Últimas noticias
Inicio » Baloncesto » ACB

ACB

Pesic resucita al Barça y le hace Campeón de Copa

En un partido que tuvo de todo el conjunto azulgrana se alzó con el trofeo después de llegar al torneo en un momento de extrema fragilidad. Thomas Heurtel, MVP. 

Copa del Rey

El Clásico, el partido más disputado en la historia de la Copa (21 duelos contando el de hoy), llegó ante nosotros de una manera un tanto sorpresiva, ya que el Barça llegaba a la Copa después de estar pasando una difícil temporada en la cual ha cambiado de entrenador hace apenas dos semanas.

La primera posesión del encuentro fue para el Real Madrid que sin embargo no convirtió en canasta. Sin embargo el Barça en su primer ataque sumó los primeros puntos, eso sí desde el tiro libre. No tardó el Real Madrid en ponerse por delante con 6 puntos consecutivos. Las faltas de Rakim Sanders ayudaban el camino blanco en la exacta mitad del primer cuarto (10-8). El respeto inundaba el parqué del Gran Canaria Arena y los golpes se sucedían por parte de uno y otro bando, pero el Madrid terminó mejor el periodo distanciándose en el marcador (21-15). Los buenos minutos de Pau Ribas estrecharon el marcador en los primeros instantes del segundo acto pero las imprecisiones campaban a sus anchas propiciando una total igualdad a falta de 5 minutos para llegar al descanso (26-26). La genial conexión entre Heurtel y Tomic dio pequeñas ventajas a los azulgranas que con mucho esfuerzo pudieron mantener en el intermedio (34-40).

Luka Doncic solo parecía poder anotar desde la línea de tiro libre mientras que Pau Ribas anotaba en todos los lados de la zona y en apenas 2 minutos el Barça se marchaba de 16 puntos (35-51, minuto 22). Pablo Laso movía su quinteto y sus tácticas para cambiar el vigoroso momento de sus rivales pero el Fútbol Club Barcelona bailaba alrededor del Madrid en el exacto ecuador del tercer periodo (40-58). El equipo blanco vigiló con mucha más exhaustividad las líneas de pase y pudo al menos reducir la distancia antes de entrar en los últimos y definitivos 10 minutos (52-67).

Parecía que solo el Barça podía perder esta final pero la seriedad parecía presidir a los hombres de Svetislav Pesic. Jaycee Carroll tiraba de galones y desde más allá de la línea exterior para acercar al Real Madrid en el marcador pero cada uno de esos golpes era contrarrestado por diversos nombres del equipo culé. Quedaban solo 5 minutos de Copa del Rey y los de la Ciudad Condal no sólo resistían el azote exterior sino que acariciaban el torneo (67-80). Los hombres de Laso percutían en la ventaja de los de Pesic que veían peligrar su victoria. Sólo quedaba un minuto y el Barcelona ganaba por 7 (80-87). El asedio madridista llegó hasta el final, tuvo Causeur la oportunidad de dar la victoria al Madrid, pero falló y el Barça que estaba pasando por la peor temporada de su historia se proclama Campeón de la Copa del Rey y cambia el signo de su proyecto. Juan Carlos Navarro supera a Felipe Reyes con 7 trofeos.

El MVP: El galo Thomas Heurtel se alza como el mejor jugador de esta Copa del Rey. El genial base ha promediado 16.5 puntos y 11.5 asistencias por encuentro.

Svetislav Pesic: “Estoy muy contento con esta victoria”.

Imagen: ACB.COM

Imagen: ACB.COM

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

El Barça gana al Gran Canaria y completa El Clásico para la Final de Copa

Los azulgranas cuajaron un férreo encuentro en el que terminaron por desgastar la resistencia de los anfitriones de esta edición de la Copa. Mágico Heurtel con 13 puntos y 14 asistencias.

Copa del Rey

Contra todo pronóstico, cuando nadie lo esperaba, aparece ante nosotros una nueva edición del Clásico del baloncesto español, y nada más y nada menos que en la final de la Copa del Rey.

Después de la victoria del Real Madrid ante el Iberostar Tenerife, el Barça hizo lo propio ganando a su vecino canario, y que además, jugaba ante su público.

El comienzo de partido fue eléctrico con un empate a 7 en los primeros 3 minutos. El Barça cambio de marcha y de la mano de Koponen, Sanders y Pierre Oriola cosechó una ventaja que mantuvo hasta el cierre del primer cuarto (15-21), y en los inicios del segundo. Cuando los culés tenían una ventaja de 10 puntos apareció en escena la Perla sueca, formado en la cantera del Barcelona, Marcus Eriksson, que con 5 triples prácticamente consecutivos revolucionó el partido y con ello a su ferviente público amarillo. El partido había llegado al descanso y el alero había cambiado su signo (43-41).

Tras la salida de vestuarios la igualdad presidió el choque durante los primeros minutos de la reanudación. Conducido por el genial base francés Thomas Heurtel (que logró la segunda mejor marca de asistencias de toda la historia del torneo) el Barcelona se distanció del equipo insular en apenas un suspiro. Para conluir el tercer acto Víctor Claver anotó un triple sobre la bocina (56-68). Pese a que los de Luis Casimiro lo intentaron varias veces ya no pudieron bajar la desventaja de los 5 puntos. Hace apenas diez días el Barça estaba destruido y hoy está en una final, ante su eterno rival.

La Figura: Thomas Heurtel (13 puntos, 14 asistencias y 24 de valoración).

Casimiro: “No hemos aguantado su nivel físico”.

Pesic: “Estoy orgulloso de mi equipo”.

Imagen: ACB.COM

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

Fue bonito mientras duró para el Iberostar Tenerife

El Real Madrid consigue su quinta final consecutiva tras conseguir superar a un potente Iberostar Tenerife en la segunda parte

Gritaba la afición tinerfeña  ¨SÍ SE PUEDE¨, y efectivamente se pudo, pero durante la primera parte.

Los números hablan por sí solos. El Real Madrid 1/11 en triples y con muchos errores que supo aprovechar su rival en los primeros 10 minutos. Un Iberostar Tenerife que desde el primer momento tenia claro que no solo quería plantar cara al vigente campeón, sino también ganarle. Activos en ataque, leyendo bien las situaciones y aprovechando los errores del Madrid, el conjunto de Katsikaris conseguía hacerse con el partido y alejarse en el marcador. Un brillante Rodrigo San Miguel, leyendo bien las situaciones conseguía aumentar en ocho la distancia que se mantendría hasta el final del período 19-11.

La planificación en defensa fue la clave del éxito del Iberostar Tenerife que logró mantener en 0 las asistencias de su rival.

 

Durante el segundo cuarto, el joven Luka Doncic salió a la ayuda de su equipo, rompiendo con esa mala racha en tiros de tres. Llevando la batuta, conseguía que todos sus compañeros apretaran las tuercas en defensa. Por el otro lado, un Fran Vázquez imparable con el que su defensor no podía conseguía anotar diez puntos. Carroll consiguió colocar a su equipo uno por debajo con siete puntos seguidos (38-37)

El director de la orquesta tinerfeña, Rodrigo San Miguel, a los 5 minutos del tercer cuarto tuvo que pasar al banquillo por acumular un total de tres faltas, dos de ellas seguidas.

Campazzo logró colocar a su equipo tres por arriba, acompañado de una defensa más activa de su equipo. Una vez más, Fran Vázquez salió al rescate de su equipo reduciendo las distancias (42-43) y manteniendo a su equipo dentro del partido. Pero el conjunto blanco, con una presión a toda la pista, con dos contra uno en las bandas y sobre todo, más fuertes en defensa empezaban a coger ritmo. A regañadientes, su equipo rival intentaba aguantar este ritmo (49-56). Pero durante el los últimos diez minutos el partido terminó dominándolo por completo el conjunto de Pablo Laso alcanzado su quinta final consecutiva.

 

Ficha técnica:

59 – Iberostar Tenerife (19+19+11+10): San Miguel (5), Ponitka (8), Vasileiadis (0), Abromaitis (4) y Tobey (14) – quinteto inicial-, Bassas (0), Vázquez (16), Allen (0), Beirán (4), White (8) y Borg (0).

77 – Real Madrid (11+26+19+21): Campazzo (6), Causeur (7), Taylor (1), Thompkins (13) y Tavares (4) -quinteto inicial-, Randolph (2), Fernández (13), Maciulis (0), Carroll (14), Reyes (0) y Doncic (17).

Árbitros: Pérez Pérez, Jiménez y Cortés. Sin eliminados

Incidencias: Primer encuentro de semifinales de la Copa del Rey, disputado en el Gran Canaria Arena ante 9.346 espectadores.

Herbalife Gran Canaria y FC Barcelona lucharán por estar en la Final de Copa

Ambos cerraron los cuartos de final ganando a Montakit Fuenlabrada y Baskonia respectivamente, en dos encuentros de máximo nivel.

Copa del Rey 2018

La competición más atractiva del baloncesto español completó anoche su cuadro de semifinales con las victorias del Herbalife Gran Canaria, anfitrión de esta edición de la Copa, y del FC Barcelona.

En primer lugar, sellaron su billete los anfitriones, en un épico encuentro ante el conjunto fuenlabreño, que arrancó el choque con la máxima intensidad llevado en volandas por Gabriel Olaseni, que anotó sus 11 puntos en el primer cuarto. Después de un acto, en general, complicado, los hombres de Luis Casimiro fueron capaces de producir un parcial de 11 a 3 en su último minuto, dejando el electrónico más apretado a su cierre (25-27).

El partido se convirtió en una locura ofensiva con ambos equipos muy acertados desde el tiro exterior, pero los locales fueron poco a poco tomando las riendas de la contienda mientras que al Fuenlabrada le costaba cada vez más aguantar su ritmo. Al descanso se llegó con el espectacular marcador de 58 a 52.

Tras el paso por vestuarios, el voraz ritmo de la primera parte dejo paso a unos minutos de cierta tranquilidad en los cuales el marcador no sufrió grandes alteraciones. Fue DJ Seeley el que asestó otro zarpazo al equipo madrileño y forjó una oquedad de 10 puntos en la exacta mitad del periodo (67-57). El genial Pablo Aguilar puso en pie al respetable con diversas acciones de líder, y es que el Herbalife Gran Canaria acariciaba las semis a la broche del tercer acto (79-67). Los de Néstor García no bajaron los brazos pero ya nada pudieron hacer ante el huracán amarillo.

La Figura: Ondrej Balvin (18 puntos y 5 rebotes).

Casimiro: “El partido había que ganarlo en el minuto 40”.

García: “Estoy orgulloso de mis jugadores”.

Imagen: ACB.COM

 

El rival del equipo canario será el FC Barcelona que doblegó al Baskonia en otro espectacular partido digno de la Copa del Rey.

Fueron los vitorianos los que golpearon primero con un parcial de 4 a 10 en los 2 primeros minutos. El nuevo, y a su vez antiguo, entrenador del Barça, Svetislav Pesic, llamó al orden a sus jugadores y frenó el inicial ímpetu baskonista. Mostrando una cara totalmente diferente a la que hace dos semanas pudimos ver en el enfrentamiento en la ACB los barcelonistas fueron remando con un gran juego de conjunto para llegar por delante al final del primer cuarto (28-22).

La igualdad presidió los siguientes minutos, hasta que un parcial de 11 a 1 a favor del Barça avisó de las serias intenciones del conjunto azulgrana por llevarse la victoria. El constante goteo e intercambio de canastas del más alto nivel favorecía los intereses del cuadro entrenado por Svetislav Pesic, que no dejaba al Baskonia llevar la iniciativa en el marcador. Rodrigue Beaubois cerró el espectacular primer tiempo con un triple sobre la bocina (52-47).

Tornike Shengelia produjo los puntos suficientes para empatar el encuentro a 54 en en los primeros 3 minutos de la reanudación. Pero a cualquier acercamiento del conjunto vitoriano el Barça correspondía con un parcial de igual contundencia para seguir liderando la contienda. En el ecuador del tercer cuarto el Barça ganaba por 3 puntos (59-56). La garra mostrada por Pierre Oriola no encontraba respuesta entre los hombres de Pedro Martínez y con sus jugadas marcadas de pundonor el Fútbol Club Barcelona se plantaba en el último asalto de este auténtico partidazo con un significativo, pero no definitivo, colchón (74-67).

La dinámica del partido siguió su camino durante los primeros minutos del último y definitivo cuarto, con el Baskonia asediando al Barça, y estos resistiendo con un alto nivel de concentración que mantuvieron durante casi toda la noche. A falta de 5 minutos para abrochar los cuartos de final de la Copa del Rey el equipo culé acariciaba las semifinales (81-74). Pero el baloncesto siempre depara sorpresas y entre Beaubois y Shengeila se las apañaron para empatar el partido 82 a falta de solo 3 minutos. Pasaron dos más para entrar en el infartante último minuto con el Barça por delante por tan solo dos puntos (90-88). Fue en ese instante precisamente cuando el Baskonia no pudo con la presión y tomó dos decisiones erróneas que ocasionaron que Thomas Heurtel y Ante Tomic terminarán por mandarles definitivamente a la lona. El nuevo Barça de Pesic se cuela en semifinales.

La Figura: Thomas Heurtel (20 Puntos, 9 asistencias y 3 rebotes).

Pesic: “Es una victoria que nos genera confianza”.

Martínez: “No tuvimos buenas sensaciones pero reaccionamos bien”.

Imagen: ACB.COM

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

Los primeros duelos de cuartos de final dejan sorpresas en la Copa del Rey

El Valencia Basket cayó ante un histórico Iberostar Tenerife que logra su primera semifinal copera

El Real Madrid consigue su pase tras un ajustado e igualado partido frente a Unicaja Málaga

 

Ayer dio comienzo el pistoletazo de salida de la Copa del Rey de baloncesto 2018 en Gran Canaria, tras desconvocarse la huelga decretada por la Asociación de Baloncestistas Profesionales.

A las siete de la tarde tuvo lugar el primer partido que enfrentó al Valencia Basket contra Iberostar Tenerife. De ese encuentro salió el primer semifinalista, el equipo tinerfeño. Más tarde, el Real Madrid se convertía en el rival de semifinal de esta competición.

En los primeros minutos del partido pudimos ver a un Valencia al que le salían las cosas; con triples después de un pase extra o tras meter balón interior que conseguían obtener una cierta ventaja. Pero ante el buen comienzo de los de Txus Vidorreta, el pívot estadounidense Tobey, salió al rescate de su equipo. Lo más fácil resultó ser lo más eficaz para el equipo isleño, que con un simple bloqueo seguido de su penetración y aprovechando los errores de un Valencia demasiado tranquilo y lento en ataque, conseguían meterse de lleno en la pelea igualando el marcador a 12.

Ante el peligro, el equipo taronja a  falta de casi 3 minutos decidió ejercer una presión a toda la pista que no le sirvió de mucho. A pesar de las pérdidas de balón, esos instantes de falta de comunicación en la defensa de los bloqueos (despistes que no aprovechó su rival) consiguieron terminar este primer cuarto uno arriba  21-20.

En el segundo tiempo, nos encontramos con dos situaciones opuestas; por un lado, un Iberostar Tenerife sin miedo a tirar pero con poco acierto, y por otro, un equipo local con buen porcentaje de lanzamientos pero que se excede de pases desaprovechando buenas oportunidades de tiro. La clave del partido estaba en la defensa, y por supuesto, en no cometer errores tontos. Por ello, los de Katsikaris idearon una presión 2-2-1 en toda la pista para caer en individual, manteniendo esa seriedad defensiva con la que llevaban todo el partido.

Las siete pérdidas de balón del conjunto taronja durante la primera parte y el porcentaje de tiros de tres del equipo isleño (1/9 )fueron lo que mermaron a cada equipo.

San Eme salió al rescate de su equipo y acompañado de Green, que durante la primera parte ni apareció, se convirtió en un jugador peligroso con ocho puntos consecutivos (55-59). Conforme pasaban los minutos, los tinerfeños se alejaban en el marcador. Aun así, los valencianos, a pesar de que las cosas no les salían bien, con pérdidas de balón en los saques de fondo y banda, lo intentaron hasta el final. Pero no hubo suerte, y el Iberostar Tenerife conseguía su primera semifinal de Copa del Rey, destronando al  actual campeón de la Liga que no tuvo su mejor partido. Las bajas y en especial la falta de sus bases, junto con ataques demasiado lentos no pudieron superar a una gran defensa durante todo el partido del conjunto tinerfeño que fue trabajando durante el encuentro para lograr ponerse por delante y terminar 72-79.

 

 

FICHA TÉCNICA: VALENCIA BASKET, 72 – IBEROSTAR TENERIFE, 79.

 

VALENCIA BASKET: Abalde (9), Martínez (3), Doornekamp (5), Thomas (11) y Pleiss (13) –quinteto inicial–; San Emeterio (7), Sastre (4), Green (14), Dubljevic (6), García (-).

IBEROSTAR TENERIFE: San Miguel (6), Ponitka (14), Vasileiadis (9), Abromaitis (15) y Tobey (11) –quinteto titular–; Allen (-), Bassas (-), Vázquez (12), Beirán (4), Niang (-) y White (8).

ÁRBITROS: Hierrezuelo, Pérez Pérez y Cortés. Eliminaron por faltas personales a Tobey y Vázquez en Iberostar.

PABELLÓN: Gran Canaria Arena.

 

Media hora más tarde, daba comienzo el segundo encuentro del torneo, esta vez enfrentaría al Real Madrid y al Unicaja.

El equipo blanco, liderdo por Campazzo logró imponerse en el último cuarto a pesar de lo enchufado que salió el rival.

Desde el inicio de partido se pudo ver una lucha de titanes tanto a nivel físico como mental, siendo uno de los mejores partidos de la temporada del conjunto malagueño. Plantaron cara al vigente campeón hasta los últimos minutos de partido.

El segundo cuarto fue un claro ejemplo del nivel y la intensidad a la que jugaban ambos equipos. Comenzó con un parcial de 8-0 a favor del conjunto blanco, pero los malagueños apretaron los dientes y consiguieron un 0-14. Y una vez más, la polémica está servida con algunas decisiones arbitrales que fueron y son dignas de disputa.

Sin ninguna duda, ayer se pudo disfrutar de un buen baloncesto y el conjunto  de Joan Plaza  rozó con sus dedos las semifinales de la Copa del Rey , y salieron del partido con la cabeza bien alta.

 

Real Madrid, 89 – Unicaja, 84

Real Madrid (26+20+18+25): Campazzo (18), Doncic (11), Causeur (12), Thompkins (14) y Taylor (3) -quinteto inicial-, Randolph (7), Fernández (11), Carroll (3), Tavares (8) y Reyes (2).

Unicaja Málaga (23+22+21+18): McCallum (10), Díez (4), Nedovic (11), Brooks (8) y Augustine (2) -quinteto inicial-, Díaz (3), Salin (9), Shermadini (5), Waczynski (15) y Suárez (17).

Árbitros: Martín Bertrán, Peruga y Castilllo.

Incidencias: Segundo partido de cuartos de final de la Copa del Rey 2018 disputado en el Gran Canaria Arena, con presencia de 9.327 espectadores, entre ellos el seleccionador español, Sergio Scariolo.

 

Fácil y contundente victoria del Valencia Basket ante el colista de la liga (103-67)

Ha sido un domingo en el que la afición taronja ha disfrutado, tanto del juego de su equipo como del acto conmemorativo del 20º aniversario de la Copa del Rey ganada por el Pamesa Valencia en 1998. El equipo taronja ha dejado hoy a un lado ese color que le caracteriza, para vestir una camiseta retro, una réplica de la que lució en 1998 el Pamesa Valencia y con la que consiguieron traer ese primer trofeo al palmarés del club.

 

La jornada se presentaba interesante. Se enfrentaban,  por un lado, el Valencia Basket que sigue sin tener recuperados a ninguno de sus bases y por otro, el Real Betis Energía Plus, colista en la Liga Endesa, que tras haber tenido un inicio de temporada nefasto, estos últimos meses se ha visto reforzado con algunos fichajes de jugadores.

Antes de dar comienzo el partido, se ha guardado un minuto de silencio por el fallecimiento de la madre de Oscar Quintana, entrenador del equipo visitante.  Tras el salto inicial y superar un pequeño problema con el cronómetro en los primeros segundos, hemos podido ver a un falso base, Abalde, organizando al conjunto valenciano. En cambio, en el equipo contrario era tal la descoordinación que se molestaban hasta en las penetraciones.  Una ocasión de Will Thomas para conseguir un 2+1, que finalmente se salió del aro, y se quedaba en dos tiros libres para colocar a su equipo 5-0.

Kelly era el único que se atrevía a atacar, un tuya-mía hasta que decide un tiro desequilibrado del que consigue sacar falta. El equipo sevillano decide presionar a toda la pista, intentado dificultar la subida de balón de un falso base, pero de la que Abalde consigue librarse. Los primeros ataques del  Valencia Basket no aprovechaba bien los bloqueos y provoca terminaciones forzadas por el reloj, a pesar de no tener una gran presión defensiva. De lo mejor que nos ha dejado el conjunto sevillano es una magnifica conexión entre Kelly y Blake aprovechando un bloqueo ciego y colgando el balón. La baja intensidad tanto en el rebote defensivo como en defensa del equipo visitante, provocaba hasta terceras oportunidades en tiro de tres sin ningún jugador que puntee, y haciendo honor el Valencia Basket a su segunda posición en porcentaje desde la línea de 6’75 en liga, no ha defraudado y ha aprovechado estas oportunidades. Ante un parcial de 10-6 el técnico Oscar Quintana, ha pedido tiempo muerto para pedir paciencia y más intensidad a sus chicos.

Parece ser que las palabras sirvieron de algo, ya que consiguieron ir recortando distancia;  pero el equipo taronja, con buen movimiento de balón, con triangulaciones y pases extra iba acumulado puntos hasta dejar este primer cuarto 24-14.

Tras este primer cuarto, se ha llevado a cabo el homenaje a los héroes del Pamesa Valencia que lograron alzar la Copa del Rey en 1998. Entre aplausos y ovaciones se ha recordado que este fue el primer título de la historia del Valencia Basket.

La comodidad vivida por parte del equipo local en los primeros diez minutos se alargó al resto del partido. Más fuertes en defensa y con San Emeterio recuperado de su lesión, se hacía notar en la pista, y con sus triples lograba aumentar la distancia en el marcador. En apenas dos minutos y medio, el Real Betis acumulaba tres faltas  como consecuencia de la baja intensidad defensiva que provoca llegadas rápidas y desajustadas. Una buena decisión de Mikel Úriz que conseguía penetrar por el centro de la zona y dejar una cómoda bandeja, dejaba a su equipo 17 puntos por debajo. Txus Vidorreta concedía minutos a Josep Puerto, joven de 18 años que tras su salida conseguía robar un balón y sacar falta que le lleva a la línea de tiros libres, de  los cuales anotaba uno.

El partido se fue al descanso con un marcador complicado para el Real Betis Energía Plus, que tendría que ponerse las pilas para mejorar el 57-28 de la primera parte.

El paso por el vestuario mejoró aún más el porcentaje de tiro del equipo local, consiguiendo hasta una diferencia de 42 puntos, con un Rafa Martínez imparable. Mientras tanto, las pocas oportunidades que conseguía tener el conjunto sevillano no conseguían finalizar. El buen movimiento de balón y el juego calmado y organizado por Joan Sastre, propiciaban oportunidades también para el joven Puerto que buscaba con ansias ese triple que se le resistía. Incluso llegaron a jugar con un falso 4 abierto y con un interior para facilitar esa movilidad de balón exterior. A lo largo del cuarto, el equipo de Quintana se puso algo las pilas, consiguiendo anotar dos triples seguidos y de este modo, intentar que esa diferencia de puntos no fuera tan abultada (85-50).

Los últimos diez minutos del partido siguió la misma línea. Con Blake Schlib  en el banquillo, su equipo iba mejorando y dejando el individualismo a un lado, el cual no le ha llevado a nada. El equipo taronja disfrutaba del partido y hacía disfrutar a la Fonteta con jugadas maravillosas como la que se producía en un contraataque, con pase de un lado a otro lado de la zona baja para esperar el corte por el centro que finalizaría en canasta. Una vez más, y con el partido ya más que ganado, Vidorreta daba minutos a Lluis Ferrando en el minuto 2:42, un joven de 21 años que juega en EBA y también para Alejandro Vega. Ambos consiguieron anotar, con un triple y Vega sacó un 2+1 y subió el marcador a los 100 puntos.

Finalmente, con un Valencia dominante y completo desde el primer minuto, al que no se le ha notado esa carencia de bases gracias a Abalde y Sastre y recuperando buenas sensaciones se ha impuesto ante un Betis que reafirma su última posición y que ha puesto las cosas fáciles 103-67.

Tras este partido, el Betis deja escapar la oportunidad de abandonar esa última posición de la tabla que le ofrecía la derrota del San Pablo Burgos ante el Herbalife Gran Canaria

 

 

 

103 – Valencia Basket (24+33+28+18): Abalde (7), Rafa Martínez (13), Doornekamp (16), Thomas (7), Pleiss (8) -cinco titular- Puerto (1), Vera (3), Ferrando (3), San Emeterio (17), Sastre (7), Green (19), y Hlinason (2).

67 – Real Betis Energía Plus (14+14+22+17): Franch (2), Nelson (6), Schlib (10), Anosike (8), Kelly (12) -cinco titular- Draper (-), Sánchez (2), McGrath (-), Uriz (6), Zagorac (16), Cruz (3) y Golubovic (2).

Árbitros: Hierrezuelo, Manuel y Zamorano. Eliminaron por faltas personales a los locales Hlinason (m.35) y a los visitantes Sánchez (m.33).

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 19 de la fase regular de la Liga ACB disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 6.121 espectadores. El Valencia jugó con un equipaje blanco y rojo en vez de con el naranja habitual para conmemorar el vigésimo aniversario del título de la Copa del Rey de 1998, algunos de cuyos protagonistas asistieron al choque para recibir un homenaje

Fenotipo basket

Fenotipo. Expresión de la información genética en función de un determinado ambiente. Procede del griego phainein, «aparecer», y typhos, «huella». Lo cual significa las manifestaciones aparentes del patrimonio hereditario del individuo más o menos modificado por el medio ambiente.

En el mundo hay 7500 millones de habitantes, hay más de 100 millones de jugadores federados y 450 millones de casuales, las finales de la NBA fueron vistas por más de 30 millones de telespectadores sólo en USA… pero Rick Barry, estrella de la NBA en los 70, ha tenido tres hijos profesionales del deporte, dos de los cuales jugaron en la NBA. 

 

El baloncesto es un deporte moderno, como casi todos los deportes, al menos tal y como los entendemos hoy en día. Hacer una trazabilidad genética de cómo nuestra predisposición a ser buenos jugadores puede influir en nuestros resultados finales, debería ser científicamente poco riguroso con un muestreo tan pequeño. Demasiado pocas generaciones.

Sin embargo la realidad es que entre la élite mundial, el número de jugadores que proceden de sagas baloncestistas crece de manera exponencial y sin visos de dejar de hacerlo.

Hay una serie de aspectos que determinan lo que podemos pensar sobre porqué ocurre esto.

Uno es la altura, pero esto no responde a la realidad, no todos los hombres altos jugaron al basket, y la altura que alcanza un jugador medio de basket, es, cada día, menos extrema con respecto a la media poblacional. Incluso, a veces, la altura no ha sido transmitida de manera muy directa.

Otro es el medio en el que los hijos de los jugadores se desarrollan. Los ambiente cargados de referentes en los que crecen estos niños harán que se interesen por un deporte para el que física y mentalmente podrían estar muy bien definidos. Y sin embargo no siempre las cosas van en esta dirección. Hay hijos bases de padres pívots, y grandes tiradores de padres que no metían una a dos metros del aro.

El caso es que son legión.

 

Voy a hacer un ligero repaso a algunas de estas sagas, tratando de concentrarlas en estereotipos y exclusividades.

Para empezar a hablar de las sagas de basket, un 7 de noviembre de 2017 uno tiene que dirigir sus ojos hacia San Francisco, y un poco a la derecha hacia Oackland. Ahí juega el equipo de la época, los Golden State Warriors. La base del equipo la lideran desde hace tiempo Stephen Curry y Klay Thompson. Ambos son dos tiradores de élite con una capacidad ofensiva brutal que han cambiado la manera de jugar al basket en su época. Hubo un momento de sus carreras en el que ambos batían el récord de triples anotados en una temporada jugando juntos. El más discreto de ellos, Klay, es hijo de un doble campeón de la NBA (condición que ahora comparte con su hijo) con los Lakers, un pívot de 2,08m que fue el número uno del draft de 1978. Steph, que tiene ahora mismo a su hermano Seth en el roster de los Mavs (aún no ha debutado esta temporada por lesión); es a su vez hijo de Dell Curry (al que Andrés Montes apodaba “muñequita linda”), un tirador que jugó más de 1000 partidos en la liga gozando de una gran reputación. Si Dell Curry terminó su carrera anotando más de 1 triple por partido y por encima del 40% de acierto, viendo en sus dos hijos las mismas características de enfoque hacia el lanzamiento exterior; Mychal Thompson vivió una carrera en la que triunfó como complemento en unos Lakers demasiado buenos para su talento, pero que en Portland llegaría a los 20,8 puntos 11,7 rebotes y 4 asistencias en una temporada. En 935 partidos hizo 1 de 12 en triples.

Si seguimos en la NBA la tendencia llega a ser abrumadora. El pujante Devin Booker es hijo de Melvin Booker, un jugador mucho más discreto que su hijo, pero que se labró una buena carrera profesional, sobre todo en Europa, aunque jugaría para tres equipos en la NBA. El hijo del espectacular Larry Nance, del mismo nombre, juega con éxito en los Lakers, las similitudes entre ambos son notables, comparten casi idéntica altura y tendencia por saltar demasiado para ser tan altos. Justise Winslow es hijo del legendario Rickey Winslow, uno de los americanos más espectaculares que han jugado en España, y una auténtica leyenda en el Estudiantes, de momento, su hijo, es un jugador discreto en una liga más potente. Por la ACB pasó Corey Crowder, un escolta duro que dejó buenos partidos en el Barcelona, y padre del alero de los Mavs Jae Crowder, más grande y tan duro o más que su padre. El padre de Al Horford, Tito, fue un pionero, siendo el primer dominicano en jugar en la NBA, aunque con un impacto limitado. Glen Robinson y Glenn Rice fueron dos anotadores compulsivos en los 90, sus hijos, del mismo nombre de momento no han tenido el impacto de sus padres. El legendario Dominique Wilkins eclipsó una más que decente carrera de Gerald Wilkins, sin embargo ha sido el hijo de Gerald el que ha acabado en la NBA, Damien, un jugador más discreto que su padre y mucho más que su tío, que se ha labrado una carrera en la NBA a base de defensa y trabajo sucio. Otra ex estrella como Gary Payton sigue las evoluciones de su hijo, un enorme atleta que de momento no encuentra demasiado hueco en la NBA, el es compañero de Payton en los SSonics, Shawn Kemp, también tiene un hijo (de entre muchos) que promete una gran carrera. Tim Hardaway Junior no hará la carrera de su padre, pero el otro día le metió 34 puntos a LeBron. También los hijos de Jason “Chocolate Blanco” Williams, Shaquille O´Neal o LeBron James hacen sus pinitos en el instituto (con más presencia en YouTube que en rankings). Quincy Pondexter, Ed Davis, o Kevin Love son hijos de jugadores que no dejaron una gran huella, pero al menos la dejaron pequeña en la NBA. El Scavolini de Pésaro se granjeó una imagen indeleble con el equipo que en los 90 lideraron dos americanos exteriores, Darren Daye, padre de Austin Daye, y Larry Drew, que comparte nombre con su hijo; el primero ya no está en la liga mientras el segundo sigue luchando por ganarse la vida en la NBA.

Los entrenadores, que también fueron jugadores, han dejado también su huella genética en la liga. Glenn “Doc” Rivers entrena a su hijo en los Clippers. George Karl haría lo mismo, aunque con menor presencia, con Koby Karl. Mike Dunbleay fue mucho mejor entrenador que jugador, su hijo, de momento, le ha superado de corto. El hijo de Fred Hoiberg ha conseguido entrar en el roster de la poderosa universidad de Michigan State, aunque no parece tener demasiado recorrido como profesional.

Y es que en la NCAA la presencia genética de anteriores generaciones es proporcional. Gary Trent, Lamond Murray… comparten nombre y cierta parte de talento con sus padres. Alex Schrempf o Nolan Smith (hijo de Dereck Smith) parecen acusar las alargadas sombras de sus padres. Y no se escapan los europeos de esta tendencia en NCAA. El hijo de Stojan Vrankovic juega poco, pero tiene presencia en la poderosa Duke. Domantas Sabonis, pasó por Gonzaga y está realizando un gran inicio de temporada en la NBA. El hijo de Antúnez, base que acompañaba a Arvydas Sabonis en el Real Madrid, también ha cruzado el charco…

Y es que en España la huella genética es notable. Tenemos en la NBA a dos parejas de hermanos, los Gasol, que fueron los primeros en ser titulares en un All-Star dejando imágenes para la historia. Y los Hernangómez, que son hijos de un ex jugador ACB y una ex jugadora que cuajó una carrera sensacional en España, Margarita Wonny Geuer. Tenemos en la NBA a Alex Abrines, otro hijo de ex jugador. Ambos padres pasaron por la cantera del Real Madrid, dándose la circunstancia de que Guillermo Hernangomez jugó tanto en la cantera del equipo blanco como en el Estudiantes, equipos en los que se formaron sus dos hijos. Aún en la ACB, Alberto Abalde presenta un enorme futuro, se da la circunstancia de que su padre jugaría en la ACB, y su hermana sería una jugadora estelar en Europa y con la selección. Por la ACB andan los hijos de Geert Hammink, Shane, jugador muy diferente a su tosco padre; no se parecen como sí lo hacen los Tim Kempton, padre e hijo, pívots de similares características y carreras, que han coincidido en Bilbao viendo a sus hijos. Javier Beirán es hijo del mítico tirador del Real Madrid. Phil Pressey, base del Barcelona, es hijo de un base que se labró una enorme carrera en la NBA de los 80 con unos Bucks por los que pasó Jack Sikma, padre de Luke, que ganó la ACB con el valencia el año pasado y ahora juega para Aíto en Alemania.

Jayson Granger pertenece a otro tipo de jugador al que genéticamente su padres le han beneficiado. Su padre fue un americano que hizo carrera en Uruguay hasta conseguir la nacionalidad. Su madre, ultrafondista. Jayson es uno de los bases con un motor más impresionantes de Europa. El número uno del draft y estrella de los Timberwolves, Andrew Wiggings, es hijo de Mithell Wiggings, un ex jugador de la NBA, pero su madre Marita Payne, ex atleta, también puso de su parte. La madre de JaVale McGee tuvo una carrera en la WNBA que ya querría su hijo. Se dice de Yao Ming que el gobierno chino “impulsó” el matrimonio de sus padres pensando en las características físicas que podrían llegar a tener sus hijos. Su padre, Yao Zhiyuan, mide 2.08 metros, y su madre, Fengdi Fang, 1.88 metros fue capitana de la selección de China. Yao se ha casado con un ex jugadora de la selección China.

El caso es que podemos extendernos sobre este tema todo lo que queramos, hemos dejado por el camino bastantes casos más o menos conocidos de jugadores con padres jugadores. Darjo Saric, Sergey Karassev, Danillo Gallinari, Andrea Meneghin, Andy Rautins, Gerald Henderson, Wesley Matthews… y los que se habrán perdido en nuestra memoria, así como a las hijas de jugadores, que también son numerosas; o el extremo caso de padres e hijos que coincidieron jugando . Si la tendencia continúa, podríamos ver en pocos años a nietos de ex estrellas NBA dominando el basket mundial, y esto en una era de globalización sin precedentes, sería algo a tener en cuenta, porque deja en nuestra mente la pregunta clave:

¿Existe el fenotipo basket?

 

P.D. Dejamos para el final, y a modo de post data, a unos de los casos más curiosos. Tanto Jerami Grant, alero de los Thunder, como Jerian Grant, base de los Bulls son hijos de Harvey Grant. Jugador con una carrera muy sólida en la NBA, que era hermano gemelo del mítico Horace Grant, que fue All-Star y varias veces campeón de la NBA con Bulls (3) y Lakers (1). Tienen un tercer hermano que se desempeña ahora mismo en la liga lituana. Rafael y Tomás Jofresa fueron los bases del Joventut durante años, triunfaron como jugadores, David Jofresa no pudo hacerlo aunque debutó en ACB, y este año hemos visto en la supercopa de la ACB tirar en el concurso de triples a Gerard, ambos hijos de Rafael… pero es que su abuelo, Josep María, ya fue internacional con la selección española.

El Valencia Basket se alza con la Supercopa tras vencer al Gran Canaria (63-69)

Después de ir perdiendo hasta por 15 puntos, los de Txus Vidorreta realizaron un memorable segundo tiempo llevados en volandas por San Emeterio, Dubljevic y Green (MVP).

Final

Herbalife Gran Canaria – Valencia Basket (63 – 69)

El tremendo aperitivo que significa la Supercopa para los aficionados de la ACB contó con el suyo propio en forma de concurso de triples, añorando aquellos años en los que existía en nuestra liga el apasionante All-Star. Este año el tirador que se ha alzado con el título ha sido Marcus Eriksson, el alero sueco, ex del Barça, y que ahora milita en el Herbalife Gran Canaria (uno de los protagonistas de la final de hoy), donde seguro contará con un importante papel en la plantilla.

Después de tan delicioso tentempié llegó el plato fuerte y combinado del día, el duelo por la Supercopa ACB del año 2017. El duelo de torres en el salto inicial lo ganó otro ex del FC Barcelona, el gigante teutón Tibor Pleiss, que pese a dar la opción a sus compañeros de anotar en ese primer ataque, no lo consiguieron hasta el segundo cuando el balón le llegó a él y machacó el aro canario. Sin embargo también fueron sus fallos y errores los que propiciaron que los de Luis Casimiro sumaran sus primeros puntos de la tarde. En el ecuador del primer cuarto el marcador era un tanto paupérrimo (6-7), incluso después de un triple convertido por Vives. Los locales se animaron y aprovechando los despistes defensivos de Valencia Basket adquirieron un pequeño colchón a base de tiros exteriores. Fernando San Emeterio se echó entonces el equipo a sus espaldas para igualarlo todo al cierre del primer acto (13-13).

La calidad del encuentro fue subiendo a comienzos del segundo periodo con el Hebalife Gran Canaria activando al, hasta entonces, adormilado respetable, con un vistoso juego en el se conjugaba una férrea defensa, con triples y la inspiración de Oliver, Paulí y Eriksson (25-15, minuto 14). Txus Vidorreta movía su banquillo con la esperanza de cambiar el curso de los acontecimientos pero sus jugadores se sentían algo incapaces a la hora poner en práctica sus ideas llegados al tiempo de descanso (32-23).

Tras el paso por los vestuarios los cambios no parecían, a priori, arribar a lo que ocurría en el parqué del Gran Canaria Arena. Mientras que los locales movían de maravilla el balón consiguiendo así tiros cómodos, los hombres venidos desde la ciudad del Turia se veían algo desordenados en ambos lados de la cancha. Pero, a posteriori, las artes de San Emeterio y Dubljevic propusieron otro ritmo a un partido, que en la mismísima mitad de su tercer acto se había transformado por completo (37-39). El conjunto insular se había bloqueado y San Emeterio lo aprovechó para dictar un recital de baloncesto. Por desgracia sus sobrecargados músculos tras el Eurobasket dijeron basta en los instantes finales del apasionante penúltimo periodo (46-48).

El último y definitivo cuarto arrancó con diversos fallos repartidos a partes iguales entre ambos bandos. La sequía fue cortada por el montenegrino Dubljevic, el cual bailaba sobre la pintura, y recogía de esa manera el testigo dejado por el lesionado San Emeterio (50-57, minuto 34). Sólo la veteranía de Albert Oliver era capaz de mantener las esperanzas del Herbalife Gran Canaria a falta de tan sólo tres minutos para que sonase la bocina final (57-61). Un triple lejanísimo de Eriksson puso el pabellón al rojo vivo, pero Green devolvió el golpe en la jugada inmediatamente posterior. Eriksson aceptó la propuesta y volvió a clavarla, y por supuesto Green contestó, aunque en este último caso fue una canasta de 2 puntos. A todo esto sólo quedaban 25 segundos, y tras el enésimo fallo de Pasecniks en el mate, Valencia lo tenía todo para llevarse la Supercopa (63-66) teniendo el balón en su poder. Y así fue, ya que los tiros libres convertidos por Dubljevic terminaron por teñir el título de color taronja.

El MVP: Erick Green ha sido designado como el jugador más valorado de la Supercopa después de promediar 15.5 puntos, 1.5 rebotes y 1.5 asistencias en el torneo.

Foto: ACB.COM

 

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

El Herbalife Gran Canaria será el rival del Valencia Basket en la Final de la Supercopa ACB

Los de Luis Casimiro doblegaron a un errático Real Madrid que dio muestras de estar todavía en pleno proceso de obras.

Semifinales

Herbalife Gran Canaria – Real Madrid (73 – 64)

Sin apenas tiempo de digerir el Eurobasket, el primer trofeo oficial de la temporada ya está aquí.

Herbalife Gran Canaria, vigente campeón de la Supercopa, y Real Madrid, campeón de Copa, se iban a medir por un puesto en una final en la que ya esperaba el Valencia Basket, campeón de la Liga ACB.

La primera posesión del partido fue para el equipo canario, el anfitrión de esta edición del torneo, y que falló sus dos primeros ataques. Sin embargo los aciertos en el triple de Báez, McKissic y Aguilar impulsaban al Gran Canaria en el ecuador del primer cuarto (16-11). El Real Madrid se alimentaba de las artes del mexicano Ayón, muy inspirado durante un primer acto marcado por el acierto canario desde el exterior y que finalmente terminaba con el marcador de 24 a 17.

El veterano Albert Oliver se sentía cómodo sobre el parqué desajustando una y otra vez la defensa blanca, mientras que los de Laso buscaban a sus referentes interiores para intentar acortar el hueco, que a falta de cinco minutos para el abroche del primer tiempo había incluso aumentado (33-24). El choque penetró entonces en un torrente de fallos y faltas, además de una fea caída de Felipe Reyes que dejó en silencio el pabellón, y que sumaron para que la contienda mantuviera de misma y exacta manera llegados al descanso (37-28).

Sin duda alguna, el momento de la temporada en el cual nos encontramos propició que los primeros minutos del tercer cuarto siguieran siendo muy irregulares en cuanto a muchos aspectos del juego, y sobre todo por parte del Real Madrid, que anotó su primeros puntos cuatro minutos después de arrancar el periodo (41-30). Dentro del vertiginoso correcalles en el que se convirtió el partido durante estos diez minutos, los de Luis Casimiro lo tenían todo en su mano para poder defender el título ante el Valencia Basket, a falta del cuarto final (51-39).

Mientras que el Madrid se mantenía con vida gracias a la aparición de Carroll, y Luka Doncic, el Herbalife Gran Canaria tejía jugadas de alto nivel técnico y contra las que los pupilos de Pablo Laso no parecían tener respuesta (59-44, minuto 33). Pero el entrenador vitoriano ordenó a sus hombres, que después de tiempo muerto producieron un parcial de 0-10, echando leña al fuego de un partido al que apenas le quedaban cinco minutos para morir (59-54). Los locales, con el agua ya casi hasta el cuello, fueron capaces de mantenerse firmes y cerrar la sangría por la cual se les iba su vida en forma de ventaja y confirmar así su presencia en la Final de la Supercopa ACB 2017 (mañana, a las 19:30).

Imagen: ACB.COM

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

Y los sueños se hacen realidad. Valencia Basket ¡¡Campeón de la Liga ACB!!

Después de desplegar uno de los mejores juegos vistos en los últimos años, los valencianos destrozaron al Real Madrid para alzarse con su primer campeonato liguero. Dubljevic MVP.

Final

Cuarto Partido

Valencia Basket – Real Madrid (87 – 76)

El partido más importante de la historia del Valencia Basket comenzó a todo ritmo, con la ola taronja empujando a sus hombres y, a su vez, acorralando al Real Madrid. La Fonteta quería volver a ser el sexto hombre y los decibelios aumentaban por momentos. La capacidad creativa de San Emeterio contrastaba con la buena circulación del balón por parte del equipo blanco, y en el ecuador del primer cuarto la igualdad era absoluta (10-10). Esa palpable densidad aportada por el respetable desnivelaba la balanza según pasaban los minutos pero los cambios tácticos propuestos por Laso permitían a su conjunto llegar por delante al cierre de los primeros diez minutos (19-20).

La intensidad no bajó ni un ápice con el paso del tiempo pero daba la impresión de que los valencianos estaban más metidos en el encuentro. Rafa Martínez manejaba a la perfección a sus compañeros además de apretar los dientes en defensa. El Real Madrid iba a tener que aportar mucho más que las escasas apariciones cualitativas de algunas de sus estrellas si quería forzar el quinto partido y Laso paró el tiempo nuevamente para que sus hombres no se dejaran arrastar por la fuerza local. Pero el descanso se aproximaba y el Madrid se ahogaba ante la asfixiante defensa del Valencia Basket (39-23, minuto 25). Por varios momentos pudimos asistir al mejor baloncesto del viejo continente y lo estaba haciendo un mágico equipo valenciano. La desesperación e irrealidad que vivían Llull, Rudy, Randolph, Doncic y todos los componentes del Madrid se detuvo con la bocina de final de periodo, pero el drama que se avecinaba en los vestuarios sería más bien digno de una obra de Federico García Lorca (48-31).

La diferencia parecía ya insalvable pero Pedro Martínez fue capaz de mantener atentos a sus alumnos, los cuales en la reanudación continuaron acechando la perfección ante un rival que se venía abajo (53-31, minuto 22). Los enésimos cambios defensivos de Laso dieron sus frutos pero lo cierto era que con el paso del tiempo el Real Madrid se ha ido convirtiendo en un equipo un tanto vulgar, que depende de la inspiración de Sergio Llull, la única opción del equipo blanco para mantenerse con vida. Quedaban diez minutos para el final y el Valencia Basket acariciaba el título (67-56).

Era la hora. La defensa en zona se le había atragantado durante varios minutos a la ofensiva del equipo local, pero los rebotes conseguidos por Oriola eran vidas extra que Valencia solía aprovechar. El pundonor del “Chapu” Nocioni en los que podían ser sus últimos minutos como jugador profesional de baloncesto se unía a la extrema calidad de Llull para ir limando diferencias. A falta de sólo cinco minutos el corazón de los aficionados estaba en un puño (75-66). Sato respondió con un triple al que unos instantes antes había anotado Carroll, mientras que Llull seguía haciendo de las suyas convirtiendo canastas de Play Station. Sin embargo los segundos pasaban a gran velocidad y la oquedad no bajaba lo suficiente para los intereses de Laso y los suyos. Quedaban dos minutos y el sueño se vislumbraba en el horizonte (83-71). El Real Madrid necesitaba un minuto mágico como el del año 2005, pero en esta serie la magia del baloncesto ha estado con el Valencia Basket, Campeón de Liga por primera vez en la historia. No hay equipos invencibles. No hay sueños imposibles.

Momento del partido: A falta de 4:30  para que sonara la bocina de final de partido (75-69 en el electrónico) y el Madrid amenazando con la remontada, Romain Sato sentencia definitivamente el encuentro con un triple de mucha sangre fría.

El MVP: Bojan Dubljevic, nacido el 24 de octubre de 1991 en Niksic (Montenegro) ha sido designado como MVP de la Final, en la que el pívot ha promediado 13,5 puntos y 7,2 rebotes por partido.

Martínez: “Nuestra primera parte ha sido perfecta. Ha sido una victoria coral”.

Laso: “Nos han ganado de manera merecida”.

Imagen: ACB.COM

 

Y hasta aquí hemos llegado. La temporada baloncestística 2016-2017 ha terminado.

 

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

A %d blogueros les gusta esto: