Últimas noticias
Inicio » Fútbol Internacional » mundial » Brasil 2014

Brasil 2014

Brasil 2014: nuestro podcast

imagen-brasil-2014

 

Escucha nuestro podcast especial con el resumen del Mundial de Brasil 2014. Con la participación de Carlos Rodríguez (@carlosrsp87), Felipe de la Torre (@tiulavara) y José Ignacio Martínez (@JIgMartinez). Presentado por Alejandro Rozada (@alexrozada). Hablamos del batacazo de España, de la campeona (Alemania) y de todo lo que pasó hasta que Lahm levantó la Copa del Mundo en Maracaná, pasando por el once, el mejor jugador y la revelación del torneo.

Brasil 2014: Resumen global y cuadro final del torneo

Se acabó. El Mundial de Brasil del año 2014 será recordado por muchas cosas, buenas y malas, pero seguro que no deja indiferente a nadie durante las próximas décadas. Nombres propios, injusticias, polémicas, etc… Un Mundial completo que en las siguientes líneas iremos analizando poco a poco, viendo los detalles del último torneo internacional de selecciones absoluto.  Leer Más »

Alemania consigue su cuarta estrella

Por Felipe de la Torre (@Tiulavara)

Vibrante final la que vivimos ayer en Maracaná, donde la falta de goles esta vez no fue sinónimo de aburrimiento, ya que el partido fue muy entretenido en sus 120 minutos, y es que como no podía ser de otra manera en este Mundial, tuvimos que tener 30 minutos más de los 90 reglamentarios para ver quien se alzaba con la copa de campeón del Mundo.

La final comenzaba con contratiempos para los alemanes ya que tuvieron que cambiar su alineación inicial en el calentamiento al lesionarse Khedira, más tarde además el jugador que le sustituyó, Kramer, también tuvo que ser sustituido a causa de un duro choque con Garay. El partido comenzó con mucho ritmo y dejando claro que ambas selecciones iban a defender sus estilos totalmente diferentes, Alemania apostaba por tener la pelota y moverla por todo el campo aunque sin llegar a inquietar al guardameta Romero, y Argentina parecía estar centrada en defenderse bien y salir a la contra con velocidad, buscando tanto a Lavezzi como a Enzo Pérez en las bandas. A pesar del dominio alemán se vieron grandes momentos para Argentina, que se pudo adelantar en el minuto 20 en una acción desafortunada de Hummels, que dejaba tras un mal cabezazo hacía atrás sólo a Higuain ante Neuer, pero el argentino con todo a su favor golpeó mal de primeras con su pierna derecha, cometiendo un error que seguro tardará mucho tiempo en olvidar.

No fue el día soñado para Higuain que vio como en el 29 le anulaban un gol por fuera de juego tras un gran centro desde banda derecha de Lavezzi. El gol estuvo bien anulado, pero evidenciaba que Argentina estaba sabiendo competir ante una gran Alemania que hasta el minuto 36 no inquieto seriamente la meta defendida por Romero, después de una gran jugada de Muller en banda izquierda en la que su pase atrás lo remata Schurrle muy centrado para que salve Romero sin mucha dificultad. En los últimos minutos de la primera mitad Alemania creció y tuvo otras dos ocasiones claras, una en botas de Kroos que desde el borde del área golpeó muy flojo y a las manos del portero argentino, y la más importante de los 90 minutos de juego en la cabeza de Howedes que estrellaba en el último minuto un balón al poste izquierdo de la portería albiceleste, tras un córner botado magistralmente por Kroos.

Alemania campeona del Mundo 2014.

Alemania campeona del Mundo 2014.

En la segunda mitad Sabella metió al Kun Agüero por Lavezzi, en un cambio que de no ser por molestias del jugador sustituido no se entiende muy bien, ya que estaba siendo un incordio constante para la zaga alemana. De todos modos Argentina salió enchufada en esta segunda mitad, donde Messi estuvo a punto de adelantar a los suyos al recibir un buen pase interior de Biglia que el astro argentino al recibir, cruzó demasiado y salió rozando el poste de la meta defendida por Neuer. El colegiado Rizzoli no quiso pasar totalmente desapercibido en un campeonato donde la labor arbitral no ha sido la mejor posible desde luego, en este caso el árbitro italiano se comió un penalty en cada área, primero uno por agarrón de Rojo en su propio área y otro sobre Higuain de Neuer que le da un rodillazo brutal al salir a despejar un balón. Ambas acciones las sancionó como infracción del atacante, en dos claros errores.

El partido con el pasar de los minutos se convirtió en una batalla de dos maneras de entender el fútbol, de dos estilos y países que viven el fútbol de una manera tan particular, como diferente entre sí, aunque en esta mitad sorprendía que Argentina le quitó la posesión a Alemania, pese a que los teutones inquietaron algo más que los argentinos en el área rival. Concluía esta segunda mitad con Argentina jugando mejor, pero con la gasolina acabándose y Alemania dando la sensación de que tenía un punto de físico más, en todo caso los últimos minutos estuvieron marcados por el fuerte aroma al miedo a perder en los instantes finales, con lo que no se hizo extraño llegar al tiempo extra para decidir el campeón.

En la prorroga Alemania salió a por todas y generó mejor fútbol y ocasiones ante una albiceleste ya muy cansada, pero que no paró de buscar el gol al contra ataque. Tanto fue así que después de una doble ocasión alemana en botas de Schurrle y Ozil, respondió Argentina con un buen pase de Rojo que Palacio tras controlar llegó forzado al balón para intentar una vaselina que se fue lejos del marco defendido por Neuer. En los segundos 15 minutos siguió la tónica general del primer período extra, donde se veía a Argentina cansada y casi que esperando llegar a los penaltys, pero Alemania tenía otros planes. En el minuto 112 y después de varias acciones duras por parte de jugadores albicelestes, llegó el gol que a la postre sería definitivo. Gotze tras controlar con el pecho batía con la izquierda a Romero, tras una buena jugada y pase desde la izquierda de Schurrle, ambos jugadores salidos desde el banquillo, haciendo así buena la apuesta de Low.

A partir de ese momento Argentina lo intentó con corazón, pero sin piernas ni criterio, y no le fue difícil al combinado alemán aguantar la ventaja conseguida con el gol de Gotze, que pasará a la historia por conseguir el gol que da la cuarta estrella a Alemania, y además, servir para que por primera vez una selección europea gane un campeonato del Mundo en América. Pese a que Argentina fue en tramos del partido superior a Alemania y se lo puso realmente difícil, hay que reconocer como justa la victoria alemana, ya que en la prorroga fue muy superior al combinado sudamericano. Además, son muchos los que opinan que Alemania desarrollo el mejor fútbol en un mundial donde hubo más emoción que fútbol en la mayoría de sus encuentros, por lo que pocas objeciones podemos poner a la victoria alemana.

España ya tiene a su sucesor, una Alemania que como decimos ha combinado con éxito su habitual contundencia y orden táctico, con ese toque y fluidez en el movimiento del balón que tan grande hizo a España en el pasado campeonato. Argentina hoy seguirá llorando su derrota, pues un país donde el fútbol es más que una cuestión de estado, aún buscaran razones por las que Higuain, Messi o Palacio no pudieron concretar sus ocasiones para alzar el soñado Mundial en casa de Brasil, el mayor de los rivales. Alemania y Argentina con estilos diferentes, pero ambos válidos para competir, nos han regalado una bonita final, que pone el cierre a un Mundial marcado por las protestas sociales en Brasil y el ridículo de la anfitriona y la actual campeona que cayó eliminada en primera ronda.

No rodará más el balón en Brasil, al menos en nombre del campeonato del Mundo que concluyó ayer con Alemania como campeona, pero seguro no parará ni un minuto de rodar por las ciudades, pueblos y calles de todo el mundo en millones de partidos sin tantos focos como los vividos en Brasil este verano, pero igualmente de importantes para quienes compiten en ellos, sea cual sea el tamaño de la cancha o las porterías, y las reglas que en ellos se convengan… Por lo tanto que siga rodando el balón, porque el fútbol nunca para. ¡Viva el fútbol!

Holanda demuestra que no fue un accidente

image

Holanda se acaba de proclamar ganadora del encuentro por el tercer y cuarto puesto del Mundial 2014 al vencer a Brasil por 0-3 en Brasília.  En un partido en el que el equipo de Van Gaal salió con todo, y donde Robben ha vuelto a dar un recital de fútbol, la selección naranja se ha encargado de poner punto y final a una semana horrible para Brasil.

Cuando se llevaba poco más de un minuto de juego Robben se escapaba en velocidad y era derribado por Thiago Silva al borde del área, el árbitro – pésimo, siguiendo el nivel general de la Copa – falló en todas las decisiones dado que pitó penalti y no expulsó al defensa brasileño. Van Persie no desaprovechó la ocasión y la selección europea se puso por delante. Brasil seguía sin demostrar nada con su juego y no generaba peligro ni defendía bien, en una jugada polémica (por un posible fuera de juego) David Luiz cometía otro error más dejando el balón muerto en el centro del área grande para que Blind hiciera el 0-2. La final de consolación continuaba con la pesadilla brasileña.

El tiempo pasaba muy lento entre balonazos de los locales, múltiples faltas que interrumpían el juego y poca continuidad, que solamente se vía regada por las combinaciones o acciones individuales de un Arjen Robben que volvió a ser el mejor sobre el campo. En las gradas las escenas de desesperación se comprobaban en la cara de los brasileños, mientras en el banquillo Neymar y Marcelo se tapaban la boca para hablar de lo que ocurría dentro del campo, una imagen muy indicativa del estado actual del grupo de Felipão.

Ya en los minutos finales, una nueva internada de Robben – que sufrió la dureza de los jugadores brasileños en la segunda parte – acabó con un centro al centro del área que Wijnaldum convertía en el 0-3 definitivo. El Mundial acaba de la peor manera para Brasil, que ha batido todos los récords negativos posibles en su historia, y con un consolador tercer puesto de una joven selección holandesa comandada por el gran Louis Van Gaal, que tuvo el detalle de introducir a Vorm en el descuento para conseguir que sus 23 jugadores participasen en este torneo.

Ambos equipos terminan su participación y ya tienen la mente en 2018 en Rusia, y uno de ellos lo hará seguro con un entrenador distinto, lo curioso es que hablamos de Holanda y no de Brasil. Porque lo que pasará en Brasil de ahora en adelante es algo que nadie sabe. El Mundial que hizo a los brasileños olvidar el Maracanazo ya ha terminado.

Final Brasil 2014: nuestra previa

maracana-sera-tercera-final-entre-alemania-argentina-1404931934115

Carlos Rodríguez (@carlosrsp87)
Argentina y Alemania es una final muy repetida, la que más en la historia de los mundiales. Al duelo por la corona entre Messi y Müller apuntarán los ojos de los espectadores y las cámaras. Por juego llega favorita Alemania, más después de hacerle un roto y golear a la anfitriona Brasi. Pero Argentina llega a la final con todas las dudas del mundo, pero ahí esta con Messi, Higuain, Lavezzi como protagonistas más la duda de Di Maria.

Quizas uno de los duelos estará en el centro del campo entre dos hombres, Mascherano y Khedira, y desde aquí se decidirá parte del juego. ¿Quién llevará el mando? Quizás mas Alemania por jugadores que Argentina. Kroos y Müller, entre otros, tendrán que liderar a la selección germana. Pero todo son suposiciones. Lo único cierto es que mañana en Maracaná se decidirá quién es el nuevo rey mundial para suceder a la selección española.

Alejandro Rozada (@alexrozada)
En 1986 ganó la Argentina de Maradona; en 1990 fue Matthaus quien alzó la Copa del Mundo al cielo de Italia porque su Alemania se había vengado de la afrenta sufrida cuatro años antes… Argentina y Alemania se citan por tercera vez en una final. ¿Quién besará esta vez la gloria? ¿Lahm o Messi?

A imagen y semejanza de lo ocurrido en la última final de la Champions, la balanza se inclina a favor de una Alemania que, al igual que el Madrid tras aplastar al Bayern, alimenta sus opciones en la goleada lograda en semifinales. Los argentinos no se podrán confiar ni aunque lleguen ganando uno a cero a los últimos minutos.

Argentina corre el riesgo de que aparezca un Ramos de turno y cambie el curso de la historia. Todos recordamos lo que sucedió en Lisboa; para Argentina casi sería mejor mirarse en el espejo de España hace cuatro años y llegar al filo de los 90 minutos con empate a cero forzando así una prórroga en la que Messi podría emerger como un nuevo Iniesta; de lo contrario podrán ser poseídos por el espíritu del Atlético.

Alemania querrá finiquitar el asunto por la vía rápida del tiempo reglamentario para ser campeona por cuarta vez (ya lo fueron en 1954, 1974 y 1990). Los teutones parten con la teórica presión de ser los favoritos y el tiempo que tarden en marcar correrá a favor de una Argentina que busca su tercer campeonato (ganó los de 1978 y 1986). Hay una tercera y una cuarta estrella en juego.

Argentina-vs-Alemania

José Ignacio Killo Martínez (@JIgMartinez)
Alemania y Argentina se vuelven a encontrar en la final más repetida de la historia de los mundiales. Un partido con mil historias y no menos transfondos. Messi a igualar a Maradona en mundiales conseguidos, Müller a no despegarse de Klose (lleva 10 goles en dos mundiales y, a sus 24 años, lo lógico es que vaya a una o dos citas más), Khedira y Mascherano tendrán una bonita y cruenta batalla por deshacer jugadas del rival. Quizás Alemania sea un poco más favorita. Siete goles a Brasil son una carta de presentación más que suficiente para meter el miedo en el cuerpo a la siempre fiel hinchada Argentina. Pero la albiceleste ha llenado de épica un camino hacia la finalisima que no ha estado exento de rivales pedregosos. El “hoy te convertís en leyenda” del jefecito a Romero en los penaltis contra Holanda ya ha pasado a la historia de los mundiales. Más para un país que, como decía un anuncio de la selección sudamericana para el mundial: “los ingleses inventaron el fútbol, pero nosotros inventamos la pasión por el fútol”. Argentina inventó la pasión por el deporte rey y sus cánticos sólo son el perfecto ejemplo de ello. Ahora, Brasil decíme que se siente o Wir sind Weltmeister. El domingo, en Maracaná. ¿Dónde mejor?

Felipe de la Torre (@tiulavara)
Si bien Alemania llega como clara favorita al partido final de este Mundial, no debemos menospreciar a una Argentina a la que dado su juego pocos apostaron porque llegará tan lejos. El fútbol de Alemania, aunque irregular, está claro que ha sido el más brillante en este campeonato, pero Argentina ha sido una selección fiable en defensa y contundente cara al gol con su potencial ofensiva, sólo no marcando en semifinales donde paso por penaltys. Desde el primer día aposté por la albiceleste para que pusiese su tercera estrella en su escudo, y pese a lo arriesgado de esta apuesta, viendo los antecedentes de ambas selecciones, la mantengo, creo que se impondrá la contundencia en ambas áreas, al buen fútbol alemán.

Rodará el balón por última vez en este Mundial y por fin tendremos al País que sucederá a España como el mejor del mundo del balompié. ¡Ya hay ganas de que empiece!.

image

Juan Manuel Perera (@JuanmaHumilAfic)
Dos países, un título, el de Campeones del Mundo. Ambos llegan con trayectorias casi inmaculadas a una final esperada. Se vieron las caras en 1986 y en 1990, con una victoria para cada uno y ahora, el panorama es diferente. Si bien nunca una selección europea ha ganado una Copa del Mundo en América (se han jugado siete), en esta ocasión Alemania parte como gran favorita. La Mannschaft pone el juego y la Albiceleste pondrá el ambiente en la grada, ya que serán mayoría en Maracaná. ¿Y en cuanto al juego? Pues ahí parte con ventaja el equipo de Löw. Aunque ha sufrido para ganar en el tramo medio del torneo, tanto en el debut como en las semifinales demostró ser un gran conjunto que juega de memoria y con grandes jugadores. Al contrario que su rival, Argentina, que ha puesto todo su empeño en sólo cuatro nombres a lo largo del torneo: Sergio Romero, Javier Mascherano, Ángel Di María y Leo Messi.

Con la más que probable baja de Di María, Argentina pierde mordiente arriba, al contrario que Alemania, que es en su ataque donde tiene todo su potencial. Löw tendrá la opción de jugar con un falso 9 (Götze) o con Miroslav Klose, dejando a un inspirado Thomas Müller por detrás, acompañado por Özil (y Götze, si no juega arriba). Con la prueba de que el poner a Lahm en el centro del campo no funciona, el único punto débil del combinado germano será el lateral zurdo, con un Benedikt Höwedes algo superado por las circunstancias. Tiene toda la pinta de que será Alemania quien rompa el récord de imbatibilidad de América en tierras americanas. Leo Messi, ganador de cuatro Balones de Oro, está ante su gran oportunidad, pero con un equipo muy mermado como el suyo, será casi imposible que se consiga el título para la Albiceleste.

Víctor Manuel Sánchez (@vyktor1986)
La final del Mundial, ese partido que todo amante al fútbol espera y desea durante 4 años ya tiene a sus integrantes. Alemania y Argentina disputarán la final del Mundial 2014 en Brasil, convirtiéndose en la final más repetida en un campeonato del mundo, siendo ésta la tercera vez que se enfrentan en el partido definitivo.

Ambas selecciones llegan a la final con distintas sensaciones. Por su parte, la ‘Mannschaft’ llega crecida tras su aplastante victoria ante los anfitriones. En el lado albiceleste, las dudas generadas por su juego, se acrecentaron con la discreta semifinal ante Holanda.

Las claves del choque pueden estar en quién imponga los aspectos clave de su juego. Los alemanes intentaran aprovechar su superioridad en el medio del campo, donde se juntan jugadores de gran calidad como Kroos, Schweinsteiger, Khedira, y Özil, sumándole la movilidad de Müller y Klose o Götze, ante un equipo argentino que únicamente tiene tres jugadores en el medio, Mascherano, escoltado por dos jugadores, con pocas ayudas de los delanteros.

En el ataque argentino está la base del éxito de los sudamericanos si son capaces de explotar la velocidad de jugadores como Messi, Agüero o Higuain, ante la lenta defensa teutona.

Otras claves para esta final pueden ser el gran rendimiento de Neuer y de la defensa argentina, una de las menos goleadas del Mundial y que de hecho, ha sido clave para que Sergio Romero esté a punto de superar, le falta un minuto, el record de imbatibilidad de un portero argentino en un Mundial.

Marcos Andújar (@MarcosAndujar)
Gran final la que se disputará el domingo, con dos selecciones que han llegado de forma diferente a la final pero igual de legitima, Alemania brilló ante el mundo humillando a Brasil en su propia casa con todo merecimiento mientras que Argentina ha ido pasando ronda a ronda con sufrimiento hasta llegar a la semifinal, donde pasó en la tanda de penaltis. Sin duda una de las claves será la resistencia de la defensa argentina, sin duda clave para llegar aquí ya que no han encajado gol ni en octavos, cuartos ni semifinales. Otro de los aspectos será la actuación de Messi, que en la semifinal estuvo desaparecido. Por parte de Alemania pocas cosas tienen que cambiar respecto a la semifinal, el mismo once repetirá buscando el éxito que se le viene resistiendo a Joachim Low en las últimas citas importantes. Mi pronóstico es claro, victoria para Alemania y como hombres claves señalo a Toni Kroos y Leo Messi. El estado físico de Di Maria también será muy importante.

Héroe Romero y a la final

Por Felipe de la Torre (@Tiulavara)

La expectación era muy grande para esta semifinal del campeonato del Mundo, además de por todos los alicientes del propio partido, por el precedente en la otra semifinal donde fue un partido que sorprendió a propios y extraños, haciendo que se tuviera la duda de si en este también íbamos a sorprendernos con goles y espectáculo a lo largo de los 90 minutos. Lo cierto es que si que nos sorprendió el partido, pero no por su espectáculo, sino por todo lo contrario, ya que la tensión de una Holanda que buscaba sacarse la espina de la final pérdida el Mundial anterior, y de una Argentina que buscaba su quinta final después de muchos años sin estar, hizo que el partido se disputase como si continuamente estaríamos en los minutos finales y ninguno quisiese cometer un error fatídico que les dejará fuera del campeonato.

El comienzo fue de puro tanteo por parte de ambas selecciones, aunque con el pasar de los minutos Argentina se hizo con el control del esférico apenas llegaba con peligro a la meta de Cillessen pese a las continuas intentonas de Lavezzi o Enzo Pérez, que eran los más incisivos en el ataque de Argentina, donde no se tuvo noticias durante todo el encuentro de Messi, que realizo un decepcionante partido. Holanda sólo jugó a ráfagas y simplemente se limitó a tener la pelota lejos de su área aunque se la cediese en gran parte del primer tiempo a la albiceleste, de este modo, con dos selecciones más preocupadas de defender que de atacar y buscar el gol de la victoria llegamos al descanso, donde Van Gaal movió el banquillo para dar entrada a Janmaat por el amonestado Martins Indi, que vio la amarilla por agarrón a Messi en una de las pocas acciones de calidad del argentino.

En la segunda mitad Holanda salió mejor y tuvo más la pelota que en el primer tiempo, claramente los movimientos de Van Gaal daban resultado en ese sentido, ya que Janmaat y Clasie que salió más tarde por De Jong, dieron otro aire al equipo de los países bajos. La gran ocasión de Argentina en estos 90 minutos llegaría cuando mejor estaba jugando Holanda, en un centro desde la derecha de Enzo Pérez que remato ligeramente desviado en el 74 Higuaín de forma acrobática casi en el borde del área pequeña. Holanda pese a tener más el balón y entrar más en juego jugadores de calidad como Sneijder, Kuyt o el propio Robben tuvo que esperar hasta el 90 para dar el susto en la meta de Romero, en una jugada en la que se hizo hueco por el medio Robben y cuando se disponía a disparar apareció Mascherano para taponar el disparo del holandés. Mascherano fue sin duda el hombre del partido para Argentina estuvo omnipresente y cuando tuvo algún error, era el mismo quién lo solucionaba. Espectacular el partido del jugador del F.C. Barcelona.

Romero salvó en los penaltys a Argentina.

Romero salvó en los penaltys a Argentina.

Así llegamos a la prorroga después de una semifinal decepcionante y con muy poco fútbol por parte de ambos combinados nacionales. Pese a los cambios ofensivos de ambos seleccionadores el guión no cambiaría demasiado en la prorroga, ya que siguió teniéndose la sensación de que ambos equipos daban por buena aquella mítica frase que dice, “si no puedes ganar un partido, al menos no lo pierdas”. Y así fue, porque pese a la salida de Huntelaar por Holanda, y de Palacio y Kun Agüero por parte argentina, pocas ocasiones se vieron, aunque Holanda fue algo más incisiva de la mano de un Robben que parece nunca se cansa de correr.

Pese al mejor juego holandés las dos ocasiones más claras en la segunda mitad del período extra fueron para Argentina con un cabezazo flojo de Palacio que detuvo fácil Cillessen y otro remate flojo de Maxi Rodríguez a pase de Messi tras gran jugada por la derecha del astro argentino. La verdad que poco más hay que contar de un partido en el que sólo mantenía el interés el ajustado resultado, pues en lo futbolístico fue un verdadero bodrio. Uno más en un Mundial donde ha habido partidos de mucha emoción, pero pocos de mucha calidad futbolística.

Era momento de los penaltys, y en esta ocasión Van Gaal no apostó por meter a Tim Krul como medida intimidatoria a los lanzadores rivales ya que gastó los tres cambios en jugadores de campo. Sería Cillessen el encargado de intentar detener los lanzamientos desde el punto de penalty para Holanda, y Romero sería la esperanza argentina bajo palos.

El primer lanzamiento lo detuvo Romero, Vlaar no disparó muy bien, aunque el meta del Mónaco adivinó perfectamente la dirección para detenerlo, posteriormente Messi  y Garay marcaban para Argentina, mientras que Robben hacía lo propio para Holanda. 2 -1 a favor de la albiceleste y momento para Sneijder, especialista a balón parado, que tiró fuerte y a la derecha de Romero, que adivino la intención y en una gran estirada hacía un paradón que le erigía como héroe de la noche a la espera de que sus compañeros cumpliesen con su parte. Y así fue, porque tanto Agüero primero, como Maxi Rodríguez después, aunque este último con algo de fortuna, hacía que el gol de Kuyt entre medias de ambos no sirviese de nada. 4-2 a favor de Argentina en los penaltys que se mete en la final de la mano de un heroico Romero.

Argentina se medirá en la final ante Alemania, una Alemania que ha llegado a la gran final deslumbrando al mundo con su gran fútbol y efectividad, todo lo contrario que Argentina, que con un fútbol más bien práctico y poco brillante se ha colado en la final de Maracaná. Con estos antecedentes las apuestas parece que serán más favorables a la selección europea, yo sinceramente creo que a un partido cualquier cosa puede pasar, e incluso ya os adelanto que sigo viendo a esta Argentina como campeona a pesar de no practicar un fútbol que marqué época, pero es que éste Mundial tampoco será muy recordado por el fútbol vistoso.

Ya llega la final y rodará por última vez el balón, en un Alemania – Argentina que os contaremos con todo lujo de detalles en Cronómetro Deportivo…

El partido perfecto de Alemania

image

Alejandro Rozada (@alexrozada)

¡Qué partido el de aquel día! Podrán pasar decenas de años y seguiremos recordando lo que se vivió en Belo Horizonte un martes de julio de 2014. Fue una noche de fútbol para recordar toda la vida, como lo fue la historia de Los Beatles que da nombre a esa película titulada “Qué noche la de aquel día”. Igual que los genios de Liverpool se ganaron la eternidad musical por haber sido capaces de romper todas las reglas, ignorando cualquier obligación y saboreando la libertad, los integrantes de la selección alemana desobedecieron el orden preestablecido para protagonizar la mayor gesta futbolística que uno recuerde. El partido perfecto de Alemania, una noche para coronar a una generación que ha espantado a lo grande todos los fantasmas, gafes y fracasos anteriores. 1-7; se dice pronto.

Ninguna revancha mejor que hacerle un siete a toda una campeona del mundo donde más le duele, en su propio Mundial, en un estadio de Mineirāo erigido desde anoche en la versión moderna del mítico Maracaná, el templo donde Brasil se llevó hace más de medio siglo otro mayúsculo batacazo. De 1950 a 2014, la selección brasileña ha escrito una historia triunfal jaleada por cinco Mundiales (1958, 1962, 1970, 1994 y 2002) fraguados sobre todo los tres primeros a partir del denominado “jogo bonito”.

Pues bien, no aprovecharé la ocasión para atacar el libreto de Felipāo Scolari, pero lo único indiscutible es que la verdeamarelha ha renunciado al estilo que la convirtió en la selección más laureada. Seguramente, los cariocas tendrán que volver sobre sus pasos y desandar el camino andado para volver a abrazarse a esa corriente triunfal. Porque a día de hoy, y tras la abdicación de España, es la Mannschaft la que lleva a gala el estilo consagrado en México’70 y que ha modernizado precisamente a costa de su impulsora. Fue un ejercicio de superioridad tan sublime, incontestable e inimaginable que el Maracanazo infringido por Uruguay en el 50 se ha convertido en una anécdota en blanco y negro. La ciudad de Belo Horizonte ya estará marcada para siempre como un escenario maldito para el fútbol brasileño; allí tuvo lugar la humillación de todos los tiempos.

Si el fútbol siempre concede revanchas, Alemania ha aprovechado a lo grande la ocasión de vengar la derrota sufrida en el Mundial de 2002. A Joachim Low, una de las mentes más preclaras que ha dado el universo futbolístico, le ha correspondido el honor de vengar la afrenta encajada por la generación capitaneada por Rudi Völler. De aquella selección formada por los Kahn, Linke, Hamann, Jeremies o Ballack, solo queda Miroslav Klose, el mascarón de proa de la nueva Alemania al erigirse con sus 16 goles en el mayor goleador de la historia de los Mundiales. Hace doce años formaba parte de la expedición que sucumbió en la final ante la Brasil imperial de Ronaldo Nazário, autor de dos goles en aquella cita que le sirvió para alcanzar al ariete alemán en la tabla de máximos realizadores. Le costó a Klose tres campeonatos superar la marca del astro brasileño, que incluso expresó en publico su deseo de que su colega teutón no marcara ningún gol más en esta Copa del Mundo. A sus 36 años tuvo su desquite soñado, marcando el segundo de la noche culminando así un rechace de Julio César y allanando el camino hacia una goleada a la que también unen sus nombres Müller, Khedira, Kroos y Schurrle, autores estos últimos de un doblete.

Fue un castigo estremecedor para la resultadista apuesta de Scolari, el mejor premio para una impresionante generación alemana y un resultado para la eternidad. La tradicionalmente adusta sociedad germana tiene motivos para darse un homenaje estos días, pase lo que pase en la final del domingo. Su selección ha goleado a la historia.

Alemania humilla a Brasil (1-7)

Sin Thiago Silva ni Neymar, el miedo de Brasil estaba latente antes de la semifinal frente a Alemania. Se repetía la final del torneo asiático de hace doce años en la que Ronaldo Nazario venció él solo a los germanos marcando dos goles. Hoy era el día de otro 9, Miroslav Klose, que ya igualó al brasileño en este Mundial en cuanto a goles marcados. El central del Bayern, Dante, y el centrocampista del Shakhtar Donetsk, Bernard, fueron los elegidos para sustituir a las ausencias.  Leer Más »

La libreta mecánica está en semis

AITOR PLAZA (@AitorPlaza1)

Los Países Bajos vencen en los penaltis a la revelación del Mundial con una jugada tan poco habitual como eficaz del maestro Van Gaal.

La eliminación de los ticos frente a los tulipanes no impedía a la selección de Pinto hacer historia al haber llegado a cuartos de final. El entrenador, procedente de Colombia, planteaba un partido como los anteriores, muy ordenador tácticamente, lo cual resulta admirable en vista del escaso tiempo de preparación que tienen las selecciones para la Copa del Mundo. Van Gaal, por su parte, tuvo que variar el planteamiento consciente de la necesidad de llevar el ritmo del partido. Para ello Sneijder, cuyo trabajo hasta ahora había sido más oscuro, cogía las riendas del centro del campo y se dedicaba a repartir juego entre los suyos. La selección de los Países Bajos movía bien la pelota, conseguía incluso rematar a puerta, pero en frente tenía a un porterazo. Keylor Navas, que si no acaba siendo nombrado el portero del mundial bien lo merece, aparecía una y otra vez para evitar el tanto tulipán. Los tres centrales costarricenses protegían en la medida de lo posible el arco del meta del Levante, y arriba aguardaban su oportunidad los dos jugadores de mayor calidad, “la comadreja” Bryan Ruiz y Campbell. Con dos ocasiones, los de Pinto conseguían meter el miedo a la Naranja Mecánica y les hacía retroceder, y relajar su propuesta.

La Libreta Mecánica celebra su pase (vía as.com)

En el segundo tiempo la entrada de Ureña por Campbell daba los mejores minutos a los ticos sobre el campo, pero en la recta final de nuevo la Oranje hacía erigirse a Keylor como héroe nacional. Van Persie, Sneijder, Vlaar y Robben tenían las mejores ocasiones, pero si no era el poste, era Navas quien acababa mandando el partido a la prórroga y posteriormente a los penaltis. En el último minuto de la prórroga llegaba el cambio que sorprendía a todos los espectadores. Van Gaal, en una decisión ya preparada de antemano, sustituía a Cillessen, portero titular, y daba entrada a Krul para la ronda de penaltis. El técnico Oranje, estudioso del fútbol como pocos, no había tomado esta decisión a la ligera, y lo sucedido durante los penaltis le daba la razón. El portero del Newcastle detenía los penaltis y clasificaba a los tulipanes para semifinales.

La aventura de Costa Rica llega a su punto final, su campeonato ha sido de bandera, pasando como primer clasificado en el “grupo de la muerte”, eliminando a Grecia en octavos y obligando a la “Libreta Mecánica” a llegar a los penaltis para echarlos del Mundial. Sobre Van Gaal y la selección de los Países Bajos también hay mucho de qué hablar. Pese a las críticas que han recibido, han llegado a semifinales, con un juego más o menos vistoso ya se sitúa entre las cuatro mejores del mundo. Con todas las peculiaridades que tiene el ex técnico del Barcelona y Bayern, entre otros, ha conseguido cambiar la cara a la Oranje y conseguir un equipo competitivo al que se le teme cada vez que sale al contragolpe.

Cómodo pase a semis de Argentina

Por Felipe de la Torre (@Tiulavara)

Argentina ha tenido que esperar nada más y nada menos que 24 años para volver a estar en las semifinales de un Mundial. Seguro que no es el único dato al que hoy mirarán contentos los ciudadanos del País sudamericano, pues también cabe destacar que la última vez que Argentina ganó un Mundial fue también teniendo como víctima a Bélgica, su decepcionante rival en los cuartos de final que hoy se han disputado en Brasilia.

Con algunas novedades como Demichelis, Basanta o Biglia afrontaba Argentina un partido a priori difícil ante una de las selecciones que mejor fútbol, aunque a ráfagas, habían realizado en este Mundial. La joven selección Belga liderada por Hazard suponía una amenaza para una Argentina que tuvo que vencer su última eliminatoria en el tiempo extra, y que tampoco es que esté deslumbrando con su juego en este campeonato. Pronto llegaría el primer gol del partido, tras un comienzo con mucho ritmo por parte de ambos conjuntos, en el minuto 7  Higuain recogía un balón suelto al borde del área para con pierna derecha y de primeras ponerla lejos del alcance de Courtois en el palo largo. Un pase de Di María hacía Zapata que le doblaba por banda derecha golpeó en un defensor belga propiciando ese rechace que aprovecho el “pipita” Higuain para marcar el único gol del partido.

A partir de este momento Bélgica quedo como aturdida y no acabo de generar nada de fútbol a excepción de algún tímido intento acercándose la primera media hora de partido. Justo en el minuto 28 y cuando parecía que Bélgica estaba cogiendo el aire al partido llegó la lesión de Di María que parí el partido unos instantes, puesto que salió del terreno de juego pero volvió a entrar para intentar continuar, siéndole imposible hacerlo por una dolencia seguramente muscular en la pierna derecha. Entró en su lugar el trabajador Enzo Pérez.

Celebración del gol de hoy de Higuain.

Celebración del gol de hoy de Higuain.

Después de unos minutos de tedio, llegó una gran acción de Messi al borde del área entre varios jugadores belgas, forzando una falta que él mismo botaría, aunque en la ejecución se le fue ligeramente desviada del marco defendido por Courtois. Messi no intervenía mucho en el juego albiceleste, pero cuando lo hacía dejaba destellos de su tremenda calidad, lo cual fue su tónica general hoy. De Bélgica sólo tuvimos noticias en el minuto 41 cuando un cabezazo de Mirallas salió por la parte derecha de la meta argentina. Un primer tiempo decepcionante de Bélgica que no se encontró a sí misma en ningún momento, facilitando a los argentinos el mantener la renta de un gol, simplemente con orden y posesión de la pelota.

La segunda mitad lejos de ver una reacción por parte del conjunto europeo, Argentina intensificó su dominio y cerca estuvo de poner más distancia de por medio en el resultado, y a que en el minuto 54 llegó la mejor ocasión de Higuain, después de algún aviso del propio delantero albiceleste, sería tras un balón robado de Pérez que le asistió rápidamente al “pipita” para que recorriese medio campo sorteando jugadores rivales y estrellase en última instancia el esférico en el larguero de la portería belga.

Tras un primer cuarto de hora en el que Argentina incluso perdono cerrar el partido, volvimos a la tónica aburrida de la primera mitad, dónde Argentina no pasaba apuros y contemporizaba con la pelota para dejar pasar los minutos ante una inofensiva Bélgica. Una de las muestras más claras del mal partido de Bélgica, la podemos ver en el horrible partido de su estrella Eden Hazard que no apareció en ningún momento del partido y que acabó siendo sustituido en el minuto 74.

Cuando se acercaban los minutos finales, Bélgica decidió traicionar su estilo y bombardear a sus delanteros con balones largos, siendo bastante decepcionante el resultado, ya que a excepción de un disparo en el 84 de De Bruyne que se estrelló en Mascherano, poco más bagaje ofensivo tuvo Bélgica. De hecho lo único que ánimo este final de choque fue el resultado ajustado, pues en cualquier jugada aislada podría llegar el empate belga que forzaría el tiempo extra. Para dejar un mejor sabor de boca para los aficionados neutrales de este partido, hubo dos últimas acciones de peligro, una para cada selección, la primera en el 93 sería para Messi que tuvo la ocasión de poner la guinda a su partido en una contra en la que sólo ante Courtois estrelló el balón contra el meta belga, que parece le tiene comida absolutamente la moral al astro argentino. Sigue sin haberle batido, un partido más. Y la última del partido fue para Bélgica tras una buena acción dentro del área de Lukaku, el rechace del balón al borde del área lo enganchaba con un fuerte disparo Witsel para enviar cerca del marco defendido por Romero.

Mal partido de Bélgica que propició que con comodidad Argentina haya accedido a la siguiente ronda, en un partido en el que los de Sabella dieron la impresión en muchas fases de jugar mirando el reloj y el resultado, gastando así las fuerzas justas. En un Mundial donde ninguna selección está siendo claramente superior, Argentina sigue su camino pese a las criticas a su juego y ya está cerca de la gran final de Maracaná que quita el sueño a millones de compatriotas. Ahora les toca esperar rival, la sorprendente Costa Rica, o la actual subcampeona, Holanda.

De momento que siga rodando el balón… Aunque ya queda menos para el partido de los partidos. La final, donde por última vez en este campeonato rodará el esférico.

 

A %d blogueros les gusta esto: