Últimas noticias
Inicio » Temas Publicaciones: cristiano ronaldo

Temas Publicaciones: cristiano ronaldo

Cristiano una vez más. (Éibar 1-2 Real Madrid)

El Real Madrid consiguió una trabajada victoria en Ipurua ante un buen Éibar. Cristiano Ronaldo, con un doblete, doblegó a los de Mendilibar en el encuentro correspondiente a la vigésimo octava jornada de La Liga Santander.

Zinedine Zidane eligió el once con el que en Cardiff consiguió la duodécima para enfrentarse al Éibar en Ipurua, con la excepción de Karim Benzema, que dejó su sitio en favor del galés, Gareth Bale.

El Éibar comenzaba el partido más entonado, con una gran presión arriba, en el campo del conjunto blanco, que dificultaba la salida de balón de los de Zidane. Hubo varios acercamientos por parte del equipo vasco, pero Keylor Navas no tuvo que actuar hasta el minuto 18, tras una gran jugada a la contra del Éibar que acabó Kike García. El portero tico del Real Madrid mandó la pelota a córner. A partir del minuto 20 los de Mendilibar se desinflaron, y el conjunto blanco se hizo dueño de la pelota. En el minuto 25, el central del Madrid, Raphael Varane fue sustituido por Nacho. El francés se retiró mareado tras un golpe en la cabeza con el delantero del Éibar, Kike García.

Hasta el minuto 31 el Madrid no hizo temblar la portería defendida por Dmitrovic. Fue Gateth Bale quien dispuso de la primera ocasión blanca, tras un gran pase a la espalda de Marcelo, pero el portero serbio del Éibar ganó la partida al galés. Tan solo dos minutos después, y tras un fallo en la salida de balón por parte de Arbilla, Luka Modric sirvió en bandeja el primer gol del partido a Cristiano Ronaldo. El portugués colocó el 0-1 en el marcador, consiguiendo así su décimo séptimo gol en la presente liga. Pudo ser peor para los de Mendilibar, ya que poco después, en el 42, Dmitrovic sacó una buena mano tras un gran disparo del portugués. Así llegaríamos al descanso.

En la segunda mitad, de nuevo comenzó dominando el equipo de Ipurua. Fruto del dominio y de la asfixiante presión llegaría el premio. A balón parado, tras un buen córner botado por Pedro León desde la izquierda, Ramis colocaría el 1-1 en el marcador en el minuto 49, tras un error en la marca de Sergio Ramos.

Tras el empate ‘Zizou’ cambió el sistema y paso a un 4-1-4-1 con Casemiro como pivote, Bale en la derecha y Cristiano como único punta. El Real Madrid se hizo con el dominio del balón. A la hora de juego Dmitrovic sellaría su gran partido con una gran intervención a Cristiano Ronaldo tras un gran centro de Bale desde la derecha. Zidane incorporó a Benzema y Lucas Vázquez en el minuto 70, sustituyendo a Kroos e Isco respectivamente. El gallego le dio oxígeno al equipo blanco, siguiendo con su buena racha de juego.

El Éibar dispondría de ocasiones muy claras para llevarse el encuentro, Inui no logró conectar bien un remate franco en la frontal del área chica en el minuto 75. Poco después, Kike García no gestionó bien un mano a mano con Keylor Navas (´79), por lo que el partido lo decidiría el de siempre, Cristiano Ronaldo, cuando en el minuto 83, aprovecharía un gran centro de Carvajal para rematar el partido y colocar el 1-2 en el marcador con el que finalizaría el partido. El luso con su décimo octavo gol en la Liga Santander, selló la victoria y los tres puntos se van a la capital.

Destacar que en el minuto 76 el central del Real Madrid, Sergio Ramos, abandonó el encuentro debido a un imprevisto. Poco después volvió al campo y completo el partido con total normalidad.

 

Insatisfacción en el Bernabéu

Empate a uno en el feudo blanco entre Real Madrid y Tottenham en un resultado que no deja satisfechos ni a los españoles ni a los ingleses.

El liderato del grupo 8 de la actual edición de la Champions League estaba en juego. Real Madrid y Tottenham llegaban empatados a puntos y con el mismo “goal average”La igualdad entre ambos equipos estaba patente. La hora del partido se iba acercando y el respeto que reinaba en la previa era evidente. Ambos conjuntos sabían que podían hacer daño y llevarse el gato al agua. Hasta en eso se parecían los Merengues y los Spurs.

El colegiado dio el pitido inicial y el balón empezó a rodar. El Madrid empezó fuerte, como no podía ser de otra manera. Estaba ante su público y en su competición fetiche. Una doble ocasión de los locales con palo incluido cerca estuvo de acabar siendo el primer gol del partido, pero el desacierto de Benzema y Cristiano Ronaldo hicieron que el balón acabase dentro. El Real Madrid seguía presionando y atacando a un Tottenham al que parecía que le podía el miedo escénico. En estos momentos aparecen los buenos jugadores, y Harry Kane lo es. Los Spurs se aferraban al inglés, que cerca estuvo de anotar si no es por el acierto de Keylor Navas. A partir de aquí, el Tottenham empezó a hacer todo lo que hace que hablen maravillas de los de Pochettino. Con esto, el gol llegó para los ingleses. Un centro lateral que iba buscando a Harry Kane (que intentó rematar de tacón) acabó impactando en Varane, provocando que el balón se desviase y entrase en la portería de los locales. 0-1 en el minuto 28. Al equipo de Zidane le iba a tocar remar a contracorriente.

El Real Madrid es un equipo nacido para la épica. Cuando va por detrás en el marcador es cuando más se crece. Los Spurs intentaron defenderse de la fuerza de los locales intentando encerrarles en su campo, pero el resultado no les pudo salir peor. Los locales empezaron a asediar al Tottenham, haciendo que los de Pochettino se encerrasen en su área. El gol acabó llegando, porque quien avisa no es traidor. Kroos fue derribado en el área y el colegiado pitó penalti. Cristiano Ronaldo no falló desde los 11 metros, poniendo así el empate en el minuto 43. Poco más nos dio una emocionante primera mitad.

La segunda parte empezó con un Real Madrid que no se iba a conformar con el empate. El asedio continuó, pero el resultado no se iba a mover. El balón no iba a entrar en la portería porque Hugo Lloris iba a dar un recital. El francés firmó un partido excepcional que completó con una maravillosa parada a Karim Benzema. Una parada de las que hacen escuela, de las que hacen decir a los niños que quieren ser porteros. El guardameta fue el gran culpable, pero la estrategia de Pochettino en la segunda mitad ayudó a tejer una red defensiva tremendamente fuerte para asegurar el empate. Y al argentino le salió bien. El Real Madrid se limitó a centrar balones al área, pero el Tottenham estaba muy bien plantando. El partido finalizó y dejó todo tal y como estaba al principio del mismo. Real Madrid y Tottenham seguirán, al menos por otra jornada más, empatados en todos los apartados posibles. El liderato estará en juego en Wembley.

Cristiano Ronaldo tiñe de blanco Dortmund

Un gran Real Madrid consiguió su primera victoria en Dortmund tras imponerse por 1-3 al Borussia en un vibrante partido que tuvo como protagonista a Cristiano Ronaldo, que con su doblete cerró (al menos de momento) la crisis del equipo de Zidane.

La Champions League es una competición especial. Y al equipo que más veces ha alzado la Orejona lo sabe. Es jugar un partido de dicha competición y el Madrid se transforma, como si estuviese respondiendo una llamada para cambiar el chip. Esta vez esta llamada de la máxima competición europea venía desde un territorio maldito para el madridismo. El Madrid nunca había logrado ganar en Dortmund, por lo que la llamada cogía a los madridistas en un momento complicado para estar a vueltas con maldiciones. Pero el gen competitivo del Real Madrid siempre le hace ir a más, sobretodo si está en su competición fetiche. El Signal Iduna Park esperaba un gran partido, y Borussia Dortmund y Real Madrid no defraudaron en este clásico europeo de los últimos años.

El Dortmund empezó fuerte, llevado en parte por el empuje de su maravillosa afición. Pero ya saben como va esto de la Champions y el Real Madrid. Es oír el famoso himno y pasar al siguiente nivel de juego cuando los demás equipos se dejan llevar por la tensión. Los locales acosaban, y el Madrid achicaba agua como podía (y con polémica incluida tras una mano de Ramos en el área), esperando a dar su golpe. Los balones a la espalda y la verticalidad de los hombres de arriba del conjunto merengue hicieron que los visitantes se diesen cuenta que nadie es mejor que ellos en esto de la Copa de Europa. Las ocasiones del Madrid llegaban con una facilidad pasmosa, hasta que finalmente entró el balón. Poco antes de llegar al minuto veinte, Carvajal centró el balón al área desde una posición muy alejada del área, consiguiendo así sorprender a la defensa del Dortmund. El gran centro del lateral de Leganés había dejado solo a Bale. De cuestionado a cuestionado. El galés no falló, empalando el balón con sutileza y precisión, colocándolo en la escuadra ante un Burki que poco pudo hacer. 0-1, golpe sobre la mesa y a seguir jugando. El revés fue tan grande que los locales volvieron de nuevo al partido. Las ocasiones y el dominio de los locales fueron aumentando hasta el final de la primera parte.

La segunda parte empezó y el Madrid decidió que tenía que acabarse ya el partido tras dejar al Borussia cerca del empate en el final de la primera parte. Bale arrancó por la izquierda, recordando a la mejor versión de Bale en el Tottenham, y parecía que nada podía pararle. Su potencia le hizo quedarse en una posición ideal para el centro, y además entraba Cristiano como una locomotora. El galés dio un pase excelente y el portugués hizo lo propio. 0-2 para los vistantes que veían como se disipaba la maldición de Dortmund gracias al mejor goleador de su historia. Pero de nuevo, los locales replicaron con fuerza. Un buen centro de un Gonzalo Castro que ya protagonizó algunas buenas jugadas de la primera parte, consiguió centrar y encontrar rematador. Ese rematador es ese chico gabonés de nombre impronunciable que por cosas de la vida tenía un abuelo en Ávila y que cerca estuvo de vestir de blanco en el pasado. Aubameyang ponía el 1-2 en el marcador y el miedo en el cuerpo de los madridistas. Volvía a haber partido. Y que partido. Un toma y daca constante en el que el espectador disfrutó como ninguno, y en el que el Real Madrid se desenvuelve como nadie. La fortaleza de Ramos y Varane en defensa se transmitió al resto del equipo, haciendo que el Madrid se acercase más al gol que sentenciaba el partido. Una salida rápida del Madrid llegó a Modric, que vió a Cristiano Ronaldo desmarcarse. El croata, que junto a Kroos rozó la excelencia en la medular, asistió al voraz delantero portugués en el momento idóneo, dejando así a Ronaldo solo. Ahí el portugués no perdona, ya que terminó fusilando a Burki para poner el definitivo 1-3, derribando así definitivamente el muro amarillo que le impedía al Real Madrid gobernar en Europa con puño de hierro. Además, esta victoria es de esas que suben la moral y hacen que desaparezcan los fantasmas que perseguían a los de Zidane en las últimas fechas. Teñir toda Europa de blanco es el mejor remedio para recuperarse de la crisis.

Goleada insatisfactoria en el Santiago Bernabéu

El Real Madrid se impuso al APOEL de Nicosia por un claro 3-0 en la primera jornada del grupo 8 de la Champions League gracias al doblete de Cristiano Ronaldo y un gol de Sergio Ramos. Hasta ahí todo correcto, con el guión esperado. Pero la historia del partido fue otra. Ni el Madrid fue un rodillo ni el APOEL fue aplastado en el campo por la gran calidad que tiene la plantilla blanca. El Madrid no consiguió dar un golpe sobre la mesa y disipar las dudas pese a la insistencia de un voraz Cristiano Ronaldo.

 

El partido empezó sin ritmo. Los únicos aspectos reseñables fueron el volver a escuchar el himno de la Champions League  en el coliseo blanco y un golpe de un jugador chipriota a Marcelo que enmudeció al público pese a no ir a mayores. Y en estas, el APOEL tuvo un par de ocasiones que pudieron callar al Santiago Bernabéu completamente. En una de esas ocasiones, el Real Madrid encontró el espacio que tanto le gusta. Un carril por el que empezó a correr Isco, consiguiendo zafarse de jugadores del APOEL hasta llegar a la frontal, con esa conducción de balón marca de la casa. Al filo del área, esperaba Bale, que necesitaba redimirse. El galés no dudó, cogió el balón y puso un centro medido, un regalo que esperaba un rematador. Ese rematador no era ni más ni menos aquello que tanto necesitaba el Madrid: Cristiano Ronaldo. El portugués hizo lo propio y puso el 1-0. Cualquiera hubiese esperado una exhibición del Madrid una vez inaugurado el marcador, pero no iba a ser así. El balón se movía lento, y el APOEL estaba muy tranquilo con una densa red de jugadores cubriendo su portería. Poco más pasó hasta el descanso, aunque si que hubo un aspecto desagradable para el Real Madrid, ya que Kovacic se lesionaba y se retiraba del campo entre lágrimas, para darle entrada a Toni Kroos.

Con la llegada de la segunda parte llegó la intensidad y la velocidad que parecía haber perdido el Madrid. Nada más comenzar, Cristiano Ronaldo estalló un balón contra el larguero que a primeras parecía un gol fantasma, pero la tecnología hizo su labor y el gol no subió al marcador. Minutos más tarde, un centro del Madrid pegó en Roberto Lago, lateral del APOEL. El árbitro no dudó y pitó penalti, interpretando que el esférico había golpeado en la mano del español. Cristiano Ronaldo lo tenía claro y agarró el balón en cuanto se pitó el dudoso penalti. Y no falló. Tras poner el 2-0 en el marcador, el delantero cogió el balón y fue con él hasta el centro del campo, como si hubiese que remontar el partido. El portugués quería más, y su ambición empujó al equipo.

En una de las muchas ocasiones del Real Madrid, hubo un claro penalti sobre Cristiano, pero esta vez el árbitro no pitó. Pese a ello, las ganas no bajaron. Tantas eran las ganas de anotar más goles, que Ramos, recuperó el balón en media cancha y se lanzó al área contraria. Sus compañeros, conscientes del peligro que tiene el central, colgaron el balón, y tras un pequeño lío en el área, el capitán de Madrid remató no una chilena poco ortodoxa, pero efectiva, ya que ponía el 3-0 en el marcador. Tras este gol, que a la postre sería el definitivo, los locales bajaron el ritmo y dieron entrada a Ceballos y a Mayoral. Pese a ello, Ronaldo quería llevarse el balón a casa. No logró el hat-trick, pero dejó algo claro. A falta de un delantero centro, el portugués tiene el gol y la ambición que tanto ha echado en falta el Real Madrid. Los blancos le esperan, y él lo sabe. Sus 110 goles en Champions League y ser el máximo goleador histórico del Real Madrid y Portugal le avalan.

El mejor comienzo posible

•El Real Madrid con un gol de Casemiro y otro de Isco consigue hacerse con la Supercopa de Europa al vencer por 2-1 al Manchester United, que se acercó al empate con un gol de Lukaku.

El equipo levantando el trofeo. Foto: Armend Nimani (AFP)

El Real Madrid no ha tenido que esperar mucho para hacerse con el primer título de la temporada.

El equipo español salía con la misma alineación que presentó en la final de la Champions, a excepción de Bale que entró por Cristiano Ronaldo.

Los primeros minutos se desarrollaron con cierta superioridad del equipo de José Mourinho, aunque las primeras oportunidades fueron para el Madrid. A los pocos minutos de que comenzara el partido, Bale remataba con el exterior del pie derecho, pegado a los defensas, un balón que caía en picado, pero este se iba fuera. El galés comenzaba los primeros diez minutos por la banda izquierda, intercambiándose continuamente de lado.

Pasados los primeros diez minutos del partido comenzó a verse la superioridad merengue. El equipo se acercaba al gol con un remate de Casemiro al poste tras un córner que había provocado Gareth Bale.

Carvajal subía la banda derecha creando peligro, en una de estas jugadas provocada por el español, Casemiro recogía un rebote pero el balón salió alto.

Antes de la media hora llegaba el primer gol de partido, anotado por Casemiro. Carvajal que ganaba un balón tras un rebote, mandaba un pase bombeado por encima de la defensa “red devil”; Casemiro le ganaba la espalda a los defensas y remataba cayéndose.

El United se hacía más fuerte tras el gol, provocando jugadas de peligro. Una de estas vino tras un fallo de Kroos que permitía a Matic desviar un balón, creando una jugada de peligro, pero el árbitro señalaba erróneamente fuera de juego. Otra jugada fue provocada por Valencia que superaba a Marcelo por la banda derecha, el balón era repelido por la defensa del Real Madrid.

Modric rompía está superioridad en ataque del Manchester con una jugada excepcional en la que se iba de varios defensas par centrar a Karim Benzema.

Antes de que terminara la primera parte, Lukaku remataba un balón superando en un remate de cabeza a Ramos, pero Navas lo atrapaba sin dificultad.

Ya en la segunda parte, Mourinho movía fichas metiendo en el terreno de juego a Rashford que sustituía a Lingard.

A los pocos minutos de que diera comienzo el segundo tiempo Isco marcaba un golazo tras hacer una gran jugada le pasaba el balón a Bale, que le devolvía la pared. El malagueño que ya le había ganado la espalda a la defensa inglesa remataba tranquilamente al segundo palo de De Gea.

El United contestaba al gol con un remate de Lukaku con su pierna mala tras un rechace de Keylor que no puede atrapar el balón a un tiro de Pogba.

Bale casi sentenciaba el partido con un tiro potente que devolvía el larguero.

De la jugada que pudo ser el 3-0, pasamos al gol que pondría el 2-1 definitivo. Tras esta jugada de Bale,  Matic disparaba y Keylor, como en la jugada que había ocurrido minutos atrás, no conseguía coger la pelota y, esta vez, Lukaku no perdonaba y anotaba. Esta es una de los defectos que tiene que mejorar el portero puertorriqueño ya que son muchos los balones que se le escapan.

A veinticinco minutos del final, Zidane cambiaba a Bale por Asensio y a Isco por Lucas Vázquez. Tras los cambios un estrepitoso choque entre Ramos y Fellaini detuvo el juego durante varios minutos.

En los últimos minutos entró Cristiano Ronaldo sustituyendo a Benezma. La recta final del partido fue del Real Madrid siendo superior en juego.

El Real Madrid ha tenido dos jugadores que han destacado por encima de los demás en este partido y son los dos goleadores: Casemiro e Isco.

Ficha técnica:

Real Madrid: Keylor Navas, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Kroos, Modric, Casemiro, Isco (Lucas Vázquez 75′), Benzema (Cristiano Ronaldo 82′) y Garteh Bale (Asensio 75′).

Manchester United: De Gea, Valencia, Linderlöf, Smailling, Darmian, Matic, Herrera (Fellaini 56′), Pogba, Mkhytaryan, Lingard (Rashford 45′) y Lukaku.

Goles: Casemiro, min. 24, 1-0; Isco, min. 52, 2-0; Lukaku, min. 62, 2-1.

Árbitro: Rocchi G. amonestó con amarilla a Lingard (42′) y Rashford (94′) (Manchester United) y a Carvajal (84′) y Ramos (86′) (Real Madrid).

Estadio: Philipp II Arena.

 

 

El Real Madrid deja la eliminatoria casi sentenciada

• El Real Madrid con hat-trick de Cristiano Ronaldo y dejando la portería a cero deja la vuelta muy a su favor y con un gran partido colectivo. 

CR celebra el gol. Foto: Marca

El partido comenzaba con un Real Madrid con un juego rápido, moviendo el balón, pero esto le provocaba muchos fallos y pérdidas. Conforme fueron pasando los minutos el Real Madrid se iba acercando más a la portería del Atlético.

El equipo indio comenzaba a jugar a la contra, pero eran contras ordenadas, a las que el Real Madrid les contestaba igual.

Pronto llegaba el gol de Real Madrid, en el minuto 10 tras un pase de Casemiro. La jugada comenzaba con un centro de Sergio Ramos por la banda derecha que rebotaba en un defensa. Cristiano remataba de cabeza el balón.

Tras el gol el Real Madrid seguía creando oportunidades. Una de estas oportunidades era un gran cabezazo de Varane a la parte derecha de la portería, que Oblak detenía con una parada colosal. El Atlético respondía a esta jugada con un gran pase profundo a Gameiro, que Keylor conseguía frenar antes de que llegara  el jugador.

El Real Madrid se veía superior al equipo visitante. En el equipo blanco participaban todos los jugadores, Benzema recuperaba balones y Modric disparaba a puerta.

La oportunidad más cercana al segundo gol llegaba con un centro de Cristiano Ronaldo por la banda izquierda que remataba Benzema de chilena; el balón se iba por poco.

Comenzaba la segunda parte con el partido más igualado. Veíamos a un Atlético que tenía más la posesión que en la segunda parte. El partido se fue templando hasta los últimos 20 minutos donde pudimos ver un Real Madrid arrollador.

En el 73 llegaba el gol de Cristiano. La jugada daba comienzo con Marcelo que cedía la pelota a Benzema que tras aguantarla se la pasaba a Ronaldo, que con un tiro muy potente la mandaba al palo izquierdo.

La entrada de Asensio en el terreno de juego le dio mayor profundidad al equipo en ataque. Las llegadas del equipo blanco eran continuas. Y el tercero se preveía. Llegó en el minuto 86 con un centro de Lucas Vázquez que remataba Cristiano en el punto de penalti, cerrando así su hat-trick.

Ficha técnica:

Real Madrid: Navas, Carvajal (Nacho 46′), Ramos, Varane, Marcelo, Modric, Casemiro, Kroos, Isco (Asensio 68′), Cristiano y Benzema (Lucas Vázquez 77′).

Atlético de Madrid: Oblak, Savic, Lucas, Godín, Filipe Luis, Gabi, Saúl (Gaitán 58′), Koke, Carrasco (Corra 68′), Griezmann y Gameiro (Torres 57′).

Goles: Ronaldo, 10′, 1-0; Ronaldo, 73′,  2-0; Ronaldo 86′, 3-0.

Árbitro: Atkinson que amonestó con amarilla a Isco (48′). Del Atlético de Madrid, amonestó con amarilla a Koke (26′), Saúl (53′), Savic (83′).

El Real Madrid remonta en el Allianz Arena

• El Real Madrid consigue remontar en una gran noche de fútbol. El equipo de Zidane comenzó encajando un gol, transformado por Arturo Vidal. Pero dos goles de Cristiano Ronaldo en la segunda parte y la expulsión de Javi Martínez, equilibraron la balanza a favor de los blancos.

Leer Más »

Victoria importante en San Mamés

• El Real Madrid consigue ganar por 1-2 en la visita a San Mamés y consolida su liderato en uno de los campos más difícil de la competición. 

Gol de Benzema. Foto: marca.com

El partido comenzó con un predominio del Athletic, las llegadas por la banda izquierda de Lekue eran múltiples y creaban inseguridades en la defensa merengue.

El Real Madrid también llegaba por la banda derecha con Carvajal. Así sería como llegaba un gol anulado a Cristiano. Carvajal se despegó de la banda y condujo el balón para internarse por el centro del área, la pasaba a Benzema, que le devolvía el pase y este a Cristiano, pero el luso se encontraba en posición antirreglamentaria.

Conforme dejábamos atrás los primeros minutos eran mayores las ocasiones de peligro del Real Madrid. Combinaciones de la BBC que junto a los laterales, Marcelo y Carvajal, conseguían crear ocasiones claras. El primer gol llegaba tras un gran pase de Casemiro a Cristiano Ronaldo, el portugués le pasaba a Benzema que anotaba con un disparo cruzado, en el que pillaba a Kepa a contrapié, impidiéndole llegar al balón.

La primera parte acaba con 0-1 para los visitantes, Carvajal y Benzema fueron claves durante la primera parte, así como Lekue que consiguió crear alguna que otra ocasión para los leones.

La segunda parte comenzaba con un Madrid mucho mejor en ataque, los integrantes de la BBC intercambiaban posiciones para así despistar a la defensa bilbaína.

A la hora de juego llegaban los primeros cambios en los dos equipos; salían del terreno de juego Lekue y Modric que dejaban paso a Muniain y Lucas Vázquez respectivamente. Tras los cambios el conjunto rojiblanco cambiaba el ataque y aprovechaba el hueco que dejaba Marcelo al subir; para que Williams creara peligro por esta banda. Así llegó el primero para el Athletic. Williams la ponía por la banda derecha, la cabeza de Raúl García encontraba el centro y cedía a Aduriz para que marcara de cabeza.

El equipo blanco no se encerraba atrás y tres minutos después devolvía el golpe con un gol de Casemiro. Un córner centrado por Kroos en la banda derecha, era peinado por Cristiano que se la dejaba al brasileño para que, tranquilamente, anotara el gol definitivo.

El partido no se acababa y los últimos 20 minutos fueron bastante intensos. El Athletic buscaba arañar 1 punto. Casemiro estaba exuberante en defensa y cortaba todos los balones que se le acercaban. El partido acaba 1-2; aunque el Athletic castigó al Madrid por la banda derecha hasta el final, a pesar de que no pudo conseguir el empate.

Ficha técnica:

Athletic: Kepa, Balenziaga, Laporte, Yeray, De Marcos, Iturraspe, Beñat (Mikel Rico 80′), Lekue (Muniain 59′), Raúl García (Susaeta 86′), Williams, Aduriz.

Real Madrid: Keylor, Marcelo, Sergio Ramos, Nacho, Carvajal, Kroos, Casemiro, Modric (Lucas Vázquez), Cristiano Ronaldo (Isco 80′), Benzema (Morata 86′) y Bale.

Goles: Benzema (25′), 0-1; Aduriz (65′), 1-1; Casemiro (68′); 1-2.

Árbitro: Jaime Latre que amonestó con amarilla a Aduriz (27′), por parte del Athletic; por parte del Real Madrid a Carvajal (27′), Casemiro (30′), Kroos (70′) y Keylor Navas (89′).

No existen las finales fáciles

Antonio Gutiérrez (antgutierrez95)

Los de Zidane lograron el título tras un partido con prórroga. Lucharon hasta el final ante un digno rival como fue el Kashima. Cristiano consiguió un hat-trick tras un partido algo agridulce. El portugués siempre aparece en los momentos donde se le necesita y en este partido no iba a ser menos. Zidane sigue acumulando partidos sin perder y el Real Madrid sigue haciendo más grande su historia. El Madrid es oficialmente el mejor equipo del mundo.

Cristiano y Benzema, celebrando un gol // FOTO: La Liga

Salió con todo Zidane para conseguir este trofeo. Once tipo sobre el campo con Sergio Ramos en el eje de la zaga merengue. Para los japoneses el partido ya estaba ganado con su presencia en el mismo. Para ellos ya era una fiesta. Sin embargo, desde un principio y cómo era de prever, el Real Madrid puso el tempo del partido, yendo a por el gol desde que pitó el colegiado.

Los japoneses presionaban muy arriba a los blancos, lo que provocaba que siempre estuviera presente la incertidumbre de que si se perdía el balón, el peligro era inminente. Sin embargo, el Real Madrid superó con solvencia esa línea de presión durante todo el encuentro, teniendo una autopista de cara a la portería. Un Madrid serio en los primeros minutos, con las ideas claras y con un solo objetivo: ganar.

El Madrid encarriló el partido desde muy temprano

Por ello, llegó el gol de los de Zidane en el minuto 8 por medio de Benzema. El francés recogió un rechace tras un disparo de Modric. Tan solo tuvo que poner el pie y ponerla en el fondo de la red. Gol de los blancos que encarrilaban esta final bastante pronto. A partir del gol los blancos se relajaron. No dejaron de llegar a la portería contraria, ya que les resultaba bastante fácil porque tan solo tenía que superar la primera línea de presión.

La cuestión estaba en la relajación de los de Zidane en los últimos metros. El Madrid llegaba con rapidez al área del Kashima pero en los últimos metros buscaba regocijarse, adornarse y casi siempre desechaban esas ocasiones. Dominio por completo de los blancos en este encuentro, con ese pero, la poca eficacia de cara a portería en los contragolpes y jugadas que iban hilando. Los blancos no mantuvieron la concentración y eso le pasó factura.

Numerosas fueron las ocasiones para el Real Madrid en esta primera parte. Benzema, Ronaldo, Lucas Vázquez, Modric y Kroos llegaban con peligro constantemente, Modric tuvo varias rompiendo líneas, sin embargo, no se animaba a tirar a puerta. Ronaldo estaba impreciso y muy participativo, y su equipo echó de menos ese egoísmo que tanto goles les ha dado. Benzema jugó muy bien, moviéndose por todo el campo. Casi mete un doblete tras un disparo desde lejos pegado al palo que detuvo el guardameta japonés.

Fallo de concentración de la zaga blanca en los minutos finales

La relajación, la falta de concentración supuso mantener abierto el encuentro durante toda la primera parte. Los japoneses tuvieron el primer córner en los últimos minutos del primer tiempo. Realmente, no llegaron con peligro en toda la primera parte. Salían con rapidez y con balones largos, pero la defensa blanca se mantenía sólida. Hasta el minuto 43, cuando un jarro de agua fría le cayó a Zidane y a sus jugadores. Shibasaki metió gol tras un centro desde la derecha. Varane no despejó bien y el japonés se la cruzó a Navas para poner el 1-1 en el marcador.

Tras el gol y la celebración, al Madrid le quedó una jugada que no llegó a acabar ya que el colegiado pitó el final de al primera parte. Debía el Madrid ponerse las pilas en la segunda mitad e ir a por todas si quería este título. No volver a relajarse y sentenciar el encuentro con su talento y calidad, ya que si les dejas a los japoneses con vida, puede que te pase lo que pasó en la primera parte.

Sorpresa tras sorpresa en la segunda mitad

En la segunda parte saltó la sorpresa. Se esperaba a un Madrid que reaccionara y fuera a por todas y nos encontramos con un Kashima bien plantado en el campo y con las ideas muy claras. Así llego el gol de los japoneses. Shibasaki se abría hueco entre 4 jugadores y soltó un zurdazo directo a la escuadra. Peligro en la final para los blancos que veían como los japoneses habían remontado el encuentro.

No tardó el Real Madrid en reaccionar, ya que tras el gol vimos a un Madrid enchufado que fue a por el gol. Un penalti sobre Lucas Vázquez le sirvió a Cristiano Ronaldo para poner el empate de nuevo en el marcador. A partir del empate, alrededor del minuto 60, el partido tuvo dos fases. La primera tras el empate en la que el Real Madrid dominó y pudo ponerse por delante en el partido y otra final en la que el Kashima tenía encerrado a los de Zidane.

Muestra de este aluvión de fútbol del Madrid tras el empate es la ocasión que tuvo Ronaldo apenas meter el empate. Roba el balón a un defensa y va directo a la portería. Realiza un taconazo para perfilarse y dispara fuerte bajo, pero detiene el guardameta. El Madrid seguía hilando jugadas y contando con numerosas ocasiones para poder ponerse por delante.

Benzema también la tuvo tras un gran centro de Marcelo que Ronaldo cabecea para ponérsela a placer a Benzema, que dándose media vuelta disparo a portería, haciendo que el portero japonés tuviera que esforzarse para detener dicho disparo. Las ocasiones para el conjunto blanco se siguieron sucediendo hasta los últimos minutos el encuentro donde los blancos acusaron el cansancio.

En los últimos diez minutos el Madrid lo pasó realmente mal, arrinconado en su propia área por un Kashima que se vino arriba y fue a por el torneo. Numerosas ocasiones en línea de gol desaprovechadas por un Kashima que realizó un gran encuentro. Se mereció algo más pero el talento se acabo imponiendo en una prórroga donde el equipo blanco se puso de nuevo las pilas y se llevó el torneo.

La prórroga dictó que el Real Madrid es el mejor jugador del mundo

En la prórroga el Madrid se limitó a ir a por el encuentro con todo. Tan solo había realizado un cambio pero Zidane confiaban en los que se encontraban en el terreno de juego. Así, en el minuto 97, Ronaldo logra el gol de la victoria tras un gran pase interior de Benzema que lo deja solo ante el portero. Ronaldo con un disparo por debajo de las piernas del meta, pone el balón en el fondo de la red. Después del tercer gol blanco los japoneses se vinieron abajo y hasta el final dominaron los españoles.

El cuarto gol llegó tras un balón que recoge Cristiano y con un chut potente lo pone en el fondo de la red. Ya con dos goles de ventaja, Zidane se permitió mover el banquillo y quitó a Cristiano. Hasta el final los cambios mantuvieron el partido vivo, un partido que le sirve al Madrid para seguir haciendo historia y para acumular partidos sin perder. Zidane sigue haciendo historia, ganando todo lo que juego. El Madrid, Campeón del Mundial de Clubes.

 

Ficha técnica

 

Alineaciones

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric; Lucas Vázquez, Benzema, Cristiano Ronaldo.

Kashima Anthers: Sogahata, Shoji, Ueda, Nishi, Yamamoto, Nagaki, Ogasawara, Shibasaki, Endo, Doi y  Kanazaki

Árbitro e incidencias: Janny Sikazwe (Zambia). Amonestó a Yamamoto (58’), Fabricio (92’), Sergio Ramos (54’), Casemiro (99’), Carvajal (101’).

El Real Madrid sigue invicto

Antonio Gutiérrez (@antgutierrez95)

El Real Madrid logra una victoria por pelos ante el Sporting. Los asturianos tuvieron el empate en los últimos minutos tras un penalti de Nacho. Cristiano encarriló el encuentro temprano y el equipo se relajó y gestionó su ventaja. Los de Abelardo puede salir satisfechos por la buena imagen dada. Los de Zidane pasan la pelota a los de Luis Enrique. Además, el Real Madrid llega en las mejores condiciones para el clásico de la semana que viene.

Cristiano Ronaldo conduciendo el balón // FOTO: La Liga

Cristiano Ronaldo conduciendo el balón // FOTO: La Liga

Cambios en el equipo de Zidane pensando en el clásico. James, Danilo y Nacho en el once supliendo a Marcelo, Carvajal e Isco. Zizou reserva a su equipo pensando en ese partido importante en el Nou Camp. El Sporting no iba a ponérselo fácil pero confiaba en sus suplentes. Todos tienen que jugar. El partido comenzó a un ritmo trepidante. Ambos equipos salieron metidos en el partido con ganas de practicar un buen fútbol.

Buen arranque de partido por parte de los dos equipos

Así nada más empezar el encuentro. En el minuto 2 ya tuvo la primera el Sporting, que iba a por el partido. Carmona la tuvo tras un gran pase interior. Se enfrentó a Navas y se la quiso picar, pero se le fue fuera por poco. En la jugada siguiente, el club blanco obtuvo un penalti, ya que derribaron a Lucas en el área. Penalti justo que transformó perfectamente Cristiano Ronaldo.

El Real Madrid salió también muy enchufado. No quería llegar al Clásico con malas sensaciones y constantemente buscaban ir al ataque y morder a la defensa asturiana. El Sporting por su lado no se vino abajo por el gol y siguió planteando el mismo partido. Sin prisa pero sin pausa en el minuto 10 Sergio soltó un trallazo desde fuera del área que se fue por poco.

Mucho ritmo y mucha intensidad durante la primera mitad. Partido entretenido para el espectador que se estaba mojando debido a la lluvia. Sin embargo, no se podía ni pestañear porque de la nada se sacaban las grandes jugadas. Los de Zidane dominaban levemente el partido, y además demostraron en el buen momento de confianza que se encuentran en el segundo gol.

Cristiano Ronaldo se coloca como Pichichi de la Liga

En el minuto 17 Nacho pone un centro desde la izquierda. Un centro potente y colocado para un Ronaldo que esas no las falla. Cabezazo del portugués que ponía el 2-0 en el marcador cuando se acababa de pasar el cuarto de hora. Pichichi de la Liga por el momento. El bicho se encuentra en un estado de forma óptimo, con confianza. Nacho, por su parte, sigue demostrando que rinde donde le pongan y que sus ganas de jugar son superiores a cualquier obstáculo.

Después del segundo gol, ambos equipos se calmaron y el partido empezó a vivir de los errores en el medio campo. Tanto Sporting como Real Madrid esperaban a su rival en el centro del campo, ahí empezaba la presión y tras una posible recuperación, rápidamente armaban las jugadas. Buena primera parte de ambos equipos, que expusieron su mejor fútbol.

Poco a poco el Sporting se fue animando, conservando ese nivel de intensidad a la vez que el Real Madrid se relajaba viéndose dos goles por delante. Un James que arrancó muy bien el encuentro se fue perdiendo y un Benzema que no apareció en toda la primera mitad eran la prueba de que la relajación estaba entre los jugadores blancos. Esta relajación fue aprovechada por los de Aberlardo, Constantes, seguros y con intensidad lograron el premio del gol.

Un Sporting incansable logró el empate por medio de Carmona

En el 34 y tras una subida de un incansable Isma López, que recogió un pase fallido de Modric y  centró el balón para que Carmona metiera la bota y la colocara en el fondo de las mallas. Golazo de los asturianos que respiraban por momentos creyendo en la remontada. Pero a decir verdad, de aquí al descanso fue el Real Madrid el que gozó de mejores oportunidades. Los últimos 5 minutos fueron de dominio blanco y de orgullo rojiblanco.

En el 38 la tuvo Lucas Vázquez tras una perfecta contra de los de Zizou. Sin embargo, su disparo salió lejos de la portería. Ronaldo también tuvo otra antes del descanso que detuvo a la perfección el meta rojiblanco. Tan solo uno de añadido que pareció poco tras las molestias de Pepe, que detuvo el partido, y tras varias interrupciones del encuentro. Ninguno de los dos equipos podía dar nada por hecho. Todo quedaba para la segunda mitad.

En la segunda mitad, Zidane jugó con un alma de doble filo, ya que su equipo se mantuvo con la diferencia de un gol tan solo. El Real Madrid controlaba el partido buscando tímidamente poner más ventaja de por medio. Pocas ocasiones para los dos bandos en esta segunda mitad, pero sobre todo para el Real Madrid, que vio como tan solo un peleón Lucas Vázquez era capaz de crear peligro.

Por otro lado, el Sporting se mantuvo firme durante todo el encuentro y cuando tenía el balón se veía con mucha intención, siempre buscando el gol y siempre intentando contactar con Cop en la punta de ataque. Partido muy profesional bajo el diluvio de los de Abelardo que nunca bajaron el nivel en su juego.

En la segunda mitad sería superior el Sporting

La segunda parte fue contraria a la primera. En esta la primera ocasión llegó el minuto 57 tras un centro de Lucas que remata Benzema, haciendo que Mariño se tenga que esforzar para blocar. Ya pasada la media hora llegó la hora de mover ficha y esto fue algo decisivo en el partido.

Por parte del Real Madrid entraron Isco, Marcelo y Asensio pero ninguno dio un plus para que su equipo consiguiera finiquitar el encuentro con un gol más. Los cambios en el Sporting fueron Víctor Rodríguez, Viguera y en este caso ambos cambios si que se esforzaron y le dieron un aire nuevo al equipo.

Tal fue el grado de intensidad que aportaron estos cambios que el Sporting forzó un penalti en el 76. Víctor cae en el área tras un agarrón de Nacho. Nada que objetar, penalti claro. La parte negativa del suceso es que Cop mandó el disparo por encima. Ocasión desaprovechada de los de Abelardo que tenían el empate en sus manos y la posibilidad de llevarse un punto de un campo difícil como es el Bernabéu.

A raíz del penalti, los nervios se instauraron entre los blancos y el Sporting decidió ir a por todas, por lo que los 10 minutos que quedaban fueron de una alta intensidad que no llevó a nada. El Real Madrid contó con más ocasiones a la contra que no supo aprovechar mientras que el Sporting solo lograba hacerle daño a los merengues a través de centros al área que no conseguían nada.

Al final, victoria del Real Madrid que llega al clásico invicto, sin conocer la derrota. Además, le mete mucha presión de cara al partido de los azulgranas ante la Real Sociedad. Llega bien el equipo de Zidane al Camp Nou donde intentará dar un golpe encima de la mesa similar al que dio en el Calderón. Por su parte, los asturianos se pueden ir con la cabeza muy alta habiéndole puesto las cosas muy difícil a los blancos y con resignación por haber fallado ese penalti final.

 

Ficha Técnica

 

Real Madrid: Keylor Navas, Danilo, Pepe, Sergio Ramos (Marcelo, 70’), Nacho, Kovacic (80’), Modric, James (Asensio, 20’), Lucas Vázquez, Cristiano Ronaldo y Benzema

 

Sporting: Mariño; Douglas, Lillo, Meré, Amorebieta, Isma; Carmona (Viguera, 75’), S. Álvarez, Rachid; Moi Gómez (Víctor Rodríguez, 75’) y Cop

 

Árbitro e incidencias: Alejandro José Hernández Hernández. Amonestó a Amorebieta (40’), Rachid (60’), Carmona (65’), Nacho (76’).

A %d blogueros les gusta esto: