Últimas noticias
Inicio » Fútbol » Selección española

Selección española

Isco manda en su casa

Recital del malagueño en el Santiago Bernabéu ante la selección italiana en una noche feliz para España, que pone pie y medio en Rusia. Volvió Villa.

Isco marcó los dos primeros goles ante Italia y es el primer español que le hace un doblete en los últimos 87 años.

Isco Alarcón manda en su casa, el Santiago Bernabéu, su segundo hogar, donde solo se reconoce a los más grandes. El Bernabéu sabe disfrutar del talento y la calidad a espuertas de este futbolista andaluz que les lleva seduciendo sin parar en los últimos cuatro años. Mucho arte. De eso tiene bastante este colosal jugador que está preparado para tirar del carro de cualquier equipo, llámese Real Madrid o selección española. Hasta celebra sus goles como todo buen mago del balón, con una reverencia hacia el público. Las reverencias deben ser mutuas. Si él muestra sus respetos hacia la afición para dedicarle sus trucos geniales, los aficionados tienen que hacer lo propio para reconocer sus recitales. A falta de Xabi Alonso y Xavi Hernández, con permiso de Andrés Iniesta y demás jugones de La Roja, España puede presumir de tener un nuevo ídolo. Con dos goles y un derroche de fútbol, el malagueño fue la gran figura de una cómoda y rotunda victoria española, completada por un gol de Morata, que sirve para poner pie y medio en el próximo Mundial de Rusia.

Julen Lopetegui presentó un fino equilibrio de hegemonías en su alineación titular de este sábado. Cuatro madridistas (Carvajal, Sergio Ramos, Isco y Marco Asensio) y cuatro barcelonistas (Piqué -inexplicablemente pitado por algunos aficionados-, Jordi Alba, Busquets e Iniesta) fueron titulares ante Italia, lo que constituye un fiel reflejo de la lógica preeminencia que siguen teniendo los dos colosos de nuestro fútbol, aunque uno está más de capa caída que el otro. El equilibrismo de Lopetegui no oculta el desequilibrio actual a favor del Real Madrid. El peso del juego recae en la solidez del central de Camas, el esfuerzo del lateral diestro y el ingente talento de los dos equilibristas del ataque. Ellos cuatro, más un gran portero como es el red devil David de Gea, constituyen la columna vertebral de la selección española; de tal suerte que los mismos que despacharon a la Juventus con una suficiencia pasmosa en la final de la última Liga de Campeones, sometieron al combinado italiano este sábado en el Santiago Bernabéu. La calidad y el talento de ellos cuatro y de culés como Busquets e Iniesta, o de un citizen como Silva, desbordaron el planteamiento de Giampiero Ventura, que volvió a evidenciar que el catenaccio no puede con el fútbol total español de las grandes ocasiones.

Así celebraron su contundente victoria los jugadores españoles en el vestuario del Bernabéu.

Está demostrando sensatez y conocimiento del oficio Lopetegui desde que fue investido como seleccionador nacional. Ha sabido formar un bloque con gente de mucha calidad, dotándolo de muy buenas alternativas en el banquillo, y tratando de incidir en las líneas maestras de sus antecesores. Mantener la esencia del España CF que construyó Luis Aragonés y supo apuntalar Vicente del Bosque es la principal tarea que está afrontando el nuevo responsable técnico del combinado español. Y lo está haciendo a la perfección a base de pura lógica, presentando un once de garantías y reconocible, apostando por el mejor en cada puesto e incluso tomándose la licencia de alinear a un falso 9 como David Silva, una innovación lógica y comprensible cuando se trata de sorprender a un entramado defensivo tan ordenado y sólido como el italiano, al que ya se sorprendió y goleó con este mismo esquema táctico en la final de la Eurocopa 2012 (4-0). Acertó hasta en los cambios (Morata por Iniesta, Saúl por Asensio y, sobre todo, Villa por Isco), necesarios y justos para reconocer a los titulares y a los suplentes. Una perfecta comunión que sirve para ganarse a la afición e incidir en la condición de EQUIPO de esta selección, que no tiene a un Messi o a un Cristiano Ronaldo, pero tiene a una constelación de jugones capaces de plantar cara y desbordar a una gran escuadra como Italia, toda una campeona del mundo en cuatro ocasiones (1934, 1938, 1982 y 2006). No lo perdamos de vista.

De acuerdo, no hemos ganado nada pero reconozcamos también que no se ganó a una selección de medio pelo. Tengamos en cuenta que Italia fue nuestra verdugo en la pasada Eurocopa de Francia, cuando nos superó claramente por un dos a cero en octavos y nos mandó de vuelta a casa. Tras empatar a un gol en tierras italianas, era obligatorio ganar para poner pie y medio en el Mundial de Rusia del año que viene, y se ganó y se convenció. Una impecable e incuestionable victoria que se empezó a fraguar muy pronto, al cuarto de hora, cuando el mago Francisco Román Alarcón sacó la varita mágica que tiene en su pierna derecha y puso el balón en la escuadra de la portería de Buffon. Desde un tanto de Xavi en 2011 ante Liechtenstein, la próxima rival, no marcaba España de falta directa en un partido oficial; es casi un guiño del destino que haya vuelto a marcar así y fuese precisamente Isco, probablemente el sustituto natural del genio de Terrasa. Antes y después del gol, en el primer tiempo, Italia solo inquietó con un cabezazo de Belotti que desvió perfectamente el guardameta del Manchester United. Fue la única ocasión italiana en los primeros 45 minutos, y casi en todo el partido, porque entre Ramos, Piqué y los laterales abortaban todas y cada una de sus aproximaciones. Verratti estuvo de cuerpo presente, pues apenas intervino en el juego.

El recital de Isco guardaba una segunda entrega para antes del descanso. Él se lo preparó, él se lo guisó y él se fabricó un golazo para dejar claro que él manda en su casa y, con permiso de Marco Asensio y Cristiano Ronaldo, es el mejor jugador del Real Madrid ahora mismo. Controló, amagó, se perfiló hacia dentro, levantó la cabeza y esta vez con la pierna izquierda la clavó por el otro palo de Buffon. Imparable. El mago de Arroyo de la Miel es el primer futbolista español que le hace un doblete a Italia en los últimos 87 años. Los dos goles de Isco pusieron la guinda al pastel que se llevaba cociendo desde que el balón echó a rodar. España se estaba comiendo a Italia a base de pases, regates y combinaciones imposibles. Lo mejor para los italianos casi era el resultado y no llegar al descanso perdiendo por más goles.

La segunda parte siguió por los mismos derroteros. El amo y señor seguía haciendo lo que quería en su casa. Isco le puso la sotana a Verratti en una jugada que tuvo mucho de poesía y guiño del destino: el español que se le escapó a Rosell en el verano de 2013 frente al italiano que se le escapó a Bartomeu este verano. Los dos anhelos imposibles de los dos últimos presidentes del Barcelona quedaron retratados en una jugada que demuestra que el malagueño está varios peldaños por encima del jugador del PSG. Lástima que Carvajal, el mejor lateral derecho del mundo en estos momentos, no culminase esta genialidad. El público del Santiago Bernabéu asistía gozoso y feliz al recital de uno de sus intocables.

https://twitter.com/untaltuiter0/status/904081525758717953

Las mágicas intervenciones de Isco y los cambios que fue introduciendo Lopetegui le dieron salsa al segundo tiempo. Fue precisamente uno de los sustitutos, Álvaro Morata, el encargado de abrochar la noche marcando a placer el tercero para culminar un magnífico contraataque comandado por Sergio Ramos, que rememoró sus viejos tiempos como lateral, con una estupenda cabalgada por el carril derecho. Dos viejos amigos del Real Madrid se asociaron en la jugada que sentenció la contienda y que supone la primera derrota italiana en un partido de clasificación desde hace 11 años.

Villa sustituyó a Isco en los últimos minutos y el asturiano volvió a jugar con España tres años después.

Aunque la imagen del segundo tiempo, y quizás del partido, fue el cambio de Isco, indiscutible MVP del partido, y la entrada de David Villa tres años después de que dejara la selección tras el amargo trago del Mundial de Brasil. No podía ser en un mejor escenario y en un momento más indicado el regreso del Guaje, el 7 de España y el máximo goleador histórico de nuestra selección (59 goles), con el público del Bernabéu puesto en pie ya desde que el actual delantero del New York City calentaba en la banda. A sus 35 años, Villa sigue en plena forma y lo demostró en los dos minutos escasos que estuvo sobre el terreno de juego, acompañando los ataques y dejando para la galería un cambio de juego extraordinario hacia la posición de Carvajal en la derecha. Los viejos rockeros nunca mueren y los grandes jugadores, tampoco. Ojalá marque ante Liechtenstein un gol de los suyos. De momento, este sábado puso el mejor colofón posible a una noche de fiesta española total en el Santiago Bernabéu.

El público del Bernabéu atronó y ovacionó para reconocer al Guaje Villa en su regreso a la selección española.

Messi y España, un amor imposible

«Amo Argentina y solo siento los colores de mi selección». Lionel siempre lo ha tenido claro.

img_6684

Una foto imposible. Messi no ha defendido ni defenderá jamás los colores de la selección española de fútbol.

Si los amores prohibidos son los más queridos, la relación de Lionel Messi y la selección española de fútbol es el mejor ejemplo. Todo parecía abocar a un idilio entre ambos. Messi llegó con 13 años a Barcelona procedente de su Rosario natal y tan prematura mudanza para incorporarse a los equipos infantiles del Barça presagiaba una pronta nacionalización que podría suponer una futura internacionalidad con España.

Poco tardó Messi en sobresalir por encima de todo y de todos en las categorías inferiores del Fútbol Club Barcelona. Los ojeadores le empezaron a seguir de cerca y la Federación Española de Fútbol lo intentó convencer para disputar con el combinado español el Mundial Sub-17 disputado en Finlandia en el año 2003. Así lo confirmó el ex seleccionador español Vicente del Bosque, hace un año, en una entrevista al diario británico “The Guardian”: “Hubo intentos para ello, pero él decidió quedarse con su país natal”. En aquella selección, que llegó a disputar la final y perdió por uno a cero ante Brasil, estaba Cesc Fábregas, compañero de Messi en las categorías inferiores del Barça.

Messi y su padre lo tenían muy claro: querían jugar, y triunfar, con Argentina. Como ha sido habitual en la trayectoria de “La Pulga”, no lo tuvo nada fácil para conseguirlo. Hugo Tocalli, encargado de las categorías inferiores de la selección argentina por aquel entonces, no contó con Leo en Finlandia 2003. Aprovechando una visita a Barcelona de Marcelo Bielsa, seleccionador argentino en aquellos momentos, Jorge Messi habló con él y con su ayudante, Claudio Vivas, coincidiendo con los cantos de sirena que seguía mandando la Federación española.

Vivas, rosarino como Messi, le pidió unos vídeos de su hijo y se los trasladó a sus compañeros técnicos de las selecciones inferiores. Jorge y Leo tuvieron que armarse de paciencia y aguantar pese al incesante interés de España. Hasta que llegó el 29 de junio de 2004 y Lionel Messi hizo su debut oficial con la selección argentina Sub-20 en un amistoso contra Paraguay. El partido se disputó, casualmente, en el estadio Diego Armando Maradona de Buenos Aires, la cancha de Argentinos Juniors y ahí se quebró definitivamente el amor imposible de Messi con España.

img_6687

Lionel Messi debutó con la selección argentina Sub-20 en un amistoso contra Paraguay y marcó un gol.

Con el dorsal 17 a la espalda, Messi, que acababa de cumplir 17 años, entró al terreno de juego en el minuto 67 y se estrenó a lo grande marcando un golazo en el 81 tras colarse como un misil entre los defensas guaraníes y driblar al portero. Fue el séptimo gol de un partido que acabó con un 8-0 favorable a los argentinos. Lo que vino a partir de ahí ya es de sobra conocido y mucho se ha escrito (y se escribirá) sobre la fecunda trayectoria de Messi con Argentina y el Barcelona.

El propio Messi dejó claras sus prioridades hace un par de años: “Hubo contactos informales con la selección española para que jugara con ellos, pero siempre dije que quería jugar para mi país porque amo Argentina y solo siento los colores de mi selección. Argentina es mi país y cuando me preguntan por qué no perdí mi acento, no lo hice porque no quiero perder ninguna identificación con mi patria”. Claro y contundente el astro argentino a la hora de sacar pecho y orgullo patrio.

Pero para siempre le quedará a Lionel Messi la espina clavada por no haber jugado en la selección que fue doble campeona de Europa (2008 y 2012) y campeona del mundo (2010), el sueño de todo futbolista y el gran sueño que lleva persiguiendo desde que le empezó a dar sus primeras patadas a un balón. Veremos si lo consigue en Rusia 2018.

img_6686

Lionel Messi celebra un gol con Argentina, su selección de toda la vida.

A día de hoy, Lionel Messi ya ha perdido tres finales de la Copa América (Venezuela 2007, Chile 2015 y USA 2016) y la final del Mundial de Brasil 2014 frente a Alemania (1-0). Cuatro reveses que contrastan con la exitosa trayectoria con España de sus compañeros del Barcelona, Xavi Hernández y Andrés Iniesta. “Cambiaría todos los récords por un título, por hacer feliz a la gente de mi país”, contesta Messi.

Está claro que, al menos en cuanto a su vinculación con la selección española, Messi no es Di Stefano, que sí jugó con España tras nacionalizarse español en 1956. Como tantos futbolistas nacionalizados (Senna, Pizzi, Pernía) han jugado con la selección española desde Kubala, que debutó en 1953. Entre ellos ya nunca estará Lionel, un argentino de pura cepa que ha sido el gran amor imposible de nuestra selección.

La vendetta de Italia

España cae ante la selección italiana, muy superior y justa vencedora ante la vigente campeona. Las paradas de De Gea mantuvieron con vida a los españoles hasta que hincaron definitivamente la rodilla por el postrero gol de Pellé. La Federación debe emprender la búsqueda de un nuevo seleccionador para sustituir a Del Bosque.

image

Chiellini abrió el marcador y lo celebró con rabia. Había muchas cuentas pendientes.

Perder entra en la lógica del deporte. La derrota forma parte de la esencia misma del fútbol. No siempre se puede ganar. España se vuelve para casa tras caer con justicia ante Italia, que se ha tomado su ansiada vendetta. Con v de venganza y en italiano se escribe el desenlace de la selección española en esta Eurocopa, que abandona en octavos de final, no en cuartos como sucedía antaño con el anterior formato, pero sí ha caído en el primer duelo a vida o muerte, como ya sucedió en la Euro 2000 contra Francia (el famoso penalti de Raúl) o en la Euro’96 frente a Inglaterra por penaltis. En ambas citas, el combinado nacional cayó en cuartos justo después de pasar el grupo, algo que no se consiguió en Portugal 2004 con Iñaki Sáez. Aquello sí que fue lamentable y desastroso.

¿Regreso al pasado? Es discutible. Cuando España quedó eliminada en las citas anteriormente mencionadas, a caballo de los noventa y la primera década del nuevo siglo, aún no había sido campeona del mundo y lo había sido de Europa pero en blanco y negro. Lo que sucedió en 2008 y 2012 está vivo en el recuerdo de todos y no sería justo cargar ahora las tintas contra una selección que nos hizo felices y la envidia del mundo entero. Otra cosa es la crítica constructiva, como la que sin ir más lejos hicimos por aquí tras caer con estrépito en la fase de grupos del Mundial de Brasil hace un par de años. Una vigente campeona del mundo y de Europa no podía hacer semejante ridículo cayendo en la fase de grupos por un 1-5 ante Holanda y un 0-2 contra Chile, pero perder dos a cero contra la eterna Italia en octavos de final simplemente porque fueron superiores, sin que nos pintaran la cara, entra dentro de lo razonable. Nos habíamos mal acostumbrado. En el mundo del deporte se construye la grandeza a base de derrotas y cuantas más veces pierdas, más cerca estarás de ganar y más lo disfrutarás cuando lo consigas. Que nos lo digan a nosotros.

Hoy les toca sonreír, disfrutar y celebrarlo a los italianos. Les tocaba. Llevaban varias derrotas seguidas en duelos decisivos contra España y la lógica del deporte invitaba a pensar que se iban a sacar la espina. En la Eurocopa 2008 cayeron por penaltis en Viena a costa de que España superara el Rubicón de cuartos, en la final de la Euro 2012 sucumbieron en la final por cuatro goles a cero ante la fiebre española, contra la que ya habían empatado a un gol en la fase de grupos, e incluso podemos recordar su derrota también desde el punto fatídico en la semifinal de la Copa Confederaciones 2013. Hacerles hincar la rodilla este año otra vez ya sería demasiado tratándose de la Squadra Azzurra, una selección que ha ganado cuatro mundiales, ahí es nada. Buffon por fin derrota a Casillas y seguro que en el saludo de los dos al final del partido, el portero español le dijo algo así como un “te tocaba”.

Veremos qué ocurre en la selección española a partir de ahora. Algunos creen que el adiós de Vicente del Bosque debería ser cuestión de horas y desde aquí creemos que, sin necesidad de que lo haga ya mismo, el actual seleccionador español debería dejar el cargo antes de iniciar la fase de clasificación para el Mundial de Rusia. “¿Mi futuro? Tengo que hablar con el presidente”, declaró Del Bosque a Telecinco al final del partido. Que hablen, a ser posible cuanto antes, y decidan emprender un nuevo proyecto con otro entrenador. Opciones hay muchas y algunas son muy interesantes; lo que no tiene sentido es que Del Bosque se aferre al cargo y se quede como ocurrió después del Mundial de Brasil, cuando debió dejarlo como hizo Luis Aragonés tras ganar con brillantez la Eurocopa 2008 en Viena, el kilómetro cero de la edad dorada de nuestro fútbol. El cambio generacional es un hecho y tiene que ser otra persona la que lo lidere.

Con o sin relevo en el banquillo, nombres como el de Íker Casillas están encima de la mesa. El portero pudo vivir desde el banquillo sus últimos momentos como internacional. Duele decirlo, pues hablamos del mejor portero de la historia de España, pero su papel no puede ser simplemente el de hacer grupo y dar ánimos desde el banquillo. Líos judiciales aparte, la portería española está en buenas manos con De Gea, tal y como demostró el portero del Manchester esta tarde en París. Si la selección española no perdió por más goles, fue gracias al guardameta madrileño que, a sus 25 años, está sobradamente preparado para ser uno de los pilares sobre los que se asiente el futuro proyecto español. Ante Italia hizo tres paradas, a cada cual más espectacular, que mantuvieron con vida a nuestro combinado.

Portería y banquillo al margen, esta eliminación sirve además para subrayar la inmensa dependencia que la selección española sigue teniendo de Andrés Iniesta. Cuando falla la varita mágica del mago de Fuentealbilla, España se bloquea y urge encontrar un centrocampista de garantías para dirigir la orquesta. Llegó la hora de Koke, Thiago, Saúl, Isco y de todo aquel que tenga la aptitud y actitud necesarias para llevar el peso del juego español en el futuro (no contamos a Bruno Soriano pues ya tiene 32 años). También es urgente encontrar repuestos de garantías para Piqué y Ramos en el centro de la defensa, y acompañantes fiables para Morata en la delantera. La ausencia de la convocatoria de Paco Alcácer es un lujo que no se puede permitir nuestra selección. Con Diego Costa habría que hablar para tantear su compromiso con la causa española; Torres ya es agua pasada, como Villa, salvo que la rompa con el Atlético. La opción Güiza, desgraciadamente, ya no es viable porque su prioridad actual es seguir goleando con el Cádiz, flamante equipo de Segunda, después de golear con España, con la que ganó la Eurocopa 2008, marcando dos goles (uno a Grecia en la primera fase y otro a Rusia en semifinales).

image

Partidazo de David De Gea, que mantuvo con vida a España a base de paradones como el que le hizo a Pellé en los primeros minutos.

Muy superior Italia en el primer tiempo
Bajo un incesante diluvio en Saint-Denis, España acusó el aquaplanning en los primeros minutos del partido. Les costaba a los españoles adaptarse a la humedad del terreno de juego y eso favoreció a Italia, que asumió el control del juego encontrando a balón parado la primera ocasión. Falta desde la izquierda que remata Pellé en boca de gol y De Gea reacciona con una gran estirada. Justo después, la escena resultó bien parecida porque el guardameta del Manchester también desvió al palo un remate de Giaccherini de media chilena; eso sí, la acción estaba invalidada por juego peligroso del jugador italiano.

Tras los dos avisos italianos, España tuvo una tímida reacción y Fábregas lo intentó con un chut desde la frontal que sacó la zaga italiana. Fue una pequeña advertencia que para nada inquietó a Italia, que tradicionalmente se ha sentido cómoda a merced del rival. Pasaba nulos apuros defensivos y sabía llegar con peligro al área española, siempre pasando por De Rossi, el principio de todo. Su distribución del juego habilitaba las subidas de los laterales, caso de De Sciglio, que puso un peligroso centro desde la izquierda para el remate desviado de Parolo. Los nervios empezaban a atenazar a España, que se perdía en reclamaciones inútiles y cometía errores de bulto en defensa y ataque.

image

Un central como Chiellini abrió el marcador aprovechando un rechace de De Gea, y marcó su 7º gol con Italia.

Como un error se puede interpretar la falta de Sergio Ramos a Pellé en la frontal del área que dio origen al primero de la tarde. Chutó Éder la falta, respondió bien De Gea por bajo, el rechace quedó muerto, la defensa estaba a uvas, Giaccherini impidió al portero español detener el cuero y el balón quedó muerto en boca de gol para que un defensa, Chiellini, marcara a placer. Hacía diez años que España no encajaba un gol en una eliminatoria de un gran torneo (el ultimo había sido contra Francia, obra de un tal Zidane, en el Mundial de Alemania 2006) y el defensa de la Juve marcó su 7º gol en los 87 partidos que ha disputado con Italia.

España estaba fuera del partido, Italia dominaba claramente el centro del campo, disfrutando de excesivos metros y de demasiado tiempo para pensar. Solo De Gea mantenía con vida a los españoles, que salvaron el pellejo antes del descanso gracias a otra extraordinaria parada del portero del Manchester, que sacó una buena mano a un disparo de Giaccherini que buscaba la mismísima escuadra.

La reacción española no tuvo premio
Italia volvió a la carga al inicio del segundo tiempo, pero Ramos y Piqué alejaron el peligro de las inmediaciones de De Gea. A partir de ahí, España reaccionó. Las subidas de Juanfran y Silva obligaron a los italianos a extremar las precauciones atrás porque España empezó a crear peligro. Primero avisó Morata con un cabezazo a las manos de Buffon y después lo hizo Cesc con un disparo muy alto. Ante la exigencia de los españoles, De Rossi no pudo seguir y Conte se vio obligado a sustituirlo por Thiago Motta.

Justo después del primer cambio italiano, pudieron sentenciar el partido a la contra, pero volvió a aparecer De Gea para salvar, con el mismísimo abdomen, un mano a mano con Éder. Respondió Aduriz, que había ingresado al terreno de juego por Nolito en el descanso, pero su cabezazo se marchó alto tras ganarle en el salto a Parolo, un lance que dejó malherido al delantero del Athletic.

El propio Morata probó suerte con una vaselina que se marchó fuera. España no dejaba de intentarlo, siempre buscando la referencia de Aduriz arriba, pero el vasco estaba tocado por el salto con Parolo. Pedía el cambio a gritos a pesar de que había ingresado al campo escasos minutos antes, Del Bosque prefirió sentar primero a Morata para dar entrada a Lucas Vázquez buscando ganar en frescura y movilidad en el ataque. En su primera intervención, forzó un córner que remató alto Sergio Ramos y después le señalaron un fuera de juego cuando se quedaba solo ante Buffon.

El eterno portero italiano empezó a ganar protagonismo a partir de aquí y su primera intervención del partido fue para rechazar con una tremenda seguridad y casi sin inmutarse una potente volea de Iniesta desde la frontal del área. Justo después fue más exigido todavía por un zurdazo de Piqué desde la frontal, pero lo sacó por abajo con una imponente estirada. El paso del tiempo y la lesión de Aduriz angustiaban a Del Bosque, que en el minuto 82 hizo el cambio que estaba cantado (Aduriz por Pedro). Con más razón por la ventaja en el marcador, Antonio Conte también movió el banquillo para dar entrada a Insigne por Éder, buscando no perder resolución en los últimos metros, y a Darmian por Florenzi para no perder consistencia en el centro del campo ganando a su vez en llegada.

image

Pellé remató la victoria italiana en la prolongación, marcando el segundo y definitivo tanto del encuentro.

De Gea volvió a aparecer para despejar un tiro de Insigne e Italia podía matar el partido en cualquier momento. La precipitación, la falta de ideas y el paso de los minutos condenaban a España, que aún así tuvo la última por mediación de Piqué, que remató solo en boca de gol y ahí volvió a aparecer Buffon para salvar a su selección. Acto seguido, Italia apuntilló su ventaja con una cabalgada de Darmian por la izquierda, sin oposición alguna, que remató Pellé para consumar la revancha y la eliminación de la campeona de las dos últimas ediciones. Se acabó así la andadura de la selección española por Francia 2016 y se vuelve a quedar apeada en las rondas finales de una Eurocopa, algo que no sucedía desde la edición que albergaron los Países Bajos en el año 2000, cuando cayeron ante Francia en cuartos de final.

image

Casillas se pasó prácticamente todo el segundo tiempo de pie, dando indicaciones a sus compañeros desde el banquillo.

Italia espera a una desastrosa España

 

Los croatas celebran el empate. (Foto: Eurosport)

Los croatas celebran el empate. (Foto: Eurosport)

Con los “olés” de la afición española en el minuto diez, se puede entender mejor el partido que ha cuajado hoy la selección en el Nuevo Estadio de Burdeos. Como si todo estuviese hecho tras un gol tempranero de Morata, España se diluyó ante una Croacia sin su principal estrella y que terminó remontando un partido que los de Del Bosque tiraron con decisiones que traerán cola.

Los cuatro primeros minutos del partido, fueron un buen aviso. Croacia, que reservó a Modric, Brozovic o Mandzukic entre otros, empezó a correr, para no parar hasta el minuto 93. A España le costó hacerse con el dominio de la pelota, pero incluso sin encontrarlo, logró hilvanar una jugada en el minuto seis saliendo desde atrás para adelantarse en el marcador. La aparición de Silva y Cesc en tres cuartos de campo y el juego de memoria, sirvieron para que Morata la empujase ante Srna y abriese el marcador. Salió la euforia, el favoritismo, y la creencia de que calcaríamos el paseo con Turquía. Y lo cierto es que la primera parte no fue ni mucho menos mala, pero España repitió el patrón de muchos partidos, solo que esta vez nos castigaron. Silva mandó, Nolito fue eléctrico, y Cesc entendió a la perfección su misión en el partido. Las apariciones de Iniesta fueron menos, pero efectivas, y España llegó con peligro a pesar del muro croata. Pero también vimos la presión de Rakitic sobre Busquets, o la insistencia de Kalinic y Perisic en presionar una y otra vez. En el minuto 13, fruto de esa presión, De Gea la pierde cometiendo penalti sobre Kalinic, pero el balón le cae a Rakitic que de vaselina la golpea contra el palo y posteriormente contra el trasero de Piqué. Ocasión clarísima y un síntoma del nerviosismo que se iba a empezar a instalar en el equipo. Pero lo peor estaba por llegar, lo que parecía un accidente, fue la primera aparición de Ivan Perisic, que con su centro iba a dejarle el gol en bandeja a Kalinic. No llegó Ramos, y a placer hizo el 1-1 en el 44 de la primera parte.

La segunda mitad empezó como la primera, el problema es que no cambió. España fue un auténtico desastre en todas las facetas del juego. Los croatas olieron sangre y se hicieron con el control del partido, poniendo la intensidad y las ganas de ganar. Del Bosque trató de reaccionar metiendo a Bruno con Busquets en el doble pivote, y lo cierto es que durante algunos minutos su presencia se notó, pero ni mucho menos se recuperó la pelota ni se consiguió lo que se buscaba. Aún así, el árbitro regaló un penalti a España en un centro de Iniesta cerrado al que no llegó Silva, lo que provocó la decisión más extraña de la noche. Como si el partido estuviese cerrado a nuestro favor, o fuese un duelo intrascendente, Sergio Ramos coge el balón y lanza el penalti. Subasic, con la ayuda de Modric y Srna, adivina el lado y detiene el lanzamiento. España pasa de amarrar el liderato de grupo a ver cómo Croacia se va a por el partido. Pero lo peor estaba aún por llegar. El 2-1 croata viene de un disparo de Aduriz, con dos pivotes como Bruno y Busquets, y en un solo pase, Perisic logra recorrerse todo el campo para batir a De Gea por su palo. Un auténtico despróposito que en el minuto 88 de partido, con el liderato en juego, los croatas marquen en una contra con la facilidad con la que el extremo del Inter se ha plantado ante De Gea.

La tuvo Silva, al que dicho sea paso, le cuesta un mundo decidir tirar a portería, y tras sacarla la defensa, se acabó. España pierde, se va al otro lado del cuadro con Italia, Alemania, Francia e Inglaterra, tras jugar un partido como si no hubiese ningún objetivo por medio. Es difícil explicar lo de hoy, pero la euforia desde España tampoco ha ayudado demasiado. Muchos se veían levantando la tercera consecutiva habiendo jugado contra la República Checa y Turquía, y no. A las 18:00 horas del lunes, España jugará en octavos contra los reyes de esto en París. Si hay un especialista en defender bien y poner en aprietos a los nuestros, será la Italia que veremos en el próximo encuentro. Lo que ayer era todo blanco, hoy se veo muy negro, pero seguimos peleando el título.

España siempre vuelve

La selección se reencuentra con su mejor versión en una gran noche de fútbol y goles que la clasifica matemáticamente para octavos de final. Dos goles de Morata y uno de Nolito deciden un triunfo que se volvió a cimentar en las botas de Andrés Iniesta, otra vez el MVP del partido.

image

Morata marcó dos goles ante Turquía y se une a Alfonso, Villa, Torres y Xabi Alonso como jugadores españoles que han conseguido un doblete en una Eurocopa.

Se ha dicho y escrito muchas veces aquello de que el Madrid siempre vuelve y lo demostró la pasada campaña, ganando su undécima Liga de Campeones a pesar de que en enero pocos daban un duro por ello. España va por el mismo camino, y no lo decimos por Álvaro Morata, que también, y precisamente vuelve al Real Madrid este verano. Nos referimos a que pocos creían en las posibilidades de esta selección antes de empezar la Eurocopa, teniendo en cuenta la anodina fase de clasificación y la dolorosa herida de la tempranera eliminación en el Mundial de Brasil. Pues esa herida va supurando y todos están cogiendo sitio en el carro ganador.

Es evidente que España aún no ha ganado nada y queda mucho camino por recorrer en esta Eurocopa antes de sacar pecho (un partido más de la fase de grupos y cuatro más a vida o muerte). Pero es muy importante recuperar viejas sensaciones ganadoras a estas alturas de la película. Si la selección española compitió a un gran nivel contra la República Checa y solo le faltó más gol para que la victoria fuese aún más lustrosa, frente a Turquía acompañaron los goles al excelente juego desplegado por los hombres de Vicente del Bosque. Dominaron sin discusión, no concedieron atrás y tuvieron pólvora arriba. Todo ello aderezado de la necesaria dosis de competitividad y ese conformismo innato a este combinado que nunca juega a merced del rival. Si Luis Aragonés cogió a una banda y la dejó convertida en un equipo (el España FC), Del Bosque puede legar al mejor equipo del mundo.

No, repetimos, no hemos ganado nada todavía y si hace falta lo escribiremos cien veces; pero al menos déjennos disfrutar y sentir orgullo de una selección que es la nuestra, la de todos, la que nos está volviendo a hacer disfrutar sin importar los colores de cada cual y la que sigue siendo, pese a todo, uno de los pocos lazos de fraternidad que todavía mantienen unida a esta nación. Si siguiesen acompañando los resultados y cayera otro título ya sería la guinda, pero a un combinado que defiende el título de vigente campeón de Europa y ha ganado dos Eurocopas y un Mundial en menos de una década, no le exigiremos campeonar por tercera vez consecutiva. Simplemente le exigiremos que siga compitiendo como lo está haciendo, que siga sin jugar a merced del rival y que jueguen los mejores. Así estaremos más cerca de vencer a las mejores selecciones del continente.

image

Andrés Iniesta volvió a ser el mejor del partido.

Por supuesto, Andrés Iniesta tiene que ocupar un lugar de honor de esta selección, ya lo ocupa partido a partido en el terreno de juego, pero nos referimos a algo mayor. A que retiren, por ejemplo, el dorsal número 6 de España cuando cuelgue las botas, porque una estatua y una calle ya las tiene en su Fuentealbilla natal. No se merece menos. Cuando él coge el balón, todos sabemos que algo grande va a pasar y después de ser el mejor contra la República Checa, contra Turquía lo volvió a ser. No marcó y esta vez tampoco dio ninguna asistencia de gol, pero de sus botas nació la jugada del tercero y el mejor fútbol del combinado nacional. Con su ingente calidad, el talento de Nolito y los goles de Morata, más la solidez en defensa y el factor Busquets, tenemos razones para concluir que España ha vuelto.

Morata y Nolito sentenciaron en el primer tiempo
Si nos hubieran puesto en los primeros minutos un vídeo del partido del pasado lunes, nos lo habríamos creído. Por el once español, el dominio claro del juego, las ocasiones y hasta el color blanco de la camiseta, Turquía parecía la República Checa. Salieron a contrarrestar a los españoles, confiando en sorprender en alguna contra. Pero las mejores ocasiones fueron para los vigentes campeones de Europa: un disparo ajustado de Morata bien despejado por bajo por Babacan; el propio delantero de la Juventus casi provoca el gol en propia puerta de Balta, que mandó in extremis a córner el envenenado centro de Jordi Alba desde la izquierda después de pegar en el palo; un cabezazo picado de Piqué que se fue alto y casi emula el desenlace del pasado lunes; un derechazo de Nolito que se marchó junto al palo largo…

Pero lo que quiere la afición y demanda el espectáculo son los goles. Nadie mejor para abrir la lata que Morata, que ya lo rozó y lo mereció ante la República Checa. Contra Turquía no quiso alargar más la agonía y a la tercera que tuvo en boca de gol, no falló. Jordi Alba se la dejó a Nolito, su centro delicatessen lo cazó Morata de cabeza y la peinó lo justo para encajarla por el palo largo. El remate de cabeza es una suerte que domina especialmente el canterano del Real Madrid, que ha marcado de esta forma 2 de sus 4 goles con España.

image

Nolito marcó el segundo gol ante Turquía antes del descanso y es el primer jugador del Celta que anota en una Eurocopa.

Lo que no domina la selección de Del Bosque es el conformismo y la especulación con el resultado. Lejos de conformarse con el 1-0, España siguió rondando el gol y llegó el segundo cuando no habían pasado ni siquiera dos vueltas de crono tras el chicharro de Morata. Un gran balón por alto de Fábregas se lo tragó Topal con patatas y alioli, se la dejó en franquía a Nolito y el de Sanlucar no desperdicia esta clase de concesiones. Suavemente, que me estás matando, marcó Don Manuel Agudo para consumar su extraordinaria primera parte, coronada con un gol y una asistencia, algo que no había hecho ningún español en una Eurocopa. Agradecemos, por cierto, no ser expertos del idioma turco, porque las tempestades y maldiciones que debieron soltar esos aficionados tras el grosero fallo de Topal probablemente habrán bajado a la Tierra a toda la corte celestial.

Otro Moratazo y a octavos
El segundo tiempo fue, valga la oportuna licencia gratuita, un baño turco. Sesión nocturna de baño y masaje por cortesía otomana, que comenzó con una genialidad made in Andrés Iniesta. Se vino arriba el manchego a la vuelta de vestuarios y dejó para la galería un sombrero de copa por encima de Balta para rematar la dulce pesadilla que estaba viviendo el central turco desde el comienzo del partido. Iniesta, ese genio de Fuentealbilla que suavemente te mata, no se conformó con esta exquisitez y acto seguido le regaló a Jordi Alba un caramelo con forma de pase entre líneas, habilitó a su compañero del Barça y éste se encargó de apurar hasta la línea de fondo para regalarle el gol a Morata. “Mételo tú, que a mí me da la risa”. Y lo metió.

image

España ha vuelto a ser un equipo en Francia y ya espera rival en octavos.

Marcó Álvaro Morata su segundo tanto de la noche y se unió así a la selecta nómina de jugadores españoles que han marcado un doblete en una Eurocopa: Alfonso, Villa, Torres y Xabi Alonso. España se convierte así en el primer equipo en marcar tres goles en un partido de esta Eurocopa y Morata en el único futbolista en anotar un doblete en el mismo encuentro, siendo de esta forma el pichichi español y uno de los máximos goleadores de la Euro junto a Payet, Stancu y Bale. La española es, además, la selección más goleadora del torneo, junto a Francia (4 goles), y no ha encajado ni un solo gol.

Los registros individuales y colectivos, además de las genialidades estéticas de Iniesta, Silva y compañía, fueron lo más destacado de una segunda parte de exhibición, que también disfrutaron Bruno, Koke y Azpilicueta. Ellos tres, más Casillas, Bartra, Bellerín, Thiago, Pedro y Aduriz deben disfrutar de una plácida sesión ante Croacia el próximo martes para poner así el colofón a una impecable trayectoria española por el grupo D de esta Eurocopa.

Piqué rompe el maleficio

Gran partido de España, coronado por el gol de cabeza del central del Barcelona a cuatro minutos del final. Los checos jugaron dentro de su área chica y terminaron perdiendo allí. La selección termina con la maldición del 13 de junio.

image

Piqué marcó ante la República Checa su primer gol en un gran torneo de selecciones.

Aunque no es la primera victoria de la selección de Vicente del Bosque en un primer partido de una fase final de un gran torneo de naciones (ya ganaron a Uruguay por dos goles a uno en la Copa Confederaciones de 2013), España necesitaba un debut así. Fue un triunfo más que merecido, no solo por el resultado sino por el juego desplegado. Quizá no parezca gran cosa, pero esta victoria era mortal de necesidad. La selección española no ganaba un primer partido desde el 4-1 a Rusia en el primer partido de la Eurocopa 2008, con Luis Aragonés en el banquillo; después llegaron el 0-1 contra Suiza en el Mundial 2010, el 1-1 ante Italia en la Euro 2012 y el doloroso 1-5 frente a Holanda en Brasil 2014.

Los malos precedentes en partidos inaugurales de grandes torneos se juntaban con la maldición del 13 de junio, una fecha maldita para la selección de nuestro país. Es el día del año en el que más veces (cinco) había jugado La Roja sin ganar jamás (un empate y cuatro derrotas). Pongámonos en antecedentes: un 13 de junio de 1963, España había sufrido su peor derrota en casa (2-6 contra Escocia). El 13 de junio de 1990, la selección española empató a cero con Uruguay (que falló un penalti) para abrir el Mundial de Italia. El 13 de junio de 1998, Nigeria derrotó a España (2-3) en el primer partido del Mundial de Francia. El 13 de junio de 2000 fue el día de la “cantada” de Molina ante Noruega (0-1) en el primer partido de aquella Eurocopa de los Países Bajos. Y el nefasto 1-5 contra Holanda en el Mundial 2014 también llegó en 13 de junio. Todo ese maleficio se terminó cuando el cabezazo de Piqué besó la red de la portería de Cech.

No hacía tanta falta como aquella noche de Viena contra Italia en 2008, cuando España superó al fin el Rubicón de los cuartos de final, pero a nuestra selección le vendrá muy bien este triunfo contra la República Checa. Enfrascados como estábamos en el debate sobre la portería española, el gran protagonista del partido fue el portero checo. Precisamente Petr Cech, uno de los mejores guardametas del mundo, se convirtió en un valladar casi inexpugnable. Con su casco, sus guantes y su indisimulable altura, construyó una armadora que mantuvo imbatida a su selección hasta los últimos instantes del partido. Ellos supieron jugar sus cartas, pero terminaron acusando su excelso cerrojo en el  área chica. Fue allí donde perdieron el partido. Justo cuando algunos agoreros se remontaban al 13 de junio de 2000, temiéndose otro cante como aquel de Molina, apareció la cabeza de Piqué para embocar un pase mágico de Iniesta, que volvió a ofrecer una exhibición de controles, pases y filigranas imposibles. Solo el mago de Fuentealbilla puede convertir estos gestos de calidad en una rutina.

image

Entre tanto jugón volvió a sobresalir la calidad de Andrés Iniesta, el mejor jugador del partido.

Pero no sólo se puede interpretar el triunfo español como una composición individual fruto de la calidad de Iniesta. La gran noticia que deja el partido es la gran actuación del resto de los componentes de la orquesta. Fue una obra compartida, una victoria coral. Si el centrocampista manchego lleva la batuta, los demás le saben seguir el ritmo. Empezando por Piqué, que supo colocar su cabeza donde lo exigía el perfecto centro de su compañero del Barça, y acabando por Álvaro Morata, todo movilidad en ataque y autor de las mejores ocasiones del primer tiempo. Pero tampoco se puede olvidar otra gran actuación de Silva, una pesadilla constante para el lateral zurdo checo, o la impagable labor de Busquets a la hora de recuperar balones.

El único lunar, que conviene apuntar en honor a la verdad, es la falta de gol de los hombres de ataque. Morata dispuso de tres ocasiones clarísimas para marcar y Aduriz también lo rozó, incluso de chilena, pero no hubo manera de que los puntas superaran a Cech y el ordenado planteamiento checo. Tuvo que ser un defensa el que lo lograra por alto en la recta final del encuentro, y eso debe de ser corregido en lo sucesivo para no echar de menos a los delanteros ausentes (Torres, Alcácer, Diego Costa).

Morata rozó el gol
La primera advertencia seria, aunque antes se habían sucedido leves aproximaciones, llegó coincidiendo con el primer cuarto de hora. Prolongó Juanfran por la derecha hacia la llegada por dentro de Silva y éste la jugó al medio para el remate a bocajarro de Morata, al que replicó perfectamente Cech.

Antes de la media hora la tuvo de nuevo Morata. Recuperó Busquets, se la dejó rápidamente a Iniesta y el de Fuentealbilla jugó entre líneas para Morata, que amagó y remató cruzado por bajo; el balón se marchó muy cerca del palo izquierdo del portero checo.

image

Morata no dejó de buscar el gol y suyas fueron las mejores ocasiones de España.

La movilidad de Morata por todo el frente del ataque y las llegadas por banda, ya fueran los laterales, los volantes del centro del campo o los extremos, cargaron de faena a los defensores checos, que achicaban el peligro como buenamente podían. Pero, sin duda, el fútbol de España pasaba por las botas de Andrés Iniesta, omnipresente en la circulación y distribución del balón. Entre Silva y él se repartían la organización de los ataques de una selección que dispuso de otras dos buenas ocasiones antes del descanso: un remate de Jordi Alba bien desbaratado por Cech y un disparo de Silva, desde el costado derecho, que también se encontró con el guardameta del Arsenal, sin duda el mejor de la República Checa en una primera parte absolutamente dominada por la selección española.

Iniesta frotó la lámpara y de ella salió un genio llamado Piqué 
La segunda parte empezó como terminó la primera, con España totalmente volcada sobre la portería de Cech. Nada más empezar, Iniesta desató las hostilidades con un balón en profundidad para Morata, que la dejó correr hasta terminar poniéndola por bajo y el central checo Hubnik casi se introduce el balón en su portería. Del córner posterior estuvo a punto de llegar el primero de la tarde, pero los remates de Nolito y Ramos no superaron la resistencia checa. La sucesión de aproximaciones de los españoles era continua, pero no fructificaban y casi saca petróleo la República Checa en una contra que terminó con un intento del propio Hubnik salvado por De Gea, titular sin mucha faena después de toda la polvareda de los últimos días. Porque la mejor ocasión checa la sacó Fábregas cuando el remate de Selassie llevaba veneno.

Solo la precipitación motivada por la ansiedad podía desequilibrar la balanza en contra de España, que tenía todos los puntos a favor para llevarse la victoria. Simplemente faltaba un punto de definición en los metros finales y para ello, a falta de Alcácer o Torres, nadie mejor que Aritz Aduriz, que entró por Morata buscando el gol que antes había rozado el madrileño. El delantero del Athletic entró en el minuto 62 y fue el referente español arriba, ofreciéndose y asociándose continuamente con sus compañeros, e incluso sacándose de la chistera un remate de chilena que se marchó muy cerca de la portería de Cech. Antes la habían tenido Jordi Alba y Silva, pero no encontraron la manera de superar a Cech.

image

De cabeza, a centro de Iniesta, marcó Piqué su quinto gol con la selección española.

Los cambios buscaban las dosis de clarividencia y profundidad requeridas para desnivelar la balanza: Thiago por Cesc y Pedro por Nolito. El del Bayern y el del Chelsea no dejaron de ofrecerse y de intentarlo en ningún momento, pero finalmente fue Piqué el que superó la resistencia checa a cuatro minutos del final. Cazó en el segundo palo un centro magistral de Iniesta y de cabeza firmó el uno a cero, a la postre decisivo. Es el quinto gol de Piqué con España (los otros cuatro los marcó en 2009) y el primero que anota en un gran torneo de selecciones, pues sólo había marcado en las tandas de penaltis de las semifinales de la Confederaciones 2013, frente a Italia, y de la Eurocopa 2012 ante Portugal.

Destino Francia. Análisis del grupo D

image

España defenderá en Francia su título de vigente campeona de Europa y espera repetir el domingo 10 de julio en Saint-Denis la imagen triunfal de hace cuatro años en el Estadio Olímpico de Kiev.

Alejandro Rozada (@alexrozada)

Cada vez falta menos para que empiece a rodar el balón por los estadios franceses y todas las miradas apuntan a la vigente campeona, España, que en Francia tendrá la oportunidad de alcanzar un hito histórico: ganar su tercera Eurocopa consecutiva, que sería la cuarta de su historia. Nadie, absolutamente nadie, ha logrado algo similar y no será fácil conseguirlo. En principio deberá superar un grupo muy exigente con selecciones tan competitivas como República Checa, Turquía y Croacia. Vale que haya que sufrir como se sufrió para superar el grupo de la Eurocopa 2012, lo que no está permitido es caer a las primeras de cambio como hace un par de años en el Mundial de Brasil.

Calendario
La Selección Española debutará el lunes 13 de junio a las 15 horas en Toulouse frente al combinado checo, 24 horas antes Turquía y Croacia abrirán fuego en el Parque de los Príncipes. El viernes 17, España jugará en Niza contra los turcos a las 21 horas; ese mismo día, tres horas antes, en Saint-Étienne se medirán la República Checa y Croacia. Y el martes 21, los de Del Bosque despedirán la fase de grupos en Burdeos contra los croatas también a las 21 horas; a esa misma hora se enfrentarán Turquía y la República Checa en Lens. Ordenamos fechas, horarios, sedes y estadios en el siguiente cuadro:

image

Sedes:

Parc des Princes (París): La casa del PSG será el hogar que acogerá el Turquía-Croacia que abrirá el grupo. Con capacidad para 48.700 espectadores, el mítico Parque de los Príncipes, en el oeste parisino, acogerá cuatro partidos de la primera fase y uno de octavos.

Stade de Toulouse: En este campo con capacidad para 37.000 espectadores debutará la selección española el próximo lunes. Una sede clásica de los grandes eventos que se celebran en tierras francesas, que ya acogió partidos de los mundiales de 1938 y 1998. Este año albergará cuatro encuentros de la fase de grupos y uno de octavos de final.

Stade Geoffroy-Guichard (Saint-Étienne): ubicado en la región del Ródano-Alpes en Francia, allí juega sus partidos de local el Association Sportive de Saint-Étienne. Con capacidad para 42.000 personas, ya acogió partidos de la Eurocopa de 1984 y allí se disputarán este año, además del República Checa-Croacia, otros  dos partidos de la primera fase y uno de los duelos de octavos.

Allianz Riviera (Niza): muy cerca de la frontera con Italia, albergará el España-Turquía del 17 de junio. Con una capacidad de 35.000 espectadores, además de otros dos encuentros de la fase de grupos, acogerá un partido de octavos de final.

Estadio Bollaert-Delelis (Lens): situado al norte de Francia, acogerá el República Checa-Turquía y otros dos partidos de la primera fase. Cuenta con un aforo de 41.000 espectadores y allí también se jugará uno de los partidos de octavos de final.

Stade de Bordeaux-Atlantique o Stade Matmut Atlantique (Burdeos): en este campo despedirá España la fase de grupos ante Croacia. Con una capacidad de 43.000 espectadores, allí se disputarán otros tres encuentros de la fase de grupos y uno de cuartos de final.

Selecciones:

image

A excepción del descartado Isco, el once de España podría ser muy parecido al formado por Casillas, Juanfran, Ramos, Piqué, Alba, Busquets, Koke, Iniesta, Silva y Morata.

ESPAÑA: La vigente campeona volverá a ser el rival a batir en la proxima Eurocopa. España pretende sacarse así la espina clavada de la prematura eliminación en la fase de grupos del Mundial de Brasil de hace un par de años y nada mejor que revalidar el título de campeona de Europa el próximo 10 de julio en la gran final que acogerá el estadio de Saint-Denis (París). Sería su tercera Eurocopa consecutiva tras las conseguidas en 2008 y 2012, un hito histórico que nadie ha logrado hasta la fecha, y la cuarta de su historia (la primera la ganó en el año 1964). Despedirse con este trofeo en la mano sería la mejor despedida posible para Vicente del Bosque, que ha dejado caer varias veces que dejará de ser el seleccionador español al término de la cita francesa. El estado físico de los jugadores vuelve a ser la gran incógnita de un combinado que ha vuelto a levantar polémica por la ausencia de la lista de 23 convocados de los descartados Isco, Saúl y Alcácer, así como de retirados de la selección como son Xavi Hernández, Xabi Alonso y David Villa. Aun así, el potencial se mantendrá gracias al talento de Busquets, Koke, Iniesta, Fábregas, Silva, Thiago y Bruno en la medular; sin olvidar el extraordinario momento de David de Gea en la portería, la solidez del tándem Ramos-Piqué en el centro de la defensa, la verticalidad de Morata y el olfato de gol de Aduriz.

image

La República Checa de Petr Cech sueña con volver a jugar una final como la de la Eurocopa 1996 o, al menos, llegar a semifinales como en Portugal 2004.

República Checa: ¿Será la última Eurocopa de Petr Cech, Tomas Rosicky y Jaroslav Plasil? Lo veremos después de este torneo que la República Checa de Pavel Vrba, nombrado tras la decepción de no acudir al Mundial de Brasil, confía en alargar lo máximo posible. El sueño es reeditar la hazaña de 1996 en Inglaterra, cuando llegaron a una final que perdieron contra Alemania por un gol de oro de Bierhoff en la prórroga. Mucho ha cambiado desde entonces esta selección, que en la anterior Eurocopa cayó en la fase de grupos quedando colista del grupo A por detrás de Portugal, Turquía y Suiza. Cuatro años antes, en 2004, habían alcanzado las semifinales que perdieron ante la posterior campeona, Grecia, un precedente resulta mucho más alentador para los checos. Darida volverá a llevar las riendas del juego de esta renovada selección que cuenta con el correoso Krejci como un arma muy peligrosa en ataque. De la inspiración de Lafata y Necid en los metros finales dependerán buena parte de las opciones de un combinado que no llega a Francia para ser una perita en dulce.

image

Con este once titular, Turquía derrotó por tres a cero, con goles de Oguzhan, Arda y Yilmaz, a Holanda en la fase de clasificación, el gran hito del combinado otomano camino de Francia.

Turquía: La pasión turca quiere conquistar Europa. Estuvieron a punto de conseguirlo en la Eurocopa de 2008, pero cayeron en semifinales ante Alemania. Unos cuantos años antes, en 2002, también lo rozaron en el Mundial de Japón y Corea, y nuevamente se quedaron apeados en semis, en aquella ocasión por Brasil, la posterior campeona. Después de ocho años sin dignarse a aparecer por la gran pasarela del fútbol europeo de selecciones, los turcos quieren recuperar viejas sensaciones de la mano del mítico Fatih Terim. Tras clasificarse como el mejor tercero de todos los grupos, gracias a un gol de falta en el último partido de Selçuk Inan,  la victoria frente a Holanda en Estambul supone la mejor carta de presentación posible para un combinado que tiene su gran baza en el centro del campo. Por ahí se canaliza todo el fútbol de la selección otomana, con el azulgrana Arda Turan y el futbolista del Bayer Leverkusen Hakan Çalhanoğlu, como principales referentes.

image

La Croacia de Rakitic y Modric querrá tomarse en Francia la revancha de la prematura eliminación a manos de España e Italia en la pasada Eurocopa, y de la derrota en 2008 frente a Turquía.

Croacia: Abran paso a la selección de Modric, Rakitic y Mandzukic. No son los Boban, Prosinecki y Suker de antaño, pero también tienen mucho que decir en el escenario europeo. Parece difícil que repitan una gesta como la lograda en el Mundial de Francia de 1998, donde llegaron hasta unas semifinales que perdieron contra la posterior campeona, Francia; tampoco se debería olvidar que Croacia ya llegó hasta los cuartos de final en la Eurocopa de 2008 y allí perdieron por penaltis precisamente contra Turquía. En la anterior cita continental cayeron en la fase de grupos, pero pusieron en serias dificultades a las postreras finalistas. España e Italia. Cuatro años después, el combinado que ahora dirige Ante Cacic se quiere vengar apoyado por un talentoso centro del campo, donde brillan el azulgrana Rakitic y el madridista Modric, y tambien encontramos a otro madridista, Kovacic. Se cayó a última hora el prometedor Alen Halilovic, finalmente descartado después de completar una irregular campaña en el Real Sporting de Gijón.

Jugadores a seguir:

image

                       Andrés Iniesta

El autor del gol más importante en la historia de la selección española es, para muchos, el mejor futbolista que ha tenido y tiene el combinado nacional. El cerebro del Barcelona es también el cerebro de España, más si cabe en ausencia de Xavi Hernández. Decisivo en los tres grandes títulos que se llevó La Roja de forma consecutiva (Eurocopa 2008, Mundial 2010 y Eurocopa 2012), de sus botas partirán muchas de las opciones de este equipo, en la que puede ser la última gran cita de selecciones que disputa el mago de Fuentealbilla.

                                  Petr Cech

En la Eurocopa que podría suponer su última gran cita defendiendo la portería de su selección, Petr Cech espera vivir la mayor alegría de su vida como futbolista. A sus 34 años, el portero del Arsenal es todo experiencia y una baza decisiva a la hora de contagiar confianza al resto. De su inspiración y acierto bajo los palos dependerán la fiabilidad de la República Checa en esta fase final.

image

                    Arda Turan

Aunque viene de completar una irregular campaña en el Barcelona, en la que no disputó el primer tramo de la competición, a Arda Turan le corresponderá poner el fútbol en la selección turca. Aunque su estado de forma sea una incógnita, su calidad técnica con ambos pies, su facilidad para encarar a los rivales, para forzar el uno contra uno, para buscar continua el remate y para batir líneas rivales, marcan la diferencia a favor de este creador de juego que cuenta con una visión periférica para dar el último pase.

image

                            Luka Modric

Recientemente reconocido como el mejor jugador de su país por cuarto año consecutivo, Luka Modric es el referente futbolístico de Croacia. Tras ganar su segunda Copa de Europa con el Real Madrid, el menudo mediapunta confía en brillar con el combinado de su país y llevarlo lo más lejos posible en la Eurocopa de naciones. Si no acusa el cansancio y el desgaste tras una intensa temporada con su club, su clarividencia a la hora de jugar el balón y su inspiración en los últimos metros deben servir para que la selección croata dé el paso definitivo hacia la élite del fútbol continental.

Pronóstico:
Si no repite el petardazo del último Mundial, España es la gran favorita para pasar como primera de grupo a octavos de final. Aunque sea sufriendo como en la última Eurocopa y como acostumbra el combinado de Vicente del Bosque en las grandes citas, la selección española debería sumar entre 6 y 9 puntos para estar en la próxima ronda. Será determinante empezar con una victoria ante la República Checa. A partir de ahí, La Roja incluso se podría permitir empatar uno de sus siguientes partidos ante Turquía y Croacia. El objetivo es no llegar al partido contra los croatas urgidos por la necesidad de victoria porque, en ese caso, se planteará la dramática papeleta de jugárselo todo en el último partido contra la selección más potente del grupo.

Destino Francia 2016: jornada 9

Grupo A:

holanda

 

 

 

 

 

 

Kazajistán 1-2 Holanda

Holanda salvo el match-ball de Kazajistán y se la jugara la ultima jornada. La selección holandesa se ha impuesto gracias a los tantos de  Wijnaldum y Sneijder. A pesar de ello, sufrieron en el descuento con el gol kazajo de  Kuat pero no tuvieron que lamentar males mayores.

Islandia 2-2 Letonia

Los islandeses se relajan y complican primer puesto. Se fueron al descanso ganando 2-0 con goles Sigthorsson y Sigurdsson pero en la segunda parte se relajaron y los letones empataron el partido con goles de Cauna y Sabala

Rep. Checa 0-2 Turquía

Inan y Calhanoglu dan la victoria en Chequia y se la jugaran ante Islandia. Dependen de si mismo para jugar la repesca.

Grupo B:

Gales

 

 

 

 

 

Bosnia 2-0 Gales

Gales pese a perder en Bosnia se clasifica. Los bosnios siguen vivos con goles de Djuric e Ibisevic.

Andorra 1-4 Bélgica

Los belgas ganan con facilidad en Andorra que sigue con cero puntos. Los goles fueron de Nianggolan, De Bruyne, Depoitre y Hazard.

Israel 1-2 Chipre

Los israelíes pueden haber perdido su billete a la fase final. Los chipriotas siguen soñando con Francia 2016 con los goles de Jossa Junior y Demetriou por parte local fue Biton.

 

Grupo C:

España

 

 

 

 

 

España 4-0 Luxemburgo

España brilla en Las Gaunas y certifica su billete a la Eurocopa con doblete de Cazorla y otro de Paco Alcacer. El dato negativo las lesiones de Silva y Morata.

Macedonia 0-2 Ucrania

Los ucranianos sufren pero cumplen en Macedonia. Un gran partido de Yarmolenko y los goles de Seleznyov y Gravets acercan a Ucrania a la Eurocopa

Eslovaquia 0-1 Bielorrusia

Eslovaquia pierde las opciones de clasificación directa tras perder ante Bielorrusia y ganar Ucrania. Dragun en un saque de esquina de cabeza dio la victoria a Bielorrusia.

Grupo D:

Irlanda

 

 

 

 

 

 

Irlanda 1-0 Alemania

Irlanda gana a la contra a los germanos. Gracias a un contragolpe fulminante en el minuto 70 que remato Long que le dio la vuelta a un partido que los alemanes habían dominado aunque les faltó profundidad y pegada para definir el partido a su favor.

Escocia 2-2 Polonia

Todo un país se vino abajo con el gol de Lewandowski en el descuento del Escocia-Polonia, a 10 segundos del final. El tanto del jugador del Bayern de Múnich, su segundo en el partido para prolongar una racha espectacular, provocó un empate a dos goles que dejó sin ninguna opción a los escoceses de alcanzar la Eurocopa.

Georgia 4-0 Gibraltar

Georgia golea a Gibraltar sin sufrir y suma 3 puntos valiosos para su historia. Los goles  fueron obra de Okriashvili, Kazaishvili y doblete Vatsadze

Grupo E:

Suiza

 

 

 

 

 

Suiza 7-0 San Marino

Suiza golea y humilla a San Marino y sella su pase a la Eurocopa. Los goles suizos fueron de Lang, Inler, Mehmedi, Djourou, Kasami, Embolo y Derdiyok.

Inglaterra 2-0 Estonia

Con goles de  Walcott y   Sterling, Inglaterra  no tuvo problemas en vencer en casa a Estonia ya eliminada, ratiticando su buen momento futbolistico de cara a la Eurocopa.

Eslovenia 1-1 Lituania

Las opciones de clasificación directa de Eslovenia llegaron a su fin tras el empate ante Lituania. Marcaron por parte local Birsa y por parte visitante Novikovas empato después de un apagón de seis minutos que obligo a detenerse el partido.

Grupo F:

Irlanda del Norte

 

 

 

 

 

Irlanda del Norte 3-1 Grecia

Irlanda del Norte golea y sella su clasificación para la Eurocopa la primera de su historia, y su vuelta a una gran competición internacional treinta años después. Un doblete del capitán Steven Davis y mas otro de Magennis dieron la goleada a los norirlandeses, el tanto griego fue de Aravidis.

Rumanía 1-1 Finlandia

Hoban con un gol en el descuento salva un punto y el segundo puesto a Rumanía ante una Finlandia aguerrida, que buscaba la tercera posición.  El gol finlandes fue de Pohjanpalo

Hungria 2-1 Islas Feroe

Hungría remontó un gol en contra para derrotar a Islas Feroe y sigue viva Un doblete de Bode por parte local y por parte visitante marco Jakobsen.

Grupo G:

Rusia

 

 

 

 

 

Moldavia 1-2 Rusia

Los tantos de Ignashevich y Dzyuba permiten al combinado ruso seguir en la segunda plaza y tener un pie en la Eurocopa.

Liechtenstein 0-2 Suecia

Los goles de Berg e Ibrahimovic aseguran el play-offs a Suecia

Montenegro 2-3  Austria

Austria deja fuera a Montenegro que lucho. Los locales se pusieron dos veces por delante con goles de Vucinic y Bécirja. Austria remontó en dos ocasiones y gano en el descuento con gol de Sabitzer.

Grupo H:

Noruega

 

 

 

 

 

Noruega 2-0 Malta

Tettey y Soderlund mantienen con opciones de clasificación directa a Noruega-

Azerbaiyán 1-3 Italia

Éder, Stephan El Shaarawy y Matteo Darmian dan la victoria y clasificación para la Eurocopa a Italia. Que lleva invicta en fase de clasificación desde 2006. Por parte local marco Dmitri Nazarov

Croacia 3-0 Bulgaria

Goleada de Croacia que la mantiene con opciones de clasificarse. Los goles fueron de Perisic, Rakitic y Kalinic

Grupo I:

Portugal

 

 

 

 

 

Portugal 1-0 Dinamarca

Portugal sella su pase con un gol de Joao Moutinho. Los daneses se clasificarán de forma automática si Albania no vence a Armenia el domingo

Albania 0-2 Serbia

Serbia en el descuento con goles de Kolarov y Ljajic complican el pase a Albania.  Deben lograr la victoria sí o sí el domingo para alcanzar un billete.

¿Debe continuar Del Bosque en la selección española?

EL DEBATE DE CRONÓMETRO DEPORTIVO

Recuperamos aquí una vieja iniciativa que mantuvimos en stand-by durante estos últimos tiempos. Vuelven los debates de CRONÓMETRO DEPORTIVO y para abrir boca nos preguntamos si Vicente del Bosque debe seguir siendo el seleccionador español. Lo debaten nuestros compañeros Aitor Plaza (@AitorPlaza1), que defiende que no es momento de tomar medidas drásticas, y Alejandro Rozada (@alexrozada), que sí cree que ha llegado el momento de un relevo en el banquillo de la selección española de fútbol. Tú también puedes opinar y dejar tus comentarios al final del artículo.

image

El futuro de Del Bosque, en entredicho. / Foto vía larepublica.pe

@AitorPlaza1
¿Ahora es el momento? Puede ser. Pero así como Del Bosque está caducado, también lo están quienes toman las decisiones. No entiendo la prolongación del seleccionador después de un fracaso tremebundo en el Mundial. Y no solo por la eliminación en sí, sino por la forma. Ya demostró con la convocatoria estar tirando de las rentas, y ahora en época de renovación está más perdido que un pulpo en un garaje. Toda esta hornada de jugadores que han traído la gloria a España: Xavi, Xabi, Villa, Torres, Casillas… deberían haberse echado a un lado y dejar paso a los siguientes, unos ya lo han hecho, y elegantemente, otros no.

El primero en hacerse a un lado debió ser el capitán Casillas y el segundo Del Bosque. Las nuevas corrientes simeonísticas del fútbol, en donde la intensidad vuelve a ser la triunfante, Don Vicente fracasa. No sabe transmitir esa fuerza y entrega necesarias en esta fase del fútbol y en esta regeneración de la selección. Candidatos siempre habrá, bien es cierto que el banquillo de la selección siempre ha parecido destinado a un técnico en retirada.

La clave estuvo en Lopetegui, el debió haber cogido la selección. ¿Ahora? Quique Sánchez Flores me parece un buen técnico para la selección, incluso el clásico: “Suena Míchel”. Pues ojo, porque el ex del Olympiakos ha demostrado saber lo que hace. Pero sería incoherente por parte de la Federación ahora cambiar. Si se apuesta por un entrenador y se falla el fracaso hay que comérselo, pero el contrato se respeta. Si no que dimitan quienes plantearon su continuidad. ¿Qué me gustaría otro seleccionador? Sí. Pero ahora que se ha apostado por uno que siga. Bastante inestabilidad hay en el propio equipo como para que también la haya en la institución.

@alexrozada
Ahora es el momento, Aitor. No dejes para mañana las destituciones que puedas hacer ahora. Hay que evitar seguir dando la nota, haciendo el ridículo, arrastrándose por los campos y seguir caminando hacia la irrelevancia. Hace ya tiempo que la estrella de campeones perdió su brillo, pero lo peor es que por el camino también se han perdido la dignidad y vergüenza torera. ¡Uy si fuera Clemente el seleccionador! Seguro que la casta de palmeros que defienden al Marqués por encima de sus posibilidades para seguir viviendo de rentas, fusilarían al amanecer y al anochecer a tu paisano de Barakaldo. Los vascos no tenéis patente de corso y los charros sí. Así funciona “Ejpaña”.

Al señor Del Bosque hace ya tiempo que se le pasó el arroz. Te admito no destituirlo justo después del Mundial con la excusa de probarle como líder del cambio generacional. Casi un año después se comprueba que ha sido incapaz. Demasiadas pruebas, demasiados ridículos, muchos palos de ciego. Al Marqués le viene muy grande la selección española. Ya no puede vivir de la herencia intachable del gran Luis Aragonés y se le ven demasiado las miserias.

La selección no juega a nada, empezando por el portero titular, que está acabado y juega por decreto aupado por sus palmeros de cabecera, y dejando al bueno de De Gea comerse las sobras y los marrones; no convoca a ningún futbolista del Valencia, siendo el tercero de la Liga; se han perdido tres amistosos consecutivos por primera vez desde 2001, con José Antonio Camacho como técnico…. Y así podría seguir hasta el día del juicio. En fin, toca peinar el mercado de entrenadores y buscarle sustituto antes de que sea demasiado tarde. Yo tantearía a Guardiola (el Bayern le busca sustituto) y a Rafa Benítez (el Nápoles se le queda pequeño). Pero habría que ver si dos grandes como Pep y Rafa se tomarían en serio a un personaje tan siniestro como Ángel María Villar, que dice “fúrbol” en vez de fútbol.

Camino a Francia 2016: fase de clasificación

Desde el viernes 27 de marzo y hasta el domingo 29 se han disputado los partidos de clasificación para la Eurocopa de Francia 2016. Repasamos aquí lo más destacado de cada partido, video-resumen incluido, en cada grupo, empezando por el Grupo C, el de de España, que venció a Ucrania (1-0).

GRUPO C

image

Debut goleador de Morata con La Roja

ESPAÑA 1-0 Ucrania

Si hay alguien que recordará este partido tan gris, ese será Álvaro Morata. Inmejorable debut el suyo, estrenándose con La Roja marcando el gol de la victoria en el Ramón Sánchez Pizjuán. El juego de España volvió a brillar a cuentagotas, gracias fundamentalmente a los destellos de Isco e Iniesta, y lo importante es que se sumaron tres puntos que afianzan a nuestra selección en el segundo puesto del Grupo C. La nota negativa fue la lesión muscular de Jordi Alba que le obligó a abandonar la concentración del combinado nacional.

Eslovaquia 3-0 Luxemburgo

Sigue el pleno del combinado de Ján Kozák en un Grupo C que los eslovacos comandan por encima de España tras conseguir cinco victorias en cinco encuentros (15 puntos de 15 posibles). Los goles fueron obra de Nemec, Weiss y Pekarik.

Macedonia 1-2 Bielorrusia

Mas de dos años después, Bielorrusia se reencontró con la victoria y remontando. Los goles fueron de Trakjovski por parte local y por parte visitante marcaron Kalachev y Kornilenko.

Clasificación: 1ª Eslovaquia (15 puntos), 2ª ESPAÑA (12 puntos), 3ª Ucrania (9 puntos), 4ª Bielorrusia (4 puntos), 5ª Macedonia (3 puntos) y 6ª Luxemburgo (1 punto).

GRUPO A

Kazajistán 0-3 Islandia

Gudjohnsen sigue dando alegrías a Islandia. Regresaba a la selección y desde 2009 no marcaba. Ante Kazajistán se reencontró con el gol; los otros dos fueron de Bjarnasson.

Rep.Checa 1-1 Letonia

Letonia dio la sorpresa al empatar en Praga y romper la racha de victorias de la selección checa. Vaclav Pilar, en el tiempo añadido, evitó un castigo mayor para el bloque checo. Por parte de la selección de Letonia, marcó Visnakovs.

Holanda 1-1 Turquía

Un disparo de Sneijder desviado por Huntelaar en el tiempo de descuento dio un punto a los de Hiddink ante una buena Turquía. El gol turco fue obra de Buruk Yilmaz.

Clasificación: 1ª República Checa (13 puntos), 2ª Islandia (12 puntos), 3ª Holanda (7 puntos), 4ª Turquía (5 puntos), 5ª Letonia (3 puntos) y 6ª Kazajistán (1 punto).

image

Bale fue el protagonista de la goleada de Gales

GRUPO B

Israel 0-3 Gales

Un gran Gareth Bale dio la victoria a Gales. El extremo del Real Madrid marcó dos goles y dio una asistencia a Ramsey en el buen partido jugado por su selección en Haifa.

Bélgica 5-0 Chipre

Bélgica superó a Chipre con una contundente goleada en Bruselas. Los goles corrieron a cargo de Fellaini (2), Benteke, E.Hazard y Batshuayi

Andorra 0-3 Bosnia

Un gran Edin Dzeko dio la victoria en Andorra a Bosnia. Los tres goles tuvieron la misma receta: asistencia de Senad Lulić y gol del delantero del City. Así hasta tres veces.

Clasificación: 1ª Gales (11 puntos), 2ª Israel (9 puntos), 3ª Bélgica (8 puntos), 4ª Chipre (6 puntos), 5ª Bosnia-Herzegovina 5 puntos y 6ª Andorra (0 puntos).

GRUPO D

Escocia 6-1 Gibraltar

El combinado gibraltareño marcó su primer gol en partido oficial en Hampden Park y ese honor pasará a ser para Casciaro. Pero no les valió para nada porque Escocia les metió un set con goles obra de Maloney (2), S. Fletcher (3) y Naismith.

Georgia 0-2 Alemania

Alemania venció sin problemas en Georgia. Resolvió el partido en los minutos finales de la primera parte con goles de Reus y Müller.

República de Irlanda 1-1 Polonia

Los polacos siguen líderes del grupo pese al empate cedido en el tiempo añadido. Irlanda consiguió empatar gracias un gol de Long en el 91′ que hizo justicia al empuje irlandés durante la segunda mitad.

Clasificación: 1ª Polonia (11 puntos), 2ª Alemania (10 puntos), 3ª Escocia (10 puntos), 4ª República de Irlanda (8 puntos), 5ª Georgia (3 puntos) y Gibraltar (0 puntos).

GRUPO E

image

Harry Kane se estrenó marcando con Inglaterra

 

Inglaterra 4-0 Lituania

Partido sin historia para Inglaterra, que goleó sin problemas con un destacado papel del debutante Harry Kane, que firmó uno de los goles. Los demás tantos fueron de Rooney, Wellbeck, Sterling y Kane.

Eslovenia 6-0 San Marino

Eslovenia logró su victoria más abultada en un partido oficial gracias a una gran segunda parte. Los goles de los eslovenos fueron de Ilicic, Kampl, Struna, Novakovic, Lazarevic e Ilicic.

Suiza 3-0 Estonia

Suiza derrotó a Estonia sin problemas el viernes con goles de Schär, G. Xhaka y Seferovic.

Clasificación: 1ª Inglaterra (15 puntos), 2ª Eslovenia (9 puntos), 3ª Suiza (9 puntos), 4ª Lituania (6 puntos), 5ª Estonia (4 puntos) y 6ª San Marino (1 punto).

GRUPO F

Irlanda del Norte 2-1 Finlandia

Lafferty, con dos goles, ayudó a la victoria del combinado británico para así sumar su cuarta victoria consecutiva, que hace que mantengan la segunda plaza del grupo.

Rumanía 1-0 Islas Feroe

Un gol de Keseru hace que Rumanía mantenga la primera posición de su grupo.

Hungría 0-0 Grecia

No fue un próspero debut para Sergio Markarían porque su selección no pasó del empate a cero en su visita a Hungría.

Clasificación: 1ª a Rumanía (13 puntos), 2ª Irlanda del Norte (12 puntos), 3ª Hungría (8 puntos), 4ª Finlandia (4 puntos), 5ª Islas Feroe (3 puntos) y 6ª Grecia (2 puntos).

GRUPO G

Moldavia 0-2 Suecia

Ibrahimovic consiguió un doblete que dio la victoria a Suecia para afianzarse en la segunda plaza de su grupo.

Liechtenstein 0-5 Austria

Cómoda victoria de Austria que le permite seguir líder del Grupo G aventajando en 4 puntos a Suecia. Los goles fueron de Harnik, Janko, Alaba, Juzunovic y Arnautovic.

Montenegro 0-0 Rusia

El partido fue suspendido por varios incidentes. En el primer minuto, el portero ruso Akinfeev fue golpeado por una bengala lanzada desde la grada. Lo tuvieron que sacar en camilla del campo y el árbitro retiró a los jugadores del césped por primera vez. Tras mas de 30 minutos parados, el partido fue reanudado pero el inicio de la segunda parte se tuvo que retrasar 18 minutos de nuevo por disturbios en la grada del Gradski Stadion de Podgorica.

Ya en el minuto 67 se decidió suspender el partido por una tangana entre jugadores y cuerpo técnico en el campo mientras sucedían nuevos incidentes violentos en las gradas. La UEFA suspendió definitivamente el encuentro cuando el marcador marcaba un empate a cero y las hinchadas fueron sacadas del campo por separado.

Clasificación: 1ª Austria (13 puntos), 2ª Suecia (9 puntos), 3ª Rusia (6 puntos), 4ª Montenegro (6 puntos), 5ª Liechtenstein (4 puntos) y 6ª Moldavia (1 punto).

GRUPO H

Azerbaiyán 2-0 Malta

Buen debut de Prosinecki como seleccionador azerí consiguiendo la primera victoria y dejando a Malta colista de grupo. Los goles fueron de Huseinov y Nazarov.

Croacia 5-1 Noruega

Croacia dio una exhibición de pegada para seguir invicta en su grupo con el madridista Modric poniendo el fútbol. Los goles fueron de Brozovic, Perisic, Olic, Schildefend y Pranjic por parte local y para los visitantes marcó Tettey.

Bulgaria 2-2 Italia

Mala noche de Italia, salvada de una derrota por Eder. El jugador de la Sampdoria salió desde el banquillo para empatar el partido con un gran gol desde fuera del área a falta de 6 minutos. Los goles fueron para los locales fueron de Popov y Micanski, mientras que para los visitantes marcó Minev en propia puerta y el mencionado Eder.

Clasificación: 1ª Croacia (13 puntos), 2ª Italia (11 puntos), 3ª Noruega (9 puntos), 4ª Bulgaria (5 puntos), 5ª Azerbaiyán (3 puntos) y 6ª Malta (1 punto).

GRUPO I

Albania 2-1 Armenia

Movsisyan hizo soñar con un gol a Armenia. Pero la roja que vio Hambartsumyan en los armenios ayudó a Albania a remontar con los goles de Mavraj y Gashi.

Portugal 2-1 Serbia

Sin Cristiano, Portugal pudo vencer para acercarse al Europeo con goles de Ricardo Carvalho y el madridista Coentrao, que contrarrestaron el golazo espectacular de Nemanja Matic. La victoria coloca a los lusos líderes del grupo I, con 9 puntos, mientras que Serbia se hunde con uno solo.

Clasificación: 1ª Portugal (9 puntos), 2ª Dinamarca (7 puntos), 3ª Albania (7 puntos), 4ª Serbia (1 punto) y Armenia (1 punto).

Un trabajo de Carlos Rodríguez (@carlosrsp87) y Alejandro Rozada (@alexrozada)

A %d blogueros les gusta esto: