo mejor para un final en el que Hanga (1 punto y 0 de 7 en tiros) les habría venido genial. Macvan (14 puntos), Bogdanovic (17 con un sólo fallo, y 6 asistencias), Jovic (11 y 7 asistencias), Lucic (11 y 5 rebotes), Marjanovic (14 y 6) y sobre todo Kuzmic, el MVP por valoración, fueron las espadas de una Serbia que puso todo su arsenal en juego. Hungría perdió apenas 6 balones en todo el encuentro.

El dato: Bogdanovic y Jovic 32 minutos en cancha, la apuesta de Djordjevic por sobrecargar su juego interior, incluso en efectivos, se ha traducido en muchos minutos (¿demasiados?) para sus exteriores, incluso a estas alturas.

La clave: 37 a 23 en rebotes y un 68% en tiros de 2. La táctica de llenar de balones las manos de Kuzmic y Marjanovic dió frutos a Serbia. No podemos juzgar si fue la mejor diea, porque en principio se esperaba una victoria más clara, pero igualmente tiene el premio de los cuartos de final ante Italia.

MVP. Ognjen Kuzmic. En 20 minutos le dió tiempo a sumar 17 puntos y 10 rebotes para 26 de valoración. Cuando descansó, Marjanovic dió la réplica con el mismo argumento. Éxito por aplastamiento.

 

A %d blogueros les gusta esto: