Breaking News
Home » Deportes » Fútbol » Una pésima primera parte condena a España

Una pésima primera parte condena a España

La selección española cae 2-3 ante Inglaterra y rompe su racha de 27 partidos consecutivos sin perder

España salió decidida a seguir practicando el gran fútbol que estaba jugando desde la llegada de Luis Enrique. Los primeros cinco minutos fueron un monólogo ibérico. Pickford salvó con la cabeza un gol que bien podría haber cambiado el transcurso del partido. Este inicio fue un espejismo. Los fantasmas del Mundial volvieron. La selección se contagió de la imagen dada ante Rusia. No había ideas en ataque y en defensa el desorden era tremendo. Al cuarto de hora, los ingleses se adelantaron en una contra de manual. Tres toques le bastaron para llegar a la portería de De Gea, que no pudo evitar el gol de Sterling.

Los mismos toques volvieron a necesitar para anotar a la media hora de partido. Pickford lanzó un pelotazo que Kane bajó a la perfección ante Ramos y Nacho. El delantero inglés se giró a la perfección y pasó el esférico a Rashford, que ganó en la carrera a Jonny y cruzó el balón, imposible para De Gea. El gol fue de Marcus Rashford, pero medio tanto se lo debe al gesto de calidad del delantero del Tottenham.

Y la situación solo fue a peor. Poco después Kane recibió un balón a la espalda de Ramos, bastante descolocado. Marcos Alonso no estaba realizando la ayuda, por lo que ‘Hurricane’ se plantó en el área y le regaló el gol a Sterling.

Y con 0-3 llegó el partido al descanso, tras una pésima primera parte española. Calcada al partido en Rusia, sin ideas en ataque y caóticos en defensa. La diferencia era que Inglaterra supo aprovechar mucho mejor sus ocasiones.

España volvió del intermedio con los mismos hombres, aunque con una actitud diferente. Sin embargo, tampoco acababan de generar demasiados aprietos a la zaga inglesa, por lo que Luis Enrique movió ficha: Alcácer y Ceballos por Aspas y Saúl. Y ni un minuto tardó en marcar el valenciano para seguir con su idilio con el gol. Pickford regaló un córner en una jugada tonta. Asensio lo botó y Alcácer lo remató.

El gol hizo crecerse a España, que recuperó una alta presión. En una de esas, Rodrigo logró que Pickford se hiciera un lío, recuperó el balón y hubo un forcejeo bastante dudoso que acabó con el portero inglés despejando a córner. Los españoles se comían al colegiado reclamando penalti, aunque lo único que sancionó Marciniak fue la protesta de Ramos con amarilla. Recuerden que en la Nations League no hay VAR.

Southgate veía como su selección hacía aguas y decidió volver a su esquema de 5 defensas que tan buen resultado le dio en el Mundial. Introdujo a Walker por Barkley mientras que por entonces Morata ya había sustituido a Rodrigo.

El cambio de esquema permitió a Inglaterra sufrir menos, pero España seguía rondando la meta inglesa. También los jugadores contribuyeron a entorpecer el partido con continuos parones. Fruto de ello, el colegiado añadió 7 minutos de prolongación. Dieron para mucho, con un larguero de Marcos Alonso y un gol de Sergio Ramos ya en el 97′. Acto seguido del tanto, el árbitro señaló el final del encuentro con un 2-3 definitivo.

Este resultado no afecta a la primera posición de España, que depende de sí misma para conservar dicha plaza. En cambio, la victoria inglesa sí pone en apuros a Croacia, que ahora mismo cierra la clasificación y necesita como mínimo una victoria para no descender a la liga B.

Acerca de Jose Antonio Murcia

Check Also

El Betis asalta el Camp Nou (3-4)

Messi, con rostro impasible, ante la celebración rival de un gol. Si por una razón …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.