Últimas noticias
Inicio » Fútbol Internacional » Europa League

Europa League

A semifinales sufriendo (1-0)

El Atlético de Madrid estará mañana en el sorteo de semifinales de la Europa League junto a Arsenal, Salzburg y Marsella tras su sufrido partido en Lisboa. El equipo madrileño jugó muy mal y el Sporting CP estuvo muy cerca de igualar la eliminatoria y llevar el encuentro a la prórroga. Oblak volvió a ser decisivo.

El conjunto de Jorge Jesus salió decidido a por el partido y controló casi por completo el juego en la primera parte. Los lisboetas pusieron en serios problemas a la defensa rojiblanca, que no fue capaz en ningún momento de frenar sus numerosos centros laterales ni el peligro en los córners. Todos estos fueron rematados por jugadores portugueses, el más claro en el minuto 11, cuando Oblak impidió el 1-0 gracias a una mano espectacular.

Sin embargo, el Atlético no pudo aguantar más el empate en el marcador y, tras el enésimo centro por la derecha, Montero puso en pie al José Alvalade en el minuto 27 con un remate de cabeza y acercó a su equipo a una posible remontada. Los del Cholo seguían sin reaccionar y más de uno no podía evitar acordarse de los partidos de FC Barcelona y Real Madrid esta misma semana.

Además, Lucas y Diego Costa cayeron lesionados, el primero antes del descanso y el segundo a los pocos minutos de comenzar la segunda parte. Simeone perdió muy pronto dos cambios al verse obligado a sacar al campo a Vrsaljko y Torres antes de la hora de partido.

En la segunda mitad, el Sporting creó menos peligro pero el equipo colchonero tampoco fue capaz de sentenciar la eliminatoria con un gol. Únicamente Griezmann, ya en los minutos 81 y 82, dispuso de dos ocasiones clarísimas al quedarse completamente solo delante de Rui Patricio. El francés las desperdició, algo muy poco habitual en él. Aunque sin ninguna opción clara, los últimos minutos del partido fueron agónicos, ya que el equipo portugués estuvo rondando el área rojiblanca constantemente.

Finalmente, el Atleti hizo bueno el resultado de la ida y, aunque con más sufrimiento del esperado, está a solo dos partidos de plantarse en la final de Lyon. Los aficionados esperan ya a su penúltimo rival en el camino por el título.

El Atleti pone pie y medio en semifinales de la Europa League (2-0)

El Atlético de Madrid se encuentra muy cerca de otras semifinales en un torneo continental, en este caso la Europa League, tras vencer por 2-0 al Sporting de Lisboa en el Wanda Metropolitano.

El conjunto del Cholo salió muy enchufado al partido, tanto que se puso por delante en el marcador a los 22 segundos. Diego Costa robó el balón tras un fallo garrafal del central Coates y filtró un gran pase a Koke. Este definió perfectamente delante de Rui Patricio y llevó la locura a la grada. Tan solo un minuto después, esta ventaja pudo aumentar cuando Godín remató a bocajarro un córner, pero en esta ocasión intervino el portero portugués.

El equipo de Jorge Jesus, al principio abrumado ante la presión rojiblanca, fue de menos a más en la primera parte. Su primer acercamiento llegó en el minuto 12 gracias a un buen remate de cabeza de Dost que estuvo cerca de poner en problemas a la defensa. Sin embargo, la ocasión más clara llegó a la media hora, cuando Martins se quedó completamente solo delante de Oblak. El portero esloveno se vistió de héroe un día más y evitó el empate.

Pero la primera parte no terminó así. De nuevo la defensa del Sporting CP, Mathieu más concretamente, cometió un grave error que le permitió a Griezmann poner el 2-0 en el marcador. A pesar de que los primeros 45 minutos se habían equilibrado en cuanto al juego, fue el Atlético el que no perdonó y puso tierra de por medio.

La segunda mitad comenzó de nuevo frenética para el equipo rojiblanco. Diego Costa gozó de una ocasión clarísima gracias a otro error de bulto de la defensa portuguesa que le permitió quedarse completamente solo delante del portero. En este caso, no resolvió bien y no fue capaz de aumentar la diferencia. La sensación durante los minutos restantes fue la de que el Atleti pudo sentenciar la eliminatoria con un tercer gol, que finalmente no fue posible.

El Sporting CP, que no inquietó demasiado durante 45 minutos, sí dispuso de una clara doble ocasión en el descuento que pudo haber cambiado significativamente el resultado. Una vez más, Oblak estaba ahí para ser decisivo e impedirlo. Primero, hizo una gran parada tras un tiro peligroso desde fuera del área de Bryan Ruiz y, después, Montero estuvo desacertado tirando por encima de la portería el rechace desde el borde del área pequeña.

Con este resultado, el equipo madrileño irá a Lisboa con cierta tranquilidad y buscará confirmar su pase a semifinales. No haber encajado gol en casa siempre es determinante en este tipo de eliminatorias europeas. El equipo portugués, por su parte, necesita un contundente 3-0 a favor, algo que parece prácticamente imposible visto este encuentro de ida y la diferencia de calidad entre ambos conjuntos. Pero esto es fútbol y está claro que el Atleti no se debe relajar.

 

 

El Atlético hace los deberes de cara a Moscú

Victoria por 3-0 del Atlético de Madrid en el Metropolitano frente al Lokomotiv de Moscú en la ida de los octavos de final de la Europa League, en un encuentro en el que Saúl volvió a demostrar su valía, Diego Costa que está a todas, Koke que no te puedes relajar ante este Atlético y Werner, su seguridad ante cualquier imprevisto.

Dominio total del Atlético frente al cuadro moscovita desde el primer minuto de juego, jugando en campo contrario ante un Lokomotiv que defendía por acumulación y por tanto, hacía muy difícil para los rojiblancos el acceso al área. Un disparo blocado a Correa tras una muy buena jugada de Griezmann y Costa al primer toque fue el primer aviso de los locales. Tal vez por ello los defensores del Lokomotiv estaban tan centrados en que no recibiesen el balón los delanteros rojiblancos que dejaron a Saúl avanzar y avanzar metros y que armase un potente disparo dirigido a la escuadra de la meta defendida por Guilherme, abriendo de nuevo la lata en competición europea para el Atlético de Madrid el ilicitano Saúl, hoy por décima vez. Griezmann pudo haber ampliado diferencias tras robarle el balón a Guilherme, fuera de su portería, y de su área, pero el disparo del francés, muy escorado en banda izquierda no vio puerta.

Fuerte inicio de segunda mitad por parte del Atlético que anotó su segundo gol por medio de un oportunista Diego Costa que cazaba el rechazaba del remate de Griezmann. Buena mano de Guilherme, pero su despeje quedó para Diego Costa que simplemente tuvo que empujar en boca de gol para poner la eliminatoria muy de cara para los intereses del Atlético. Minutos más tarde, Diego Costa reclamaría una mano dentro del área que bloqueó un disparo del internacional español a la salida de un córner, que no vio o no consideró oportuno señalar el colegiado danés. Con la ventaja tan favorable en el marcador, Simeone empezó a dar descanso y repartir minutos, primeramente retiró a Griezmann para dar paso a Vitolo, y minutos más tarde un doble cambio retirando a Correa y Diego Costa, por Gameiro y Torres. Cuando prácticamente ambos equipos daban por hecho el 2-0, en el minuto 90, un robo de Juanfran en tres cuartos de campo del ataque rojiblanco, internada al área y centro atras del de Crevillente, para que Koke en llegada desde segunda línea remachara haciendo el tercero de la tarde, dando gran tranquilidad al Atlético para la vuelta.

Axel Werner, meta argentino, debutaba en una plácida noche bajo los palos de la portería colchonera tras unos problemas de Oblak, sin verse en apuros. El próximo jueves a las cinco de la tarde, hora española, desde Moscú, la resolución de la eliminatoria.

Gameiro se entona y apunta a octavos

Victoria en el Metropolitano, del Atlético de Madrid por 1-0 frente al Copenhague en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Europa League. El Atlético de Madrid solventó pronto el encuentro con un buen gol de Gameiro que dejaba la eliminatoria más cerrada aún tras el gran partido de la semana pasada en la capital danesa.

Por si había alguna duda de las posibilidades del Copenhague de dar la vuelta a la eliminatoria Kevin Gameiro se encargó de disiparlas a los seis minutos de juego con un contundente disparo de zurda desde la frontal área, inapelable para Olsen. El Atlético que formaba con un 4-2-4, como durante algunos minutos lo hizo contra el Athletic en Liga, con Gabi y Saúl en el medio, en banda Vitolo y Correa, con Gameiro y Torres como dupla ofensiva. Otra duda disipada al comienzo del partido fue la que quiso generar la prensa cavernaria al querer dividir a la afición rojiblanca entre ‘cholistas’ y ‘torristas’. Más allá de los cuatro adolescentes o iletrados que les gusta gozar de tres segundos de gloria frente a cualquier cámara de la central lechera, la grada se mostró unánime, coreando los nombres Simeone y Torres, y viceversa, uno detrás de otro y durante varias partes del partido. Poca intensidad en un primer tiempo en el que se produjeron tan solo cuatro faltas, tres del conjunto danés, lo cual habla de la poca intensidad del encuentro.

Simeone empezó el segundo tiempo equilibrando minutos entre Koke y Saúl dando paso al ilicitano en el medio campo rojiblanco. Y si el partido había tenido poca intensidad en el primer tiempo los augurios no eran muy buenos para el segundo, pues Solbakken retiró a dos de sus mejores hombres como son Fischer y Kvist, probablemente pensando en su competición doméstica donde no están muy acertados esta temporada. Una de las sorpresas del partido llegó con la entrada en el campo de Nico Gaitán por Correa. El argentino volvía a jugar tres meses después de hacerlo frente al Elche en la primera ronda de Copa del Rey. Unas veces por lesión, otras porque no estaba a la altura y otras porque se rumoreaba su salida al Zenit o a China, el ex del Benfica no ha jugado desde noviembre, y para tanto tiempo fuera, no entró mal con un buen pase a Gameiro que no pudo definir en el mano a mano frente a Olsen, y un tiro algo desviado tras una buena jugada individual. Puede ser este un punto de inflexión para Gaitán por el que pagó una buena cantidad el Atlético, ya que es muy posible la salida a la liga china de Carrasco, en los próximos seis días se cierra el mercado asiático y tanto el belga como el Atlético deberán decidir que es lo mejor para ambos en los próximos meses. Simeone lo puede necesitar para las dos competiciones en las que sigue vivo, además de que se pueda revalorizar en los próximos meses Mundial incluido, sacando así mayor beneficio. Por el lado del jugador, se puede ver en el riesgo de quedarse fuera del Mundial al estar en una competición menor.

El Atlético conocerá su rival de octavos de final de la Europa League a partir de las 12:30. Rivales muy interesantes en una competición entretenida para aficionados propios y ajenos, y sobretodo imprevisible, en la que los de Simeone pueden llevarse una nueva alegría como hicieran en Hamburgo o Bucarest.

Goleada colchonera bajo la nieve danesa

Contundente victoria del Atlético de Madrid por 1-4 en el Parken Stadion ante el Copenhague la ida de los dieciseisavos de final de la Europa League, partido en el que pese al buen arranque de los de Simeone se empezaron adelantando los locales pero no fue ningún problema para el Atlético que pronto remontó y más tarde goleó en una fría y nevada noche en la capital de Dinamarca.

Gran inicio de partido por parte del equipo colchonero, asediando la portería de Olsen, remates en los primeros cinco minutos de Gameiro, Saúl y Griezmann con cierto peligro, ante el meta internacional danés que estaba saliendo momentáneamente victorioso ante la oleada rojiblanca. Olsen tuvo un momento de mayor lucimiento en un mano a mano con Griezmann en el que el francés tras robar un balón no supo materializar en gol. Pese al buen arranque del Atlético el primer gol de la noche llegó para los locales a los quince minutos de encuentro, en su primera ocasión. Disparo desde el centro del área de Ankersen que Fischer desvió magistralmente de espuela en el área chica sorprendiendo a Moyá y a toda la hinchada local que rugía con fuerza ante el gol del Copenhague.

El Atlético supo reaccionar bien al golpe propinado por los daneses y no se amilanó por el marcador en contra, siguió en la misma tónica atacando el área local y el premio llegó. Minuto 21, centro de Griezmann desde el pico derecho del área que Saúl no desaprovechó entrando como un obús y con un gran cabezazo igualando la contienda. Tras el empate, algo de tranquilidad y control para el Atlético de Madrid que ya había cumplido el primer objetivo de marcar fuera de casa, y poco a poco estaba tratando de encontrar la mejor forma de anotar el segundo para remontar el partido, y fue en el minuto 37. Excelsa pared de Griezmann con Lucas Hernández, para que el lateral le pusiera un buen pase atrás a Gameiro que desde el centro del área remató a placer para marcar el segundo gol del Atlético en la capital danesa, producto de esa triple alianza francesa. El chipriota Sotiriu tuvo la última palabra para el Copenhague antes del descanso con un buen disparo ante el que estuvo atento Moyá.

La segunda mitad comenzó con un considerable aumento en la veda que estaba cayendo sobre el aún verde césped danés. No por ello se diluyó el dominio del Atlético, disparos lejanos de Gameiro, o Carrasco, que entró al cuarto de hora sustituyendo a Correa, fueron los acercamientos rojiblancos con los que se trataba de ampliar diferencias. No fue hasta el minuto 70 cuando el Atlético marcó el tercero, gran pase de Carrasco al hueco para Griezmann que aprovechó su habilidad para batir a Olsen con un buen disparo cruzado. Apenas cinco minutos más tarde, Vitolo, que había entrado por Gameiro, aprovechó un rechace dentro del área danesa para abrirse hueco y batir a Olsen consiguiendo un cuarto gol que a la postre puede ser definitivo para el desarrollo de la eliminatoria. El serbio Pavlovic quiso evitar que el Atlético volviera a Madrid con tan buena ventaja con un testarazo que se le fue a la madera y un disparo alto en el descuento.

El próximo 22 de febrero, en tan solo siete días, el partido de vuelta en el Metropolitano, con la eliminatoria muy de cara lo que permitirá a Simeone dar minutos a los jugadores menos habituales y descanso a los que lo necesiten. Finalmente, cabe destacar que Godín volvió a jugar, lo hizo con protección tras el traumatismo facial que sufrió en el partido frente al Valencia, y que Koke, durante algo más de una hora, y Vitolo, algo más de veinte minutos, jugaron en manga corta. Honor a los valientes.

Europa League: fase de grupos (jornada 1)

Este jueves 14 de Septiembre dio arranque la Europa League la fase de grupos con tres equipos españoles Athletic, Villarreal y Real Sociedad que vuelve a competiciones europeas tras varios años. Ademas de varios históricos como el Milán o el Arsenal. A continuación resultados y goles de cada partido.

Grupo A:

Slavia Praga 1-0 M. Tel Aviv

Villarreal 3-1 Astana

Grupo B:

Young Boys 1-1 Partizan

Dinamo Kiev 3-1 Skenderbeu

Grupo C:

Istambul 0-0 Ludogorets

Hoffenheim 1-2 Braga

Grupo D:

Rijeka 1-2 AEK

Austria Viena 1-5 Milán

Grupo E:

Apollon 1-1 O.Lyon

Atalanta 3-0 Everton

Grupo F:

Kobenhavn 0-0 Lokomotiv Moscu

Zlin 0-0 Sheriff

Grupo G:

Steaua Bucarest 3-0 Viktoria Pilsen

Hapoel B. Sheva 2-1 Lugano

 

Grupo H:

Arsenal 3-1 Koln

Crvena zvezda 1-1 BATE

 

Grupo I:

Vitoria SC 1-1 Salzburg

O.Marsella 1-0 Konyaspor

Grupo J:

Hertha 0-0 Athletic

Zorya 0-2 Ostersund

Grupo K:

Vitesse 2-3 Lazio

Zulte Waregem 1-5 Nice

Grupo L:

Real Sociedad 4-0 Rosenborg

Vardar 0-5 Zenit

Tocará soñar en Old Trafford

Pogba se lleva el balón ante Radoja en uno de los duelos de la noche en Balaídos. Fuente: Marca

El Manchester United se impone al Celta en Balaídos (0-1) en un duelo táctico y físico. Rashford anotó el único gol del partido de falta y pone contra las cuerdas a los vigueses.

‘Afouteza’. Ese es el término que durante toda la semana sonaba por Vigo. Una palabra que es su traducción significa coraje pero que implica mucho más. Para la afición céltica ‘afouteza’ es el orgullo a nunca darse por vencidos, la ilusión de conseguir lo imposible y la pasión por ver triunfar a los suyos.

Las semifinales de la UEFA Europa League llegaban al Estadio Municipal de Balaídos. Un estadio que nunca había disfrutado de una noche igual en la historia del club. Llegar a semifinales de competición europea no está al alcance de todos y el Celta este año lo ha conseguido. El camino no fue fácil pero la gesta bien lo merece.

Si hablamos del Manchester United quizás todas las palabras se nos queden cortas. El club más rico del mundo y que goza de una historia y un palmarés envidiable por todos. Aterrizaban en vigo los ‘red devils’ con la esperanza de obtener una ventaja que complicase y mucho la remontada en su estadio, “Old Trafford”, también conocido como el ‘Teatro de los sueños’.

Y si además de esto le añadimos como aliciente la vuelta de José Mourinho a Vigo, la historia pinta muy interesante.

El Manchester llegaba a la ciudad olívica con algunas bajas y algún jugador recién salido de la enfermería. El sueco Zlatan Ibrahimovic era la ausencia más significativa en el conjunto inglés. Mata que había estado lesionado un tiempo, finalmente pudo llegar al duelo ante los celestes. Un Manchester United que se está jugando en la Premier League el clasificarse para la próxima edición de la Champions League.

Por otro lado, el Celta no piensa ya en la competición liguera. Hace tiempo que los jugadores entrenados por el ‘Toto’ Berizzo dejaron de lado la Liga Santander para centrar sus objetivos en la Europa  League. El rival no era nada fácil pero la ilusión seguía intacta.

Comenzaba el choque europeo con un Balaídos lleno y engalanado para la ocasión. El color celeste se veía en cada esquina del campo. El partido empezaba con el respeto de ambos equipos para ver qué tipo de juego desplegaba cada uno y qué duelos individuales estaban preparados. Las posesiones al comienzo no eran duraderas y el duelo se fue más hacia lo físico que hacia la calidad. Un partido muy ‘inglés’, quizás en exceso para que el Celta tuviese opciones de conseguir algo.

Mourinho optó por un duelo físico e individual

Si algo caracteriza a Mourinho como entrenador, además de la polémica, es su inteligencia para llevar los partidos al terreno que más le conviene. Sabía que el Celta juega al toque mejor que el United y por eso lo llevó a un duelo físico, táctico e individual.

El Celta comenzaba tocando pero el medio del campo no tuvo la fluidez suficiente como para dejar detalles de lo que es este Celta. Fellaini, Herrera y Pogba presionaban  y destruian toda posibilidad de jugar el balón.

Tampoco el Manchester renunciaba del todo al balón en estos primeros minutos. Era un comienzo dubitativo para los dos equipos. Era el Celta quién avisaba primero. En una de las pocas llegadas claras del equipo vigués en el partido, Radoja ponía con la izquierda un centro al segundo palo que leyó a la perfección el desmarque de Wass. El danés cruzó en exceso el balón y su cabezazo se marchó desviado de la portería que defendía Sergio Romero.

Era el minuto 10 de partido pero fue un espejismo. Los ingleses enseguida se dieron cuenta del peligro que podía ocasionar el Celta y cambiaron la idea de juego. Entonces pudimos ver un choque muy físico, caracterizado por los duelos individuales entre Pogba y Radoja y el ‘Tucu’ Hernández y Fellaini.

Pogba dejó en Balaídos claras muestras de su calidad y de su potencia. Sus cabalgadas no podían ser detenidas en la mayoría de duelos con el jugador serbio del Celta y causó mucho daño y miedo a la defensa céltica. Por otra parte, el belga Fellaini intentó bajar todos los balones que le venían y la lucha aérea con el ‘Tucu’ se convirtió en una constante.

Ante esta superioridad física, los ‘red devils’ empezaban a mandar en el partido. El primer disparo llegó de las botas de Rashford. Un latigazo desde  fuera del área que se dirigía a la escuadra de la portería de Sergio Álvarez. Pero el ‘Gato’ de Catoira fue más gato que nunca y realizó una intervención espectacular.

Desde ese momento el Celta se veía desbordado. Llegadas de los ingleses que creaban temor en la defensa celeste, lo mejor para los vigueses en el partido de hoy. Roncaglia, Cabral y Hugo Mallo hicieron un partido de notable alto. Muchas veces viéndose en inferioridad ante las contras del United, consiguieron desbaratar todas las ocasiones posibles. La anticipación fue otra de las claves del buen partido en defensa.

Pero el héroe de la primera parte en los vigueses era Sergio. El portero sacó 2 manos prodigiosas y aguanto muy bien en el uno para uno a una ocasión del armenio Mkhitaryan. El de Catoira desesperó a los de Mourinho en la primera parte, que se pudieron ir con ventaja en el marcador.

En la parte ofensiva celeste destacaron Guidetti y Sisto. El sueco bajaba todos los balones en largo que le mandaban y si no los podía recibir, los luchaba hasta el final. Por otra parte el danés, Pione Sisto, fue el encargado de llevar algo de peligro a la portería de Sergio Romero.

Llegábamos así al final de la primera parte, con un Celta sobrepasado por un Manchester que conviritó las semifinales de la Europa League en un choque más parecido a un partido de la Premier League. En físico son superiores los ingleses y el rigor táctico que mostraron hizo que dominaran el partido sin tener grandes posesiones.

Empezaba la segunda parte y parecía que las cosas podían cambiar. En los diez primeros minutos el Celta consiguió una mayor fluidez en las posesiones. Un juego más rápido permitía a los de Berizzo gozar de más espacios. El medio campo del United parecía más cansado y es que no pararon de presionar durante casi todo el partido. Aún así, los ingleses supieron muy bien cuándo presionar y cuándo aguantar atrás y esto castigó a los jugadores del Celta.

Ante estos buenos primeros minutos del Celta, Aspas gozó de su única ocasión en el partido. Un cabezazo sutil que se marchaba demasiado desviado de la portería de Romero que no fue la única que tuvo que desviar. Otro disparo de Sisto, que había rozado en un defensa, obligó al meta argentino a realizar una gran estirada.

Pero el juego combinativo del Celta dejó paso al juego que caracterizó la primera parte. Balones largos al ‘Tucu’ o a Guidetti que facilitaban los deberes al United. Y fue entonces cuando el duelo se decantó para los de Mourinho.

Un gol que ahogaba al Celta

Llegaba el minuto 67. Hugo Mallo realizaba una falta sobre Lingard para evitar que este se marchase solo ante Sergio Álvarez. Una falta cercana al área que tendría un protagonista. Se colocaban Blind en el perfil zurdo y Rashford en el diestro. El segundo pegó al balón un zapatazo para ponerla en el primer palo de la portería celeste, pero tan ajustada que no permitió llegar a Sergio. Era el 0-1 y las cosas se ponían difíciles en la eliminatoria para el Celta.

Desde entonces hasta el final, el Manchester tuvo el control del partido. Posesiones inteligente y duraderas hacían que un Celta cansado se desesperase. Si algo faltó en el equipo vigués fue ataque. No existió verticalidad ni rapidez ofensiva y todo estaba preparado por el entrenador portugués del United al que no se le escapa ni una.

Tuvo el segundo en sus botas Lingard en el minuto 75, con un disparo muy potente que se marchó desviado. Avisaban los ingleses, que sin querer arriesgar, aprovechaban su poderío físico para realizar constantes superioridades a la zaga celeste.

Continuas pérdidas de tiempo por parte del conjunto visitante y un Celta que atacaba más con el corazón que con la cabeza, provocaron que el partido se terminara con el 0-1 en el marcador.

Un resultado muy bueno para el United y muy malo para el Celta. En otro campo cualquier remontar un 0-1 no sería del todo complicado. Pero si hablamos de “Old Trafford”, la historia cambia. Los aficionados ingleses no dejan de animar ni un segundo de partido y harán del ‘Teatro de los sueños’ un auténtico infierno en el que se sentirán en casa.

El Celta deberá aguantar las embestidas que le provoque el conjunto inglés en su campo. Jugar más ofensivo y rápido será la clave para que el Celta disponga de su oportunidad. Un sueño que no se antoja imposible, en absoluto, y que los jugadores célticos deberán afrontar con la mayor ilusión de sus vidas.

Al fin y al cabo están llenos de ‘Afouteza’. ¿Por qué no creer en la remontada? Sí se puede y Vigo lo sabe. Ahora les toca a ellos exportar el término.

 

Puntos positivos: La defensa celeste y Pogba.

Sergio, Hugo Mallo, Cabral y Roncaglia estuvieron durante todo el partido muy atentos. Perfectos al corte y en la anticipación, restaron potencial al United en ataque. La velocidad defensiva en la anticipación fue clave para no dejar pensar a los jugadores más ofensivos del cuadro inglés. el meta gallego, Sergio Álvarez, sostuvo al Celta durante la primera parte, con 3 intervenciones de libro.

Por otro lado, Pogba hacia de ‘todocampista’. La superioridad física que mostró el francés durante todo el partido fue abrumadora. una zancada del centrocampista del United vale por 3 de un jugador normal. Además su calidad para repartir juego ayudó al equipo inglés.

 

Puntos negativos: el ataque celeste.

Los únicos que estuvieron acertados ofensivamente fueron Sisto y Guidetti. Los dos jugadores lo intentaban pero el juego del Celta no favorecía. En el medio del campo no existía fluidez alguna y los balones iban directos desde la defensa a la delantera. Aspas tampoco jugó un buen partido. El de Moaña no apareció en exceso y no estuvo fino a la hora de ver portería ni de contactar con sus compañeros

 

@sirbeerto

 

FICHA TÉCNICA:

Celta de Vigo: Sergio Álvarez, Hugo Mallo (Beauvue 91′), Cabral, Roncaglia, Jonny, Radoja, Wass (Jozabed 74′), Pablo Hernández, Sisto, Iago Aspas y Guidetti.

Manchester United: Romero, Antonio Valencia, Bailly, Blind, Darmian, Herrera, Pogba, Fellaini, Mkhitaryan (Ashley Young 78′) (Smalling 89′), Lingard y Rashford (Martial 80′).

Árbitro: Sergei Karasev (Rusia).

Gol: 0-1 M. 67 Rashford.

Incidencias: Partido de ida de las semifinales de la UEFA Europa League entre el Celta de Vigo y el Manchester United disputado en el estadio de Balaídos ante 26.202 espectadores.

R.C Celta – F.C Krasnodar ( 2-1 ) | “Air Beauvue” llegó, creyó y venció

Beavue celebra su gol con el Celta ante el Krasnodar. Imagen recogida de la web de El Mundo.es

Pocas historias ofrecen un final tan feliz como el de la recuperación de Claudio Beauvue. Hace más o menos un año, el delantero llegaba procedente del Olympique de Lyon, equipo por el que pasó sin hacer mucho ruido pese a que la temporada anterior se había convertido en una de las sorpresas de la Ligue 1. Con la vitola de fichaje estrella llegaba a Vigo, una ciudad y una cultura diferentes y se convertía en una de las situaciones en las que la adaptación de un jugador podría ser complicada. Además contaba con una losa encima: ser el fichaje más caro de la era del presidente Carlos Mouriño.

Con todo este pretexto, el bueno de Claudio llegó con ganas de demostrar que había sido aquel delantero que hizo unos números espectaculares en el EA Guimgamp (27 goles en el último año) pese a que en Lyon no terminó de cuajar. Pero, tras unos pocos partidos de adaptación, el guadalupeño se rompió y estuvo parado durante casi un año.

Sin embargo, ayer Balaidos le tenía reservada una noche especial que seguro no olvidará, ni el propio jugador ni sus compañeros.

El “Toto” Berizzo planteaba un partido de puro toque rápido para desmantelar la rocosa defensa rusa. Para ello optaba por Andreu Fontás en la creación de juego desde el centro de la defensa, un jugador clave a la hora de no tener problema para salir con la pelota pegada a los pies. Pese a unos primeros instantes de respeto mútuo y de no contar muchas ocasiones, los planes de los celtiñas empezaron a salir. Primero Cabral al remate de un córner y después Guidetti en dos ocasiones, gozaron de oportunidades claras para poner por delante a los vigueses.

Pione Sisto como alternativa al juego interior

Pero la marca rusa tenía un objetivo claro, ni Marcelo Díaz ni Radoja podían comenzar a crear juego y así se lo hicieron saber. Con marcajes controlados anularon totalmente el juego interior del Celta que tuvo que apostar por un juego abierto en los extremos y los laterales. Precisamente surgió la figura de la primera parte, Pione Sisto. El danés volvió loco al lateral en funciones Aleksandr Martynovich, habitualmente central. Los celestes vieron en esa banda una debilidad del equipo ruso por la mayor velocidad del extremo danés y volcaron gran parte del juego en ese costado.

Las ocasiones del Celta llegaban pero el marcador se mantenía intacto, unas veces por la buena actuación de su portero y otras por la mala definición de los jugadores celestes. Se llegaba así al descanso, con 0-0 y con el Krasnodar anulando el medio campo celtiña gracias al gran trabajo defensivo de Mauricio Pereyra, Ilya Zhigulev y Gazinskyi. Por otro lado, el equipo olívico no tuvo excesivos sustos y Sergio vivió la primera parte con tranquilidad.

Se reanudaba el partido en Balaídos y comenzaba la locura de los goles. El comienzo fue inmejorable y tras un arreón inicial, Daniel Wass ponía el 1-0 en el marcador con un potente disparo de falta lejana que sorprendía a Stanislav Kritsyuk. Un justo resultado que provocó un efecto contradictorio: el Celta marcó y el mismo Celta desapareció durante un tramo importante del encuentro. Diez minutos en los que el Krasnodar encontró su hueco en el partido y afiló su cuchillo.

Unos pocos minutos que casi arruinan la eliminatoria

Un tramo de clara desconexión del Celta provocó el gol de Claesson en el minuto 55: gran jugada personal que finaliza por debajo de las piernas de Sergio, indicando que el físico de los rusos también se mezcla con una gran calidad técnica individual. Un Sergio que evitó, instantes más tarde el 1-2, aguantando muy bien ante la presencia de otro jugador del equipo ruso. El equipo vigués estaba un tanto dormido pero consiguió despertarse. Para ello fueron claves dos cambios, la entrada de Jozabed y la entrada de Claudio Beauvue.

El primero ofreció claridad en el medio del campo, una frescura física y mental que faltaba hasta el momento por el gran trabajo realizado. Y el segundo aportó lo que se le pedía, gol. Ante la falta de acierto de Iago Aspas durante el encuentro, el de Guadalupe le echó ganas y en uno de los pocos balones que tocó, marcó. Y eso es lo que se le pide a los grandes rematadores, una gran efectividad.

Tras un gran centro de un Hugo Mallo incansable y combatiente durante todo el partido, Claudio “Air Beauvue” marcaba los tiempos con un remate precioso ante el que nada pudo hacer el guardameta ruso. Era ya el último minuto del encuentro y con el 2-1, Balaídos y el Celta podían respirar un poco más tranquilos, hay ventaja y este EuroCelta cree que sí se puede.

El partido de vuelta en Krasnodar se afronta con tensión ya que el equipo ruso recuperará casi seguro a su jugador estrella y de más calidad, Smolov, mientras que el Celta se prepara para luchar en un ambiente frío en cuanto a temperatura se refiere, pero con una afición que apretará en favor de su equipo y que no le pondrá las cosas fáciles al equipo de Berizzo.

Puntos positivos:

Hugo Mallo, Pione Sisto y Beauvue. El primero está pasando por uno de sus mejores momentos de forma. Lucha, trabaja, defiende y mejora cada día en tareas ofensivas. Un capitán con verdaderos galones.

Pione Sisto fue uno de los puntos diferenciales durante la primera parte, ofreciéndose como alternativa al escaso juego interior y desbordando constantemente a sus marcas.

Y por último, uno de los grandes protagonistas de la noche. Un jugador que nunca dejó de creer en sí mismo y que ayer lo certificó sobre el césped de Balaídos. Cabezazo imparable, marcando los tiempos a la perfección.

Puntos negativos:

Desconexión parcial, falta de juego interior y una mala noche de Iago Aspas. El genial delantero moañés no tuvo su noche, quizás por la ansiedad de querer seguir haciéndolo tan bien como hasta ahora pero no pudo culminar las ocasiones con las que contó. Aunque seguro que desde la parroquia celtiña se le perdona eso y más puesto que se lo merece.

 

@sirbeerto

 

FICHA TÉCNICA

Alineaciones:

R.C Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Fontás, Cabral, Jonny; Marcelo Díaz, Radoja, Wass (Jozabed, min.70); Aspas, Guidetti (Beauvue, min.78) y Sisto.

F.C Krasnodar: Kritsyuk; Martynovich, Naldo, Granqvist, Cristian Ramírez; Zhigulev (Torbinski, min.83), Gazinski, Pereyra; Podberezkin (Mamaev, min.75), Wanderson (Laborde, min.78) y Claesson.

Banquillos:

R.C Celta de Vigo: Villar, Pape, Bongonda, Beavue, Jozabed, Roncaglia y Rossi.

F.C Krasnodar: Petrov, Adamov, Joãozinho, Sinitsyn, Laborde, Mamaev, Torbinsky.

Árbitro:

Craig Thomson.

Incidencias:

Partido correspondiente a la ida de octavos de final de la UEFA Europa League, disputado en el Estadio Municipal de Balaídos.

El ‘otro’ Villarreal tropieza… pero sigue líder

Si a los aficionados del Villarreal que vieron como el equipo ganó 5-0 al Celta el pasado fin de semana les dicen, que van a sufrir contra el Osmanlispor de Turquía, no se lo hubiesen creído. Seguramente, porque no esperaban ver a un equipo tan irreconocible.

Los cambios han tenido mucho que ver: otra vez Escribá apostaba por un once inicial lleno de cambios con respecto al partido anterior, y ya debería haber aprendido la lección de Bucarest. No le salió nada bien al técnico valenciano tanto cambio, ni de jugadores ni de sistema. El partido inició con un 4-2-3-1 con Santos Borré arriba, y así fue como llegaron los dos goles seguidos del equipo turco. El Villarreal se vio sorprendido por una presión muy arriba y una gran intensidad por parte de los turcos, y en ningún momento del partido se les vio siendo superiores. Posiblemente, porque osmanlispor-2nunca igualaron la presión, intensidad y ganas de los turcos.

 

Asenjo, Trigueros y Mario se quedaron en Villarreal, no jugó Bakambu ni tampoco Sansone o Víctor Ruiz. Demasiados cambios, con los que el equipo no demostró el nivel esperado. Solo cuando se cambió a un 4-4-2, pareció que se podía conseguir algo. Pato cayó en el área y Bruno falló el penalti, algo que sin duda, le pesaría para el resto del partido. Pero del córner que vino del penalti, llegó el tanto de un N’Diaye que se reivindicó y pasó de villano a héroe. Poco después, Alexandre Pato, que fue el más destacado del partido, echándose el equipo a sus espaldas, anotaba el gol del empate.

Y cuando el equipo mejor estaba y parecía que podía controlar el partido e incluso tener ocasión de anotar algún gol más, Escribá decidió cambiar a N’Diaye por Sansone y pasar al 4-2-4, un sistema que descolocó del todo a sus jugadores, que los últimos diez minutos perdieron muchos balones, permitiendo al Osmanlispor salir a la contra y meterles el miedo en el cuerpo.

Football Soccer - Osmanlispor v Villarreal - UEFA Europa League Group Stage - Group L - Osmanli Stadium, Ankara, Turkey - 20/10/2016. Villarreal's Pato celebrates his goal against Osmanlispor. REUTERS/Umit Bektas

A más de algún aficionado le habrá dado hoy un micro infarto, y muchos pensarán que vaya equipo que no es capaz de ganar en Turquía, pero lo cierto es que, pese a todo, el ‘otro’ Villarreal ha conseguido arrancar un punto que le mantiene como líder, y con solo un partido pendiente fuera de casa. No importan las circunstancias, lo cierto es que este Submarino sigue dando la cara y reaccionando para evitar la masacre. Y lo más importante, han descansado jugadores y no se ha lesionado ninguno más. La imagen no ha sido la mejor que puede ofrecer este Villarreal, pero a veces, hay que bajar a pelear al barro y este equipo, ha sabido solventar la situación.

Un pésimo Villarreal continúa líder del grupo

El Villarreal viajaba a Bucarest con una dinámica positiva, y con las ideas claras: ganar al Steaua de Bucarest sería un gran paso para colocarse como líderes de grupo. Y lo cierto, es que tras el partido y a pesar del empate, el Villarreal continúa sin ser batido y sobre todo, líder de su grupo. El problema que arrastrará el Villarreal tras este partido, es la mala imagen que ha ofrecido: por primera vez, parece que las rotaciones no funcionan, y que el equipo solo funciona con los mismos 11 jugadores. En un estadio espectacular pero prácticamente vacío, el Villarreal no pudo pasar del empate, pero lo que más preocupa en el entorno, es que tampoco tuvo oportunidad de hacerlo.

steaua

Empezó el partido dominando el equipo de Escribá, y todavía fueron a mejor las cosas cuando en el minuto 6 de partido, Santos Borré anotaba su primer gol como ‘groguet’. Todo parecía ir de cara, y se avecinaba festival del Villarreal. Sin embargo, el Steaua se encontró cada vez más cómodo en el campo, frente a un equipo que parecía no tener sangre en las venas. Sin presión, sin ideas, y a veces, sin ni siquiera intentar realizar la presión. Puede ser el peor Villarreal en meses. Un partido aburrido, donde el Steaua ganaba cada vez más peso, que cambió totalmente con el gol de los locales, tras un error colectivo en defensa y un error individual de Andrés Fernández. Un córner sacado en corto a un jugador completamente solo, que centra un balón que se le escapa de las manos a Andrés y termina rematando un jugador del Steaua completamente solo y a placer. Era el minuto 19 y nadie podía creerlo. Ya no se movió más el marcador.

Antes y después del descanso, fue el Steaua quién dominaba el partido completamente. El Villarreal no supo salir de su campo, y lo que es peor, la defensa parecía más despistada de lo normal. El equipo no presionaba y a veces incluso parecía que ni siquiera tenía intención de hacerlo. Tanto fue así que hasta Cheryshev se enfadó con su equipo por su poca actitud en el campo.steaua-jpg-2 Y así transcurrió toda la segunda parte: el Villarreal iba viéndolas venir, sin poder contraatacar ni mantener la posesión del balón. Rukavina cometió un penalti que el árbitro no vio, y cada vez que N’Diaye tocaba un balón, a los aficionados amarillos les entraba pánico. No cuajaron, para nada, un buen partido.

Pato y Borré no recibían balones de Jonathan y Cheryshev, que lo intentaron hasta el final pero a los que nada les salió. Castillejo y Soriano consiguieron aportar más posesión y ocasiones, una lástima que las mejores llegasen ya en el descuento. Bakambu regresó a los terrenos de juego e incluso tuvo una ocasión en los últimos suspiros del partido en sus botas, pero nadie consiguió que el marcador se moviera. El Villarreal se lleva un punto que sabe a mucho tras la imagen dada. Si quieren seguir con la dinámica positiva, este no es el camino, y hay mucho que corregir de cara al partido del domingo frente al Espanyol (18.30h).

A %d blogueros les gusta esto: