Últimas noticias
Inicio » Ocio » Radio y Podcast

Radio y Podcast

Abriendo Lineas – 2×11

Programa donde Alejandro Rozada hace repaso a la actualidad deportiva. Alberto Sánchez por parte del Sevilla y Ferran Capdevilla por parte del Barcelona nos dan su opinión sobre la final de Copa del Rey. Carlos Rodríguez y Carlos Barazal nos dan un balance de las tres primeras carreras de formula uno y Héctor Gasulla nos trae su repaso del ultimo gran premio. Para cerrar Alejandro Rozada manda un mensaje de apoyo a Alfonso Loaiza.

 

Abriendo Lineas 2×10

Programa de esta semana con el repaso de Alejandro Rozada. La ultima hora de formula uno con Héctor Gasulla. Hablan de fútbol Carlos Rodríguez y Alejandro Rozada. Seguimos con baloncesto europeo con Fernando Díaz y acabamos el programa con José Antonio Murcia hablando de motociclismo.

 

Abriendo Lineas – 02×09

Programa de esta semana con el repaso a la actualidad deportiva de Alejandro Rozada. Carlos Gómez nos trae la actualidad del tenis, Carlos Rodríguez y Adrián Anet nos repasan lo ocurrido en Champions League, Europa League y previa Liga Santander. Para finalizar José Antonio Murcia nos trae el repaso al mundial de motos.

 

 

 

Abriendo Lineas – 2×08

Programa con el repaso de la actualidad deportiva de Alejandro Rozada. Resumen del gran premio de Australia con Héctor Gasulla. Adrián Anet y Carlos Rodríguez nos repasan los amistosos internacionales de España y la liga Santander y Liga 1,2,3.

 

Abriendo Lineas – 02×07

Programa de esta semana con la presentación y el repaso de Alejandro Rozada. Héctor Gasulla nos trae la ultima hora de la formula uno. Con Jorge Del Castillo Samuel Ruiz, José Antonio Vera como invitados hablamos de rugby y de la selección española en su camino al mundial. Con Jose Antonio Murcia repasamos el fin de semana de motociclismo en Catar. Para finalizar con Carlos Rodríguez y Adrián Anet repasamos la jornada Liga Santander y de la selección española de fútbol.

Reproductor ivoox

Abriendo Lineas 2×06

Programa con Alejandro Rozada repaso a la actualidad deportiva. Hécto Gasulla nos trae la actualidad de la formula 1, José Antonio Murcia también nos trae la ultima hora del mundial de motos. Con Carlos Rodríguez y Adrián Anet repaso la previa de la jornada liga Santander y para finalizar con Carlos Gómez repasamos la actualidad del tenis.

 

 

«Si vuelvo a trabajar en un medio público, publicaré mi sueldo desde el primer día»

ENTREVISTA A RUBÉN MARTÍN (3ª parte)
Narrador de ‘Tiempo de Juego’

«Cobré 4.000 euros netos al mes en Castilla La Mancha TV. Para mí es mucho porque yo me siento un becario, pero no es un sueldo desorbitado»

«Cuando echaron a Paco González de la Cadena SER, lo viví como un drama personal y fue la primera vez que lloré por el trabajo»

«Hay un momento en el que la SER me llama y me dice: “Queremos que seas Lama”»

«No es que no me sienta imprescindible, sino que no me siento titular»

«Me gustaría narrar una final de la Champions si llegara el Atleti»

Alejandro Rozada (@alexrozada)
Como quien no quiere la cosa, llevamos ya una hora de conversación. Va subiendo el ambiente, e incluso la temperatura, en las proximidades del Metropolitano, y al tiempo se caldea la entrevista con las preguntas más incómodas, e incluso emotivas, sobre su pasado más reciente en radio y televisión, sin olvidarme en ningún momento de su presente como uno de los narradores más queridos de nuestro país. Ya es plena noche en Madrid y toca ir echando el cierre porque nuestro protagonista se tiene que ir a su segunda casa profesional. Juega partido de Copa el Atlético de Madrid contra el Elche, equipo del que seguramente se seguirá informando hasta que Paco González le dé paso por primera vez.

Antes de que le interrumpiera para hacerle esta entrevista, nuestro protagonista estaba viendo vídeos, en este caso del Elche, una sana costumbre que sigue antes de cada partido y que le permite tener un conocimiento exhaustivo de cualquier equipo. Ya lo dice él mismo, los exámenes hay que prepararlos. Pero antes de afrontar este examen, hay que recordar uno muy especial de hace unos cuantos años que abordamos al final de la segunda parte de esta larga conversación. Lo primero es lo último, esa pregunta del capítulo anterior que habíamos dejado pendiente: ¿Cómo recuerdas el penalti de Riquelme? ¿Te hubiese gustado narrarlo? ¿O casi mejor que no porque fue un poco duro? Responde Rubén Martín

<a href=”http://www.ivoox.com/entrevista-a-ruben-martin-parte-3-audios-mp3_rf_22659918_1.html” title=”Entrevista a Rubén Martin – Parte 3″>Ir a descargar</a>

  • (Duda). En aquella época, yo estaba empezando y tenía claro que ese partido lo iba a hacer Lama. Sin estar en Madrid además… No solo aquel partido, pero me gustaría hacer todo lo que me toque porque eso significa que tu director confía en ti. Me gustaría hacer una final de Champions si llega el Atleti como un desarrollo lógico en mi profesión. Lo hizo Lama y está perfecto. Yo lo recuerdo como un momento dramático con Roig llorando en el palco, Riquelme estaba desencajado… Es uno de los momentos más dramáticos que recuerdo en un campo, ese y el gol de Santana con el Dortmund al Málaga. Los dos momentos más crueles que he vivido en un campo de fútbol.

«El penalti que falló Riquelme y el gol de Santana al Málaga son los dos momentos más crueles que he vivido en un campo de fútbol»

– Y con 24 años, en 2006, vuelves a Madrid y narras en 2008 la Supercopa de España, un Real Madrid-Valencia. Tenías 26 años. Es decir, con menos de 30 años estabas narrando a los dos campeones de esa temporada (Real Madrid, campeón de Liga, y Valencia, campeón de Copa). Manolo Lama no pudo narrar aquel partido porque estaba en los Juegos Olímpicos de Pekín. ¿Cómo te sentiste narrando, con menos de 30 años, a todo un Real Madrid en un templo como el Santiago Bernabéu para el programa más escuchado de la radio deportiva de este país?
(Risas). Es como ahora hacer el AtletiElche. Yo me siento un impostor. Hay algo raro en mi vida que no alcanzo a entender. Hago cosas que, creo, no me corresponden a mí. En mi imaginario en la élite, tengo a esa gente que hace esos partidos, de repente me veo en mitad de eso y hay algo que no termino de comprender. Hay veces que me veo en las cenas de Navidad con Pepe Domingo Castaño, con Paco, con Lama

– Algo bien harás.
– Sí, pero yo no tengo esa sensación. Tú a lo mejor desde fuera lo ves más claro, dices que no estoy gratis y ellos me dejarán estar porque algo haré bien. Sin embargo, pienso que un día se van a dar cuenta de que estoy aquí y… (risas).

– ¿No te sientes imprescindible? Porque eres el comodín, narras todo…
– ¡No! Al revés. No solo es que no me sienta imprescindible, sino que no me siento titular. Es una discusión, un intercambio de pareceres serio, que tuve con Paco hace tres años y él no lo comprendía porque le decía que yo no me siento titular. Y lo sigo pensando igual. ¿Qué hago en lo que sea titular? Nada. Hago el Atleti hasta que Lama quiera hacerlo, cuando Paco se tenía que ir a la tele hacía Tiempo de Juego porque Paco no podía… Hago las cosas que los demás no pueden. Tengo la sensación de que no soy titular en nada. Pero no es ni un reproche ni una queja.

Rubén Martín, en el estadio de Balaídos narrando un Celta-Atlético de la Copa de 2010 para el Carrusel de la SER.

– Y con ese papel de no sentirte titular, como un becario, estás en Carrusel Deportivo hasta 2010, cuando pasó lo que pasó y echaron a Paco González de la Cadena SER. ¿Cómo viviste aquello?
– Pues como un drama personal. Es la primera vez que lloré por el trabajo, no recuerdo haber llorado otra vez por el trabajo. Estábamos en Hamburgo, final de la Copa de la UEFA, el Atleti jugaba con el Fulham, yo estaba metido en un despacho con De la Morena y con Bustillo, De la Morena habla con alguien, cuelga y “que han echado a Paco”. (Silencio). Al día siguente fui a comer con Juanma, con Lama… y ya me confirmaron que efectivamente habían echado a Paco y ya nos fuimos enterando de lo que había pasado la noche anterior: resulta que había discutido con Anido… (Titubea). Los demás sí sabrían más, pero yo que soy un mindundi me enteraba de lo mismo que sabríais los demás por un confidencial. Al día siguiente de volver de Hamburgo, nos citaron a todos los periodistas de deportes de la SER en el despacho de Anido para explicarnos lo que había pasado, intentando dar la versión de la casa. Por aquella época, como hacía la producción con Feito de El Larguero con De la Morena, tenía acceso al correo del programa. Mientras esperaba que nos llamaran para subir al despacho, empecé a abrir correos y estaba inundado con miles de correos diciendo que Paco era de la familia, que si no seguía dejaban de escuchar la radio… unas cosas increíbles. Se me hincharon los ojos de la situación, subimos al despacho, bajamos y nos fuimos al Mundial. Fue una situación jodida en lo personal, porque nació mi hijo el 14 de junio, al poco de empezar el Mundial, tuve que coger un vuelo para volver y lo que me preocupaba era que terminara para venir a ver a mi hijo.

«Se me hincharon los ojos al ver el correo de El Larguero inundado con miles de correos apoyando a Paco»

– Escuchando audios de aquella época, el programa ya no sonaba igual. Seguiste narrando partidos durante el Mundial y tu último partido fue el Uruguay-Alemania por el tercer y cuarto puesto. ¿Fueron aquellos partidos en el Carrusel sin Paco y con Gallego tus peores momentos en la radio? ¿Te sentías un bicho raro?
(Pensativo). Sí, en la SER fueron mis peores momentos sin duda y en la radio seguramente también. No estaba Paco. En realidad, aquello no era ya nuestro programa.

– ¿Hablabas con él?
– Sí. Porque además Paco alguna vez, como él iba haciendo los partidos de España, se pasaba por Johannesburgo y se venía a vernos al IBC (Centro Internacional de Prensa). Era la época en la que no sabíamos todavía qué íbamos a hacer, entonces él venía, hablaba… “Rubenín, cuando sepamos algo seguro ya vemos”. En esa época no se sabía si nos íbamos a ir a la COPE o a Punto Radio. Para mí fue un Mundial desagradable.

Selfie de Rubén Martín con José Antonio Hernández, Paco González, Tomás Guasch y Manolo Lama en el IBC del Mundial de Brasil 2014.

– Y luego llega el verano del mercadeo radiofónico más intenso que recuerdo. ¿Siempre tuviste claro que te ibas?
– Pues no. Yo tenía claro lo que tenía que hacer. A mí el corazón me pedía irme con Paco desde el primer día. Tenía claro que habían echado a Paco y a lo mejor era una necesidad estúpida, pero yo tenía la necesidad de demostrarle a la SER que las personas están por encima de las empresas. Eso nacía en mí y en los otros cincuenta: vamos a demostrar que es más importante seguir a un amigo, creemos que se ha sido injusto con él y, si él tiene la posibilidad de llevarnos a todos, nos vamos a ir con él. ¿Qué pasa? Que hay un momento en el que la SER me llama y me dice: “Queremos que seas Lama”.

«Tenía la necesidad de demostrarle a la SER que las personas están por encima de las empresas»

 – De hecho, los compañeros de ecodiario publicaron que la SER te había hecho “una suculenta oferta” para narrar al Real Madrid, la selección española y dirigir el ‘Hora 25 Deportes’ a las 20:30 con Ángels Barceló… Pudiste ser Lama.
– Sí. Sin entrar en detalles de lo que me ofrecieron, la oferta era lo que quisiera. Ellos me explicaron que Lama estaba todavía allí un tiempo, pero que cuando se fuera… Hubo un momento en el que dudé porque (duda) si me quedaba en la SER lo podía hacer todo. Podía hacer todo eso y cosas que ofrecieron a más gente: hacer tele porque todavía Canal+ era de PRISA. En realidad, ofrecían casi todo. Y, en mi caso, muchísimo más dinero del que iba a ganar en la COPE. Además, yo eso lo tenía claro. Cuando ya tuve la oferta de Paco para venirme a la COPE, para mí era (silencio) ganar el doble… ganar el doble es casi arreglarte la vida. Acababa de tener un niño y, aunque solo fuera por responsabilidad, yo tenía que pensar… Es que al final ya no era una cuestión ni de dinero ni de pasta. Yo sabía que no iba a poder hacer en la COPE, lo que iba a poder hacer en la SER en lo profesional, y que no iba a poder ganar en la COPE, lo que iba a ganar de pasta en la SER.

Pero hubo un momento en el que mi pregunta fue: ¿Voy a ser más feliz haciendo eso allí y cobrando el doble, o voy a ser más feliz haciendo esto que voy a hacer ahora en la COPE con la gente con la que quiero estar? Y no tuve dudas en la respuesta. No tuve dudas. Yo iba a ser más feliz allí (en la COPE). ¿Además sabes lo que pasa? Yo iba a estar en el mismo sitio, pero la gente que yo más quería no iba a estar. ¿Qué eran más importantes: los muebles de la SER o la gente? En la gente se quedaba gente a la que yo quería, pero mi gente más cercana, mis amigos, se iban. Yo decía: me veo el 1 de septiembre allí sentado en la redacción de la SER y… (silencio). Pensé en ese momento que iba a ser más feliz en el otro sitio y por eso me fui.

 – Pero la noticia de tu fichaje por la COPE se hizo esperar y se hizo pública el 20 de agosto de 2010, a una semana justa del inicio de la temporada con la Supercopa de Europa entre el Atleti y el Inter…
– Pero si se hizo esperar fue porque se publicó más tarde o se enteró la gente más tarde. Yo había terminado contrato con la SER cuando terminó el Mundial y en las primeras semanas de agosto ya estaba currando en la COPE. Nos juntábamos ahí cuando no teníamos ni ordenadores.

Rubén Martín, a su regreso de Mónaco, donde el Atlético ganó la Supercopa de Europa de 2010.

– Nosotros publicamos el 5 de julio de 2014, antes de que se anunciara la renovación del equipo de deportes de la COPE, que Heri Frade y tú habíais dicho que no a la Cadena SER. Según la información que adelantó mi compañero Carlos Rodríguez, la SER volvió a por ti ese año y la volviste a rechazar. ¿Y eso por qué? ¿Sin Paco no hay paraíso?
(Ríe). Yo no he dicho nunca que eso sea verdad. Nadie me lo ha preguntado nunca y tú que me lo preguntas ahora… A mí la SER no me ha llamado y, si me hubiera llamado, te diría que la SER no me ha llamado.

– Pero te podían haber llamado perfectísimamente teniendo en cuenta la circunstancia…
– No lo sé (duda). Yo creo que no. Allí ellos emprendieron un camino distinto. Sí sé que ha habido gente de la SER que ha llamado a gente de la COPE para ver cómo es la situación, cuándo terminan contratos y tal. Eso está a otro nivel, entre los jefes y tal. A mí no me ha llamado nadie de la SER nunca para ofrecerme…

«A mí la SER no me ha llamado y, si me hubiera llamado, te diría que la SER no me ha llamado»

– Formas parte de un pack y es lo que decíamos en la información de Carlos: tú tenías una lealtad a Paco, a Xuancar y un compromiso prácticamente grupal.
– Es que nosotros somos una familia. A ver… puede pasar. Cada situación es distinta. Entiendo que luego tenemos ofertas distintas. Yo tuve hace poco una oferta de tele que no implicaba a los demás, pero no implica cambios en la radio. Pidiendo permiso las podemos aceptar. No digo que no pueda pasar, porque igual mañana hacen una oferta de una radio que es brutal en lo económico y en lo profesional, pregunto en la COPE, les digo que me ofrecen cinco veces más y hacer lo que yo quiera… ¿Aquí a medio plazo voy a poder hacer lo que yo quiera en lo profesional? Y a lo mejor me dicen que no e incluso me animarían… Si alguna vez pasa algo así, Paco sería el primero que me animaría.a aceptarla.

– ¿Te sientes en el mercado como si fueras un futbolista?
(Silencio y piensa). Pues no, la verdad es que no. Yo supongo que todas las radios estarán pendientes de lo que se hace en los otros lados y los tendrán controlados. Como nosotros cuando nos fuimos de la SER sabíamos quién era Miguelito y que si necesitábamos un inalámbrico porque Romero no se venía a hacer el Madrid, quién era mejor. Supongo que estarán pendientes de todo eso también en el otro lado. Para sentirte en el mercado es porque tú sientes que en el sitio en el que estás es posible que no vayas a estar. Y a mí eso no me pasa. Yo estoy feliz donde estoy… (Silencio). Para irme de la COPE me tendrían que echar. No hace falta que te echen diciéndote “terminas contrato y no te renovamos”, sino que te digan “tienes una oferta muy buena y aquí no vas a poder hacer lo que haces ahí, entonces queremos ser sinceros…”. Pero yo no me iría, estoy feliz.

«Para irme de la COPE me tendrían que echar animándome a aceptar una oferta mejor»

– Renovasteis en 2015 y a finales de ese año, la SER publicó que habías cobrado más de 400.000 euros del gobierno de Castilla La Mancha gracias a Nacho Villa, que fue el artífice de tu contratación para el área de deportes de Castilla-La Mancha Televisión. La venganza es un plato que se sirve bien frío. ¿Tanto les molestó que los rechazaras dos veces?
– No creo que fuera venganza. A mí me parece bien, visto con perspectiva, que se publiquen y me dio una lección el paso por la tele: si vuelvo a trabajar en un medio público, lo primero que haré será hacer público mi sueldo. El sueldo que yo cobraba en aquella época es el mismo que el presentador de deportes cobraba antes y los que siguieron cobrando algunos después. Era el sueldo de presentador, no era que a mí me hubieran contratado exclusivamente por este sueldo porque yo era un tipo distinto. Hay unas categorías profesionales y en eso estaba ese baremo. ¿A ti te puede parecer mucho? Si yo he trabajado por 200 euros en la SER de Toledo, cuando me ofrecen ese dinero… capitán general. Pero yo no firmé por dinero en la tele. Y me parece bien que se hagan públicos los sueldos, porque ahora hay un portal de transparencia en la tele, entonces puedes acceder y ver cuánto cobra la directora general, cuánto cobran los presentadores… y siguen estando en esos baremos.

Ya sé que en los medios públicos hay una diferencia con los medios privados, que es que no puedes medir solo la rentabilidad. Pero nadie ha pensado nunca en los medios públicos, ¿quién es más caro: el que cobra 8.000 euros al mes y es líder, o tiene el programa más visto de la tele, o el que lleva cobrando veinte años 2.000 euros al mes y no ha dado una noticia? ¿Quién sale más caro? (Duda) ¿Pepa Bueno es cara para la SER? Yo creo que no. ¿Pepe Domingo Castaño es caro en la COPE? ¿Herrera es caro? Al revés.

Rubén Martín presentó con Ana Cobos el informativo deportivo ‘La Cancha’ en Castilla La Mancha Televisión.

– Estamos hablando de empresas privadas (Cadena SER y COPE). Castilla La Mancha Televisión es una empresa pública que depende del dinero de todos los manchegos.
– Todos los medios públicos tienen unas subvenciones y luego tú tienes ingresos por publicidad. Nuestro programa, que era el informativo de deportes de la tarde, era el más visto de la cadena. La parte de publicidad que se colocaba al precio más caro, que venía de la FORTA o que tú vendías, se colocaba en ese espacio. Yo creo que lo que aprendí fue eso. Tú sigues viendo presentadores en TVE, Canal Sur, TV3… que no hacen público su sueldo. Yo creo que si alguna vez vuelvo a trabajar en un medio público, lo haré público el primer día. Porque parece que cuando trabajas 5-6 años, de repente dicen “esta persona cobró no sé cuánto dinero”, que yo cuando lo vi dije: “¿Yo he cobrado este dinero?”. En realidad tampoco es verdad, porque yo no tenía un contrato laboral, yo lo tenía como si eres autónomo: no son nóminas, son facturas… Y al final lo que tú cobras es la mitad de lo que ponía. Seguía viviendo en la misma casa, teniendo el mismo coche (…) Eché las cuentas, le pregunté a mi gestor cuánto había cobrado de verdad y me dijo que cobré 4.000 euros netos al mes, que es un sueldo bajo de un presentador de la tele, es decir, no hay un presentador de televisión que cobre 4.000€ netos al mes. Para mí es mucho porque yo soy un becario (sic), pero no es un sueldo desorbitado.

«¿Quién es más caro: el que cobra 8.000 euros al mes y es líder, o tiene el programa más visto de la tele, o el que lleva cobrando veinte años 2.000 euros al mes y no ha dado una noticia?»

– Contrasta mucho esa cantidad con lo que cobran los curritos que están por debajo. ¿Te parece justa esa desproporción?
– No me parece injusto. Yo no puedo cobrar lo que cobra Herrera o lo que cobra Pepa Bueno. Porque yo no genero lo que generan ellos.

– Tú la luz la tienes pagada. Estamos hablando de algunos que no llegamos ni para eso.
– Entonces lo que hay que hacer es igualar por arriba. Lo que sí me parece injusto es que haya chavales, como yo cuando empecé currando, que tengas que currar 14 horas al día por 600 euros al mes. No te da para vivir tú solo. Es lo que me pasaba a mí en Villarreal: me tenía que ir a un piso compartido, la habitación sin baño me costaba 150 euros al mes y no tenía para más. A mí eso me parece que está mal. En la tele de Castilla La Mancha estaba guay porque un redactor normal al final ganaba 2.000 euros netos al mes. Pero está bien. Acuérdate cuando empezaron con “hay que cerrar los medios públicos”. Vamos a ponernos de acuerdo, porque luego ponemos de ejemplo a la BBC.

Los sueldos de los presentadores de la BBC se cuentan en millones de euros. El prestigio se paga. Si queremos ser la BBC, tenemos que saber que paga muy bien a sus presentadores y a sus periodistas, y le cuesta una pasta comprar derechos audiovisuales, hacer documentales de la hostia, porque eso vale dinero. ¿Queremos la BBC o queremos cerrar los medios públicos? Luego resulta que cierran Canal 9, se monta un pollo descomunal y ahora van a reabrirla. ¿Qué queremos? ¿Queremos racionalizar los medios? Yo creo que es lo que se está haciendo en todas las teles públicas, que han bajado los presupuestos. Se trata de racionalizarlo. No se deberían cerrar. Es un medio útil para canalizar las inquietudes regionales, pero tenemos que concienciarnos de que eso cuesta dinero. Como cuando se decía que Ana Pastor cobraba no sé cuánto en TVE… Ana Pastor, lo que cobre en el medio en el que trabaje, se lo merece. ¿Y es injusto el dinero que cobraba Ana Pastor en TVE?

«Los sueldos de los presentadores de la BBC se cuentan en millones de euros. El prestigio se paga»

– No es injusto, pero te pones en el pellejo de una persona que no gana nada o gana poco, un becario o alguien que no es ni siquiera becario, y dices: “Que no haya un contrato para mí y esta persona gane tanto…”.
– Hablamos de desproporción y estamos absolutamente de acuerdo. De hecho, hay algunas empresas europeas en las que está baremado la diferencia que puede existir entre el que más cobra de una empresa y el que menos. Para que fuera justo del todo, creo que estaba en multiplicar por 6,5 entre el que menos y el que más. Lo que cobraba Pepa Bueno en la época que hacía en TVE el Telediario de las 21, que era líder y era un buen informativo, como Fran Llorente

Yo tuve la suerte de trabajar durante el primer año en la tele con el que era director de programación, Jorge Pérez Vega, que era el director de España Directo de la época gloriosa de TVE. Probablemente es el periodista de televisión con más talento que yo he conocido nunca; lo que cobrara para mí estaba justificado. Esa persona no era cara. Y sí puede ser caro un redactor que lleva cobrando 3.000 euros al mes treinta años y que no ha sido capaz de levantar un teléfono para dar una noticia. Pero también estoy de acuerdo en que estamos hablando de empresas públicas y que, como tú y yo las pagamos, tenemos derecho a exigir resultados y haya gente que diga: “Aunque usted me diga que era líder en su programa, usted no podía cobrar como cobraba esos 4.000 euros netos al mes porque es una empresa pública y esos 4.000 euros netos al mes se los tenían que dar a un médico”. Vale, pero eso no es mi culpa ni del director de la tele. Eso es que el gobierno de cada región redistribuya y diga “se acabaron los medios públicos y lo vamos a destinar a sanidad o a educación para que no haya barracones”.

Rubén Martín fue profesor en el Departamento de Comunicación Audiovisual de la universidad Carlos III.

– Más que cerrar medios, que nunca estoy a favor de que desaparezcan medios porque al final garantizan la libertad de expresión, lo que me molesta es esa suerte de búnker que son los medios de comunicación y que sea tan difícil entrar salvo que seas recién licenciado, estudiante o Máster. Para trabajar en un medio hay que estar matriculado en la universidad. ¿Te parece normal eso?
– No me parece normal. Creo que es difícil encontrar trabajo yendo a echar currículums; de hecho, yo nunca he encontrado un trabajo por un currículum. La experiencia que tengo yo de la gente de mi alrededor y la mía es que te conozcan. Tú has trabajado en un sitio, alguien que trabajaba en ese sitio está contento con lo que has hecho, un día necesitan a alguien en otro lado en el que él está y te recomienda o te llaman. Pero es muy difícil meter la cabeza. Cuando me hacen entrevistas los estudiantes y me preguntan qué hay que hacer, siempre les digo que no hay una fórmula mágica. Yo también preguntaba lo mismo cuando hacía entrevistas de estudiante: “¿Cómo se llega ahí? A ti que te ha ido bien dime cómo se hace”.

«Es difícil encontrar trabajo yendo a echar currículums»

– ¿Gastando dinero en másters?
– Yo no me gasté dinero en másters. Creo que tiene que ver con tener la predisposición al esfuerzo. Esto está fatal decirlo, pero cuando empiezas no remunerado. Sé que eso es dignificar poco la profesión, pero yo empecé trabajando sin cobrar. Está mal, porque al final le estás quitando el trabajo a alguien que debería estar cobrando en prácticas, pero ¿cuál es la manera si no? Luego ya ir creciendo y esforzándote. Al que estoy seguro que no van a contratar nunca es al que, el primer día que llega a la redacción, pregunta “¿cuánto cobro y cuándo libro?”. Ese dura dos días en las redacciones en las que yo he estado. (Pausa). Si tú llegas y lo que quieres saber es dónde empiezo, dónde voy, a quién llamo, en qué trabajo… Y cuando te dicen “¿te puedes quedar hoy al programa de la noche?”, y tú has llegado a las siete de la mañana para hacer una guardia en el Bernabéu, son las siete de la tarde y te están diciendo que te quedes a producir la noche que vas a salir de ahí a las dos de la mañana… Y la diferencia entre el que al final termina quedándose y el que no, es el que dice “sí, sí, sí”, y lo dice porque va a aportar. ¿Eso está bien? No, no está bien que nadie trabaje quince horas un día, pero la manera es esforzarse.

Abriendo Lineas – 02×05

Programa 2×05. Alejandro Rozada nos trae la actualidad deportiva de la semana y Carlos Gómez Nava nos repasa el año tenistico 2017. Para finalizar escuchamos la ultima parte de la entrevista a Rubén Martín narrador de Tiempo de Juego de la Cadena Cope.

 

Abriendo Lineas 2×04

Programa con Alejandro Rozada, Adrián Anet y Carlos Rodríguez. Hablamos de la Champions League, balón de oro y de la radio. Ademas de la segunda parte de la entrevista a Rubén Martín, narrador de Tiempo de Juego de la Cadena Cope.

 

«Escribiría un ensayo de la intrascendencia»

ENTREVISTA A RUBÉN MARTÍN (2ª parte)
Narrador de ‘Tiempo de Juego’

«No quiero que me identifiquen ni que hablen de mí»

«Si pudiera, no opinaría»

«Ni importante ni influyente; quiero contarlo y divertirme»

«¿Por qué es importante para la gente que me escucha saber de qué equipo soy? ¿En qué mejoraría mi relación con el oyente? ¿Aporta algo?»

Rubén Martín, en el césped del Allianz Arena de Múnich el 3 de mayo de 2016, antes del partido de vuelta de semifinales de la Champions entre el Bayern y el Atlético.

Alejandro Rozada (@alexrozada)
Se va haciendo de noche, se encienden las luces en el exterior, continúa la conversación. Hemos tenido que detener la grabación porque, como no podía ser de otra manera estando con quien estábamos, pasaron cosas. Se nos acercó una simpática señora y directamente nos pidió trabajo para una familiar suya que, siendo periodista, estaba trabajando en una gran superficie comercial como vendedora de bombones. Así de injusta, cruel y desequilibrada es la profesión periodística. El entrevistado, que luce más galones que el entrevistador, le respondió a esta mujer que él tiene a una pariente suya en la misma situación. El refrán que reza aquello de “en casa del herrero, cuchillo de palo”, seguramente se hizo pensando en los periodistas.

Hecho este breve inciso, continuamos. Llevamos media hora larga conversando y a Rubén casi no le ha dado tiempo de tocar su vasito de café, que sigue prácticamente lleno. Apenas le ha dado un par de pequeños sorbos y me ando con cuidado de no tambalear mucho la mesa para que no se le derrame. Aunque percibo claramente que a él no le gusta mucho hablar de sí mismo, la curiosidad y el reconocimiento me obligan a hacerlo. Para abrir esta segunda tanda de preguntas y respuestas, toca responder a la cuestión del compañero Adrián Anet, que dejamos pendiente del bloque anterior. A partir de su respuesta a este elogio a la profesionalidad, aunque él escribiría un ensayo de la intrascendencia, hilamos la segunda parte de la conversación. Seguimos en el aire.

Rubén Martín, con Antonio Ruiz, en Stamford Bridge el pasado martes 5 de diciembre antes del partido entre el Chelsea y el Atleti.

(Pensativo). No es que me sorprenda la pregunta, me sorprende que no sea así. Tú eres un narrador, no eres un aficionado. ¿De qué estamos hablando? ¿Hay que alegrarse más de un gol que de otro? Hace unos días, como he abierto los mensajes directos en Twitter y he flipado porque, no solo es que me escriba mucha gente, es que todavía no me han insultado y todo lo que recibo son palabras de agradecimiento y de cariño, me escribió un oyente del Villarreal sobre el emocionante penalti que paró Kepa en el Athletic-Villarreal para decirme “fíjate si eres profesional que sabiendo yo que eres del Villarreal, lo has narrado, te tenía que estar jodiendo por dentro, y parecía que ibas con el Athletic”. Yo estoy narrando un partido y trasladando la emoción de una situación, da igual a favor de quién sea.

– El gran secreto de estado es de qué equipo es Manolo Lama. ¿Y tú? ¿De qué equipo es Rubén Martín, aparte del Villarreal?
– No lo he dicho nunca, ni lo voy a decir, pero la pregunta es: ¿Por qué es importante para la gente que me escucha? ¿En qué mejoraría mi relación con el oyente? ¿Aporta algo? Si dices tu equipo es porque crees que es relevante en el trabajo que vas a hacer, quien lo hace me parece bien. Mi trabajo es retransmitir igual a todos los equipos. No me siento mejor, ni peor, que ninguno de mis compañeros que dicen de qué equipo son. No creo que esté engañando a nadie. Si me decís que retransmito igual a un equipo que a otro, ese es mi trabajo. ¿Por qué tengo que decir de qué equipo soy si predispongo al del equipo contrario a que piense que estoy narrando distinto? Si no eres capaz de detectarlo, es porque lo estoy haciendo bien.

«Si no eres capaz de detectar de qué equipo soy, es porque lo estoy haciendo bien»

– En uno de los vídeos del canal en YouTube de ‘Tiempo de Juego’ te definen como el narrador de todos los equipos de España. ¿Te gusta que te definan así?
– Sí. Me encanta porque yo soy feliz así. No durará siempre porque cuando haces mucho a un equipo te terminan asociando. Yo hago mucho al Atleti y hay mucha gente que me identifica como la voz del Atleti, muchos incluso creen que soy del Atleti. Hay una relación tan estrecha que incluso me han metido en grupos de atléticos o me escriben durante los partidos, y noto un cariño tan grande que me da miedo que un día me cambien de equipo por trabajo y digan “no era del Atleti”. Me gustaría no fallar a la gente que ahora siente que yo les represento y, si mañana me toca hacer otro equipo, no piensen que les he traicionado. No es mentira. Cuando canto el gol de Saúl contra el Bayern, narro lo que me sale de la cabeza y del corazón, igual que cuando hago un partido del Madrid. Me hace feliz no rechinar. No quiero que me identifiquen ni que hablen de mí. Haría un elogio de la intrascendencia. Si pudiera, no opinaría. Lo que más feliz me hace de mi trabajo es que cuento las cosas, cuándo y cómo pasan.

– No eres muy activo en los programas de opinión.
– La verdad es que no lo soy nada. Si me llaman Juanma Castaño o Corrochano, yo estoy a disposición de mis compañeros para cualquier cosa. Pero yo me siento cómodo narrando porque estoy contando lo que está pasando, estoy informando. Me parece un género tan periodistico y trato de ordenarlo de la manera más honesta que puedo. Narrar es el mejor trabajo del mundo. Es el solomillo de la información deportiva, porque de lo que pasa en un partido se habla 2-3 días hasta que llegue el siguiente partido y todo lo demás es el aliño. Si pudiera no opinar, preferiría no opinar. Un día haría un ensayo que se llamara “Elogio de la intrascendencia”. No quiero ser ni importante ni influyente; quiero contarlo y divertirme.

Ir a descargar

– ¿Prefieres narrar más a un equipo, es decir, te sientes más identificado con un conjunto en particular? Por su juego, por la relación con su plantilla y cuerpo técnico, por el ambiente en el estadio, por las facilidades a la prensa, por ser un desplazamiento más cómodo…
– No. Me gustaría hacer lo que estoy haciendo ahora. Me gustaría no cambiar. Lo que estoy haciendo hasta ahora, es perfecto. Es imposible que no me identifiquen con el Atleti, pero narro más partidos. Si me dicen que voy a estar así dentro de diez años, suponiendo no progresar, estaría bien porque hago lo que me gusta.

Rubén Martín, con Gemma Santos y Antonio Ruiz, en el Metropolitano antes del partido entre el Atlético y el Qarabag.

– Has narrado tropecientos goles de cualquier equipo, pero has trascendido sobre todo por narrar la famosa parada, el paradón de Oblak al Leverkusen en la pasada Champions. A ver si vas a ser el primer narrador que canta mejor las paradas que los goles…
– Lo que demuestra mi inutilidad. … hay que ser inútil profundo para no cantar mejor un gol que una parada (risas). Fíjate que no es un momento histórico, el Atleti ya estaba clasificado, iban empatados a cero… Es un momento distinto, comparable con esas jugadas raras que se ven pocas veces y da la casualidad de que estaba preparado para hacerlo. Por eso es importante la suerte para trabajar en esto. Como dice Picasso, la suerte te tiene que coger trabajando y estar preparado cuando llegue ese momento. Cuando De la Morena me trajo de Villarreal a Madrid, me dijo que “el toro pone a cada uno en su sitio”; al principio no lo entendí, pero tiene todo el sentido. Van pasando cosas, algunas las aprovechas y otras no.

«A cualquier narrador le recuerdan por un gol y a mí me recuerdan por una parada»

– ¿Llegas a Madrid por él o por Paco González?
– Me traslada De la Morena, pero yo me fui a Villarreal por Paco, que le faltaban narradores. Pero yo no me iba a Villarreal, estaba cansado de hacer deportes en Móstoles, me interesaba mucho el concepto de identidad, estaba muy pendiente del País Vasco y gestioné en la radio el traslado para ir a cubrir el plan Ibarretxe. Mi jefe iba a ser Javi Hoyos y me iba a ir a la SER de San Sebastián a hacer informativos. Se lo dije a Hevia (productor de Carrusel Deportivo por aquel entonces), habló con Paco y me llamó para decirme que en Madrid no había huecos para mí, pero sí en otras ciudades.

– Tu primer partido fue un Villarreal 2 Atlético de Madrid 0 de la Intertoto en el verano de 2004.
– Antes había hecho Segunda y ese fue el primer partido que narré en Villarreal, el más especial que recuerdo por lo que supuso. Me llamó Paco 3-4 días antes para preguntarme si me atrevía a narrarlo, pensé que no estaba preparado, pero dije “palante”. Cuando terminé de narrarlo, me llamó Paco para felicitarme, lo noté feliz y me ofreció hacer también la vuelta, que suponía ir a Madrid. Hacer un partido en el Calderón era que ya veía que tenía la suficiente capacidad de hacer un partido con todos los que había en Madrid, que para mí eran estrellas: Óscar Egido, Heri Frade, Pacojo… Fue el examen definitivo.

«Mi partido más especial fue el Villarreal 2 Atlético 0 de la Copa Intertoto de 2004»

– En la primera emisora en la que estuviste fue en la Cadena SER de Toledo, haciendo el ‘A vivir que son dos días’ provincial. ¿Qué tal te manejabas con el formato del magazine?
– Fue la primera vez que me puse delante de un micrófono. Estaba currando en La Tribuna de Toledo y debió de ser marzo de 2002. Me llamó el que era jefe de deportes de la SER de Toledo, Alberto Jiménez, para decirme que se quedaba libre el hueco del fin de semana, unos 200 euros de la época, y no lo quería hacer nadie. Me preguntó si me apetecía hacerlo, yo curraba de lunes a viernes en el periódico y tuve que empezar a no librar ningún día de la semana, que es la historia de mi vida. Le dije que lo hacía, no había hecho nunca antes radio, me mandaron a entrevistar a padres que sus hijos estaban patinando, me llevé una grabadora y el ridículo que hice fue tan absoluto que se debieron descojonar y pensar que habían fichado al tío más inútil para hacer radio de la historia. No sabía hablar. Durante una semana, estuve practicando en antena con ellos para empezar a foguearme, empecé a hacer el ‘A vivir que son dos días’ y me gustaba mucho, me llevaba a compañeros de la facultad… Al final me lo pasaba bien.

Rubén Martín, en el Bay Arena de Leverkusen.

– Y después ya te destinan a SER Móstoles, donde empiezas a hacer deportes. ¿Cómo fue aquella época lejos de los focos del fútbol ultraprofesional? ¿Cuántos erais en la redacción? ¿Qué hacías?
– Estaba yo solo (risas). Cuando llegué estaba José Antonio de la Rosa en SER Madrid Sur, él se quedó haciendo crónicas y más cosas en el diario As y yo me puse a hacer el local. Al principio me hacía una ilusión de la hostia, el primer año pudimos narrar, que es lo que más me gusta y no lo supe hasta que empecé a hacerlo, hicimos una final de la Copa de España de fútbol sala, fue la primera vez que viajé con un equipo y viajamos después con el Alcorcón para hacer sus partidos en 2ªB… Mediada la segunda temporada ya me di cuenta de que era todos los días lo mismo, llenar 50 minutos de radio en el programa local, me dije “se acabó” y pedí el traslado a informativos.

«La historia de mi vida es no librar ningún día de la semana»

– Yo te escuché hacer conexiones a la una y media en el Carrusel local de los domingos de SER Gijón. Te hablo de la temporada 2002-03. Y ahí ya se notaba que tenías algo y que ibas a llegar alto. ¿Es más fácil triunfar en la radio siendo de Madrid?
– La experiencia demuestra que no. Juanma Castaño es de Gijón, Manu Carreño es de Valladolid, Javier Ares es de Valladolid, Héctor Fernández es de Vitoria, Dani Garrido es de Bilbao, Joseba Larrañaga es de Pasaia San Pedro… Hay un momento en el que se tiene que cruzar tu camino con Madrid. Conozco gente buenísima en todas las emisoras de España que, si no los escuchan los jefes de Madrid, no presentarían un programa nacional. Edu Pidal también estaba currando en SER Gijón, pidió el traslado de becario a Madrid, apostó por estar allí y tuvo la suerte de que le pilló el trasvase.

Como cuando me fui a Villarreal. Me iba para un año, el Villarreal quedó tercero en Liga, pensé cuándo iba a tener la oportunidad de volver a narrar un partido de Champions y me quedé. Al año siguiente decidí volver porque ya estaba cansado, tenía a mi familia aquí… Al final, tu sitio está donde está tu gente. Dio la casualidad de que Ferreras, que había sido mi director en la SER, me llamó en 2006 cuando empezó La Sexta para que me fuera allí, avisé en la radio y a la semana siguiente me llamó De la Morena para decirme que no me iba a ningún sitio, que me iba a llamar Daniel Anido para negociar mi pase a Madrid.

«Ferreras me llamó en 2006 cuando empezó La Sexta para que me fuera allí»

– El fútbol de alto nivel lo empiezas a catar en Villarreal, un pequeño pueblo de 45.000 habitantes de la provincia de Castellón de la Plana. ¿Cómo llegas en el año 2004, con rango de jefe de deportes, a una histórica emisora como Radio Castellón?
– En realidad llego como un manguta. Allí había un jefe de deportes histórico que se llama Liberto Beltrán, tenía un problema de salud, estaba con un chaval que se llama Vicente Aledón y yo entro para cubrir el puesto que dejaba Vicente de segundo porque pasaba a ser el jefe. Iba al entrenamiento del Villarreal, sacaba los cortes… Y al final de la primera temporada, me quedo como jefe de deportes haciendo el SER Deportivos y de todo. Era una experiencia profesional y de vida porque era la primera vez que me iba a vivir solo por ahí en un piso compartido. No tenía pasta para comida, me fui comiendo los ahorros y, al tercer mes de estar ahí, llamé a Paco para decirle que me volvía porque me había fundido toda la pasta. No me pudieron dar dinero por la radio y lo arreglaron metiéndome en el As. No me subieron el sueldo, sino que me pusieron otro trabajo, me dieron 500 euros más y era capitán general. Ya ganaba 1.000 euros al mes y así me pude mantener los dos años.

Rubén Martín, con Juan Igual y Javier Bautista en el estadio de La Cerámica.

– A la sombra del Valencia en la Comunitat empieza a despuntar el Submarino Amarillo, al que tú acompañas a París, Lisboa, Manchester, Milán, Londres o Edimburgo. Empiezas a cultivar tu faceta de Willy Fog de la radio y te empezamos a escuchar en el Carrusel Deportivo de la Cadena SER, el de Paco y Pepe.
– Para mí era algo que no me iba a volver a pasar en la vida y había que disfrutarlo. El Villarreal terminó la temporada anterior tercero, no se metía en la Champions directamente, jugaba una previa contra el Everton, esa previa la hice yo, se metió y en el grupo estaba el Manchester United. Suponía ir a Old Trafford, La Luz en Lisboa… Fue disfrutar. Dio la casualidad de que el Villarreal llegó a semifinales y aquella semifinal contra el Arsenal la hizo Lama. Yo narré hasta cuartos de final contra el Inter.

– El famoso penalti de Riquelme. Lo recuerdo como si fuera ayer. Yo estaba acabando la carrera en Valladolid y escuché ese partido por la radio porque lo televisaba el Plus y no podía bajar a verlo al bar porque estaba liado con trabajos y exámenes. Tengo grabada aquella narración del penalti de Riquelme que le tocó a Lama, aunque tú también estabas en El Madrigal. ¿Cómo recuerdas ese momento? ¿Te hubiese gustado narrarlo a ti o casi mejor que no porque era un poco duro?

Continuará…

A %d blogueros les gusta esto: