Últimas noticias
Inicio » Baloncesto » Eurobasket

Eurobasket

La Eslovenia de Dragic y Doncic ¡Campeona de Europa!

En un partido épico, digno de la élite del baloncesto, Eslovenia se alza con el título por primera vez en toda su historia después de realizar el mejor baloncesto del torneo. Dragic, con 35 puntos, MVP de la Final y del Eurobasket.

Final

Eslovenia – Serbia (93 – 85)

Este enfrentamiento de esencias balcánicas, las cuales dominaron el baloncesto europeo durante varios lustros bajo el nombre de Yugoslavia, se encontraron anoche en el Sinan Erdem Arena de Estambul para luchar por el trono baloncestístico del viejo continente dejado por España.

Dentro de un ambiente totalmente ensordecedor la primera posesión se la llevaron los pupilos de Sasha Djordjevic y terminó con la primera canasta de Kuzmic, nuevo pívot del Real Madrid y primera referencia de Serbia en el partido. Eslovenia contestaba de la mano de Muric, Doncic y Dragic, el mejor trabajo general de sus rivales (13-18, minuto 7). Igor Kokoskov tuvo que llamar al orden a sus jugadores para ordenar sus ideas, y a la vista del resultado final del primer cuarto, lo consiguió (20-22).

Tres tiros libres anotados por Randolph tras falta de Macvan en el triple, se unieron a un robo del ala-pívot del Madrid, que cambiaron el ritmo del duelo hasta ese momento. Pero Djordjevic también ejerció el liderazgo desde el banquillo pidiendo tiempo muerto, hasta en dos ocasiones, y frenando el ímpetu esloveno que venía dado por jugadas de alto nivel tanto técnico como estético. Pero cuando sólo quedaban cinco minutos para arribar al descanso el orden establecido por el entrenador serbio comenzaba a desmontarse ante la velocidad del mágico Dragic y el resto de sus compañeros (38-30). Las malas decisiones y la precipitación de Serbia contrastaban con el espectáculo ofrecido por Eslovenia, que con un Dragic sencillamente sensacional, dominaba la final a su antojo en la exacta mitad de la misma (56-47).

Tras el paso por vestuarios, y con ambos conjuntos bastante ordenados, la igualdad presidió sobre el otomano parqué los primeros minutos, con Eslovenia aguantando las embestidas de la incansable Serbia. En un salto en la lucha por un rebote, Luka Doncic se torció el tobillo y tuvo que abandonar el choque. En ese desconcierto los pupilos de Djordjevic fueron capaces de recortar distancias. Pero pese a no tener a Doncic, Dragic parecía bastarse por sí sólo para doblegar a Serbia, aunque éstos esperaban tener su momento en el último y decisivo periodo (71-67).

Los serbios pagaban con creces sus protestas a los árbitros, las cuales eran siempre aprovechadas por una cansada Eslovenia para tomar aire, sin embargo en el mismísmo ecuador del último cuarto del Eurobasket Serbia ya estaba por delante (77-78) gracias a un jugadón de Macvan. Y a falta de sólo cuatro minutos el partido era nuevo (80-80), todo lo anterior ya no servía de nada, esos dosciento cuarenta segundos iban a ser decisivos. Pasaron tres minutos en los que Randolph (4 puntos en ese parcial) y Prepelic (otros 4), lideraron un parcial de 8-2 que hacía a Eslovenia rozar el oro (88-82). Bogdanovic falló el triple y en la posterior jugada hizo falta personal sobre Nikolic, que anotó los dos tiros libres, terminando por dar a los suyos el primer Campeonato de Europa en toda su historia.

El MVP: Goran Dragic, nacido el 6 de mayo de 1986 en Liubliana, fue la auténtica estrella del partido, después de anotar 35 puntos, capturar 7 rebotes y dar además 3 asistencias.

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

España se cuelga el Bronce en un bonito partido ante Rusia. Navarro se va de la selección con 10 medallas

En un campeonato en el que ganar el oro era una obligación, han fallado en un mal momento, aunque quizá, en el mejor (duele más perder la final que ganar el bronce, aunque luego se olvide). Pau con 21 y Marc con 18,2 han liderado la clasificación del efficiency en la selección, hemos promediado 111 una auténtica barbaridad. Estos números reflejan lo que ha sido en líneas generales el Eurobasket, una competición dominada por España… pero en la que nos tendremos que conformar con el bronce y el mejor récord (8-1). Motivos para estar felices, motivos para haber querido más.

Se retira Navarro, una leyenda que va a dejar tanto vacío como legado; y presumiblemente en los próximos años le seguirán otros; quizá no veamos a Pau como un jugador secundario, y Marc ya es un veterano de 32 años, Sergio tiene 31 y hasta San Emeterio (33) está en la recta final de su carrera (con la boca pequeña, últimamente los españoles alargamos mucho nuestro retiro). Aroma de cambio generacional, uno que duele menos con medallas de por medio, y que da poco vértigo con jugadores que ya están rindiendo como Juancho, Willy, Sastre… más los que llegarán, cuando vuelvan Mirotic o Ibaka, un Vives más protagonista, Abrines sin lesiones, y cuajen talentos, que los hay de sobra.

 

 

España 93-85 Rusia

España entró en el partido como un elefante en una cacharrería. A los pocos minutos ya mandaba por 11 a 3 y prolongó la sensación durante el primer cuarto, de que Rusia sólo se agarraba al partido a base de acciones individuales y fortuna. Shved era perseguido por todo el campo con éxito y quedaba relegado a mero triplista, labor para la que tiene más intención que talento. El marcador final era de 21 a 13 y no reflejaba la diferencia real entre ambos equipos. Marc Gasol, con 10 puntos, estaba dominando por dentro, su juego con Gasol era más productivo que hándicap, y el resto ponían ese poco (como los 5 puntitos de San Emeterio) que siempre hace falta para ser superior.

Lejos de relajarse, los Españoles harían del primer cuarto un referente moral, y volverían en el segundo a dominar a Rusia con más de lo mismo. La defensa como argumento fundamental, y la presencia interior de los Gasol como medio.

El marcador al descanso reflejaría un contundente 45 a 28.

Pero si algo ha sido Rusia en este campeonato, ha sido difícil de evitar. Es un equipo que se agarra al partido con todo lo que tiene….y piensen, hoy en día, que equipo no tiene ese carácter, porque desde hace años exhibo ante mis conocidos el proverbial don de adivinar remontadas cada vez que hay una diferencia dura demasiado pronto. Siempre ocurre.

Y la primera parte, con 20 minutos por jugarse….es demasiado pronto para vender la piel del oso ruso.

Los relevos por dentro no funcionaron, Oriola, un nuevo chico favorito de nuestro coach, hizo más con la voluntad que con la cabeza, y se mostró tan activo e incisivo, como desacertado. En ese revuelo produjo, y afeó. ¿Porqué fue importante? Porque Marc se había torcido el tobillo en la primera parte y Willy hoy no contaba.

Pese a que volvió en la segunda, el mal partido hoy de los Oriola, Willy (¿malo? más bien, corto….3 minutos), Sastre (necesitamos descaro en el tiro para el jugador que ocupe su rol, está muy cerca de aportar lo que Rudy, un jugador que siempre fue mucho mejor de lo que nos dió….y nos dió muchísimo) o Juancho (claramente de más a menos en el campeonato, otro con buena actitud, pero muy por hacer)… nos produjo un desequilibrio claro ante una segunda unidad rusa, que puso lo que Bazarevich interpretó como necesario, con el extra de mantener en el banco a un Shved al que nos habíamos acostumbrado a defender desde una gran preparación de partido (y es que repetiré siempre hasta la saciedad, los entrenadores de súper élite saben tomar decisiones durante los encuentros, Scariolo no es de esos, su el plan A falla…).

Por ahí llegarían unos cuantos triples de los rusos, un equipo que mete mejor que lanza, y que hoy nos haría 14 de 31, bravo. Y en mitad un par de antideportivas que nos dejaron sin Ricky; y recordemos que nuestra mejor versión se ha dado con Sergio y Ricky juntos; excelente trabajo y predisposición de dos jugadores que hace 5 años eran absolutamente incompatibles sobre la cancha. Rubio se fue airado al banco con 4 puntos y 7 asistencias… ahora sus malos partidos son como los buenos de antes.

Kulagin (10 puntos y 7 asistencias) o Khvostov (8 puntos y 9 asistencias) asumieron en el juego ruso, la trascendencia que suele ofrecer Shved, y lo hicieron con éxito. Estos dos chicos fueron muy importantes en basket de base (sobre todo Kulagin) y si nos suenan menos que otros jugadores del campeonato es porque juegan en la lejana liga rusa… pero están en grandes plantillas cobrando buenos sueldos, no lo duden. Por ahí anda siempre Mozgov, un pívot que se defiende a sí mismo, o resulta imparable. Les pongo en perspectiva, este chico hace dos años firmó en una final de la NBA 14 puntos 7,5 rebotes y 1,5 tapones, con techo de 28 puntos y 10 rebotes en el cuarto, a los Warriors de Bogut o Green. Palabras mayores.

Pero las dos estrellas de este equipo han de ser Shved, que se quedó en 18 puntos y 25 minutos con 1 sólo lanzamiento de dos puntos. ¿Recuerdan cómo penetró a canasta ante cada rival de este campeonato? Pues a nosotros nos ha lanzado ¡una vez de 2 en 25 minutos! Ese es nuestro techo defensivo, no lo que vimos ante Eslovenia. Y la otra un Vorontshevich que hoy no jugó mal, pero hizo 10 puntos y 5 rebotes (cierto, muy efectivo en la segunda mitad) ante dos jugadores a los que no puede parar.

Ninguno de los dos pudo ser él mismo. Por ahí ganó España, y por los triples, el marcador fue igualado, y el partido bonito.

Y entre los nuestros, partidazo de Sergio (¡qué falta nos hizo su inspiración en las semis!), con 16 puntos, 9 asistencias, y 3 robos. Con Ricky a su lado duele menos que pase los bloqueos por detrás, manía que comparte con su tocayo Llull y que a veces nos hace daño, pero en este campeonato nos permitió ver al mejor Sergio, el liberado. Y partidazo de los dos Gasol, a los que pondré a sus ojos un poco más adelante.

Al final, algún apuro, Pau y un San Emeterio que eligió el principio y el final del partido para poner a los Rusos lejos del bronce.

El dato: Juan Carlos Navarro se retira de la selección siendo más protagonista de lo que todos intuimos que era en el plan inicial (ese en el que entran en la convocatoria Abrines y Llull, dos que juego donde él lo hace) y con una medalla que le hace sumar 10. Es una leyenda viva, al que desde España no se está sabiendo respetar como suele suceder con cada deportista de éxito, quizá la medida en que se le critica, y la coletilla (fue muy bueno, pero ….) que acompaña la bilis sean el perfecto síntoma de lo grandísimo jugador que es. Han hecho falta 33 puntos 8 rebotes y 17 asistencias suyas para ganar este bronce. Tres oros, 4 platas y 3 bronces jugando en 5 olimpiadas.

La clave: Ya lo hemos dicho, los Gasol mandaron (+11 en rebotes) y Rusia tuvo que tirar de plan B. Lo hicieron muy bien los rusos (28 asistencias y 14 triples), pero jugar a lo que nosotros hemos querido nos ha dado el encuentro. Sobrecarga de la zona para terminar con un 62% en tiros de dos, dejando el triple para recurso de última hora (3 de 13) a la vista de que estábamos desafinados últimamente.

MVP. Pau Gasol: En 32 minutos, 26 puntos 10 rebotes 3 asistencias y 3 tapones. Marc Gasol: En 25 minutos 26 puntos, 4 rebotes y 12 de 12 en tiros libres. Han sido los mejores de la selección, ninguna sorpresa, y hemos necesita su mejor partido combinado para ganar medalla.

Eurobasket: Serbia jugará la final tras vencer a una combativa Rusia (79-87)

Tras el correctivo de Eslovenia a España, llegaba el turno de la segunda semifinal de este Eurobasket. De entre Rusia y Serbia iba a salir el otro finalista, y las expectativas para el partido eran muy altas. Rusia llegaba siendo seguramente la revelación del torneo, venciendo a equipos a priori superiores a ellos y colándose en semifinales a ritmo de un extraordinario Aleksey Shved. Enfrente, la Serbia de Djordjevic, la de la constancia, el trabajo y el orden. También, sin embargo, la Serbia de las bajas. Pero la enorme cantidad de jugadores serbios de primer nivel que no han podido acudir a la cita no ha sido impedimento para que Serbia vaya a disputar una merecida final. Lo hará tras jugar un partido que ha sido todo lo que se podía esperar de esta selección: seriedad.

Si por algo se caracterizan los serbios es por practicar un baloncesto pausado, ordenado y sin precipitaciones, aunque no exento de magia y vistosidad. Todo lo contrario. Pese a que la falta de Milos Teodosic le ha restado un punto de genialidad e individualidad al equipo, ya que el base era la nota discordante, ha permitido que el equipo se entregue por completo a las ideas y a la mentalidad de Djordjevic. Y es una gozada para el espectador ver a un equipo mover tan bien el balón, siempre buscando la mejor posición posible, y aplicarse con dureza en defensa. No ha sido una sorpresa que vayan a jugar la final: han jugado como todos esperaban. Pueden contar con mucha menos calidad que otros años, pero el sistema es el mismo y lo cumplen a rajatabla.

Rusia, en cambio, practica un juego diametralmente opuesto al de sus rivales en este partido. Shved tomando siempre las riendas, y cuatro acompañantes más. Y han sido capaces de vivir de eso durante todo el torneo. Un ataque un tanto anárquico, varios buenos tiradores como Fridzon o Vorontsevich y la innegable aportación de Mozgov en la zona. Quizás la falta de un mayor fondo de armario les haya pasado factura. Aún así, Rusia ha hecho un Eurobasket fantástico y van a luchar por la medalla de bronce cuando nadie daba un duro por ellos.

El partido comenzaba con Rusia obteniendo grandes ventajas a través del bloqueo y continuación, siempre usando a Mozgov. Enfrente, Bogdanovic comandaba el ataque serbio de maravilla, ya fuera anotando él mismo o dirigiendo el ataque. La bola se distribuía con rapidez y la entrada de Marjanovic sobre la mitad del cuarto cambió radicalmente el planteamiento de ambos equipos -lo seguiría haciendo durante todo el partido. El gigante serbio lo tiene muy fácil para anotar en la zona, y si sus compañeros saben encontrarlo, son puntos seguros. La defensa rusa hacía lo que podía: continuos dos contra uno al pívot ruso y tratar de negar sus bloqueos. La jugada no les salió mal, y en ataque Shved entraba en calor para no perder la pista a Serbia. Así, el primer cuarto terminó 20-25 a favor de los serbios.

El segundo cuarto comenzó como terminó el primero: con Marjanovic reinando en la zona. A los jugadores rusos les costaba ahora más tanto atacar como defender en su zona, por lo que la distancia se fue ampliando poco a poco. Serbia no forzaba nada y se dedicaba a hacer lo fácil: balones a Marjanovic para que este anotara o distribuyera desde el centro de la zona. Vorontsevich salvaba los muebles para Rusia con sus triples, pero la defensa serbia conseguía ahogar continuamente al ataque de sus rivales. Shved estaba siendo ligeramente neutralizado (no puede serlo del todo) por Bogdanovic, imperial tanto en ataque como en defensa. 34-48 al descanso, y el partido parecía que iba a ser un paseo para los serbios.

Pero Rusia no se iba a rendir tan fácilmente. Reaccionando continuamente a los ataques serbios, ahora un poco más atascados, Shved y Khvostov anotaban canastas de calidad para mantener a los suyos a flote. Aprovechando que Marjanovic estaba descansando, las entradas a la zona se sucedían y Rusia conseguía recortar distancia poco a poco. Sin embargo, no conseguían acercarse definitivamente en el marcador y la sensación era que Serbia tenía aún el partido controlado. Así continuó el comienzo del último cuarto, con la distancia oscilando siempre entre los 5 y 10 puntos de ventaja. Hasta que Shved decidió que Serbia no tenía por qué disfrutar de esa ventaja. Dos triples seguidos del jugador del Khimki ponían a los suyos a dos. Había partido.

Si Shved estaba teniendo su momento, el de Bogdanovic estaba por llegar. Tras un intercambio de canastas que favorecía a los serbios y que impedía que Rusia consumara su remontada, Bogdan se encargó personalmente de enterrar definitivamente las esperanzas de sus rivales. Sus cinco puntos seguidos a falta de un minuto subían la distancia a siete y condenaban a los rusos. Suavemente y en silencio. El final del partido no fue más que una sucesión de tiros libres que acabó alzando a Serbia. Eslovenia ya conoce rival, y promete ser una final apasionante. El broche de oro a este Eurobasket 2017.

Eslovenia desborda a España a base de triples y nos deja sin Final (72-92)

No pudo ser. Después de un torneo inmaculado, el último obstáculo, la última piedra en el camino hacia la final, nos apea del camino. Los 14 triples convertidos por Eslovenia dejaron a los de Scariolo sin capacidad de reacción.

Semifinales

España – Eslovenia (72 – 92)

Los eslovenos se presentaron a esta cita como el mejor ataque de toda la competición (89,7 punto de media por encuentro), merced a sus dos máximas estrellas, Luka Doncic y Goran Dragic. España estaba avisada. Pero mientras que la selección española falló los seis primeros triples que intentó, los de Igor Kokoskov acertaron 8 de sus primeros 11 tiros desde más allá de la línea de 6,75. Los problemas de nuestro combinado venían dados por sus problemas a la hora de hilvanar jugadas en el interior de la zona, sin embargo, a cinco minutos para abordar el tiempo de descanso la igualda era casi total (33-35). Los triples de Doncic entraban de todo tipo de maneras, incluso a tabla, y es que hasta es momento Eslovenia llevaba ya llevaba 9 de 12 en triples. El acierto de los balcánicos desde la línea exterior casi desesperaba a España al cerrarse el segundo acto (45-49).

El segundo tiempo no pudo empezar peor. Con un parcial de 0-6 los eslovenos alcanzaron rápido ventajas de dobles dígitos y los malos momentos de España se agravaron con algunas polémicas decisiones arbitrales. La pesadilla del tercer cuarto acabó con Eslovenia doblando en el marcador parcial a los de Sergio Scariolo, que veían como su sueño de revalidar el título se les escapaba de las manos (57-73).

Como pasase en el anterio periodo los balcánicos siguieron con un nivel de acierto tan elevado que las rentas pronto iban aproximándose a la veintena. Las caras del banquillo hispano a cinco minutos para el final eran todo un poema (64-83). Pese al orgullo de los nuestros mostrado en los últimos instantes del partido el día había empezado torcido y así terminó. Queda el consuelo del bronce (domingo a las 16:00 contra el perdedor del Rusia-Serbia), para una selección que buscaba el oro.

La Figura: Luka Doncic (11 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias).

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

Serbia desnuda a Italia y luchará contra Rusia por estar en la Final (67-83)

Los de Djordjevic se mostraron muy superiores en cuanto a recursos se refiere ante un irregular conjunto italiano cuya calidad grupal no dio más de sí.

Cuartos de Final

Italia – Serbia (67 – 83)

El salto inicial se lo llevó Italia, el balón, después de una forzada jugada, llegó a Datome que erró su lanzamiento. Pese a ello los de Ettore Messina lideraron el marcador durante los primeros instantes del encuentro. Serbia anotó sus primeros puntos poco antes del ecuador del primer cuarto (7-2), gracias al buen hacer de Bogdanovic, que lideró la reacción de su equipo, el cual ya estaba por delante al cierre del acto después de unos alocados dos últimos minutos (17-18).

Las potentes torres balcánicas (Kuzmic y Marjanovic) se fueron convirtiendo en la referencia ofensiva serbia, contra la que Italia apenas tenía respuesta. Sólo los triples permitían a los transalpinos mantenerse vivos, pero con el paso de los minutos los expertos tiradores serbios, desacertados hasta ese instante, golpeaban las esperanzas rivales superando la siempre importante barrera de los diez justo al llegar al intermedio (33-44).

Ante la incapacidad de Italia para sobreponerse a los centímetros de los pívots serbios, supieron eso sí equilibrar los parciales, pero el tercer acto concluía con el marcador de 48 a 59 a favor de una Serbia que ya casi se veía en semifinales.

El último y decisivo periodo arrancó con Bogdanovic aumentando la brecha y Kuzmic cerrando su impenetrable aro. Los constantes cambios así como los tiempos muertos pedidos por Messina permitieron a los italianos bajar la diferencia de los diez a falta de sólo cinco minutos para su posible despedida del torneo continental (59-67), la cual terminó por producirse de manera irremediable debido a la inconsistencia grupal del combinado azzurro. La sólida Serbia de Aleksandar “Sasha” Djordjevic competirá el viernes contra Rusia (20:30), por un puesto en la final del Eurobasket.

La Figura: Bogdan Bogdanovic (22 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias).

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

Rusia derrota a una Grecia desfondada, y ya está en semifinales.

 

Ya se conoce al tercer semifinalista del eurobasket, y será una Rusia que se deshizo de Grecia por agotamiento. El seleccionador griego planteó el encuentro como un duelo épico entre sus cinco mejores jugadores y el equipo contrario, pero el planteamiento de Rusia de usar apenas dos hombres más acabó siendo clave. Sólo un poco más de rotación sentenció a favor de Rusia.

Mucho mejores en defensa que en ataque, ambos equipos nos ofrecieron un duelo más en la línea del de España, que del de Eslovenia. Veremos que estilo se impone en este campeonato, pero con el paso de los partidos, parece que las cosas van a decirse “bajando el culo”.

 

 

Grecia 69-74 Rusia.

 

Primer cuarto de ida y vuelta, con Rusia tomando las primeras ventajas pero Grecia mandando al final de los diez minutos. Calathes como argumento fundamental, mientras que en Rusia, Shved, absolutamente básico, no entraba en juego. Se pasó de un 9 a 13 para Rusia al 24 a 17 final, parcial rotundo de 15 a 4. Grecia ya había mostrado síntomas de estar engrasada en los octavos, pero su nivel de juego había alcanzado en estos diez minutos cotas dignas de medalla. El segundo cuarto cambió un poco la cara del partido, Grecia era incapaz de romper el encuentro en sucesivas ocasiones, y aunque Rusia no mejoraba (de hecho anotó aún menos) en defensa conseguía maniatar a los Griegos. A 7 minutos del final de la primera parte, Calathes llevaba 10 puntos y 6 asistencias…exactamente los mismos números con que acabó los 20 primeros minutos. Su equipo acumularía más de 5 minutos sin anotar un tiro de campo; entrabamos en el terreno de la intendencia. La presencia interior de Mozgov era el pobre bagaje ofensivo de una Rusia que luchaba desesperada por sobrevivir…y que se fue con buen botín al vestuario. El 37 a 31 para Grecia se nos antojaba corto. Alexey Shved llevaba 1 de 7 en tiros de campo y en los mejores minutos de Rusia, estaba en el banquillo. Objetivo, para Grecia recuperar en ataque su backcourt (con Calathes frenado, Sloukas apenas aporta 5 puntos); y en el caso de Rusia, sacar algo de rendimiento a Shved, manteniendo el protagonismo de Mozgov, y mejorando su horrible 2 de 13 en triples.

Los aleros griegos Printezis y Papannikolau, eran dos factores clave, el primero haciendo muchísimo daño con 12 puntos y dominando a un jugador tan complicado de enfrentar como Vorontsevich, y el segundo con una serie de intervenciones en defensa providenciales.

La segunda parte de arranque supuso el último arreón griego para romper el encuentro. Un triple fallado por Sloukas les habría colocado 14 arriba. Pero los condicionales en las crónicas deportivas siempre dan paso al cambio de signo. Shved entraba poco a poco en juego, un triple, más tarde otro, encontraba a Vorontsevich para otro más….y Rusia había remontado. Quedaba muy patente que la segunda unidad Griega era un fiasco….y por ahí empezó a morir el equipo heleno. Porque Bouroussis, Sloukas y Calathes tenían que sumar minutos por encima de sus posibilidades, y un fresco (reservado por su segunda falta, y con unas piernas sensacionales) Shved se hacía grande entre jadeos.

53 a 51 al final del tercer cuarto, Grecia sobrevive, e incluso coquetea con volver a coger alguna ventaja seria….pero Rusia hace tiempo que le tiene tomada la medida. Shved ya no parará de buscar la canasta hasta ver a su equipo 7 arriba. Momento en el que el genial e imprevisible escolta se vuelve loco y comienza a tomar una mala decisión en ataque tras otra. Mozgov, Vorontsevich y la defensa, se encargarán de frenar esa vía de agua y asegurar los rebotes. Grecia exhausta, ya no puede con el alma. La heroica final de Calathes sólo vale para engrandecer su encuentro (25 puntos, 5 rebotes, 7 asistencias y 3 robos). A su lado sólo brillaron Papanikolaou, que anotó sólo 6 puntos pero se fue a 15 de valoración con su trabajo de mantenimiento, y el irregular Printezis, que terminó con 19 puntos y 5 rebotes, pero llevaba 18 mediado el tercer cuarto.

El dato: Entre el quinto y el sexto anotadores de la selección griega en el eurobasket, jugaron 11 minutos (promediaban 27 entre ambos)… falta total de confianza en el banquillo.

La clave: Calathes 36 minutos, Bouroussis 32:33, Sloukas 35:49, Printezis 33:51, y hasta los 37:24 de Papanikolaou. Los griegos murieron con 5 jugadores agotados sobre en parquet. La sobre explotación de sus 5 jugadores clave, terminó reflejándose en la falta de frescura de piernas para ir a por los rebotes (sólo 5 rebotes de ataque) y fallos en tiros claros (10 de 20 en libres). Rusia utilizó dos jugadores más en la rotación, y terminó siendo la clave.

MVP. Andrei Vorontsevich. Shved se fue a 25 (pero su 2 de 11 en triples y sus 7 pérdidas le desmerecen como MVP) y significó la remontada, pero el trabajo silencioso de Vorontsevich se tradujo en 8 puntos, 12 rebotes, 3 asistencias y 3 robos, para 20 de valoración. Sus triples fueron los que remataron la remontada, al más puro estilo de su ex compañero Khryapa. Muy bien también Mozgov, que sin estar especialmente brillante, hizo daño con 15 puntos y 10 rebotes, liderando con 25 de valoración a su equipo.

Eurobasket: Eslovenia pasa a semifinales tras un apasionante partido (103-97)

Tras unos octavos de final algo descafeinados por las grandes ventajas manejadas en varios de los ocho partidos, los cuartos de final de este Eurobasket deparaban cuatro encuentros que prometían emociones fuertes. Y así ha sido en este Eslovenia-Letonia. Todos los pronósticos señalaban un partido igualado y disputado. Ha acabado siendo, en opinión del que escribe, el mejor partido en lo que llevamos de competición. Plagado de talento, esfuerzo, sudor, dureza, gritos de rabia y euforia. No ha defraudado en lo más mínimo. Ambas selecciones llegaron como dos de los mejores equipos del torneo, según lo visto en la fase de grupos. La nómina de nombres así lo sugiere: Dragic, Doncic, Randolph o Vidmar por un lado; Porzingis, Timma o los Bertans por otro. Y si, además, ambos despliegan un juego que maximiza las aptitudes y virtudes de sus jugadores, el espectáculo era seguro.

Se esperaba un partido de alto ritmo, vistoso y divertido de ver. Los primeros minutos lo confirmaron. Triples por aquí, triples por allá, recurso de Dragic, suavidad de Porzingis. Todos anotaban, todos tenían ganas de demostrar que merecían llegar a semifinales. Porzingis entraba rápido en calor al tiempo que Dragic y Randolph veían el aro como una piscina desde la larga distancia. Un ritmo frenético, siendo las defensas incapaces de contener el vendaval ofensivo visto en cancha. Un parcial de 10-0 liderado por Doncic abría una distancia de 15 puntos en un abrir y cerrar de ojos. El movimiento de balón de los eslovenos era exquisito, dejando algunas jugadas para el recuerdo. Letonia reaccionó rápidamente y dos triples de Davis y Dairis Bertans ponían el 34-23 tras diez minutos de partido.

Nada presagiaba una caída en el ritmo del partido. y, por supuesto, ésta no se produjo. Una rápida sucesión de canastas permitía a los eslovenos volver a abrir brecha, pero dos 2+1 seguidos de Porzingis la cerraron de nuevo. Que uno de los dos equipos consiguiera una renta, aunque fuera de más de diez puntos, no parecía nada grave. Los dos tenían calidad suficiente para reponerse de cualquier adversidad. Así lo dejaba claro el propio Porzingis, que se echaba el equipo a la espalda para neutralizar las estiradas de Eslovenia. Davis Bertans se abonaba al tiro de tres, y otro triple, esta vez de Blums, permitía a los letones poner el 51-55 favorable al descanso. Las defensas no eran malas, pero poco se podía hacer ante tamañas exhibiciones ofensivas. Para la defensa era un suplicio; para los espectadores, una gozada.

Eslovenia afrontó el tercer cuarto con la decisión de crear definitivamente una ventaja que les permitiera encarrilar el partido. Randolph y Dragic volvían de dulce tras el tiempo de escueto y una buena defensa privaba de anotar a los letones durante casi cuatro minutos. Vidmar se hacía fuerte en la zona, metiendo en problemas de faltas a un Porzingis venido a menos en este cuarto. Letonia no tenía respuesta. En ataque costaba un mundo anotar, y la defensa se veía constantemente azotada por los triples de Doncic y la presencia de Vidmar por dentro.

Abierto el último cuarto con un triple de Randolph que ponía el 79-66 en el marcador, se podría pensar que el partido estaba visto para sentencia; que Letonia no sería capaz de igualar la carrera. Nada más lejos de la realidad. En baloncesto nada se decide hasta el pitido final, e iluso es el que piensa lo contrario. El que piensa que afrontar diez últimos minutos con trece puntos de desventaja es definitivo. Menos de tres minutos de tres, la desventaja se había reducido a cuatro puntos. Había partido, por supuesto. Con Porzingis resarciéndose de su mal tercer cuarto y Davis Bertans inspirado de cara al aro, cualquier cosa parecía posible. Pero Doncic pensaba que solo una cosa era posible: la victoria para Eslovenia.

Dos triples seguidos del jugador de 18 años y un grito de pura rabia abrían brecha, una vez más. Sin embargo, enfrente había un jugador de 2,20m de altura que se movía como un unicornio. Los últimos minutos fueron un constante intercambio de canastas y tiros libres entre la Doble D eslovena y Porzingis. El carrusel de tiros libres no fue benévolo con los letones, que murieron en la orilla. Tras un absurdo incidente saldado con cuatro técnicas a repartir entre ambos equipos, el partido finalizaba con un 103-97 para Eslovenia. Habíamos presenciado el mejor partido del torneo.

 

El MVP: Luka Doncic. Pese a que Goran Dragic ha sido un puñal constante todo el partido y ha anotado la canasta que a la larga ha acabado dándole la victoria a Eslovenia, y a que Porzingis ha infundido de esperanzas una y otra vez a su selección, el MVP es para Doncic. Porque lo que está haciendo con dieciocho años no deja dudas de su brillante futuro, que no parece que tenga techo. Hace de todo y todo lo hace bien. Ha acabado con 27 puntos y 9 rebotes.

España termina por derrumbar la muralla alemana y se enfrentará a Eslovenia en semis (72 – 84)

En un partido que comenzó con enorme dificultad, los instantes finales del tercer cuarto con un mágico Marc Gasol (28 puntos), fueron decisivos.

Cuartos de Final

Alemania – España (72 – 84)

Después de lograr la mejor racha en lo que llevamos de siglo (12 triunfos seguidos en el Eurobasket) y con el sueño de revalidar la máxima corona del viejo continente, España se plantó sobre el parqué del Sinan Erdem Arena de Estambul frente su ante-penúltimo escollo, la Alemania de Dennis Schröder, para convertir, dicho sueño, en realidad.

La primera posesión del partido fue para España pero Marc Gasol fallo el primer tiro, y Ricky el segundo en la posterior posesión, mientras que Schröder y Barthel no perdonaban poniendo el 5-0 en el electrónico a las primeras de cambio. Los ataques de la selección eran alocados e indefinidos a la vez que el de los germanos era cuadriculado. En el ecuador del primer cuarto, y tras pasar por el primer tiempo muerto solicitado por Scariolo, las sensaciones no eran del todo gratas pero la reacción parecía arribar de mano de los hermanos Gasol (11-7). Las penetraciones de Pau hacían mella en la defensa alemana, que una vez tras otra, mandaba a la línea de tiros libres a nuestros compatriotas, los cuales, punto a punto, fueron restando, pero al cierre del periodo los de Fleming lideraban la contienda (19-16).

El segundo triple de Lo en la tarde proseguidos de magníficas interpretaciones de la defensa española por su parte, dificultaban las labores de remontada del combinado nacional que, pese al buen partido de Alemania y la escasa colaboración del trío arbitral, empataba el duelo a 27 con dos tiros libres convertidos por Joan Sastre (minuto 14). Un posterior triple de Sergio Rodríguez nos ponía por delante y los bávaros, aunque flaquearon, soportaron las irregulares embestidas de una incómoda España, llegados al descanso (33-34).

El base de los Atlanta Hawks, Dennis Schroder, empataba a 39 con dos triples consecutivos nada más salir de los vestuarios, a la vez que la angustia imperaba en los ataques de España. En la exacta mitad del tercer acto el equilibrio y la igualdad eran totales (43-43). Era visible que a los teutones les costaba mucho sacar ventajas, y que por contra, los de Scariolo sacaban a relucir pequeñas muestras de su honda calidad para recortarlas e incluso superarlas sin aparente esfuerzo. Las mágicas jugadas de Sastre, Sergio “El Chacho” Rodríguez y sobre todo Marc Gasol, labraron un parcial de 3-15 que golpeó en el mentón de la fuerte Alemania a falta de los últimos y decisivos diez minutos (53-65). Sin duda alguna ese terminó siendo el momento clave del cruce.

Todos conocen la tradicional terquedad histórica del pueblo alemán, la cual a nivel deportivo se traduce en no rendirse nunca sobre un campo de juego. Pero los discípulos de Chris Fleming terimaron por chocar con el colorado muro español, que a cinco minutos de firmar su presencia en semifinales ganaba 61-72. Con los hermanos Gasol dominando a sus anchas cada una de las placas del parqué, la trituradora española se puso en marcha para rematar a Alemania, confirmando así su presencia en las semis del torneo (jueves a las 20:30), donde se medirá a la Eslovenia de Doncic y Randolph por un puesto en la gran final.

La Figura: Marc Gasol (28 puntos, con 4 de 6 en triples, 10 rebotes y 4 asistencias): “Ha sido un partido muy difícil pero gracias al arreón del tercer cuarto hemos aguantado hasta el final”.

Imagen: FIBA

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

Italia vs Serbia: duelo de altura en los Cuartos de Final del Eurobasket

Los de Messina apabullaron a una frágil Finlandia, mientras que los de Djordjevic dominaron a Hungría de principio a fin.

Octavos de Final

Las cosas se ponen serias. Si ganas sigues, pero si pierdes te vuelves a casa. El Eurobasket encara su recta final, en la cual sólo los mejores seguirán hasta el final.

Finlandia, que terminó en segunda posición (4 victorias y 1 derrota) el Grupo A, se enfrenta a Italia, que terminó tercera en el Grupo B (con 3 victorias y 2 derrotas).

Pese a la irregularidad mostrada en la primera fase del torneo los italianos tiraron de veteranía para establecer las primeras ventajas del partido con un enorme acierto de cara al aro. Tuvo que entrar Lauri Markkanen en la cancha, la estrella finlandesa en el torneo, para intentar equilibrar un combate que en el ecuador del primer cuarto estaba muy desigualado (7-17). Y es que los de Messina ahogaban en defensa a Finlandia y en ataque les entraba todo. Dettmann, el técnico finlandés, negaba con la cabeza al cierre del periodo (17-30).

Pese a los intentos de Finlandia por aproximarse en el electrónico no les salía nada, incluso las buenas circulaciones de balón terminaban con un tiro errado, mientras que Italia manejaba los tiempos a la perfección desesperando a sus rivales. A sólo cinco minutos para llegar al descanso el combinado azzurro destrozaba a sus rivales (23-40). Las rentas se mantuvieron hasta el final del acto con una Italia muy segura de sí misma (29-48).

El tiempo en los vestuarios tuvo que ser duro para Finlandia, después de una primera fase de mucho nivel, la primera parte ante Italia les había dejado muy tocados. Sin embargo todavía quedaba tiempo de sobra para invertir la situación. Y lo cierto es que los de Dettmann arrancaron bien con la primera canasta de Koponen en el choque tras una buena defensa. El tirador del Barça había llegado al partido pero Belinelli llevaba en él desde el salto inicial y no permitía ningún tipo de opción a los derrotados finlandeses. Quedaban quince minutos pero el partido ya estaba decidido (36-56), y no ya por la ventaja, si no por las sensaciones otorgadas por los jugadores. Da igual como hayas jugado en los partidos anteriores, a estas alturas ya no hay reválidas y pese al maquillaje final Finlandia termina aquí su participación en el Eurobasket 2017, donde ha sido uno de los anfitriones.

Momento del Partido: Los primeros minutos terminaron por ser decisivos, de hecho, la ventaja cosechada por Italia durante el primer cuarto fue con la que concluyó el encuentro.

La Figura: Marco Belinelli, con 22 puntos (5 de 8 en triples), 4 rebotes y 2 asistencias.

Italia se medirá en cuartos a Serbia (primera posición del Grupo D con 4 victorias y 1 derrota) que doblegó a Hungría (cuarta posición en el Grupo C con 2 victorias y 3 derrotas).

Dentro de un gélido ambiente, en la caliente Turquía, el encuentro arrancó con los excelsos tiradores de ambos bandos mostrando su repertorio de lanzamiento. La defensa húngara carecía de la tensión necesaria a las alturas de la competición en la que estamos, y los siempre hambrientos anotadores serbios, se aprovechaban para saciar su apetito llegando al ecuador del primer periodo con una importante ventaja (16-3). A un mate de rabia de Keller le siguieron un torrente de buenas acciones ofensivas y defensivas por parte de una Hungría que llegaba al partido con un parcial de 0-9. Sin embargo los de Sasha Dordjevic mantuvieron un significativo hueco al cierre de los primeros diez minutos (24-16).

Las sensaciones de Hungría habían cambiado, pero los serbios, conscientes de ello, manejaban su botín de forma magistral con un enorme Kuzmic. Quedaban apenas cinco minutos para abordar el entreacto y Serbia estaba cómoda sobre la cancha (33-26). Marjanovic era el amo y señor del más bello baloncesto de todos, el que se juega por encima del aro, y los pupilos de Ivkovic no eran capaces de pararle. Los atisbos de remontada por parte de los húngaros no se concretaban llegados al descanso, pero seguían vivos (48-41).

El segundo tiempo empezó como el primero, con los tiradores serbios ametrallando la zona rival, y de paso, también su moral. La irregularidad ofensiva de Hungría les complicaba mucho las cosas de cara al futuro de un partido que en el ecuador del tercer cuarto parecía perdido (62-45). Sin los vitales puntos de Hanga la vida se iba escapando del combinado húngaro a falta del último y decisivo acto (69-53).

Daba la sensación de que si Serbia perdía el partido sería por sus propios fallos, como la relajación y ligera desconexión que alguno de sus hombres mostraba en determinados momentos. Y es que los errores de los de Djordjevic propiciaron un parcial inicial en el último cuarto de 0-9 para Hungría con tres triples consecutivos (69-62). El cuarto triple no entró y desde ese momento todo quedó decidido. A falta de sólo cinco minutos para el final la película de Hungría en el Eurobasket mostraba los títulos de crédito (78-63).

Momento del Partido: Al igual que pasase en el partido de Italia, los primeros minutos terminaron por ser decisivos. El hueco conseguido por Serbia durante el primer cuarto fue el mismo que el del marcador final, y terminó por ser decisivo.

La Figura: Ognjen Kuzmic (17 puntos y 10 rebotes).

 

Italia y Serbia se medirán el miércoles por un puesto en las semifinales.

 

Fernando Serrano (@FerSerrano83 )

Cronómetro Deportivo.

Hungría hace sufrir a Serbia, pero los de Djordjevic ya están en cuartos

El guión preveía una paliza de Serbia, y al poco de empezar todo indicaba que así sería. Pero Hungría destapo un tarro de unas esencias que apenas habíamos catado. Nombres tan poco sonados (lo serán más a partir de ahora, si hay justicia en este deporte) como Perl (del Universo Treviso) o Ferencz (Egis Kormend) nos dieron lo mejor de un encuentro que Djordjevic vio como un duelo entre gigantes y hombres. Hay que darle la razón al técnico Serbio, pero ante Italia, con Datome y Melli lanzando de fuera con éxito, deberán dar más de sí. 

Sobrecarga de minutos en los exteriores Serbios (realmente Jovic y Bogdanovic son todo el juego exterior de un equipo que saca muy poco de Lucic o Milosavljevic), que ahora rentabilizarán su lunes y martes de descanso.

 

 

Serbia 86-78 Hungría

La salida de encuentro de Serbia parecía que nos iba a dejar sin partido a las primeras de cambio, 16 a 3 de parcial y todo ¿solucionado?. Pues no, Hungría nos tenía preparada una sorpresa en forma de partidazo. Sin su estrella (Adam Hanga) en buena forma, claramente lastrado en lo físico (y aún así aportando), el equipo magiar se tuvo que apoyar en el bloque, y nombres de tan poco calado internacional como Zoltan Perl (¿qué hace este chico en la segunda italiana?), que hizo el partido de su vida con 22 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias y hasta 2 taponazos, saltaron a la palestra. No es que Serbia jugase fatal, pero si este es el máximo nivel de concentración que puede ofrecer la selección de Shasha Djordjevic, tendrán poco recorrido. A base de puro talento y una cantidad ingente de balones a la zona (zona, nombre de una infracción que esta tarde los árbitros dejaron en el vestuario) los Serbios hicieron la goma, coquetearon con la rotura del encuentro…y se dejaron balones claves para la remontada Húngara. Serbia atacaba los tableros y dominaba el rebote (+14) con superioridad total; pero Hungría encontró la manera de hacer daño, penetración y balón hacia afuera, donde los “tonelados” pívots Serbios nunca eran capaces de llegar. Los ramalazos de genio de Macvan, Bogdanovic, Jovic o Lucic eran el punto extra que daría la victoria, pero el partido se movió en esa dicotomía entre el valor de los kilos en el avance hacia el aro, y la penalización a la hora de moverse en defensa. Y a todo esto, los triples de Hungría entraron, y la remontada estuvo ahí, a un suspiro. Como en la salida del último cuarto, donde Hungría defendió bien y encadenó tres triples consecutivos (12 de 28 total)… Pero cada vez, aparecía una réplica salvadora en Serbia. Y como en un combate de pesos pesados, en que los rivales se atizan sin levantar la guardia, transcurrió el encuentro hasta el desenlace previsible…que no de la manera prevista. Por medio muchas grandes acciones, y la sensación de que esta Hungría nos ha dejado lo mejor para un final en el que Hanga (1 punto y 0 de 7 en tiros) les habría venido genial. Macvan (14 puntos), Bogdanovic (17 con un sólo fallo, y 6 asistencias), Jovic (11 y 7 asistencias), Lucic (11 y 5 rebotes), Marjanovic (14 y 6) y sobre todo Kuzmic, el MVP por valoración, fueron las espadas de una Serbia que puso todo su arsenal en juego. Hungría perdió apenas 6 balones en todo el encuentro.

El dato: Bogdanovic y Jovic 32 minutos en cancha, la apuesta de Djordjevic por sobrecargar su juego interior, incluso en efectivos, se ha traducido en muchos minutos (¿demasiados?) para sus exteriores, incluso a estas alturas.

La clave: 37 a 23 en rebotes y un 68% en tiros de 2. La táctica de llenar de balones las manos de Kuzmic y Marjanovic dió frutos a Serbia. No podemos juzgar si fue la mejor diea, porque en principio se esperaba una victoria más clara, pero igualmente tiene el premio de los cuartos de final ante Italia.

MVP. Ognjen Kuzmic. En 20 minutos le dió tiempo a sumar 17 puntos y 10 rebotes para 26 de valoración. Cuando descansó, Marjanovic dió la réplica con el mismo argumento. Éxito por aplastamiento.

 

A %d blogueros les gusta esto: